Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los mejores bares de tapas de Barcelona

Los mejores bares de tapas de Barcelona

En estos bares encontraréis algunas de las mejores tapas de la ciudad

Advertising
La Cova Fumada
© Maria Dias La Cova Fumada

Para muchos son una religión y una excusa para reunirse con amigos y pasar un buen rato. Es la dosis más propia de nuestra gastronomía, la medida que complementa a la perfección cualquier comida o cena, la preparación que más desean propios y extraños. Hablamos, como es natural, de las tapas, las reinas de los bares: bombas, bravas, ensaladilla, pero también otras especialidades como bocadillos y hamburguesas de primer nivel. Os recomendamos que os dejéis guiar por esta lista de bares con tapas infalibles. ¡Viva la tapa!

NO TE LO PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona.

1
quimet3.jpg
Restaurantes, Española

Quimet i Quimet

icon-location-pin El Poble-sec

Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a unas tapas que harían resucitar a los muertos.

2
Polleria Fontana
© Ivan Giménez

Polleria Fontana

icon-location-pin Vila de Gràcia

Ni se trata de una pollería, ni está tan cerca de la parada de Fontana, sinó que es un bar de tapas hecho restaurante cercano a Joanic. Aquí Nil Ros (cocinero-propietario) y su equipo apuestan por la cocina catalana tradicional y por los platos más caseros con recetas de la abuela. Todo se hace al momento, y encontramos tanto platillos clásicos como tapas muy bien hechas. Incluso cocinan paellas.

Advertising
3
01.jpg
Restaurantes, Cocina contemporánea

Ten's

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Jordi Cruz, del Àbac, establece aquí su visión de lo que debería ser un bar de tapas. Sí, ofrece versiones de tapas de toda la vida como le gustan a él –los calamares con alioli y cidronela– y también platos del Àbac, como el foie con higos, migas y helado de pimienta de Sichuán.

4
La Esquinica
Restaurantes, Española

La Esquinica

icon-location-pin Nou Barris

Tapicas con buena fama en esta taberna aragonesa, una de las referentes de Nou Barris. Como buenos maños, ¡aquí todo es ico! Destacan los chipironcicos, los choquicos, el morrico fritico y toda el resto de fritos que lo petan fuerte. También los tigres (mejillones rebozados) o los pimientos del Padrón. Las patatas bravas merecen una mención aparte: están en más de un top 10 y son muy apreciadas y, sobre todo, recordadas por su alioli contundente. Los fines de semana el local está lleno hasta los topes y es difícil conseguir una mesa. Tened en cuenta que no reservan pero sí dan tanda en la salica de espera.

Advertising
5
01202001201IG02.jpg
Restaurantes

L'Òstia

icon-location-pin Ciutat Vella

El exfinanciero Jaume Muedra ha vuelto a casa con la cocina de su madre: el hijo de la Bombeta ha erigido un bar de tapas de primera categoría donde estaba el clásico del buen arroz, el Botavara. Calamares, ensaladilla rusa, rabo de toro, pescadito frito... Todo de primera. Una taberna marinera de la Barceloneta con las comodidades del siglo XXI.

6
La Cova Fumada
Restaurantes

La Cova Fumada

icon-location-pin La Barceloneta

Esta taberna de marineros es, sin duda, la patria del almuerzo de cuchillo y tenedor de Barcelona. Entre mesas de mármol y patas de hierro, cada día aquí se almuerzan especialidades de esas que hacen que te crezca pelo en el pecho: garbanzos estofados, capipota o bacalao son algunas opciones. Y no olvidéis que ellos inventaron la bomba, plato autóctono de la Barceloneta consistente en la patata rebozada rellena de carne picada. Josep Maria nos cuenta que fue aquí dónde hace más de 60 años su abuela Maria Pla inventó esta 'delicatessen'. La popularizó Magí, padre de Josep Maria, que con una combinación de carisma, gracia, una contundente salsa picante y una receta secreta, creó la leyenda.

Advertising
7
Balius
©Ivan Giménez
Bares y pubs, Coctelerías

Balius

icon-location-pin El Poblenou

Es necesario conocer Balius: una coctelería especializada en vermut del bueno y cócteles de vermut, que para comer ofrece un repertorio de salazones, tapas y platillos de Aragón y Castilla, sobre todo. Cosas como el 'lomo de orza' –fino lomo de cerdo marinado con alioli y limón– o el 'atascaburras', un plato de bacalao que ya estaba documentado en el Quijote. Su cocina es ininterrumpida, y el producto es de proximidad, y ecológico en la medida de lo posible. También són especialistas en pescado sostenible.

8
La Mundana
© Maria Dias
Restaurantes, Cocina creativa

La Mundana

Llenan cada noche gracias a una fórmula infalible: vermuts y tapas creativas para el comensal intrépido, que quiere ir más allá de las croquetas. Un local agradable con un pequeño comedor, un espacio en la entrada con mesas altas y un par de pequeñas barras. Y una ubicación privilegiada en el barrio de Sants.Cabe decir que si a Alain Guiard, chef y copropietario de La Mundana, le hubieran dicho, cuando abrió Santa Burg, que la calle de Vallespir llegaría a ser una zona privilegiada, habría reído –o llorado– muy fuerte. Y es que debió escuchar de mil maneras que su hamburguesería gourmet fracasaría porqué se encontraba fuera de los circuitos gastronómicos ortodoxos. "Y no sólo no ha fracasado –explica Marc, su socio, que se incorporó a la Santa Burg un año después de su apertura–, sino que ha ido tan bien que La Mundana ha acabado siendo su evolución natural" .Estaban tan tocados por las musas en Santa Burg que estaban haciendo "cosas muy elaboradas, demasiado para una hamburguesería". "Y queríamos desarrollar esta línea creativa", afirma. Así fue como encontraron un local al lado y nació La Mundana, que debe su nombre a una serie de platos del mundo que encontramos en la carta, todos revisados ​​con imaginación y respeto, con un talante que se encontraría entre el Mano Rota y la Volátil: la voluntad de jugar con texturas y sabores sin dañar la esencia de la materia prima.¿Ejemplos? Un tataki de atún con perfumes de Asia, fresco y divertido; o un pulpo con tocino ibérico, pres

Advertising
9
©Ivan Giménez
Restaurantes

Casa de Tapes Cañota

icon-location-pin El Poble-sec

El Cañota es un bar de tapas marineras de inspiración gallega con muy buenas referencias. Es el hermano pequeño del reputado Rías de Galicia, uno de los grandes restaurantes gallegos de la ciudad y del Estado. La oferta del Cañota es la de toda la vida: pescado y marisco, patatas bravas, pulpo a la gallega, ensaladilla rusa, cañas y vinos. Todo de la mejor calidad y en un local desenfadado en el que hacer una comida de celebración o cenar al salir del Lliure o el Mercat de les Flors, que están al lado.

10
Pervers
© Maria Dias
Bares y pubs, Bares de tapas

Pervers

icon-location-pin El Putget i Farró

Después de 45 años, el mítico El Bodeguín de la calle Herzegovina plegó velas. ¿Quién ha osado instalarse en el número 24? Como siempre, los que suben con fuerza. Vera, Albert y Xavi, jóvenes con empuje, decidieron dar la vuelta al local de pies a cabeza. Ahora es Pervers Taverna Poética: toda una declaración de intenciones. La carta te llega dentro de un sobre, literal, con trece decasílabos del poeta Eduard Sanahuja (pariente de los intrépidos) te sincronizan cuerpo y alma para recibir adecuadamente los aperitivos y los bocados fríos y calientes que nos proponen. Las bravas se llaman Stendhal: llevan una salsa roja y la otra negra: la primera, un sofrito bien picante, y la segunda, un alioli suave de ajo negro. El bizcocho de sobrasada con sardina ahumada sorprende por la mezcla de salados y texturas.

Advertising
11
Xanc i Meli
© Xanc i Meli
Restaurantes, Catalana

Xanc i Meli

Dos amigos con muchos años de veraneo en Cadaqués deciden abrir un bar de platillos con aires cadaquenses. Guiso de pescado o corte, de sofrito lento y salsa abundante. Taverneros ilustrados, Xanc y Meli sale en el diccionario comparativo del hablar Cadaqués-Ibiza de la lingüista Ernesta Sala: m.1. Guiso de pescado con zumo. 2.fig. Muy bueno, que se come con gusto. Aplicado a cualquier otra comida, de calidad culinaria. El repertorio no es muy largo pero sí sabroso y bien ejecutado: bacalao con muselina de ajos y pisto, albóndigas con sepia bien sucias de tinta, callos de ternera y guisantes ahogados. En un mundo de barras dedicadas al frito, el tataki y al cebiche, ellos optan por la cuchara. De postre, buenísima Tatin (suya) y tapones de Cadaqués.

12
Gata Mala
Bares y pubs, Bares de tapas

Gata Mala

icon-location-pin Gràcia

Este bar con nombre libidinoso es uno de los secretos mejor guardados de las cumbres de Gràcia. Precios ajustados, generosidad con las tapas –son gratis por cada consumición–, cañas estratosféricas, gin-tonics muy buenos, un calor especial y sentido del humor en los distintivos de género de los lavabos: "Aquí los gatos buenos, aquí las Gatas malas". Por cierto, nada de cutreces; os ponen unos señores pintxos de materia prima buena y bien cocinada. Y las tapas que se piden fuera de la caña son una delicia, como escalivada con queso de cabra o un raviolón casero.

Advertising
13
Bodega 1900
© Maria Dias
Bares y pubs, Bares de vinos

Bodega 1900

icon-location-pin Sant Antoni

Vermut, embutido, conservas y salazón. Las claves de la propuesta gastronómica de la bodega marca Adrià, a cuatro pasos del Tickets. Podrían parecer las de muchas tabernas barcelonesas pero aquí el objetivo es reivindicar las bodegas de barrio sacando sobre la mesa lo mejor de la despensa y aplicando las adaptaciones más finas de las tradicionales tapas de toda la vida. Para empezar, las aceitunas esferificadas emblema de la familia Adrià y, más concretamente, de Albert. Continuamos con una ensaladilla con buey de mar con eneldo y romesco y añadimos un bocadillo de calamares picantes que ya lo querrían los madrileños. ¡Qué no falte un buen cava, un vino dulce o un jerez para regar todo en esta bodega del conglomerado de los Adrià!

14
O'retorno

O'Retorno

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Atención. Desde fuera, este bar gallego puede parecer que se caiga a trozos y quizás nunca entraríais. En la barra, de bar Manolo 'hardcore', es donde se desarrolla la acción: la simpatía es de bar de toda la vida –¡tapa con la caña!– y podéis comer desde unas raciones de producto acojonante y muy muy hecho, hasta un pulpo a la gallega sobrenatural o una merluza fresquíssima –con media ración basta, os saldrá mejor de precio, son enormes– como platos más de batalla (callos a la gallega, oreja). Desconfiad de los lugares que enseñan la foto del plato: ¡este es la excepción!

Advertising
15
Barra Alta
FOTO: Maria Dias
Restaurantes, Gastropubs

Barra Alta

icon-location-pin Sarrià - Sant Gervasi

El Barra Alta es un restaurante abierto por el veterano Daniel Roca, cocinero y chef, también detrás del Masala 73. La gastada palabra "honestidad" se llena de significado en una carta "que no busca marear, basada en la buena materia prima, pero que conoce sus limitaciones ", explica. Huye del sobado0 "para compartir" con la idea de "platos que pueden crecer". Producto selecto en franja asequible -cerdo, bacalao, ternera, en inspiradas recetas con un punto de inventiva intermedio, que ni deconstruye ni quiere ser tu abuela- que, con suplemento, crece a ración y media. Ejemplo: un delicioso tartar de bogavante y vieira sobre tortita (10,60 euros) crece por cinco euros. Roca rehuye la etiqueta tradicional, pero admite que "todo está inventado y como le digo a mi hijo, hay que hacer las cosas bien para no tener que repetir de nuevo". Las brutales croquetas -de rebozuelos y tocino ibérico- merecen destacarse por encima del río croquetas que nos sepulta. Ahora, la joya de la corona es un mar y montaña de capipota con bacalao (7,80 euros): dados de morro confitado, añadidos en el último momento, nadando en un sofrito de melosidad extrema, matizado por el contraste del salado con la gelatina marina y bovina. Bárbaro; decir 'mojar pan' es quedarse corto.

16
Restaurantes

La Plata

icon-location-pin El Gòtic

Las tres tapas imprescindibles de este emblemático bar donde deberéis comer de pie, ya os avisamos, son el pescado azul frito (no en vano, también se le conoce como Los pescaditos), la ensalada de tomate, cebolla y aceitunas y el pincho de morcilla. Nosotros añadimos una cuarta porque nos encanta, para atribuir más sentido a su apodo y porque, de hecho, aquí se acaba la carta de La Plata: el pincho de anchoas, lozanas y consistentes, ¡las mejores! ¿Para qué nada más si lo que hacen ya es bueno? Hace más de 30 años que se dedican a freír pescado, o sea que son unos grandes expertos. ¡Buen trato, buena comida y buen vino!

Advertising
17
El Sopapu
Foto: Maria Dias
Restaurantes, Catalana

El Sopapu

icon-location-pin La Barceloneta

El Sopapu –los bajos de un cuarto de casa en la Barceloneta, a una esquina de un superpoblado Jai-Ca– es un bar de tapas de la Barceloneta con todas las de la ley. Ni más ni menos. Me siento en una de las cuatro mesitas altas y voy al grano con mi tetralogía fetiche: cervecita, bravas, bomba y capipota. Las bravas bien, gracias, y el camarero, Jaume, en lugar de una bomba de carne me la trae de pulpo (trinchado y guisado, no a la gallega, bien buena). Tiran la caña bien, y Jaume me cuenta que él a los 16 años ya trabajaba en el Vaso de Oro. Y que todo lo que se come –el próximo día caerán los boquerones arrebozados– lo prepara desde cero su madre, Manuela Comino. Un bar de tapas en la Barceloneta, de gente de la Barceloneta y con cocina de la Barceloneta. ¿Verdad que parece extraño?

18
Mont Bar
© Maria Dias
Restaurantes, Cocina creativa

Mont Bar

El Mont Bar és un bar cantoner, a l’Eixample Esquerre. Formalment, a Barcelona no es pot ser més bar. El seu propietari, Ivan Castro, amb un background familiar d’hostaleria a la Vall d’Aran, va aconseguir que fos una de les barres més cobejades pels colzes de bon menjar de la ciutat. Eloqüent com ell sol, en un tuit defineix l’ànima del lloc: “Menges plats d’alta cuina i tècnica en un bar de 30 m², amb bona musiqueta de fons. I si vols sortir a fumar, surts, i si vols cridar, crides. Això és el que li agrada a la gent”. I això és el que fa singular el Mont Bar: tenir cuina creativa d’alta volada –amb inspiració i risc, a càrrec de la mestressa i dona de Castro, l'Ana Merino– en un bar. Que és un bar de veritat! (i no pas un simulacre dins d’un restaurant). Pots fer un menú de degustació, o canya, russa i braves. 20 m² de cuina i 32 de sala. Una de les obsessions de Castro és demostrar que “es pot fer una cuina igual de bona i divertida que en un gastronòmic, però amb un servei dinàmic, divertit”. El que diferencia el Mont dels gastrobars –etiqueta de la qual ell abomina– és que, a banda de fer servir un producte fabulós, ells es compliquen molt –i subratlleu molt– la vida amb les receptes. La carta són unes 25 passes que es poden mirar descontextualitzades, o configurar amb elles un menú degustació al·lucinant. I la carta ha fet un salt tan ambiciós, que per moments tinc la sensació que aquest és el bar més restaurant que he visitat mai. Plats senzills en teoria, com les es

Advertising
19
El Xampanyet
Scott Chasserot
Bares y pubs, Bares de tapas

El Xampanyet

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

El cava y el vermut riegan las tapas sencillas pero efectivas de este sitio que acoge tanto a turistas como a nativos.

20
el_vaso_de_oro
Restaurantes

El Vaso de Oro

icon-location-pin La Barceloneta

Es un tópico pero es cierto: El Vaso de Oro es uno de los lugares donde mejor tiran la caña en toda la ciudad. Esta hace que en su barra se deba practicar una modalidad mucho menos placentera: la de los codos para llegar hasta la birra. A pesar de esto, como decíamos, vale la pena por la calidad y variedad de sus cervezas. Y de sus tapas: bravas, anchoas, albóndigas con sepia son los mejores amigos de la cerveza.

Advertising
21
Betlem
©IvanGiménez
Restaurantes, Bar de bocadillos

Betlem Miscel·lània Gastronòmica

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

No hace muchos años, el Betlem era un colmado. Situado en la misma esquina donde detuvieron a Salvador Puig Antich en 1973, el Betlem ayudó a educar los paladares de los vecinos del Eixample post olímpico, con una variedad de productos que evidenciaban que había vida gustativa fuera de los grandes supermercados o de las pequeñas tiendas ancladas en el tiempo.Con una clientela tan bien acostumbrada, Víctor Ferrer, cocinero educado en grandes cocinas, tomó una decisión lógica y dio seis pasos hacia adelante: cerrar el colmado para convertirlo en un bar de tapas y degustaciones llamado Betlem Miscel·lània Gastronòmica.

22
La Xula Taperia
©ElisendaPons/ElPeriódico
Bares y pubs, Bares de tapas

La Xula Taperia

icon-location-pin Vila de Gràcia

Combinación interesante: La Xula Taperia mezcla la efervescencia madrileña de la caña y tapa -con cada bebida ponen un bocado gratis- con la cocina creativa. Sus cañas están tiradas de una manera inmejorable, y las tapas se asimilan a la cocina creativa en pequeño formato y ánimo muy informal. ¿Ejemplos? La torta con tataki de atún y mostaza o el burrito de 'pringá' -la carne del asado andaluz-, espinacas y queso.

Advertising