Pastelerías singulares

No, esto no son locales impolutos de ‘cupcakes’ ecológicos: esto son dos pequeñas pastelerías-obrador artesanas que solo hacen una cosa y la hacen muy bien
Paradiso del Tiramisú
1/4
Paradiso del Tiramisú
Paradiso del Tiramisú
2/4
Paradiso del Tiramisú
Tarta del Norte
3/4
Tarta del Norte
Tarta del Norte
4/4
Tarta del Norte
Advertising

Cuando visitas una pastelería nueva, esperas encontrarlo todo limpio y reluciente: o bien un dispendio de inversión y todo cromado, o bien un taller de galletas y piruletas salido de Hansel y Gretel. Pues bien, aquí os hablamos de dos nuevas y singulares pastelerías, tan de “hazlo tú mismo” y espartanas que podríamos decir que son punk. Las dos en el Poble-sec, un barrio donde todavía se respira artesanía.

Tiendas de un solo hombre   
Hein Depoortere, pastelero belga, define su tienda-obrador, Tartas del Norte, como “una pastelería casera y alternativa, donde predomina el sabor por encima de la decoración”. Huye del canon de la pastelería francesa, para sacarse de la manga “recetas de abuelas y madres un poco perfeccionadas”. Esto es una 'one man band' ubicada en una calle con poco tráfico, donde “todo es natural y artesano, nada se compra fuera”. Trabaja él solo y el escaparate es un único mueble refrigerado; no encontraréis exhibiciones espectaculares de productos, pero sí pasteles deliciosos y nada empalagosos: como uno de zanahoria recubierto de chocolate blanco que ganó el premio al mejor pastel en la Fiesta Mayor del Poble-sec. O cosas para los chocolateros 'hardcore', como un pastel de tres gradaciones de chocolate negro, la Bomba, que es un pecado.

Depoortere –¡llamadle Hein!– trabaja mucho por internet (tartasdelnorte.com) y si le hacéis un pedido os llevará el pastel a casa. Vale la pena: ¡una bomba de chocolate para diez personas sale por 22 euros!

Y si Hein trabaja de forma austera, Matteo Majorini y El Paradiso del Tiramisú están en las trincheras. Como su nombre indica, aquí solo encontraréis tiramisú. Pero el interiorismo del lugar –también en una callecita escondida– dan ganas de salir corriendo: empezando por el cartel, en el que un dos caballos con rasgos humanos levanta un tiramisú con la lengua (!). Dentro, dos nevaras con cristal son la única indicación que esto no son los bajos de una vivienda (las mesas de exterior de Ikea, sofá y cortinas dicen que sí).

Pero la mandanga es cosa fina: quizá el mejor tiramisú que he probado en mi vida, un prodigio de consistencia, textura cremosa (ni demasiado líquido ni demasiado sólido) y sabor uniforme. Majorini no habla ni papa de español, pero suelta un rotundo “no comment” cuando le preguntamos por el tiramisú que ha probado aquí: “Los que he probado no están hechos con mascarpone sino con un sustitutivo”, sentencia. Su secreto: “Mascarpone del bueno, huevo, savoiardi (bizcocho de soletilla italiano), azúcar y cacao.Y sobre todo café moca, no exprés”. Además del clásico, el pastelero milanés hace tiramisú con lima, vainilla, canela, stracciatella, chocolate blanco... ¡y prepara uno de sangría! 

Más información

Tarta del Norte
©MariaDias
Tiendas, Pastelerías

Tartas del Norte

icon-location-pin El Poble-sec

Heins Depoortere es un pastelero belga, pero no necesariamente hace pastelería de su país. En su pequeño obrador/tienda de Poble-sec, el objetivo de este hombre es recuperar la forma de trabajar casera, mediante recetas de abuelas y madres de todo el mundo, pero con la técnica de la pastelería profesional, claro, y todo con productos naturales. La relación calidad-precio es muy buena, y encontraréis pasteles deliciosos pero nada empalagosos, como por ejemplo un pastel de zanahoria recubierto de chocolate blanco, o una tarta de plátano y chocolate negro belga.

Paradiso del Tiramisú
©MariaDias
Tiendas, Pastelerías

Paradiso del Tiramisú

icon-location-pin El Poble-sec

Atención, esto es muy punk: el pastelero italiano Mateo Majorino tiene una tienda, el Paradiso del Tiramisú, montada con un palo y un cordel y con un interiorismo entre Ikea y un todo a cien. Dos neveras os recuerdan que esto es una pastelería. Pero cuidado con el producto: sólo hace tiramisú. ¡Pero qué tiramisú! De los mejores de Barcelona, de textura uniforme, ni demasiado líquido ni demasiado sólido, y hecho con las proporciones justas de cada elemento.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com