Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Continuismo vs. revolución en el teatro madrileño
Noticias / Teatro y Artes Escénicas

Continuismo vs. revolución en el teatro madrileño

Angélica Liddell
Angélica Liddell

En las últimas semanas hemos ido conociendo la programación de la mayoría de las instituciones teatrales públicas de Madrid y de algún que otro teatro privado. La única que no se ha presentado ha sido la de las Naves de Matadero (Ayuntamiento), pero todo parece indicar que estará en la línea de lo que presentó Teatros del Canal (Comunidad), que estrena nueva dirección artística, compartida por Natalia Álvarez-Simó y Àlex Rigola. Un programa que, por cierto, ha sido acogido con el mismo entusiasmo que rechazo suscitó la llegada de Mateo Feijóo a Naves Matadero. No entraremos en estos misterios, dignos de Cuarto Milenio.

Lo que queda claro es que tanto el Canal como Matadero y, en menor medida, el Pavón Kamikaze y el Teatro Español, suben el nivel de riesgo dando cabida a manifestaciones escénicas no tan habituales fuera de circuitos alternativos, programas residuales, festivales y ciclos periódicos. En frente tienen a otras instituciones como el Centro Dramático Nacional o la Compañía Nacional de Teatro Clásico (ambas dependientes del Ministerio de Cultura) cuya apuesta pasa más por un virgencita, virgencita, que me quede como estoy, lo mismo que ocurre con el Teatro de La Abadía, cuyo arranque de temporada estará cuajado de reposiciones.

Sea como sea, tanto en un lado como en otro hay cosas muy interesantes que no hacen más que subir el nivel teatral de esta ciudad, porque ni el continuismo supone una merma de calidad, ni el cambio garantiza un maná semanal de joyas incuestionables. En general, habrá más danza, más escena contemporánea, más límites difuminados entre géneros, más contaminación de lenguajes, más dramaturgia española viva, más lecturas renovadas de los clásicos… y menos comedia de usar y tirar.

Ejemplos. De la ingente programación de los Teatros del Canal destacaremos, por ejemplo, la vuelta a España de Angélica Liddell, con tres montajes, tres, junto a otros creadores como Rodrigo García, Thomas Ostermeier, La Tristura, Israel Galván, La Veronal, Peeping Tom, Jérôme Bel, Jan Fabre o El conde de Torrefiel. En el Pavón Kamikaze habrá grandes noches con ‘Ensayo’, de Pascal Rambert, la versión teatral de ‘Smoking Room’ o una obra brutal como ‘Tebas Land’, de Sergio Blanco.

En el Teatro Español, Blanca Portillo dirigirá ‘El ángel exterminador’, de Buñuel, el argentino Lautaro Perotti posibilitará el debut de Carmen Machi en este escenario con su obra ‘Cronología de las bestias’ y veremos lo último de La Zaranda. Y en el Centro Dramático Nacional promete el montaje de ‘Bodas de sangre’, de Lorca, que va a dirigir Pablo Messiez, el ‘Pericles’ shakespeariano de Declan Donellan o la recuperación de una pequeña gran creación que revolucionó el off madrileño la temporada pasada: ‘Yogur/Piano’.

Advertising
Advertising