Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right ¡Vuelve la pastelería Brunells!
Pastisseria Brunells
Pastisseria Brunells

¡Vuelve la pastelería Brunells!

Advertising

"Todo muere, es un hecho, pero a veces todo lo que muere puede volver algún día". Esto cantaba Springsteen en Atlantic City ', el único hilo de esperanza que hay en la sublime desolación del disco' Nebraska '. Y tenía razón: porque nos complace anunciaros el regreso de un emblema de Barcelona -que llevaba dos años muerto- y que vuelve a la vida con un futuro que parece brillante y dulce. La pastelería Brunells -abierta en 1852 y cerrada en 2018, y uno de los escaparates icónicos de la calle Princesa - reabrirá el uno de abril. Y el negocio ha quedado en buenas manos: en un triunvirato de socios formado por la pastelería Canal, Café El Magnífico y la agencia de branding IKC.

La Brunells tiene un componente emotivo muy fuerte para el barcelonés, nativo y de adopción. Era un negocio singular; por la parte de princesa, una pastelería de las de toda la vida con especialidades de lo más potentes: las cocas de chicharrones, las rocas de Montserrat (merengue con avellanas), las virutas de San José (chocolate negro con almendras), los búlgaros ... y sobre todo aquel croissant de chocolate, hecho con manteca y un relleno de chocolate fundido, negro y deliciosa como el pecado. Conectaba con una cafetería que abría temprano, y era ideal para reponerse después de una noche movida en el Magic, también era punto de reunión vecinal. Te llevaban el croissant de la pastelería, y tú lo mojabas en un café bueno, embelesado ante el obrador tras la pared vidrio, presidido por un horno de piedra enorme y centenario.

La buena noticia es que la Brunells reabrirá renovada pero sin cambios sustanciales. Nos lo explica Luis Estrada Canal: "Tal y como nos están dejando Barcelona, ​​nos hace mucha ilusión poder hacer esto. Reabrir la Brunells haciendo sus especialidades", anuncia el pastelero. La parte del café no puede fallar: se encarga El Magnífico. Juan Gasch, de IKC, apunta al importante hecho que "esto no respetar una fachada que es patrimonio y poner una tienda de bufandas; hemos rescatado un local clásico y lo queremos hacer con la garantía de que siga ofreciendo un buen producto para los barceloneses ".

Volverán los croissants de manteca a la calle Princesa

 

Volverán los croissants de manteca a la calle Princesa
Foto: Ricard Martín

 

 

Obviamente no ahuyentarán a los turistas, "pero se trata de reivindicar una calle, la Princesa del siglo XIX, y un estilo de hacer pastelería que se ve muy poco por el centro de la ciudad", prosigue Gasch. Estrada añade que están "trabajando en la recuperación de recetas de la antigua Brunells, que ponen al día la pastelería clásica, como una versión del bizcocho de la reina". Se vendrá a comprar y comer pasteles como los de antes, olvidad la repostería etérea, 'healthy' y vegana: "No nos da miedo poner azúcar, esto será para gente que quiera pastelería dulce y pasteles", advierte Estrada.

Es, explica, un "proyecto muy grande, por eso somos tres socios". Incluso han ido a buscar en Francia un artesano que arregle el horno de piedra. Y ojo, que en una ciudad 'croissanitzada' a la francesa ... ¡recuperarán el croissant de manteca! "No sé cómo lo diremos, porque escucha, la gente no quiere ni oírlo decir, manteca. Pero era el croissant de Barcelona. Dices manteca y vas en contra de todo. La gente se piensa que era el croissant malo, pero el malo era el de margarina que pensaban que era de mantequilla ". Mugriento puede no ser un insulto, es un ingrediente básico de la cocina catalana.

El pastelero explica que "al dueño de la Brunells le hizo mola ilusión nuestra propuesta. No lo quería alquilar a una franquicia, esta esquina es muy golosa, y quería que estuviera un pastelero que ame la pastelería". ¿Decíamos grasiento? Este calle ya va llena, de panaderías de congelados grasientos. ¡Que vuelva la buena manteca a Princesa!

Share the story
Últimas noticias
    Advertising