Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Gelida

Los mejores desayunos de cuchillo y tenedor en Barcelona

Los mejores bares y restaurantes de Barcelona para empezar el día con energía y calorías

Ricard Martín
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Seguro que vuestra madre os ha dicho más de una vez que el desayuno es la comida más importante del día. Por desgracia, les hacemos poco caso a las madres. Ya sea porque no tenemos tiempo o porque no estamos acostumbrados, muchos de nosotros no le damos a los desayunos el valor que se merecen. Dicen que se debe empezar la jornada con calorías y energía, por eso os proponemos seis opciones para saciar el tenedor mañanero y cuatro locales donde os podréis comer unos bocadillos que os llenarán de vitalidad de buena mañana. ¡Reivindicamos los buenos desayunos! Y para despertarse, un buen café

NO TE LO PIERDAS: ¡Los mejores 'brunch' de Barcelona!  

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • La Nova Esquerra de l'Eixample
  • precio 1 de 4

¿Dónde comerse unas buenas carrilleras de cerdo a las ocho de la mañana? El Gelida es una 'rara avis' en el Eixample izquierdo, un reducto de la bota de vino y del desayuno de arrieros. A las siete de la mañana en punto tienen buena parte de su carta de 40 platos funcionando. ‘Capipota’, fricandó o bacalao ‘a la llauna’ son algunas opciones dignas de un estibador o de alguien que sencillamente necesita un desayuno de campeones.

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Sant Antoni
  • precio 1 de 4

Comidas caseras. Ya son pocos los lugares que pueden definirse así, como Can Vilaró. Un histórico, un clásico, un auténtico. Ubicado frente al majestuoso y renovado mercado de Sant Antoni, Sisco y Dolors reciben diariamente como en casa toda una legión de clientes fieles que ya saben qué elegir. Sin menú, solo una carta de precio muy atractivo y platos del día. Auténtica patria del desayuno de cuchillo y tenedor, las fronteras entre comida y cena se desdibujan cuando engulles, a media de la mañana un buen capipota con garbanzos o unos pies de ministro de gelatina mágica.  

Publicidad
  • Restaurantes
  • El Raval
  • precio 2 de 4

Ocupa un puesto del mercado de la Boqueria pero se le puede considerar como uno de los mejores restaurantes de Barcelona. Normalmente está petado de turistas, pero no desfallezcáis e intentad haceros dueños de uno de los taburetes. Ahora que está tan de moda sobredimensionar restaurantes y que muchos establecimientos decepcionan debido las expectativas infladas, un rincón como El Quim de la Boqueria tiene un valor aún más grande: la comida es tan cojonuda que incluso supera las expectativas creadas. La conjunción de buen producto y pasión pueden crear sublimes platos a priori sencillos, como unos huevos fritos con setas, una cola de toro, un capipota o un pececillo frito.

La Pubilla
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Gràcia

El tenedor mañanero tiene su mejor aliado en la proximidad de un mercado. Justo delante del de la Llibertat, La Pubilla combina el aspecto de cafetería más impoluta con el más salvaje con el plato arriero. Aquí un buen desayuno, servido a partir de las ocho y media, puede consistir en un plato de bacalao o una cazuela de morro y pata, que puede ir acompañada con guisantes y cebolla confitada.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Catalana
  • El Poblenou
  • precio 2 de 4

"Como ya estamos haciendo la mise en place de la mañana, lo aprovechamos para ofrecer una pequeña oferta de desayuno de tenedor", dicen en l'Artesana. ¿Pequeña? El bocadillo de carrillera de cerdo guisada con encurtidos es un regalo que crea adicción (3,60 €), y comparte apartado con otras maravillas blandas, como el bocadillo de rosbif con mayonesa y mostaza o el de berenjena ahumada con queso. Y os podéis zampar una tripa con garbanzos de campeonato (fueron cuartos en el concurso de callos de Oviedo). Trabajan todo el día desde una cocina a la vista, pero les da igual. "Si has trabajado en un agujero y ahora tienes luz, las horas no importan", dicen. 

  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Gràcia
  • precio 1 de 4

Una bodega de toda la vida para tomar uno de esos almuerzos de tenedor bien energético. También es ideal para comer unas buenas albóndigas o un potente capipota. Bocadillos sencillos pero fabulosos: dudo que encuentre un bocadillo de bacon con queso mejor que el suyo. Con pan de barra excelente del cercano forn Europa, el tocino crujiente pero con la satisfacción de la grasa melosa, y queso del bueno. Y el bocadillo de albóndigas es un clásico que tanto os arreglará una comida rápida como un desayuno lento.

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Turca
  • Sant Gervasi - Galvany
  • precio 2 de 4

Un pequeño café turco de aires chic e intenciones 'healthy' abrió en pleno Turó Parc y se traspasaó. Sojaila, la nueva propietaria, redujo la carta a la mitad sin renunciar a parte de la huella del establecimiento primigenio. Para desayunar, bocadillos con pan 'simit', platos de huevos y el desayuno típico de Turquía: un plato combinado con queso, aceitunas marinadas, tomate, pepino, pimiento, crema de sésamo, mermelada, pan, miel y requesón, frutos secos y fruta. 

Cal Boter
  • Restaurantes
  • Catalana
  • Gràcia
  • precio 1 de 4

Restaurante de gran tradición gracienca, con un trato excelente y un bacalao a la llauna para chuparse los dedos. El menú de mediodía es de mucha calidad. Reservad los fines de semana, que está abarrotado. No encontraréis ninguna sorpresa, pero sí una excelente cocina catalana, y variedad de platos de brasa: butifarras, entrecot, carrilleras, cordero. En su vertiente de desayuno de tenedor, son potentes: de lunes a sábado, capipota, butifarra con alubias, tocino con patatas fritas y huevos fritos, mollejas a la brasa, pies de cerdo ... 

Publicidad
Bodega Massana
  • Restaurantes
  • Horta - Guinardó
  • precio 1 de 4

Ni en los pueblos más recónditos de Cataluña encontraréis nada igual: los hombres desayunan de cuchillo y tenedor en mesas con hules de cuadros, y las señoras y abuelos van a buscar vino de mesa al por mayor. Los sábados dan almuerzos a la brasa. ¡Y qué almuerzos! El barril/reloj con doce grifos os recibe desde detrás de la barra donde no paran de despachar vermuts y cañas, caracoles picantes, morcilla y todo tipo de manjares espléndidas a precios asequibles. A la hora del desayuno, esto es el cuerno de la abundancia: morcilla, morcillas de cebolla, panceta, chistorra ... ¡entrecot! Todo acompañado con huevos fritos de granja del Penedès, judías secas o patatas asadas!

La Cova Fumada
  • Restaurantes
  • La Barceloneta
  • precio 1 de 4

Esta taberna de marineros es, sin duda, la patria del almuerzo de cuchillo y tenedor de Barcelona. Entre mesas de mármol y patas de hierro, cada día aquí se almuerzan especialidades de esas que hacen que te crezca pelo en el pecho: garbanzos estofados, capipota o bacalao son algunas opciones. Y no olvidéis que ellos inventaron la bomba, plato autóctono de la Barceloneta consistente en la patata rebozada rellena de carne picada.

Los bocadillos más calóricos

El Santo del Born
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Argentina
  • Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
  • precio 1 de 4

El último invitado a la escena de los bocadillos de lujo en Barcelona llena un hueco que se debía llenar: el de la carne argentina. A parte de poder comer una milanesa –bocadillo de ternera rebozada con lechuga y mayonesa– como Dios manda, os podéis jalar un sándwich de entraña, un corte meloso y tierno con chimichurri y mezclum, todo bien ligado. ¡O un bocadillo de entrecot!

Carrot Café
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Comida rápida
  • El Poblenou
  • precio 1 de 4

Xavier Uñó trabajó siete años de maître en el Via Véneto y también una buena temporada en restaurantes de bocadillos en Estados Unidos. La combinación de estos dos mundos le ha llevado a abrir el local de bocadillos definitivo de Sant Martí y uno de los mejores de Barcelona. Todos apetecen, pero queda grabado en el paladar la delicadeza del de atún a la plancha, algas y mayonesa de wasabi. ¡Y tienen pastrami!

Publicidad
Conesa Entrepans
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • El Gòtic
  • precio 1 de 4

No olvidemos que el bocadillo de frankfurt forma parte, desde tiempo inmemorial, de nuestra cultura culinaria. Conesa és un clásico vivo de los bocadillos en nuestro país. Y aún más desde que este histórico bar de bocadillos actualizó sus instalaciones: ahora es un poco más confortable, aunque la sensación de prisa siempre está (aunque esto hace que disfrutes más del bocadillo). Esto es una cola con la plancha al final, y poca cosa más: id temprano.Probad el de cocido y salsa de Marta, todo un guiso entre panes. No nos engañemos: aquí la cosa va de bocadillos calientes y contundentes (¡como el pamplonica, chistorra con queso y mostaza!) Pero tienen 50 referencias con muchos bocados 'veggie-friendly' y sin gluten.

El Pepito
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 2 de 4

Tenía que pasar. La tendencia hacia el bocadillo gourmet ha fagocitado también el pepito, el clásico bocadillo de ternera. Aquí, con el telón de fondo de un interiorismo digno de restaurante frecuentado por jugadores del Barça, el pepito pasa por delante de la hamburguesa y tiene nombre de señor de Barcelona (Gonzàlez, Puig), enriquecido con recetas muy meditadas. Una cocción de alta cocina lo deja tiernísimo, y evita el perverso efecto del mordisco/tirón.

Recomendado

    Más de comidas baratas

      También te gustará
        Publicidad