Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right ¿Y si hacemos una comedia con (o sin) Dani Rovira?
Noticias / Cine

¿Y si hacemos una comedia con (o sin) Dani Rovira?

Superlópez

La dictadura de les teles

El cineasta Montxo Armendáriz ('Tasio', 'Historias del Kronen', ‘No tengas miedo’), que en breve vuelve a ponerse a rodar, lo denunciaba recientemente: son las cadenas de tele las auténticas y únicas responsables de las películas que se producen o se dejan de producir en este país. Aquí viene un añadido mío, fruto de una imaginación imparable: un montón de gente sin bagaje cultural y audiovisual, y que se autocalifica de CEO, de youtuber, de community manager o de influencer, ha asaltado los despachos de las productoras cinematográficas para decir su ‘su opinión’, por muy superficial que sea ‘su opinión’, con un excel lleno de números, su iPad modernísimo y su skake tuneado. Todos ellos y ellas, controlados y dirigidos por un alto ejecutivo de una cadena privada que desconoce la existencia de ‘Plácido’, ‘Viridiana’, ‘Carta de amor de un asesino’, ‘El desencanto’, ‘El sol del membrillo’, ‘En construcción’ o ‘Estiu 1993’, pelis que han hecho de la española una cinematografía rica, variada y libre. Volvamos al tema: los films que parece que a día de hoy se tienen que apoyar económica e industrialmente, por encima de otras opciones artísticas más heterodoxas, son comedias. Sobre todo, con Dani Rovira. Y, si él no está disponible en ese momento, ya le buscaremos un buen sustituto. Pero, sí, no hay duda, el género Dani Rovira existe. Y que, si no lo remedian las cadenas públicas y algunos ministerios con sensibilidad, corremos el peligro de empobrecer nuestro patrimonio cultural.


Una estrella muy respetable

Y no tengo nada en contra de Dani Rovira. Es un estupendo y elástico actor, aparte de un hombre con inquietudes sociales. Puede protagonizar las dos partes de la saga ‘Ocho apellidos’, que es el origen del libro de estilo del Nuevo Cine Español, y un drama como los ‘100 metros’ de Marcel Barrena. Que brilla sobre un escenario explicando chistes chabacanos que a menudo no se merecen a un sólido narrador como él, y, en otro contexto, puede y sabe expresar la rabia, la tristeza, la soledad y el dolor. No siempre acierta (el fracaso de la presunta comedia de Pedro L. Barbero ‘El futuro ya no es lo que era’ aún lo están analizando), pero la ‘rovirización’ no nos ha abandonado. Continúa.

 

¡Se le acumulan los trabajos!

En cuestión de pocos meses, nos han llegado ‘Superlópez’, ‘Miamor perdido’ y ‘Taxi a Gibraltar’. Tres ‘roviradas’ en forma de cinta de superhéroe bigotudo y casero, de comedia de auto-ficción y de road movie mezclada con buddy movie. La más arriesgada de las tres era la segunda: Emilio Martínez-Lázaro, director de las taquilleras ‘Ocho apellidos’, jugaba al metalenguaje humorístico y romántico con citas a Woody Allen, Chimo Bayo o ‘Notting Hill’, a partir de la historia de una pareja (ella, Michelle Jenner) que se hacía microputadas y que, en su camino para conseguir la felicidad o hundirse en la desgracia, se cruzaba con cómicos de diferentes escuelas y generaciones: Vito Sanz, Pablo Carbonell, Antón Lofer, Javivi, Antonio Resines, Santiago Alverú, Agustín Jiménez, Daniel Pérez Prada, Joaquín Reyes... La Escuela YouTube, el Instituto Muchachada Nui, la Academia Jonás Trueba, el Internado Comedia Madrileña, la Residencia Telecinco...

 

Próxima parada: Japón

Después de las decepcionantes, mediocres o malas cifras de ‘¿Què te juegas?’, ‘Bajo el mismo techo’, ‘Gente que viene y bah’ y ‘Perdiendo en este’, que no estaban interpretadas por Rovira pero sí apestaban a productos cocinados desde las teles y para espectadores de las teles, llegó el éxito de ‘Lo dejo cuando quiera’, de Carlos Therón, también sin el actor malagueño, pero con un trío importante y curioso: David Verdaguer, Ernesto Sevilla y Carlos Santos. Otra reciente especialidad? Adaptar a nuestro mercado comedias europeas, no de pe a pa, pero casi calcadas. De hecho, ‘Lo dejo cuando quiera’ es el remake de una peli italiana, que se puede encontrar en la plataforma Filmin. Dentro de poco, Dani Rovira, que es el José Sacristán del siglo XXI, en competencia con Miki Esparbé, estrenará ‘Los Japón, largometraje de Álvaro Díaz Lorenzo en el que coincide con María León. ¡Ya estamos todos! ¿Un nuevo triunfo? ¿O es un ya hay suficiente, y cambio de chip?


¿Quieres ver buen cine? Consulta nuestras últimas críticas

Advertising
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments