Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
The Quiet Man en obras
Foto: Time Out Barcelona The Quiet Man en obras

Reabre el pub irlandés más antiguo de Barcelona

The Quiet Man volverá a levantar la persiana a finales del mes de junio

Por
Ricard Martin
Publicidad

Aunque os parezca mentira, hubo una época en la que ir a un pub irlandés no hacía turista, sino que era algo de lo más barcelonés. A según qué pub irlandés, claro. Como el Michael Collins de Sagrada Familia o el caso que nos ocupa hoy: The Quiet Man, el clásico de la calle Marqués de Barberá, 11, en el Raval.

Y el lugar tenía calor y carisma: lo abrió en 1994 Seamus Farrell, un irlandés que lo convirtió en, más que un abrevadero, en un centro cultural: los estudiantes de filología inglesa íbamos a debatir sobre Joyce, a mamar cerveza negra y a intentar hacer prácticas orales con algún nativo, a poder ser joven y atractivo. Había noches de quiz cultural, y casi siempre había música en directo: se creó alrededor del pub una pequeña escena de música irlandesa en Barcelona encabezada por Los Stompers.

Pues la buena noticia es que un par de emprendedores, Jordi Mora y Martí Sastre, han comprado la licencia de The Quiet Man y lo reabrirán a mitades o finales de junio. "La Covid-19 ha hecho mucho daño, pero también ha sido una oportunidad, porque en circunstancias normales nunca podríamos habernos hecho cargo de un local así", explica Mora. The Quiet Man ya hacía tiempo que operaba bajo el nombre de Shenanigans' Speak Easy y cerró hace un año, con la hecatombe vírica. La anterior propiedad le había dado más aires de coctelería (para diversificar el negocio, eran los propietarios del pub Flaherty's) pero Mora anuncia que "el bar volverá a la esencia de The Quiet Man, el pub irlandés en activo más antiguo de Barcelona". (El Red Lion, abierto en 1959, cerró en 2017).

Volverá la música en vivo a este rincón de The Quiet Man
Foto: Time Out BarcelonaVolverá la música en vivo a este rincón de The Quiet Man

"La idea es restaurar lo que había y dejarlo como estaba al principio", explica Sastre. Y vale la pena que sea así: todo el mobiliario, las sillas, la artesanía de madera y la barra son originales. Y toda la madera se hizo llevar de Irlanda en un contenedor para construir el bar, aseguran. "Estamos repintando las paredes del color original y limpiando la madera, y poniendo tapicería verde nueva en los sofás", dicen. En su nueva vida estará muy centrado en la cerveza artesana –Mora tiene un negocio de distribución– pero no os preocupéis, que habrá Guinness y Murphy's.

Sastre asegura que cuando sea posible volverá la música en directo varias veces a la semana 
–cada día, si es posible– y que no cerrará ningún día de la semana, con espíritu de barrio y bar local. Si a esto sumamos noches de quiz, una carta de comida de pub (hamburguesas, 'fish and chips', también con opciones veganas) y una decoración con antigüedades irlandesas de los alrededores de la revolución de 1919, el panorama que se vislumbra para los nostálgicos del pub es muy goloso.

NO TE LO PIERDAS: Los mejores bares de tapas de Barcelona

Lee el número de mayo de Time Out Barcelona, con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad.

Más de Love Local

    Últimas noticias

      Publicidad