Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Castell de Cardona
Foto: ShutterstockCastell de Cardona

Los castillos más espectaculares de Cataluña

¡Disfruta de un patrimonio arquitectónico que parece sacado de las películas de espada y brujería!

https://media.timeout.com/images/105811575/image.jpg
Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Desde 'Juego de tronos' y el triunfo de Netflix, el medievalismo cotiza al alza. ¿Te has planteado hacer turismo de castillos? Cataluña está llena de fortificaciones com caché. De hecho, en el nombre mismo de nuestro país está implícito, el castillo. Según la teoría etimológica más aceptada, Cataluña es una evolución del término 'castlà', que viene del francés 'châtelain', el señor del castillo. Es decir, Cataluña podría querer decir tierra de castillos (la otra teoría dice que 'Cataluña' viene de Gotholandia, es decir, "tierra de los godos"). ¡Sea como sea, somos medievales a tope! ¿Una idea para una buena escapada? Visita los castillos más espectaculares, macizos y bonitos –o extraños– de nuestra geografía, y siéntete modern Tolkien un rato (¡uno de ellos está entre los cinco más bonitos de España!). Y si esto los castillos te parece poco exótico, pues date un garbeo por la Cataluña más 'freak'.

NO TE LO PIERDAS: Los pueblos más bonitos de Girona

Castillo de Requesens (Cantallops)
Foto: Ricard Martín

Castillo de Requesens (Cantallops)

El castillo de Requesens ha visto de todo: aquí se celebró la despedida de soltero de Pierre Casiraghi -según el guía había incluso una máquina de 'vending' de pollos al ast- y una secta llamada Hijos de la Luna causó un incendio la noche de Navidad de 1990, cuando intentó dar lumbre a la chimenea del salón principal, que hacía un siglo largo que no se encendía.

Y claro, se rodó aquella infamia llamada 'El caballero del dragón' (de Colomo, Fernando), con Bosé haciendo de extraterrestre desorientado y Kinski y Keitel paseando arriba y abajo con cara del Fary chupando limones. La edificación es laberíntica y gigantesca: está documentada desde finales del s. X (cuando los condes de Empúries y Rosselló se lo disputaban) y lo que veréis es la reconstrucción de 1899 que hicieron los condes de Peralada, que le hicieron el lifting para que fuera su residencia de verano. La visita guiada vale su tiempo en oro.

Castillo de Cardona (Cardona)
  • Museos e instituciones
  • Militar y marítimo

Estáis sobre el último palmo de Principado que sucumbió a los Borbones en 1714. Refugio de vizcondes, condes y duques de Cardona durante siete siglos, "reyes sin corona" por el oro blanco –la sal–, es una mole imponente con dos tesoros: la divina colegiata románica de Sant Vicenç y la torre de la Minyona. Se añaden un claustro gótico, los baluartes del XVII... Alberga un parador, museizado hace poco, y constituye, todo él, un monumento del Museo de Historia de Catalunya. El castillo es imponente, solemne, fastuoso... Todos los adjetivos se quedan cortos ante esta fortaleza inexpugnable que se empezó a construir hace 2500 años y que podéis visitar con reserva previa.

Publicidad
Castillo de Penyafort (Santa Margarida i els Monjos)
  • Museos e instituciones
  • Fuera de Barcelona

Se trata de un conjunto formado por los restos de la antigua casa fortificada de Penyafort, un convento y una iglesia. El castillo fue construido hacia el siglo XI. Tradicionalmente se localiza el nacimiento de San Ramon de Penyafort (1185 - 1275), dominicano y canonista, y consejero de Jaime I, canonizado en 1601. Las visitas guiadas se realizan el segundo domingo de cada mes con inscripción previa. En el castillo también comienza la Ruta de los refugios antiaéreos, que se hace el cuarto domingo de cada mes, ya que el recinto forma parte de los espacios relacionados con la aviación y la guerra civil.

Castillo de Peralada (Peralada)
  • Música
  • Espacios de música
  • Fuera de Barcelona

Peralada es mucho más que su castillo, de acuerdo, pero la edificación en sí no es poco. El Castillo de Peralada, Bien Cultural de Interés Nacional, tiene su origen en la Baja Edad Media y ha visto de todo: incendios, acosos, invasiones ... La última reconstrucción es de finales del s. XIX, y el ojo ilustrado verá elementos góticos, renacentistas y decimonónicos. Pero tan impactante es la piedra como la situación y lo que guarda.

Lo rodean unos suntuosos jardines obra del paisajista Duvilliers -33.000 m2 con todo tipo de plantas- y árboles con nidos de cigüeñas. Y dentro del conjunto museístico: el Museo del Vidrio, con una de las colecciones de vidrio privadas más importantes del mundo y la Biblioteca, con más de 80.000 volúmenes, 200 incunables y una colección extraordinaria de más de 1.000 ejemplares de 'El Quijote'. ¡Programa tu visita!

Publicidad
Castillo de Sant Ferran (Figueres)
Foto: Shutterstock

Castillo de Sant Ferran (Figueres)

Las zonas fronteras son zona de sangre y tortazos. Y los castillos servían para la guerra y la defensa, claro. De todo ello es testigo el gigantesco e impresionante castillo de Sant Ferran, en el punto más alto de Figueres. Esta fortaleza fue construida en 1753 y por su extensión fue la segunda más grande de Europa: 32 hectáreas con un perímetro de 3.120 metros. En las cisternas, situadas bajo un inmenso patio de armas, caben nueve millones de litros de agua (¡Abastecía a 4000 hombres!). Este es el monumento de mayores dimensiones de Cataluña y la fortaleza más grande de época moderna de Europa. Recuerda que Tejero pasó (bien ancho, cuidando de su huerto) ocho años de su condena (y le invitaron a un suquet de pescado!). ¡Reserva tu visita, que incluye una navegación en barca por la cisterna subterránea!

Castillo de les Fonts (Terrassa)
Foto: Viquipèdia

Castillo de les Fonts (Terrassa)

Alerta, que el titular del artículo dice castillos espectaculares, ¡no bonitos! Al sur de Terrassa, en el núcleo de población llamado Les Fonts, se levanta este castillo postindustrial, que merecería un lugar entre los enclaves frikis de Cataluña: lo encontraras al lado del riachuelo, entre chalets y con vistas a la estación de los Ferrocarriles. La historia es muy curiosa: lo hizo construir a finales de los años sesenta del siglo XX el empresario y coleccionista de antigüedades Jacinto García Mas, un hombre que se dedicaba a la compra de casas y edificios antiguos.

En principio lo hizo para almacenar su colección de antigüedades y trastos viejos. Todavía está en obras: es un pastiche anárquico de elementos medievales (torres, fosos, aleros, almenas, gárgolas) que incluye forjados de aires modernistas y bustos románicos. Por dentro está inacabado, tiene escaleras estrechas y laberínticas y una habitación terminada donde vive su propietario. Puedes ver el interior en esta visión de 360º.

Publicidad
Castillo de Quermançó (Vilajuïga)
Foto: Stanislav Doronenko/Viquipèdia

Castillo de Quermançó (Vilajuïga)

Ni visitas guiadas ni entrada ni nada: el castillo de Quermançó son un puñado de piedras muy antiguas a 2 km de Vilajuïga, situadas en una colina inaccesible por norte y sur, pero que actualmente se puede visitar a pie. Está documentado desde el año 1078, cuando el conde de Empúries lo utilizaba como archivo diplomático. Voló por los aires en 1814 por una explosión ordenada por el Mariscal Suchet durante la retirada francesa.

Y el lugar es telúrico y misterioso: las leyendas hablan de la presencia oculta del Toisón de Oro -aquella piel de cabra mítica que salieron a buscar Jasón y los Argonautas- o incluso del Santo Grial. Hasta el punto de que Salvador Dalí quiso instalar ahí el órgano de la Tramontana, un instrumento que sonaría de manera aleatoria cuando soplara el viento (un proyecto de lo más simpático que hace muchos años que la propiedad del castillo intenta hacer realidad y situarlo dentro de la ruta daliniana. Pero se agradece que haya adaptado el patrimonio, Bien de Interés Nacional, para que lo podemos visitar).

  • Lugares de interés
  • Sitios y edificios históricos

El castillo, que se alza en el punto más alto de una colina y del que se habla por primera vez en documentos del siglo X, ha sido rehabilitado en buena parte y se puede visitar. El patio de armas, la sala de esgrima, la iglesia de Santa María o las cuadras son algunos de los espacios a los que puede acceder. Desde el mirador también se puede observar el macizo del Garraf, la sierra de Collserola, el plano de Barcelona, la montaña de Montjüic, el Delta del Llobregat y la línea de costa. Lo podéis visitar, mejor con reserva.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad