Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Chandigarh Café
Foto: Ivan Giménez Chandigarh Café

Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

Los chefs más en forma de la ciudad al frente de cocinas de todos los estilos y para todos los bolsillos

Ricard Martín
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

JULIO DEL 2022: En verano, nada mejor que una buena carne a la brasa. En verano y en cualquier momento: entran en el ranking Fat Barbies y Palo Verde, dos restaurantes que, con humo, brasa y fuego, hacen maravillas (con o sin carne). La neotradición es tendencia total: damos la bienvenida a Molino de Pez, una casa de comidas madrileña que también trabaja con fuego de leña y donde encontrarás versiones incomparables de clásicos cotidianos, como la tortilla de patatas, la ensaladilla rusa o los callos. Los artífices de este restaurante se conocieron en ElBulli, por cierto. Y la escuela de los Adrià sigue siendo un motor de cambio y renovación en la escena de Barcelona: reabre Enigma de Albert Adrià convertido en un lugar de tardeo bulliniano, y Paco Méndez, su antiguo socio, ha transformado Hoja Santa en COME: un 'mexiterráneo' de altos vuelos. No podemos olvidar la fresca y triunfal irrupción de Compartir Barcelona, ​​el segundo restaurante en Barcelona de los ex jefes de cocina de Elbulli. Por cierto, visitad Chandigarh Café, singular confluencia de diseño, paz y una carta versátil y afinada. La suya es una de las terrazas más bonitas de la ciudad.

Bienvenidos a La Lista: Comer en los 50 mejores restaurantes de Barcelona, donde encontraréis las direcciones más deliciosas de la ciudad, cuidadosamente escogidas, con empirismo y precisión (que hemos ido a comer, ¡vaya!). Esta es una de las mejores ciudades del mundo para comer y beber. Esto lo sabemos quienes vivimos aquí, y también los profesionales de la gastronomía que año tras año premian nuestros fogones con distinciones que alzan la ciudad en el podio de la restauración internacional. La oferta es variada, de calidad, monumental: desde el pequeño bar de tapas de toda la vida, pasando por el mejor producto fresco hasta los restaurantes con estrellas Michelin, o en el otro extremo, el mejor street food. Aunque el reto es difícil, nos hemos propuesto seleccionar los 50 mejores restaurantes que nunca os fallarán.

NO TE LO PIERDAS: ¿Con más sed que hambre? Estos son los mejores bares de Barcelona

Los 50 mejores restaurantes

Lasarte
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Eixample
  • precio 4 de 4

¿De qué va? La embajada de Martín Berasategui en el hotel Monument de Barcelona se ha convertido en uno de los restaurantes imprescindibles de Barcelona, Cataluña y España, donde el chef ofrece lo mejorcito de su creatividad.

¿Por qué hay que ir? Es el primer restaurante de Barcelona que ostenta las tres estrellas Michelin. Aparte de Berasategui, el responsable del día a día es el chef italiano Paolo Casagrande, capaz de añadir a la arrolladora personalidad de su jefe una marca personal de altísima elegancia y creatividad, presente en platos como el milhojas de manzana, foie gras y anguila, y donde la estética artística que te noquea jamás pasa por delante de una combinación de sabores genial.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? En su momento fue el restaurante líder del movimiento bistronómico: aquellos restaurantes ubicados en un bar del Eixample que exprimían la calidad del producto y la inspiración al máximo, con un pie en el menú de mediodía y el otro en la creatividad.

¿Por qué hay que ir? Rafa Peña se ha convertido en un líder gastronómico indiscutible, en un cocinero de creatividad atrevida y con los pies en el suelo. Su cocina es muy creativa, pero los platos siempre son suculentos y reconocibles. Como por ejemplo, el pulpo con butifarra negra. O el pichón al jengibre. O la tortilla a las finas hierbas, de una bavosidad perfecta envuelta por papada. El Gresca ya no es aquel pequeño bar con un equipo mínimo, sino un referente de independencia y honestidad en los fogones. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Esquerra de l’Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Cerrado ElBulli, sus antiguos jefes de cocina, Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas, ofrecen a Disfrutar una cocina de matriz bulliniana, tecnoemocional pura. Aquí viviréis una bacanal de los sentidos ejecutada a una velocidad perfecta.

¿Y qué se come? Son platos de una imaginación y precisión tremenda, como por ejemplo los ya famosos macarrones a la carbonara, hechos con gelatina de jamón. Disfrutar es el heredero directo del espíritu bulliniano, tanto en cuanto a la imaginación y excelencia como por el juguetón sentido del humor que destilan sus creaciones. Dejad de lado el síntoma del menú que me ha de cambiar la vida: aquí se viene a disfrutar y a jugar.

  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Sant Antoni
  • precio 4 de 4

¿De qué va? Me hace sentir viejo decir que Alkimia es un clásico, pero es cierto: Jordi Vilà y tres o cuatro más definieron, hacia el año 2000, por donde iría la alta cocina moderna de Barcelona. Por encima de todo, Vilà ha conseguido la meta de hacer creación sin desligarse del camino de la cocina catalana 100% ciento reconocible. Sobre la Fábrica Moritz despliega sus mejores armas: producto, tradición y creatividad.

¿Qué comeré? Sigue la línea de cocina catalana de espíritu moderno y urbano marca de la casa: "Es la cocina que siento y que domino, y tiene suficiente base y solidez para seguir trabajándola y evolucionar sin caer en según qué ambigüedades", afirma. Llena de imaginación y contrastes fuertes, con platos que no se olvidan. Como por ejemplo, una col caramelizada, con queso y rábano picante, o por la parte más carnívora un pichón de sangre con acelga, 'toffee' de zanahoria y nueces.

Publicidad
  • Restaurantes

¿De qué va? Que los hermanos Torres se hayan convertido en ultramediáticos no quiere decir que hayan abandonado ni por un segundo la filosofía que enamoró mucha gente –incluyendo a los inspectores de la Guía Michelin– con aquel primer Dos Cielos.

¿Y qué comeré? Cocina 'de recuerdos', que dicen los gemelos, que parte de las recetas familiares y se elabora con productos de temporada, del huerto, y técnicas contemporáneas. Su criatura en Barcelona es un local imponente donde manda la alta cocina, y que demuestra esta pasión de los chefs con el huerto y el jardín. ¿Un ejemplo? La ensalada de 60 verduras de cultivo natural sobre gelatina de albahaca.

  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? El Cinc Sentits ha cambiado de ubicación, de Aribau a Entença 60, para crecer. Y hace tilín: 400 m² en tres salas, con una capacidad de 40 comensales, la misma que el anterior pero con muchas más posibilidades de cocina y comodidad.


¿Qué comeré? El nuevo viaje del Cinc Sentidos consta de once pasos, y sigue de pe a pa su ideología culinaria: “No hacemos ninguna fusión, ni por estilo ni por producto, hacemos cocina catalana, no encontrarás carne de Kobe”. Más ética que estética. “Lo más importante del plato es el sabor, que sea bonito o técnico es secundario”, explica Jordi Artal. Platos donde manda una tensión de contrastes que dispara el sabor. Como una navaja –cocida y cruda, con su propio pil-pil– con gàrum, flor de cilantro y guisantes del Maresme, donde la frescura herbácea frena el mar salvaje de la garota, o unos extraordinarios postres de helado de leche ahumada.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Ciutat Vella
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Arnau Muñío, exjefe de cocina del Comerç24, abrió este pequeño restaurante en la puerta trasera del primer mercado municipal en febrero del 2018. Una barra, ocho cubiertos, dos turnos, 16 menús.


¿Y qué se come? hacen dos menús de degustación de 45 y 58 euros –siete y diez platos, y dos postres– de alta precisión. “Solo hacemos diez platos, que cambian con cada estación. Son lo que querría comer yo. Por qué no puedo comer 'sashimi' y fricandó?”. No hay relleno, solo 'hits' rotundos y precisos que se graban en el paladar. ¿Ejemplos? Por el lado asiático-catalán, una ostra envuelta en 'gyoza' y con jugo de ‘capipota’, un mar y montaña delirante que te estalla a la boca. Por el lado catalán, guisantes, calamar y tocino ibérico, o un meloso bacalao –con tripa– donde el pil-pil por instantes se convierte en la mejor salsa brava de la historia.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • El Poble-sec

¿De qué va? Marc y Raquel fueron a montar restaurantes españoles en China. Y volvieron a Barcelona con el bagaje de intentar explicar a cocineros chinos como se tenía que hacer una tortilla de patatas, por ejemplo. Con todo un universo de sabores y técnicas interiorizadas, también por haber viajado todo el mundo, sobre todo por el sureste asiático.

¿Y qué comeré? ¿Fusión, decíamos? Una etiqueta poco precisa ante lo suyo: la invención de platos coherentes con un pie en cada orilla, que sorprenden por creatividad, pero sobre todo por sabor. Si fueran escritores, diríamos que tienen la suspensión de la incredulidad a prueba de bombas. ¿Dónde has visto tú antes una tortilla de Phad thai? ¿O una anguila ahumada con kimchi, huevos y trucha del pirineo?

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Sarrià - Sant Gervasi
  • precio 4 de 4

¿De qué va? Galardonado desde 2004 con una Estrella Michelin, ofrece una filosofía de cocina que fusiona estilos y técnicas tradicionales, con marcadas raíces mediterráneas, basada en el respeto y la mejor selección de las materias primas y con una presentación sorprendente.

¿Y qué se come? Silvia Hofmann, hija de la añorada Mey Hofmann, asumió la dirección del proyecto en 2016, y ha mantenido la excelencia de una cocina sutil y creativa, con un equilibrio salomónico entre técnica y tradición, con platos ya clásicos como el pie de cerdo deshuesado con foie y trufa. Silvia ha añadido al proyecto un local de dos plantas de I + D, donde el alumnado puede trabajar su formación con recursos de última generación.

  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? La Gurmanda, de la chef Carlota Clavé, es un punto importante en Barcelona en la reinterpretación de la tradición: ha optado por huir de los tópicos y las combinaciones de ingredientes obvias: llega a grandes platos técnica mediante, pero sobre por su imaginación y repensar las cosas.

¿Y qué se come? Un producto de temporada superlativo y tratado con una minuciosidad extrema, tanto en la concepción del plato como en el emplatado. No encontraréis atún y aguacate, pero sí 'gyoza' con cocido o unas cocochas de bacalao al pil-pil con calçots, dos platos que hablan mucho de su visión de la cocina catalana contemporánea.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 4 de 4

¿De qué va? El hotel Palace ha puesto toda la carne (o más bien todo el pescado) en el asador de su restaurante: el chef Rafa Zafra, bulliniano de pro, ha abierto el esperadísimo de Amar. Zafra pasa de comandar una cocina con dos mesas –el exquisito Estimar, en el Born– a tener el timón de un pailebote de lujo. Con el mismo equipo que Estimar, Zafra sigue apostando por el mejor producto del mar, pero con todos los recursos del hotel.

¿Y qué se come? Encontraremos desde crudos y marinados de altísima gama (ese homenaje a elBulli de sus amores, el carpaccio de cigalas), hasta platos cuchara cargada de cocina, como por ejemplo unas judías de Santa Pau con piparra y morrito de atún. Además de lujo, aquí hay mucha emoción, que toma desde la cocina catalana de altos vuelos hasta un apartado de clásicos burgueses en homenaje al antiguo Ritz.

  • Restaurantes

¿De qué va? La casa de Joan Boneta, exarquitecto convertido en cocinero, sorprende por el tratamiento altamente imaginativo de la tapa y el platillo catalán, que huye de croquetas y tópicos. Al mediodía tienen un menú brutal.

¿Por qué hay que ir? Aquí confluyen la cocina aprendida de padres y suegros con la técnica moderna. Por menos de 15 euros, un primero compuesto por la degustación de tres tapitas. Un ejemplo: vasito de salmorejo espeso, con el punto de vinagre justo, ensalada de tomates -de verdad! - con olivada y un aceite de oliva del de oro líquido, y tostadas con brie y sobrasada. De segundo, a elegir entre arroz de calamares y gambas, o rosbif con jugo del asado y champiñones, siempre un plato de cocina catalana excelente.

Publicidad
Enoteca Paco Pérez
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Marisco
  • La Barceloneta
  • precio 4 de 4

¿De qué va? El chef Paco Pérez consiguió dos Michelin por el Enoteca –ya no es el otro restaurante del hotel Arts, un peso pesado en Barcelona por méritos propios– y también vio cómo su Miramar de Llançà recibió  la segunda estrella Michelin. Poca gente transporta el sabor del mar a la alta cocina como lo hace él: este exquisito cocinero, lacónico en palabras, habla con la imaginación y el oleaje del mar.

¿Qué comeré? La elevación que ha hecho de las ‘espardenyes’ merecen un capítulo en la cocina de vanguardia catalana, y sus arroces contentan por igual a la clientela bulliniana y a los fundamentalistas del corpus de la cocina catalana. Rendirse a la fragancia de su arroz meloso con bogavante es la mejor manera de rendirle homenaje.

Dos Pebrots
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Pues que ir a hacer una cosa, liarte y hacerla bien gorda. Con un pa. O con 'dos pebrots'. Más o menos, eso es lo que le ha pasado a Albert Raurich, uno de los jefes de cocina de elBulli y propietario del Dos Palillos. "Tenía que ser algo sencillo, tú, cuatro tapichuelas y buenos vermuts", recuerda. Dos Pebrots surge de estudiar las recetas del Mediterráneo y descodificarlo de una manera actual, sin que pierdan el elemento central. Actualizaciones bulliniana del 'Libro de Sent Soví' (1324). La apuesta es radical: en lugar de hacer variaciones de bravas y sofritos, Raurich hace antropología culinaria, apoyado en el hecho documental más antiguo posible y la creación.

¿Y eso cómo se come? Pues hay algunas recetas de la época romana, la mayoría de antes de la llegada del tomate y el pimiento, valga la antítesis-, una cebolla a la brasa con la versión de Raurich del garum, una salsa de cabeza y espina de pescado fermentada propia de los romanos. ¡También encontrarás la visión de Raurich los platos más característicos de la antigua Persia, incluso de la edad de Piedra (¡chuletón a la brasa! Cómo piensas que se inventó la cocina? Y el resto de la cultura? Con fuego!). Explosión de primitivismo virtuoso y creatividad.

Publicidad
Xemei
  • Restaurantes
  • Italiana
  • El Poble-sec
  • precio 3 de 4

¿De qué va? No es lo mismo decir "hoy hemos cenado en un italiano" que "hoy hemos cenado en un veneciano". Todavía hay categorías! Cuando, en Poble Sec, abrió el Xemei, este inciso se hizo imprescindible. Los gemelos -xemei, en dialecto veneciano- Stefano y Max Colombo trajeron a Barcelona una cocina transalpina que superaba de una vez los macarrones a la boloñesa y las pizzas quattro stagioni.


¿Por qué tengo que ir? Porque descubriréis que otra cocina italiana existe. Las sarde son la versión veneciana de las sardinas escabechadas y aquel baccalà es una brandada sin ingredientes lácteos. En el Xemei lo sirven en un surtido que también incluye un caballa al horno y boquerones marinados, y que tenéis que pedir sí o sí para poneros en situación. Lo que, por otra parte, no os costará mucho. El ambiente de taberna vintage, la hiperactividad de los Xemei, la simpatía de las camareras y unos platos Buoni, Buoni, Buoni son motivos suficientes para volver.

  • Restaurantes
  • Japonesa
  • precio 3 de 4

¿De qué va? El grupo de cocina vasca e Hideki Matsuhisa del Grupo Shunka inauguraron el 2022 con Ikoya, una 'izakaya' (taberna japonesa) frente a Santa Caterina. No es un restaurante vasco japonés, sino un japonés, o más bien Matsuhisa en estado puro, y Sagardi aporta la parte de organización

¿Y qué pido?  Esto es un disco de autor que construye puentes entre el sudeste asiático y el Mediterráneo. En brasa: disfruto con la melosidad extrema de un lenguado 'batashoyu' –con soja y mantequilla– que se refresca con los primeros guisantes, con un toque de parrilla. Y con un tataki de vaca vieja que se funde en la boca. En frío: un brutal tártaro de atún con virutas de queso azul cantábrico, que desmiente el tópico de que pescado y queso son maridaje imposible. Gastronomías cruzadas sin etiqueta. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Hostafrancs
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Nobu es el restaurante que tiene en Barcelona el chef Nobuyuki Matsuhisa, uno de los creadores de la cocina de fusión asiática, y ostentador de una franquicia internacional de lujo en la que tiene participación Robert de Niro. La espectacularidad se mantiene: el Nobu tiene unas vistas despampanantes –360º en la planta 23 del hotel del mismo nombre–y una carta donde ahora el chef es el madrileño Sergi Martínez.

¿Y qué se come? Este chefdirige un restaurante con los iconos de Matsuhisa, como el black cod miso o el salmón new style (deconstrucción tremenda del salmón frito). Pero Martínez tiene un margen de creación, y aquí sobresale un sushi estratosférico, con recetas propias y con producto de la zona, como un nigiri' de ventresca de atún braseado con salsa yakiniku. El punto y aparte lo ponen la vista del restaurante, una panorámica de la ciudad desde el piso 23. Tan despampanante como didáctica.

  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • La Bordeta
  • precio 1 de 4

¿De qué va? Mitja Galta, con un pie en Hospitalet y el otro en Barcelona, se dedica a la nueva cocina de barrio. Es decir, a dignificar los menús de mediodía a base de tratar bien el producto y altas dosis de creatividad. Algunos ejemplos podrían ser el arroz bomba con callos y zamburiña, o una carrillera de ternera, deshuesada, con una salsa en su punto de chocolate.

¿Y qué se come? Hay que probar su menú de mediodía, propone una oferta semanal de lunes a viernes tan inspirada que vienen ganas de fichar aquí cada día. Parten de la filosofía que todavía hay mucho campo para correr dentro de la tradición. Y lo demuestran cada día con platos tan sorprendentes como el taco de cordero con guacamole. Y siempre, siempre, hay un entrecot fileteado con un toque de autor, y sus arroces del jueves son de traca.

Publicidad
Xerta
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? El restaurante Xerta, en el hotel Ohla, abandera la entrada en la alta cocina barcelonesa del gran desconocido de la gastronomía catalana: el producto del delta del Ebro. El chef Fran López, que a los 25 años consiguió la Michelin en Villa Retiro (Xerta), ofrece platos en los que combina el poder crudo del mar con la creación gastronómica.

¿Y qué se come? La carta es corta, muy enfocada hacia el menú degustación, y al mediodía hay una calidad-precio espectacular, de martes a viernes: aperitivos, un entrante, un segundo de carne o pescado, postres, vino, café y petits fours. Ahora bien, es en el menú de mar adentro de López donde se capta la verdadera dimensión de su cocina: con platos como las cocochas y angulas: un plato con un aroma espectacular.

  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 4 de 4

¿De qué va? No se parece a nada. Innovación y espíritu artístico es el trasfondo de la cocina de Jordi Herrera, que inventa utensilios de cocina a medio camino entre la escultura y el objeto cyberpunk, y con ellos consigue gustos y texturas sin comparación.

¿Y qué comeré? Un ejemplo: la carne centrifugada, un tambor giratorio que consigue una cocción uniforme sin pérdida de jugos. Pero esto no es un show de magia: la suya es una cocina catalana de autor llena de sensibilidad, contrastes y discurso: ¡arte! ¿Hartos de vanguardia impoluta? Herrera es vuestro hombre.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Francesa
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 4 de 4

¿De qué va? Romain Fornell, quién fue niño prodigio del alta cocina en Barcelona, es la única estrella Michelin de un cocinero francés de Barcelona. Durante años en el hotel Palace, Fornell –propietario del restaurante– lo trasladó al Hotel Ohla, desde dónde ha continuado la trayectoria de un restaurante que ostenta una estrella Michelin desde 2005.


¿Y como se come? Aquí encontraréis una cocina llena de audacia pero con un espíritu clásico impecable, vehiculada en dos menús degustación. Y entre semana, un menú de mediodía, alerta, a 44 € generoso: primero, segundo, con bebidas, postres y cafés incluidos sin límites.

  • Restaurantes
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • precio 4 de 4

¿De qué va? Uno de los primeros restaurantes vascos que abrieron en la ciudad. Después del Irati, la otra nave insignia del grupo Sagardi es el restaurante del Born, abierto en 1998, eones antes de que el barrio fuera el apocalipsis 'gastrocool' de hoy en día.

¿Y qué comeré? Encontraréis su sabiduría en materia de pinchos y una cocina vasca tradicional que reivindican con una ejecución fina y moderna (su bacalao ajoarriero es un beso salado de mermelada de tomate). En los últimos años han añadido la ternera suprema a la ecuación: buey gallego comprado en los mejores mataderos.

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • El Raval
  • precio 1 de 4

¿De qué va? El nombre del restaurante del chef Toni Romero es uno de los mejores juegos de palabras de la historia: 'suco lento'. Define una cocina que se mueve entre el bar de tapas de moja-pan-y-oscura y la fonda de alta cocina con recetas de una abuela tecnoemocional. ¡Recordad que este tío volvió a poner de moda el solito el rabo de buey!

¿Y qué pido? Se dejan la piel con los zumos, caldos y fondos de los platos, y puede engullir, con emoción y deleite, maravillas como unas albóndigas de pato a la catalana con rebozuelos. Puede mojar a pan a través de dos menús degustación, corto y largo, o a la carta. Da igual, lo que importa es que delicias como el bistec tártaro tibio sobre la médula ósea a la brasa os convertirán en una especie de Pablo Picapiedra gourmet y satisfecho.

  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Sant Antoni
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Paco Méndez, que con Albert Adrià consiguió la única estrella Michelin mexicana de Cataluña con Hoja Santa, ha reabierto este monumental como propietario de COME (acrónimo de cocina mexicana). El proyecto ha mutado, pero la esencia es la misma: un encuentro entre la cocina mexicana, el producto mediterráneo y el legado de elBulli.

¿Y qué pido? El espíritu de alta gastronomía está ahí, pero Méndez ha querido flexibilizar la carta: puedes comer tres o cuatro platillos de maravillas 'mexiterráneas' con una botella de vino –tacos de berenjena o una nogada con pimientos del padrón, por ejemplo– por 50 euros, o hacer un recorrido de festival por toda la carta de COME, en la que el comensal puede decidir con qué plato principal acabará la fiesta. 

Publicidad
Fonda Espanya
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Un viaje al modernismo en un emplazamiento histórico en el Raval, proyectado y decorado por Domènech i Montaner y de la mano de uno de los grandes de los fogones, Martín Berasategui. ¡Un lujo de comida que hay que probar sí o sí! La Fonda España presenta la tradición modernizada y tiene su máximo exponente en el producto de la tierra, marca de la casa.

¿Y qué pido? El chef Germán Espinosa, artífice de la carta, enfoca la alta cocina y la cosa moderna desde un ángulo de tradición popular que desarma y conquista el paladar. Esto es cocina de mojar pan con recursos tecnoemocionales que se utilizan de manera precisa y meditada, y que te hacen saltar la memoria gustativa atrás ya la vez la galvanizan. Ejemplo top: un ravioli de gamba roja con salsa de setas y aire de trompeta de la muerte. Y la relación calidad-precio es extraordinaria, en un menú de diez pasos en que gozarás comparando la estética del plato con los mosaicos modernistas. Aunque también se puede hacer un menú de mediodía o un recorrido más corto, pero siempre excelente.

  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas –trío de ex jefes de cocina de ElBulli y propietarios de Disfrutar– se han asociado con Nil Dulcet, quien fue el primer jefe de cocina del restaurante biestrellado del Eixample, para abrir el hermano urbano del Compartir Cadaqués. No es una traslación a Barcelona, ​​sino el mismo estilo culinario con una oferta distinta. 

¿Y qué comeré? La cocina es una exhibición de técnica y complejidad, con el mediterráneo en la cabeza: platos de inspiración popular –como la ensalada de remolacha y sorbete de ajoblanco– o con alguna mirada a Àsia; un 'shabu sabu' de salmón con sopa de miso certifican que este es un nuevo camino (y no os perdáis las maravillas que hacen con humilde pescado, como sardinas y caballa).

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Diagonal Mar i el Front Marítim del Poblenou
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Integrado en el 'lobby' del hotel –topas con el restaurante apenas entrar, 'aürt' quiere decir traba, un matiz del nombre–, estamos ante un gastronómico para 17 comensales divididos en una mesa pequeña para seis, una grande para ocho y una redonda baja para quien quiera intimidad. Y toda la cocina de Artur Martínez se hace delante del cliente –cada mesa barra tiene una inducción, y el ‘office’ está equipado con plancha, horno, brasa y salamandra. “La separación física con el comensal diluye el discurso, y hace que pierdas información”, valora. Pues ahora la tendremos toda.


¿Y qué comeré? Él usa el término “exotismo de proximidad”. Veamos el menú: 16 pasos a 89 euros, 16 pasos a 89 euros, donde detrás la aparente obviedad de enunciados como bonito con vinagreta o salmorejo de gamba, Martínez y su equipo ponen el plato dentro y fuera de contexto y lo rehacen en maravillas entendedoras pero que abren “mundos nuevos en términos organolépticos”. No tienes que hacer malabares para entender qué comes ni para comerlo, pero el choque está ahí.

Dos Palillos
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Albert Raurich –bulliniano de pro– demuestra que existe hermandad entre las tapas asiáticas y españolas, y un nivel de excelencia de producto y creatividad que le ha valido su primera estrella Michelin.

¿Por qué tengo que ir? Dos Palillos es una perfecta fusión entre bar Manolo y barra asiática de alta cocina, un lugar que no tiene mesas y donde, si no tienen tiempo, no te van sirviendo el vino. Reflexión: parte de la estrella Michelin siempre premia el servicio, y que ellos la tengan todavía pone en más valor sus fenomenales tapas asiáticas.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Asiática contemporánea
  • Sant Gervasi - Galvany
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Tamae junta a dos cocineros capitales de los últimos veinte años: dos ex jefes de cocina de elBulli, Eugeni de Diego (A Pluma) y Albert Raurich (Dos Palillos) ofrecen su versión de la comida asiática más apta para el 'take away ' en la creación de un modelo de restaurante que, de hecho ni lo es, de restaurante. De Diego:"Tenemos una barra con ocho plazas y trabajamos la comida a domicilio y para llevar. Y la cocina está abierta: en contraposición a las 'dark kitchens' somos una 'open kitchen'.

¿Y qué se come? Ni se os ocurra infravalorarlos por el formato: Raurich es uno de los cocineros que ha hecho encajar Asia en la alta cocina moderna, y el hecho de que el ticket sea asequible no significa que la comida no os haga caer de culos. Por un lado, aquí está la visión del sushi de Raurich: unos impresionantes ngiris XL, que son un ngiri y medio y se necesitan dos mordeduras para hacerlos desaparecer. Por otro, una estratosférica visión de la comida callejera asiática donde se nota la ideología de de Diego. Podéis encargar la comida desde su web.

  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Sant Antoni
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Vuelve el espectáculo donde estuvo el Tickets de Albert Adrià y los hermanos Iglesias. El restaurante que inauguró el Paral·lel como meca de la alta cocina moderna de Barcelona vuelve a funcionar bajo la dirección de los hermanos Iglesias y un personal de cocina vinculado al ecosistema Michelin que se creó. La espectacular disposición del restaurante no ha cambiado, y ver a treinta profesionales de alta gama en acción sigue siendo un show

¿Y qué se come? Lo dirige el chef Gabriel Suñer, jefe de cocina durante seis años con los hermanos Torres. Han mantenido los snacks del Bulli (la airbaguette, el corte de helado parmesano...), pero han introducido platos principales con un estilo más tradicional, dejando bien claro que esto va de gran cocina (a precios más contenidos). Como, por ejemplo, una dorada con mojo bien picante, que se come deshilachada con palillos, con un punto de cocción impecable y dos tipos de coles confitadas, y con una lechuga trocadero como taco (o 'ssam', la especialidad coreana en que una hoja de lechuga envuelve la pitanza)

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Cervecerías artesanas
  • precio 2 de 4

¿De qué va? La Textil es uno de los espacios dedicados a la restauración más singulares de Barcelona: sus 1.100 m2 acogen un bar de cerveza artesana, un restaurante, una cafetería y una fábrica de cerveza que tiene una capacidad de producción de 120.000 litros anuales.

¿Pero se come bien? De narices. El chef es Pablo Lagrange, quien fue jefe de partida de Tickets. Este argentino tiene el horno Josper más grande de Barcelona. Y a pesar de ello se desmarca del tópico de la carne a la brasa para hacer una cocina de fuego, humo y fermentación con un potente y personal toque herbáceo. Son platos ligeros y herbáceos llenos de carácter: platos como una ensalada rusa con la verdura sobre una mayonesa de eneldo y guisantes. El agua filtrada (con gas o sin) es gratis. La filosofía es combinar y reutilizar, no torturar a los estadios físicos del plato.

  • Restaurantes
  • Española
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? El restaurante Oria, en el hotel Monument, se lleva con puerta con el Lasarte (tres Michelin desde 2016). Oria recupera la tradición que instituyó el cocinero vasco en 1993: “Pague usted lo que quiera, que Martín confeccionará el mejor menú que pueda con su equipazo”, decía el cartelito que colgó. "Con esto he conseguido que entre la gente sin pereza y sin miedo", valora. Propones un precio mínimo de 80 € y manos a la obra.

¿Y qué me van a llevar a la mesa? Cosas delirantemente buenas como un carré de cordero lechal deshuesado sobre cama de cebollita trufada y semillas garrapiñadas, o un jugoso lomo de rape con alcachofas, berberechos y alcaparras con importantes matices de los brotes (carne de mar y montaña veggie!). La cocina de anteayer y de pasado mañana, ahora.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa

¿De qué va? Desde fuera, cuesta imaginar que tras la fachada de un bar en la Zona Franca se esconda uno de los mejores restaurantes de Barcelona, ​​pero así es. Abierto como granja y charcutería en 1974, la cocina de la matriarca Olga puso las bases de una alta cocina de barrio de inmejorable producto que ha dado un paso más allá con la segunda generación, la de sus hijos Borja, Guillermo y Patricia Sierra.

¿Y qué pido? Aquí encontraréis platos de cuchara con una fuerte influencia vasca -Borja trabajó en Zuberoa de Hilario Arbelaitz, uno de sus maestros- y sobre todo un ingenio y creatividad que hacen que sobrepasen la tradición, pero que mantengan el espíritu. Con un pie en la creación y otro en la cocina de siempre, pero siempre con intención y material gourmet. Ejemplo del primer caso, merluza con jugo de espárragos, amontillado y almejas. Del segundo, canelones de San Esteban con bechamel de trufa. 

  • Restaurantes
  • Catalana
  • El Raval
  • precio 2 de 4

¿De qué va? La longevidad de un restaurante sólo es motivo de alegría si se come bien. Y Ca l'Estevet, que es honda desde 1890, supera las expectativas. Después de 80 años de trabajo, la familia Ros Cabot tuvo que cerrar Casa Agustí en el 2020, un mes antes de la pandemia. Pero ya habían comprado Ca l'Estevet en 2010, una casa de comidas abierta en 1890 en el Raval, “para tener dónde caer muertos”, en palabras de Pepe Cabot Ros. Después de una pandemia mundial y una crisis económica, aquí se come y está como los ángeles.

¿Y qué se come? Lejos de centenarismos casposos, todo es limpio, reluciente, y el servicio es joven y efectivo, de amabilidad casera y eficacia de restaurante gastronómico. Todo el mundo se llena la boca con la cocina del fuego lento, pero hacer un capipota con samfaina como el suyo –nada pesado, pero con todo el sabor y la potencia– no es fácil. Encontrarás algunos platos perdidos en el tiempo (¡los cerebritos a la romana!) y favoritos de todos los tiempos, como sus paradigmáticos canelones, que el chef Dani Aznar ha traído de la calle Bergara al Raval. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Carmel
  • precio 2 de 4

¿De qué va? El silvestre encanto de Agreste: está en la antigua Casa Fausto en lo alto del Carmel, a un salto de barandilla del parque de la Creueta (ellos lo hacen a menudo, para ir a buscar hierbas). En los años 40, Casa Fausto era la última parada del ómnibus de Vallcarca y abrió como bar en 1946. Hoy, el comedor sigue siendo la cochera y la cocina está en la antigua sala de espera. En la azotea, hay un huerto con especias antiguas y hierbas aromáticas. Por motivos legales, Fabio Gambirasi y Roser Asensio, los dueños del aclamado Mala Hierba, cambiaron el nombre de su establecimiento a Agreste.

¿Y qué se come? La oferta y las intenciones siguen siendo las mismas. Fabio tiene la mano izquierda de un cocinero creativo, llena de sorpresas: “No hago cocina italiana ni española. Si tengo que ponerme una etiqueta, me gusta la de cocina del paisaje”. Puede decirlo más alto pero no más claro. Platos como su delicioso medallón de casquería apuntan hacia la estrella Michelin. No digas que no te hemos avisado.

  • Restaurantes
  • China
  • Sant Antoni
  • precio 2 de 4

¿De qué va? ¿Qué es un 'dumpling' -o una 'gyoza' o un 'bao' o un ravioli ...- sino una versión diferente de lo mismo? Aquel arquetipo universal de una pieza de masa rellena (dígase empanadilla o 'farcellet' o 'Shaomai') que a menudo se come con la mano y se traga de un solo bocado de placer. En Dr. Zhang, un pequeño restaurante con espíritu de barrio, se han especializado en la empanadilla china (aunque ellas no lo sean).

¿Y qué pido? Pues cualquier plato, porque son buenísimos. Y puedes ver como te llevan, de la cocina a la mesa, piezas tan variadas y poco ortodoxas como los 'dumplings' rellenos de pato o los fritos con curri. No tienen ningún problema en hacer, por ejemplo, un 'wan ton' de Halloween relleno de calabaza, boniato, curri y salsa agridulce. La pasta es buena y casera, el relleno hecho con cuidado.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Latinoamericana

¿De qué va? Al primer mordisco, sabes que La Brillantina es un lugar infinitamente más interesante que lo que llamaban gastrobar: es una propuesta informal, pero que derrama talento y reflexión de dos cocineros que tuvieron diez años un restaurante de alta cocina en Buenos Aires. Aquí encontraréis una fusión razonada entre las cocinas de Latinoamérica y a precios razonable.

¿Por ejemplo? En platos que abarcan todos los matices del trigo, taco y tortita, que 'nixtamalizan' -¡rompen las fibras del trigo con cal viva! - ellos mismos. Lo probamos en un unos espléndidos tacos de pollo al achiote hechos con chipa, una masa de yuca sin harina, solo almidón. Tan ligeros como melosos. Y las empanadas de buey, cortado a cuchillo, fritas y con salsa 'llajwa' -de tomate crudo con picante s- son de traca.

  • Restaurantes
  • A la brasa
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample
  • precio 2 de 4

¿De qué va? La cocina de Juan Martini se basa en la creatividad y el sabor máximo a través del primitivismo y el fuego: este es un restaurante de carne –ecológica de y proximidad– donde cada pieza sale de la cocina después de horas de paciencia, fuego de brasa y ahumado.

¿Y qué pido? Pues, por ejemplo, unas costillas de ternera –vaca Salers, pastando libre entre los Pirineos y el Pallars– que te llegan a la mesa después de tres horas de humo y 14 de horno. Solo sal y pimienta: la paciencia del proceso de cocción dispara los sabores. El cocinero es un apasionado del fuego, el humo y el ahumado, y esto se nota en elaboraciones espectaculares, como un bocadillo de pastrami marinado seis días y con medio día de humo y cocción. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Mediterránea
  • Pedralbes

¿De qué va? No es un restaurante de cocina india: Paula Ospina –fotógrafa y restauradora en Les Filles– se ha inspirado en la utopía urbana que Le Corbusier construyó en India. En una casa con jardín en Pedralbes y lejos de los tópicos del interiorismo reciente, esto es una fiesta del cromatismo, con un patio de árboles maravilloso y un interior lleno de diseño clásico, como sillas Chandigarh diseñadas por Jeanneret, colaborador de Le Corbusier.

¿Y qué pido? Toda esta exquisitez sería fachada, si no fuera porque el chef francés Hervé Escobar firma una carta tan elegante y precisa como el propio local. Está llena de huerta de temporada y platos saludables, pero el sabor también estalla en delicias como croquetas de confit de pato, o un onglet de ternera al carbón que se deshace en la boca.

  • Restaurantes
  • Peruana
  • La Barceloneta

¿De qué va? El ají es uno de los productos más utilizados en la cocina peruana, una guindilla alargada muy picante con muchas variedades diferentes. En el Ají de Barcelona, restaurante del Casino con acceso propio, se mezcla esta cocina más tradicional del Perú con la japonesa, es decir, hacen cocina nikkei y son uno de los máximos exponentes de la ciudad. 

¿Y qué pido? Nos rendimos al estilo y creatividad de la chef Alejandra Ormeño, que ha logrado un equilibrio fenomenal entre la voluptuosidad de Perú y la precisión de la cocina japonesa. Si el 'nikkei' en sí mismo ya es un estilo de fusión, ella innova dentro de ese marco con una cocina de autor que pone el pie en dos o más gastronomías por plato con naturalidad y acierto. Un ejemplo magnífico son unos fideos udon donde el caldo es un chupe de camarones que remite al 'suquet', y de picante medido aligerado por brotes de cilantro.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Sant Gervasi - Galvany
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Sergi de Meià –el chef y el restaurante– han vuelto a Barcelona. Y que uno de los grandes impulsores del km 0 y el 'slow food' reabra el tenderete es un motivo de alegría. Más aún si tenemos en cuenta que ha radicalizado su práctica y filosofía: él mismo lleva la mayoría de los productos de su pueblo (Vilanova de Meià) y sus alrededores, y mediante estricta temporalidad reinventa platos de libros de cocina catalanes de hace 500 años o del pasado año.

¿Y qué pido? Te recomiendo un pichón con bacalao y trigo sarraceno, un mar y montaña de personalidad arrolladora y a la vez delicada donde el pichón, sobre un guiso de tripa de bacalao, es un festival de texturas y cocciones (y te comes el mismo trigo sarraceno crujiente que ha alimentado al pichón. El corazón de la cocina catalana en el siglo XXI. 

  • Restaurantes
  • Española
  • Vila de Gràcia
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Molino de Pez es descendiente de La Ancha de Madrid, un restaurante como una casa de payés que abrió en la capital de España a principios del siglo veinte, en origen una casa de comidas y taberna. Y Molino de Pez representa la actualización de la casa de comidas madrileña con postulados de alta cocina.

¿Y qué pido? Pues platazos como unas increíbles tortillas de patatas, pura jugosidad y de silueta afrancesada, unos callos a la madrileña extraordinarios, una merluza rebozada con salsa de chipirones que te transporta de golpe a San Sebastián... Si te los quieres gastar bien comiendo, pero estás harto de menús degustación con siete platitos en estado medio gaseoso, este es tu lugar: alta cocina neotradicional, sólida y de ración potente, para comer primero, segundo, postre y copazo de vino dulce. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Esquerra de l’Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Yoaké San fue la finalista de la edición francesa de Master Chef, y que después tuvo su propio show televisivo en el país vecino. Abandonó la fama en 'macronlandia' para regentar Yubi, un restaurante en Muntaner con Diagonal, que mezcla su identidad francesa con su herencia japonesa: es hija de parisino y nipona. Yubi significa dedos en japonés, a la vez que son las sílabas de los nombres de sus hijas y su marido y socio, el DJ Ben Weiss: de noche es un restaurante aterciopelado y elegante.

¿Y qué se come? Platos que hacen la boca agua con solo de oírlos, como por ejemplo unas gyoza con buey a la borgoña, o foie semicuit al sake con ponzu de trufa negra. Recetas que definen una cocina con carácter: fondo de salsa de cocina clásica francesa y cítricos y especias niponas. Tiene un estilo elegante y contundente, personificado en una chuleta de vaca vieja cocinada a baja temperatura durante 72 horas, con verduritas baby y un puré de patatas bien mantecoso. Lujo con alma.

  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Sant Gervasi - Galvany
  • precio 3 de 4

Atsushi Takata: "Jamás he pensado que tengo un restaurante japonés, no lo dice a mi tarjeta". Y tiene toda la razón del mundo. Él fue pionero en 2002 a mezclar Japón con Cataluña –ese maravilloso Icho ¡ah, los fideos de sepia con papada!–, y conoce y ama a fondo la cocina catalana y ejerce sin etiquetas ni jaulas. En 2021 reabrió su referencial Uribou en un local íntimo, lejos de los 50 comensales de La Cocina de l'Uribou, de cuando estaba en Les Cortes.

Sólo hace 'omakase': "La gente, si ve japonés, siempre termina pidiendo 'yakisoba' y 'makis'. Y la cocina japonesa es muy amplia, por no decir que intento hacer mis propios platos". El abundante menú, a 57 euros, pasa por tapitas, tres platos de temporada de media ración y la elección entre un surtido de sushi o alguna otra especialidad, siempre barbaridades de sabor y técnica delicada, como su tempura de alcachofas con langostinos. ¡Un plato que une Hiroshima con el Prat de Llobregat!

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • El Raval
  • precio 2 de 4

¿De qué va? El restaurante Arume está situado en los bajos del edificio donde nació Vázquez Montalbán, en la calleBotella, en pleno Barrio Chino. Un restaurante con una carta de presentación clara: "cocina gallega contemporánea", dicen. Más que cocina gallega contemporánea, Arume me parece un restaurante de cocina gallega que ha viajado de la mano del cocinero Manuel Núñez por mil territorios del mapamundi.

¿Y qué pido? Cualquier elección de la carta es un acierto. Hablamos de platos de sabores intensos y producto del bueno, muchos de ellos clásicos gallegos con un acento diferente, incluso asiático, pero la presencia de un producto emblemático atlántico como contrapunto. Como su magnífico tártaro cremoso de Ternera gallega, rábanos y pan carasatu, o alcachofas tibias con queso San Simón. Podéis tirar de arroz, que desmiente aquella tontería nostrada que el arroz es solo para cenar.

  • Restaurantes
  • Española
  • Les Tres Torres
  • precio 3 de 4

¿De qué va? Adobo/Adobar, del chef-propietario Enrique Valentí, es un restaurante conceptual pero sencillo (que no simple): "una casa de comidas actualizada, donde utilizamos los adobos y los condimentos", dice. A Valentí -máster del sofrito, el guiso y el fuego lento- le hace gracia el nombre porque "transmite malas vibraciones: cuando adobas un plato, piensan que enmascaras el producto". Aquí, es al revés; con el adobo le dan una nueva perspectiva y lo potencian.

¡Pon un ejemplo! Inapelable: su tartar de 'picanha' (corte brasileño de ternera). La sirven madurada, y esto le confiere un sabor sanguíneo seductor. No es un corte tan caro como el solomillo trinchado, pero tiene mucha más personalidad, y con un condimento que guiña un ojo al sabor de brocheta moruna de caseta de feria. Y nos rendimos ante un costillar de cerdo ibérico con recuerdo al bocata de lomo con pimientos.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Sant Antoni
  • precio 4 de 4

¿De qué va? Albert Adrià redefine su proyecto más personal. Si en un inicio Enigma era un restaurante y coctelería donde el comensal paseaba –metafórica y literalmente– por un menú de 40 elaboraciones distribuidas en cinco zonas de un multiespacio, maridando con tragos cada plato, ahora Enigma tiene dos pases: un servicio de mediodía dónde comer a la carta (y con las manos) platos herederos del espíritu Tickets, que revolucionó la tapa en Barcelona.

Por favor, sé más concreto. Comerás artefactos de precisión, imaginción y sabor extraordinario, como su club Sandwich o un 'paté en croûte' reconstruido como pizza. Y a las cinco, comienza lo que él dice 'fun dining': la carta se adapta a maridaje de coctelería que se bebe y se come entre sorbos, música y ganas de bullicio de tarde. Por cierto, cierran a las nueve de la noche y no se puede entrar ni con camiseta imperio ni con chancletas. ¡Viva!

  • Restaurantes
  • Catalana
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? El suntuoso palacete del Eixample que alojó Rilke y Beltxenea ahora es JOK. El acrónimo del periodista Joan Maria Pou, el empresario Oriol Badia y Kim Díaz como asesor (Bar Mut) es “un proyecto de factoría cultural con conciertos, presentaciones de libros, charlas, monólogos... que queremos financiar con un buen restaurante y una buena coctelería”, explica Pou. Elegancia burguesa, cero bling-bling (no es estilo Neymar.

¿Y qué pido? JOK tiene un muy afinado restaurante de cocina catalana con la chef Olga Sternari a la cabeza y donde se nota la mano de Díaz. Éxitos catalanes con algún acento afrancesado (¡Sternari viene de Joël Robuchon!) producto top y mucha temporada. La fideuá es sustanciosa, con la potencia de un buen fumet, aligerada con dados de merluza fresca, y los canelones son todo lo que puedes pedir a un canelón (trufado). 

Publicidad
  • Restaurantes
  • A la brasa
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample

¿De qué va? En Palo Verde reivindican el fuego como el elemento más puro que representa la esencia primaria de la cocina. El cocinero uruguayo, Andrés Bluth, dice no ser un experto en brasa. Que no os engañe la modernidad del mobiliario y la elegancia del espacio: el fuego, la brasa y el carbón son los protagonistas.

¿Y qué pido? Su plato estrella es la oreja de cerdo a la brasa con mostaza, pero, si vas, no te puedes perder el bollo tostado con paté (hecho por ellos) de ave de caza y colmenilla o el 'tsukune': una albóndiga japonesa –en brocheta– de pato. Lo maravilloso de Palo Verde es que una vez que te han elevado con platos sorprendentes, te vuelven a poner de pies en el suelo con el potente sabor de la escalivada de pimiento rojo. 

  • Restaurantes
  • A la brasa
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 3 de 4

¿De qué va? MR PORTER (restaurante) y Sir Victor (hotel) abrieron con el reto de suceder al Hotel Omm/Roca Moo, michelínica medida del lujo de la progresía barcelonesa. El restaurante dirigido por Ryan Murphy se ha convertido en poco tiempo en lugar de moda de las cenas de alta gama.

¿Y qué se come? En un cinco estrellas superior nunca se come mal, pero la fórmula del MR PORTER derrama personalidad: estamos en una brasería de alta cocina, con un ligero toque de Oriente Medio (parte del capital es de Israel. Usan un horno 'tabun', propio de la cocina judía, de donde sale un pan de focaccia inenarrable de bueno). Murphy tiene un pie en la sofisticación para todos los públicos y otro en el primitivismo de la parrilla. Todo es de primera división y con un toque reconocible siempre: pescado, marisco, desayuno buffet, cocina vegetariana...

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad