Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Pervers
© Maria DiasPervers

Los mejores bares de tapas de Barcelona

En estos bares encontraréis algunas de las mejores tapas de la ciudad

Ricard Martín
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Para muchos son una religión y una excusa para reunirse con amigos y pasar un buen rato. Es la dosis más propia de nuestra gastronomía, la medida que complementa a la perfección cualquier comida o cena, la preparación que más desean propios y extraños. Hablamos, como es natural, de las tapas, las reinas de los bares: bombas, bravas, ensaladilla, pero también otras especialidades como bocadillos y hamburguesas de primer nivel. Os recomendamos que os dejéis guiar por esta lista de bares con tapas infalibles. ¡Viva la tapa!

NO TE LO PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

  • Bares y pubs
  • Sant Antoni

Donde antes estaba el Bohèmic, famoso por su cocina gastronómica en un bar familiar, ahora está el Sant Antoni Gloriós, un bar que hacía falta en el barrio tras la desaparición del primero. 

Fran G. Manduley, chef de alta cocina popular, y uno de los cocineros que dieron forma a la tapa barcelonesa moderna –el 90% de bravas y croquetas gourmet que encontraréis por ahí están inspiradas directamente en las del Bohèmic– ha repensado la fórmula interior: hay una única mesa para seis personas, la Gloriosa, en la que sirve un menú degustación a 40 €, tanto para comer como para cenar. Y en la terraza de la calle, pues las tapas delirantemente buenas: la rusa, las bravas del Mandu, los calamares con pisto...

La Plata
  • Restaurantes
  • El Gòtic
  • precio 1 de 4

Las tres tapas imprescindibles de este emblemático bar donde deberéis comer de pie, ya os avisamos, son el pescado azul frito (no en vano, también se le conoce como Los pescaditos), la ensalada de tomate, cebolla y aceitunas y el pincho de morcilla. Nosotros añadimos una cuarta porque nos encanta, para atribuir más sentido a su apodo y porque, de hecho, aquí se acaba la carta de La Plata: el pincho de anchoas, lozanas y consistentes, ¡las mejores! ¿Para qué tener nada más si lo que hacen ya es bueno? Hace más de 30 años que se dedican a freír pescado, o sea que son unos grandes expertos. ¡Buen trato, buena comida y buen vino!

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Sant Antoni

Se respira simpatía, alegría, barrio, buen humor. Desde San Antonio, Rafael, originario de Lleida, se ha convertido en un pequeño mito internacional -hay vienen a comer japoneses! - por su bondad y su inverosímil calidad-precio. Buena teca y buenos tragos: albóndigas, pies de cerdo, esqueixada de bacalao, un 'capipota' superlativo y platos que renuevan cada día según el mercado. Y siempre vino bueno en copas de cristal de las de restaurante gourmet. 

Quimet i Quimet
  • Restaurantes
  • Española
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

Sentarse en la barra del Quimet y Quimet es para soltar la lágrimilla. En esta taberna del 1914 –son la cuarta generación– tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que les llega al techo. con el añadido de que de la combinación de latas de conservas gourmet en hacen un arte: el montadito de salmón, yogur y miel trufada, su gran clásico, nos lleva a la felicidad absoluta

Publicidad
La Cova Fumada
  • Restaurantes
  • La Barceloneta
  • precio 1 de 4

La bomba de la Barceloneta "es en realidad la bomba de La Cova Fumada", explica Josep Maria Solé, tercera generación de un establecimiento donde hace 61 años su abuela, Maria Pla, inventó esta delicatessen. La popularizó Magí, el padre de Josep María, que con una combinación de carisma, gracia, una contundente salsa picante y una receta secreta, creó la leyenda. Además, encontraréis desayunos de cuchillo y tenedor excelentes y los mejores carajillos de la ciudad.

Jai-ca
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • La Barceloneta
  • precio 1 de 4

¡Tapas, tapas y más tapas! La lista de clásicos aquí es interminable. Desde la ensaladilla, con pimiento asado, una de las más top de Barcelona, ​​hasta las raciones que no fallan nunca en un lugar así: albóndigas, bombas, bravas, pescado frito, croquetas (uno de los recomendados!)... y tantas y tantas otras tapas que hacen de este bar un templo de la tapa popular tanto para vecinos del barrio como para turistas que quedan maravillados en cuanto ponen un pie en el local.

Además, tienen una carta de recomendados donde podréis encontrar desde un gazpacho hasta un carpaccio de mojama más que buenos. Hace más de 60 años que existe y esto se nota en su arquitectura, presidida por la barra original de madera.

Publicidad
La Esquinica
  • Restaurantes
  • Española
  • Nou Barris
  • precio 1 de 4

Tapicas con buena fama en esta taberna aragonesa, una de las referentes de Nou Barris. Como buenos maños, ¡aquí todo es ico! Destacan los chipironcicos, los choquicos, el morrico fritico y todo el resto de fritos que lo petan fuerte. También los tigres (mejillones rebozados) o los pimientos del Padrón. Las patatas bravas merecen una mención aparte: están en más de un top 10 y son muy apreciadas y, sobre todo, recordadas por su alioli contundente. Los fines de semana el local está lleno hasta los topes y es difícil conseguir una mesa. Tened en cuenta que no reservan pero sí dan tanda en la salica de espera.

  • Restaurantes
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample
  • precio 2 de 4

Este clásico ofrece comida de calidad desde primera hora de la mañana hasta la madrugada. Con Jordi Vilà, uno de los cocineros más en forma de los fogones barceloneses, como chef ejecutivo, de su cocina salen incansablemente platos y tapas que nos hacen revivir, bocado a bocado, la herencia gastronómica catalana. Tanto si vais a primera hora de la mañana, como a última hora de la noche, podréis probar desde un cruasán, pasando por una ración de jamón ibérico hasta un buen capipota.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Sants - Montjuïc

Un hombre importante en la historia reciente de la tapa es Txema Martínez, que fue el chef del Inopia de Albert Adrià, zona cero de la reinvención de la tapa nuestra. Ahora es cocinero y socio de la Bodega Amposta, un encantador local restaurado que recupera la memoria histórica de la Fuente de la Codorniz, así como la mejor cocina catalana de platillo y tapa, hecho con un horno de brasa. Pies de cerdo con picadillo, callos con 'capipota' ... ¡Y unos garbanzos con carabineros inolvidables!

  • Restaurantes

Vázquez Montalbán, asiduo en su barra, decía que hacían de las mejores croquetas y tortillas de patatas de Barcelona, ​​dos piedras angulares de un buen bar. Era toda una institución. En 2012 se hizo cargo una china, Rosi; y se burló de los que vaticinaban –con un toque de racismo– la era de la croqueta congelada y la tortilla seca. El gallego reabrió el Michigan en su pueblo natal, Rosi se retiró en 2019, y el grupo La Confiteria lo ha reabierto en 2020. "Nos lo traspasó Rosi a condición que lo mantuviéramos igual", explican. Y lo han cumplido: "Mantenemos el ADN de Bar Manolo gourmet", explica Baldovinos, y esto se refleja en una carta donde puedes zamparte el cuarteto de la alegría (brava-rusa-croquetas-tortilla), y otras tapas disfrutonas y de mojar pan (¡alitas de pollo, mejillones al vapor, huevos cabreados!). Y cocina sin interrupciones de las 7 a las 23 h.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Vila de Gràcia
  • precio 1 de 4

Ni se trata de una pollería, ni está tan cerca de la parada de metro de Fontana, sino que es un bar de tapas hecho restaurante cercano a Joanic. Aquí Nil Ros (cocinero-propietario) y su equipo apuestan por la cocina catalana tradicional y por los platos más caseros con recetas de la abuela. Todo se hace al momento, y encontramos tanto platillos clásicos como tapas muy bien hechas. Incluso cocinan paellas.

El Vaso de Oro
  • Restaurantes
  • La Barceloneta

La cerveza rubia de la casa es el acompañamiento ideal para sus sabrosas tapas. No tienen una selección muy grande de cervezas, pero lo compensan con sus deliciosas cañas en vaso 'pielsen', aquellos que parecen una flauta, con el vaso refrigerado y la crema de la birra consistente. No fallan nunca. Lo mismo ocurre con la comida: tienen un repertorio de tapas y platos más consistentes, como por ejemplo la ensaladilla rusa con atún picado, o el filete a la plancha con foie, que justifican el eterno retorno.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Ciutat Vella
  • precio 2 de 4

El exfinanciero Jaume Muedra ha vuelto a casa con la cocina de su madre: el hijo de la Bombeta ha erigido un bar de tapas de primera categoría donde estaba el clásico del buen arroz, el Botavara. Calamares, ensaladilla rusa, rabo de toro, pescadito frito... Todo de primera. Una taberna marinera de la Barceloneta con las comodidades del siglo XXI. Sus calamares a la romana son excelentes, no os los perdáis.

  • Restaurantes
  • Cocina creativa

Una fórmula infalible: vermuts y tapas creativas para el comensal intrépido, que quiere ir más allá de las croquetas. Un local agradable con un pequeño comedor, un espacio en la entrada con mesas altas y un par de pequeñas barras. Y una ubicación privilegiada en el barrio de Sants. La Mundana, que debe su nombre a una serie de platos del mundo que encontramos en la carta, todos revisados con imaginación y respeto: la voluntad de jugar con texturas y gustos sin dañar la esencia de la materia prima. ¿Ejemplos? Un carpaccio de cigala con mayonesa de yuzu, fresco y divertido; ¡o una lasaña de pies de cerdo con pistachos!

Publicidad
Casa de Tapes Cañota
  • Restaurantes
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

El Cañota es un bar de tapas marineras de inspiración gallega con muy buenas referencias. Es el hermano pequeño del reputado Rías de Galicia, uno de los grandes restaurantes gallegos de la ciudad y del Estado. La oferta del Cañota es la de toda la vida: pescado y marisco, patatas bravas, pulpo a la gallega, ensaladilla rusa, cañas y vinos. Todo de la mejor calidad y en un local desenfadado en el que hacer una comida de celebración o cenar al salir del Lliure o el Mercat de les Flors, que están al lado.

  • Restaurantes
  • Francesa
  • Sant Gervasi - Galvany

Desde su apertura, el Monocrom es conocido como un 'bistrot' de vinos. Pero no es sólo eso. Sí, la carta de vinos que han construido los dos propietarios –los hermanos Janina y Xavier Rustia, con predilección por los vinos naturales– es más que notable; pero además aquí encontraréis una aproximación a la cocina catalana modélica, pero poco encotillada: a cargo del cocinero Joan Vallès (¡nacido en 1996!), un chef que ha pasado por Hisop y Fermí Puig (donde fue jefe de cocina con menos de 25 años).

En carta platos que ya son clásico de la casa, como unos extraordinarios macarrones de sofrito principesco, o una escalivada reconcentrada que es una explosión de sabor. Vallès rinde su versión de homenaje al 'platillo' catalán, ofreciendo las mejores versiones posibles de un capipota o un pato con nabos (y también visitas a Francia, como una tarrina de pato con mollejas y pistachos). La carta es corta, de temporada radical y provista por pequeños y selectos productores. Un lugar que hay que conocer.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Sant Gervasi - Galvany
  • precio 3 de 4

Bisavis no es simplemente un restaurante. Es una experiencia multisensorial, hecha por una cocina excelente con el entusiasmo de un cocinero gastrónomo y detallista que todo lo hace delante de ti. A primera vista, el Bisavis es un lugar pequeño y simple, donde predomina el gris metálico, el blanco y la madera.

Aquí no encontraréis bebidas comunes como Coca-Cola o café descafeinado, pero no lo echaréis de menos, ya que, en cambio, tiene una ensaladilla sorprendentemente fresca y personal, una raya a la mantequilla con alcaparras simplemente excepcional (homenaje a Juanjo de la Tasquita de Enfrente), unas carrilleras de ternera que hacen cantar a los ángeles, una pannacotta deliciosa y la gran idea de inventarse otra manera absolutamente diferente de hacer callos. La cerveza es suya (una lager suave y sabrosa, hecha en casa de los cerveceros leridanos Click & Brew) y la carta se canta y cambia cada día. 

  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • El Putget i Farró
  • precio 1 de 4

Después de 45 años, el mítico El Bodeguín de la calle Herzegovina plegó velas. ¿Quién ha osado instalarse en el número 24? Como siempre, los que suben con fuerza. Vera, Albert y Xavi, jóvenes con empuje, decidieron darle la vuelta al local de pies a cabeza. Ahora es Pervers Taverna Poética. La carta te llega dentro de un sobre, literal, con trece decasílabos del poeta Eduard Sanahuja (pariente de los intrépidos) te sincronizan cuerpo y alma para recibir adecuadamente los aperitivos y los bocados fríos y calientes que nos proponen. Las bravas se llaman Stendhal: llevan una salsa roja y la otra negra: la primera, un sofrito bien picante, y la segunda, un alioli suave de ajo negro. El bizcocho de sobrasada con sardina ahumada sorprende por la mezcla de salados y texturas.

Publicidad
Gata Mala
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • Gràcia

Este bar con nombre libidinoso es uno de los secretos mejor guardados de las cumbres de Gràcia. Precios ajustados, generosidad con las tapas –son gratis por cada consumición–, cañas estratosféricas, gin-tonics muy buenos, un calor especial y sentido del humor en los distintivos de género de los lavabos: "Aquí los gatos buenos, aquí las Gatas malas". Por cierto, nada de cutreces; os ponen unos señores pintxos de materia prima buena y bien cocinada. Y las tapas que se piden fuera de la caña son una delicia, como escalivada con queso de cabra o un raviolón casero.

O'Retorno
  • Restaurantes
  • L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Alerta. Desde fuera, este bar gallego parece de lo más vulgar. En la barra, de bar Manolo hardcore, es donde se desarrolla la acción: la simpatía es de bar de toda la vida –tapa con la caña!– y podéis comer desde unas raciones de producto acojonante y muy muy hecho, hasta un pulpo a la gallega sobrenatural o una merluza fresquíssima – con media ración basta, os saldrá mejor de precio, son enormes– como platos más de batalla (tripa a la gallega, oreja). Desconfiad de los lugares que enseñan la foto del plato: ¡este es la excepción!

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Coctelerías
  • El Poblenou
  • precio 1 de 4

Es necesario conocer el Balius: una coctelería especializada en vermut del bueno y cócteles de vermut, que para comer ofrece un repertorio de salazones, tapas y platillos de Aragón y Castilla, sobre todo. Cosas como el 'lomo de orza' –fino lomo de cerdo marinado con alioli y limón– o el 'atascaburras', un plato de bacalao que ya estaba documentado en el Quijote. Su cocina es ininterrumpida, y el producto es de proximidad, y ecológico en la medida de lo posible. También son especialistas en pescado sostenible.

  • Restaurantes
  • Gastropubs
  • Sarrià - Sant Gervasi
  • precio 2 de 4

El Barra Alta es un restaurante abierto por el veterano Daniel Roca, cocinero y chef, también detrás del Masala 73. La gastada palabra "honestidad" se llena de significado en una carta "que no busca marear, basada en la buena materia prima, pero que conoce sus limitaciones ", explica. Huye del sobado "para compartir" con la idea de "platos que pueden crecer". Producto selecto en franja asequible -cerdo, bacalao, ternera, en inspiradas recetas con un punto de inventiva, que ni deconstruye ni quiere ser tu abuela- que, con suplemento, crece a ración y media.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • precio 3 de 4

El Mont Bar es un bar esquinero, en el Eixample Izquierdo. Formalmente, en Barcelona no se puede ser más bar que esto. Su propietario, Ivan Castro, con un background familiar de hostelería en el Valle de Arán, consiguió que fuera una de las barras más codiciadas por los codos de buena comer de la ciudad. Elocuente como él solo, en un tuit define el alma del lugar: "Comes platos de alta cocina y técnica en un bar de 30 m², con buena musiquita de fondo. Y si quieres salir a fumar, sales, y si quieres gritar, gritas. Esto es lo que le gusta a la gente".Y eso es lo que hace singular el Mont Bar: tener cocina creativa de altos vuelos en un bar. Puedes optar por comer un menú degustación, o caña, rusa y bravas. 

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Catalana
  • Fort Pienc
  • precio 1 de 4

Un bar bonito de narices: una barra limpia con cocina a la vista, y aires madrileños de mármol blanco y mesas de taburete alto. Xavier, el dueño, trabajó en bares de Madrid, donde aprendió a tirar la caña. En la cocina trabaja Héctor, un aragonés formado en el Basque Culinary Center. Gente de alta gastronomía para hacer cocina de barrio a precios de barrio. Tienen unos mejillones al vapor excelentes. Sus brutales callos, de picante intenso y textura gelatinosa sutil, redimen la chusma rojiza que cultiva bacterias en expositores. Atención, que por la situación que vivimos solo abren por la noche, hasta nuevo aviso: de martes a sábado a partir de las 19 h, con tres turnos para comer. ¡Reservad!

Publicidad
  • Restaurantes
  • Catalana

Dos amigos con muchos años de veraneo en Cadaqués deciden abrir un bar de platillos con aires cadaquenses. Guiso de pescado o carne, de sofrito lento y salsa abundante. Taverneros ilustrados, Xanc y Meli sale en el diccionario comparativo del hablar Cadaqués-Ibiza de la lingüista Ernesta Sala: m.1. Guiso de pescado con zumo. 2.fig. Muy bueno, que se come con gusto. Aplicado a cualquier otra comida, de calidad culinaria. El repertorio no es muy largo pero sí sabroso y bien ejecutado: bacalao con muselina de ajos y pisto, albóndigas con sepia bien sucias de tinta, callos de ternera y guisantes ahogados. En un mundo de barras dedicadas al frito, el tataki y al cebiche, ellos optan por la cuchara. De postre, buenísima Tatin (suya) y 'taps' de Cadaqués.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad