Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Coberta verda del Terrat d'en Xifré de Barcelona
FOTO: Time Out BarcelonaCoberta verda del Terrat d'en Xifré de Barcelona

Subimos a uno de los jardines más grandes de Barcelona, construido en un terrado

Ocupa más de la mitad de una manzana de edificios y es uno de los 20 proyectos de cubiertas verdes que hay en Barcelona

Por
Marc Andreu
Publicidad

2020 ha sido el año para descubrir tesoros que no sabíamos que estaban a menos de 500 metros de nuestra casa. El confinamiento y todas sus formas, primero doméstico y después comarcal, nos han alejado de las largas distancias, pero nos han aproximado a las más cortas. En cuestión de semanas nuestras aspiraciones de ocio quedaron reducidas a lo que teníamos a pocos metros de casa, y tan felices. Desde encontrar más bonito que nunca el parque de la esquina, a fijarte en que los cerezos del barrio han florecido, hacer el vermut con los del balcón de enfrente o subir a los terrados. Este último ha sido un hito colectivo de los que se acompañan con la frase "¿por qué no lo hemos descubierto antes?". 

Terrat d'en XIfré
FOTO: Carlos BarruzTerrat d'en XIfré

Ahora la pandemia nos ha redescubierto estos espacios de vida, pero algunos vecinos de la ciudad hace años que saben apreciar su potencial y los cubrieron de verde para convertirlos en grandes jardines comunitarios. En Barcelona hay una veintena de vecinos a quienes el confinamiento les ha pillado en un pequeño oasis de naturaleza en sus cabezas, donde pasar de las paredes de casa a caminos de vegetación ha sido solo cuestión de coger el ascensor. Time Out pisa los Terrats d'en Xifré (Reina Cristina), de la mano de uno de sus ideólogos, Sergio Carratalá de MataAlta, estudio multidisciplinar dedicado a la renaturalización de espacios urbanos y responsables de este pequeño milagro en el barrio del Born.

Coberta verda del Terrat d'en Xifré
FOTO: Time Out BarcelonaCoberta verda del Terrat d'en Xifré

De baldosas a flores: la transformación de 1.500 m² en un jardín autosuficiente

El Terrat d'en Xifré, como la mayoría de los terrados de la densa y poblada Barcelona, tenía un uso puramente práctico, y lo pisaban más los técnicos del  wi-fi que los propios vecinos. Quisieron cambiar la situación y se presentaron a concurso para conseguir financiación por parte del Ayuntamiento, que aporta hasta el 75% de su coste. Empieza la transformación de una cubierta que conecta seis edificios entre ellos en lo que es ahora: un jardín salvaje con caminos, 40 especies de plantas autóctonas, pequeños estanques con peces, bancos de obra y pequeños huertos urbanos. "A nosotros nos gusta decir que asalvajamos espacios para que humanos y animales los reconquisten desde el respeto mutuo", dice Sergio Carratalá, ingeniero de caminos que ha visto florecer este jardín desde cero.

Coberta verda del Terrat d'en Xifré
FOTO: Time Out BarcelonaCoberta verda del Terrat d'en Xifré

"Bajo nuestros pies hay entre 20 y 40 centímetros de tierra que contribuyen a la impermeabilización del edificio, el aislamiento sonoro y térmico, además que es la base para multiplicar la biodiversidad de un terrado donde no había ni una planta en una maceta", dice Carratalá. Entre este grueso de tierra compacta hay aislantes ecológicos, los tubos que conducen el agua de la lluvia para el riego y las semillas que han hecho que en menos de dos años se haya hecho realidad el milagro de la naturaleza. "Naturaleza llama a naturaleza, nosotros plantamos algunas especies autóctonas y ahora hemos doblado la presencia de especies que han llegado con la polinización de los pájaros e insectos".

Coberta verda del Terrat d'en Xifré
FOTO: Time Out BarcelonaCoberta verda del Terrat d'en Xifré

Para fomentar esta extensión natural de la vegetación, instalaron dos hoteles de insectos y tres pantanos habitados. "Se trata de que sea 100% autosuficiente y el propio jardín se autogestione, por ejemplo, los pantanos llaman a los mosquitos para alimentar a los pájaros, pero los peces se encargan que no haya un exceso de población", refiriéndose a los mosquitos.

Cuenta con un sistema de riego integrado que funciona a través de una aplicación, la electricidad se suministra por las placas solares y se aprovecha toda el agua que recoge el depósito. Además, cuenta con pequeños rincones con bancos de obra que animan a la charla y al encuentro de sus vecinos, formados por residentes de la ciudad, clientes de un hostal y trabajadores de un 'co-working'.

Pantà i banc del Terrat d'en Xifré
FOTO: Time Out BarcelonaPantà i banc del Terrat d'en Xifré

Los beneficios

El Ayuntamiento, y cada día más ciudades del mundo, apuestan por una vía eficaz, económica y sobre todo saludable de ganarle verde al asfalto a través de cubiertas verdes. El consistorio barcelonés financia hasta 100.000 euros del proyecto (75% del coste total) y cada año convoca un concurso. Este 2021 han escogido 10 terrados para subvencionar, lo que equivale a 2.000 m² más de verde en 2022. Y es que Sergio insiste en que todo son beneficios, ya que "el edificio se revaloriza de precio, se aísla sonoramente y térmicamente, almacena el agua, reduce la contaminación, potencia la agricultura urbana y las relaciones sociales de los vecinos". Lo que en inglés se conoce como 'rewilding', es un fenómeno al que se suman cada día más ciudades con mucha población como solución para reducir los niveles de contaminación y encontrar una salida a la falta de espacios verdes en grandes urbes. 

Pantà i banc del Terrat d'en Xifré
FOTO: Time Out BarcelonaPantà i banc del Terrat d'en Xifré

El ejemplo más grande de terrado verde es el que recientemente se inauguró en el terrado del Museu de Ciències Naturals de Barcelona, con 7.100 m² de cubierta verde silvestre. En el Terrat d'en Xifré se quieren acercar a esta cifra, cubriendo 10 edificios y un total de 4.000 m², toda una isla urbana.

De momento, son uno de los ejemplos más grandes y excelentes de una idea de ciudad que según Carratalá "es inevitable si queremos ganar en salud y en zonas verdes". Nos cuesta despedirnos de este paraíso a 30 metros de altura, donde se respira paz, nos aleja del ajetreo de los coches y nos recuerda eso que tanto decían nuestros abuelos: "todo esto antes eran campos".  

Terrat d'en XIfré
FOTO: Carlos BarruzTerrat d'en XIfré

 

NO TE LO PIERDAS: Barcelona tendrá un pavimento que genera energía eléctrica.

Lee el número de mayo de Time Out Barcelona, con entrevistas, reportajes y las mejores recomendaciones de ocio y cultura de la ciudad.

Últimas noticias

    Publicidad