Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Las 5 películas favoritas para los Goya 2019

Las 5 películas favoritas para los Goya 2019

De Sorogoyen a Lacuesta, esto es lo que opinamos de las nominadas a Mejor Película en la gran fiesta del cine español

El reino
©Julio Vergne
Advertising

Ya se ha hecho pública la lista de nominaciones a los premios Goya 2019 y es hora de empezar a rellenar quinielas. A juzgar por las evidencias, las dos favoritas son 'Campeones', de Javier Fesser, que opta a 11 cabezudos, y 'El reino', de Rodrigo Sorogoyen, que opta a 13. Saldremos de dudas la noche del sábado 2 de febrero. Mientras tanto, y para que no falte la polémica, aquí os contamos qué nos parecieron las 5 películas que optan al cabezudo mayor. ¿Estáis de acuerdo con las opiniones de nuestros críticos?

RECOMENDADO: Las mejores películas de lo que llevamos de 2018 

El reino
©Julio Vergne
Cine, Thriller

El reino

El corazón de un político corrupto debe de sonar como el tema que clausura una sesión de techno que nadie quiere que se acabe. O así es cómo lo ausculta Rodrigo Sorogoyen en 'El reino', thriller hipertenso que se mueve con la rapidez de un lagarto que tiene miedo de que le corten la cola. Quizás ahora, cuando los telediarios nos han saturado con informaciones sobre Gürtel, Noos, Cifuentes y etcétera, parecería redundante y oportunista hacer una película que insista en el olor a podrido del sistema político español, pero la pertinencia de 'El reino' es tensar nuestra postura moral sobre el tema pegándonos a la espalda del corrupto (un portentoso Antonio de la Torre) para saber qué piensa cuando hace el mal y cómo sufre cuando su partido lo quiere sacrificar en nombre del bien común. La secuencia final es obvia en su didactismo, pero el resto es pura electricidad, y no precisamente estática.

Time Out dice
Cine

Entre dos aguas

La película empieza con la imagen de un pájaro caído sobre unas hojas, que aletea y que finalmente se vuelve a poner derecho. No será el único que volverá a la vida. Lo harán, también, algunos de los personajes que, hace doce años, protagonizaron 'La leyenda del tiempo' y con los que nos reencontramos en 'Entre dos aguas', una ficción que logra plasmar la vida misma. 'La leyenda del tiempo' se dividía en dos bloques según sus dos protagonistas: Isra, un niño gitano de duelo por la muerte del padre, y Makiko, una chica japonesa que viajaba a Cádiz siguiendo la pista de Camarón. En 'Entre dos aguas', en cambio, Isaki Lacuesta prescinde de Makiko para centrarse en Isra, que ahora es padre de unas niñas y que acaba de salir de la prisión para encontrarse en un mundo que le ofrece poco más que precariedad. La dualidad, sin embargo, sigue presente en una película que gira en torno a dos hermanos y que se instala en el tiempo presente para hacer incursiones en el recuerdo del pasado mediante algunas imágenes de 'La leyenda del tiempo'. No es extraño que 'Entre dos aguas' haga referencia a esta naturaleza dual en su título, que señala también la importancia del entorno acuático, el de las playas y los ríos de San Fernando. El cielo rosado, crepuscular, se refleja a menudo en el agua y embellece una película conmovedora, que resuelve un enigma solo al alcance del cine: capturar el paso del tiempo.

Time Out dice
Advertising
Cine, Drama

Carmen y Lola

Explicada desde un punto de vista luminoso, 'Carmen y Lola' intenta captar aquello tan especial que implica encontrar el primer amor. Pero la directora Arantxa Echevarría sabe que está tratando con un material extremadamente sensible. Sabe que se enfrenta a una serie de tabúes, sabe que destapa una realidad asfixiante y opresiva, la de la mujer en el seno de una sociedad tan patriarcal y aferrada a sus raíces como la gitana. Por eso estamos ante una película necesaria y urgente, que sacude y remueve por su transparencia y honestidad. La cámara se introduce de manera naturalista en la intimidad de las protagonistas reflejando su mundo y sus circunstancias para descubrir su falta de libertad a la hora de elegir el destino. Entre el documental y la ficción, transmite una autenticidad que hacía tiempo que no veíamos en el cine.

Time Out dice
Cine, Drama

Todos lo saben

Ahora que el precedente de 'Vicky Cristina Barcelona' ya queda un poco lejano, Javier Bardem y Penélope Cruz vuelven a hacer una película en España bajo las órdenes de un director extranjero. Esta vez no es Woody Allen, sino el iraní Asghar Farhadi, ganador del Oscar en dos ocasiones, por 'Nader y Simin' y 'El viajante', que aquí firma un melodrama familiar reflexivo, donde la palabra tiene un papel importante. Todo empieza cuando el personaje de Penélope Cruz, Laura, vuelve de Buenos Aires al pueblo donde creció para celebrar la boda de su hermana, con sus dos hijos. Ha dejado a su marido, un hombre de negocios mayor que ella (Ricardo Darín), y está a punto de reencontrarse con su amor de infancia (Bardem), el vínculo que necesita para volver a echar raíces en la tierra. Pero lo que se plantea como una gran fiesta, pronto se enturbia. La noche de la boda, su hija Irene desaparece, y encima de su cama encuentran un mensaje con letras recortadas de periódico. La escena tiene pinta de secuestro. Pero lo que aparentemente podría ser un relato de intriga tipo Agatha Christie se convierte, en manos de Farhadi, en la oportunidad de hablar de una familia fracturada, y también de una sociedad rural de tensiones silenciosas, de terratenientes y trabajadores inmigrantes, de deudas heredadas y secretos históricos que de pronto salen a la luz.

Time Out dice
Advertising
Cine

Campeones

Javier Fesser abandona el imaginario visual surrealista que lo había caracterizado durante buena parte de su trayectoria para establecerse en el terreno del costumbrismo a través de una serie de personajes que no necesitan la fantasía para llamar la atención, porque ya tienen el sentido de la maravilla incrustado en su ADN. Resulta complicado resistirse a la ternura que desprende este equipo de baloncesto formado por discapacitados intelectuales que encuentran en el deporte, el compañerismo y la amistad una ilusión con la que llenar la vida. Pero lo más complicado que consigue Fesser no es hacer reír y llorar, sino que el espectador acepte sin reparos la manipulación emocional, el subrayado y el elemento enfático. Y todo gracias a que desde el primer momento el director va de cara, sin engañar a nadie. Una comedia casi kamikaze.

Time Out dice
Advertising