Cuatro creperías imprescindibles de Barcelona

Si os gustan las creps, no os perdáis ninguno de estos locales de Barcelona donde las preparan con cuidado, estilo y buen gusto
Crep
Por Rosanna Carceller |
Advertising

'Galettes' de trigo sarraceno o creps más finas de maíz convencional. Dulces o saladas. Un pequeño placer al alcance de todos los bolsillos en tiempos de crisis. Hacemos un recorrido por los mejores restaurantes donde comerlas en Barcelona. Bon appétit!

Restaurantes, Francesa

Le P'ty Mon

icon-location-pin Eixample

Pequeño universo bretón dirigido por Montse Bosch, que ya regentaba el Ty-Bihan en el mismo local. Entre sus galettes de trigo sarraceno hay varios hits. Apuntad el Espisal, con salmón ahumado, espinacas, brie, emmenthal y pesto verde o rojo; o la Vegetariana con puerros, cebolla caramelizada, champiñones naturales, espárragos verdes, canónigos, tomates cherry, nueces y un toque oriental con salsa de soja. Como entrantes, conservas bretonas La Belle Iloise (sardinas o atún sobre tortitas).

Restaurantes

Krampus

Cenas románticas en un entorno bonito y que se adapta a todos los bolsillos. Esto es lo que podéis encontrar en este restaurante de Sarrià. La base de las tradicionales galettes bretonas se combina con ingredientes de todo el mundo en una cocina que es un obrador a la vista. Un ejemplo es la Italiana, con tomate seco y mozzarella dentro y aceite de albahaca por fuera. Tampoco se queda corta la de Pato, con una combinación de puerros, pétalos de jamón de pato y dátiles por encima de una base de emmenthal. Deliciosas.

Advertising
Restaurantes, Francesa

Crêperie Les 3 Pommes

icon-location-pin Eixample

Nelly y Fréderic llevan esta típica y acogedora crepería bretona desde hace 20 años. Si queréis empezar con un aperitivo al más puro estilo francés, podéis degustar un Picon Bière, licor que se bebe con la cerveza. La carta de galettes es infinita. Os recomendamos la contundente Champagnarde, con salchicha, champiñones y queso, servida con mostaza de Dijon que podéis añadir a vuestro gusto, o la Chanel, con espárragos, huevo, bacon, emmenthal y confitura de ruibarbo. Aquí el 'bouché brut' (sidra) llega de Normandía.

Restaurantes

Crêperie Bretonne

En Barcelona se comen creps desde el año 69 y este fue el primer local que las ofreció. Cuando madame Ricau se jubiló le traspasó el negocio Archi y José, que todavía lo llevan. No os asustéis al entrar: fotos descoloridas, cuadros de todo tipo y muchas capas de pintura. Encontraréis platos Duralex y creps sencillas por menos de 6 €. Triunfan las básicas de jamón, queso, huevo y champiñones, combinados de mil maneras. Pero también hacen otras más elaboradas, como las dulces flambeadas. Probad la de chocolate y coco.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com