El Madrid más feo

Edificios horribles, plazas incómodas, rotondas imposibles, iglesias futuristas, estaciones antiguas… los lugares que menos nos gustan de la ciudad. ¿Cuáles son los vuestros?
Mirador Sanchinarro
©Coriplus
Por Time Out Madrid |
Advertising

Vaya por delante que estamos enamorados de esta ciudad, de sus barrios, sus restaurantes y sus gentes y que aquí hay rincones muy bonitos repartidos por todo Madrid. Pero no es oro todo lo que reluce. Asumámoslo, la capital también esconde rincones que no nos gustan, por su arquitectura, su ubicación, su diseño o su cuidado. Desde edificios como el Mirador de Sanchinarro hasta iglesias como la del Buen Suceso, estos son algunos de los lugares más feos de la ciudad. ¿Conocéis alguno más?

Mirador Sanchinarro
©Ricardo Ricote Rodríguez

Mirador de Sanchinarro

Fue considerado como uno de los edificios más feos del mundo por el diario Telegraph en el año 2012. Construido por el estudio MVRDV en colaboración con la arquitecta madrileña Blanca Lleó, contiene más de 150 viviendas y una gran apertura central a 36,8 metros del cielo por la que se conoce a esta construcción coloquialmente como “el edificio del agujero”. Se construyó con 9 bloques independientes con colores blancos, negros y grises. La pintura anaranjada representa la circulación del edificio. A pesar de su arquitectura posmoderna, los vecinos presentaron tras su construcción, en el año 2005, varias quejas por la calidad de los materiales.

Plaza Soledad Torres Acosta
©Luis García

Plaza de Soledad Torres Acosta

Más conocida como la Plaza de la Luna, este espacio público abierto situado a espaldas de la Gran Vía es un poco deprimente. Apenas sin árboles, con diferentes alturas y escalones, un pavimento que necesita una limpieza y renovación urgente, por no hablar de esa salida del parking medio oxidada. A pesar de ser reformada en el año 2007, sigue siendo un plaza inhóspita y poco acogedora, sin bancos donde descansar. A ella desembocan calles como la de Tudescos, Silva, Concepción Arenal, Desengaño, Corredera Baja de San Pablo y Luna, que también dio nombre a unos cines convertidos ahora en un gimnasio.

Advertising
El Oso Verde

El Oso Verde

Nos ha costado elegir solo una entre la amplia oferta de rotondas desastrosas que hay en Madrid, especialmente en los municipios que rodean el centro de la ciudad. Pero este oso tipo gominola gigante verde de 7 metros de altura se alza con el primer puesto. En el momento de su instalación se conoció el presupuesto que el Ayuntamiento de Boadilla del Monte había destinado a la decoración de esta y otras dos rotondas: 2 millones de euros. En cuanto al artista, Eladio Mora (dEmo es su nombre artístico) es el mismo que firma la gran rana gigante situada en la Plaza de Colón, frente al casino.

El Ruedo
©Asqueladd

El Ruedo

Si pasáis a menudo por la M-30 seguro que os suena este complejo de viviendas con cierta mala fama en el pasado. Ubicado en el distrito de Moratalaz, fue diseñado por el arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza y construido entre 1986 y 1989. Este bloque circular, que para muchos simula la fachada de una prisión, estaba destinado a pisos sociales para personas de rentas bajas y en 1990 recibió a más de 300 familias realojadas del poblado chabolista del Pozo del Huevo, en Villa de Vallecas. Fue ahí cuando comenzaron los problemas con el resto de habitantes del barrio y se convirtió en un foco de droga en los años 90. Hoy en día la situación ha mejorado considerablemente y en esta corrala conviven más de 1.300 familias de todo tipo, aunque los problemas económicos les siguen acechando.  

Advertising
Parroquia del Buen Suceso
©Zarateman

Parroquia de Nuestra Señora del Buen Suceso

En el apartado eclesiástico, los desastres arquitectónicos también se cuentan por decenas, especialmente en las de nueva construcción. Por ejemplo, esta iglesia ubicada en la calle Princesa fue remodelada en los años 80 y ahora luce como este enorme bloque de hormigón. Originalmente, la iglesia del Buen Suceso se situaba junto a la Puerta del Sol, aunque se trasladó al barrio de Argüelles en 1868. En el 75 empezó el derribo del edificio, en estado de ruina, y el 17 de abril de 1982 reabrió sus puertas convertida en lo que es hoy.

Estacion de Chamartín
©M.Peinado

Estación de Chamartín

Fea, anticuada y algo caótica. Esta estación ferroviaria, que conecta la capital con los destinos del norte de España necesita una reforma urgente (que supuestamente se llevará a cabo cuando se apruebe la Operación Chamartín, si es que se aprueba algún día). Aunque se proyectó durante la II República, la estación actual fue construida entre 1970 y 1975 por los arquitectos Alonso, Corrales y Molezún y el ingeniero Rafael Olaquiaga. Además de vías y andenes, cuenta con un espacio comercial con tiendas, algún café, un gimnasio y una zona de patinaje sobre ruedas con restaurante incluido donde se organizan fiestas ‘rolling dance & burger’.

Advertising
Vallecas 20
©Luis García

Vallecas 20

No sabemos muy bien por qué, pero durante una época Madrid decidió innovar en la construcción de sus viviendas sociales. Este edificio de 74 metros de altura y 22 plantas, situado en el Ensanche de Vallecas, es buena muestra de ello. Tiene 132 pisos en régimen de VPO y fue diseñado por el estudio de arquitectura Entresitio. Para el recubrimiento tanto del “bloque” como de la “torre” se usó el zinc, de ahí su característico color negro.

Paque Valdebebas
©Asqueladd

Parque de Valdebebas

Aunque en realidad se llama Parque Felipe VI, se sigue conociendo como el Parque de Valdebebas. Se encuentra ubicado entre esta localidad (todavía a medio construir) y la vecina Sanchinarro. Será cuestión de tiempo, seguro, pero parece que la deforestación ha llegado a esta zona -que debería ser- verde. Apenas hay sombras donde refugiarse del calor y el césped lucha por sobrevivir en las 340 hectáreas que ya se han inaugurado (el proyecto final es de 470). Aun así, el concepto es bueno: quiere ser un parque sostenible y utilizar agua regenerada de la ciudad, además de contar en un futuro con 206.000 árboles y 183.000 arbustos, un bosque participativo, un laberinto, etc.

Advertising
Edificio de Bambú
©JRxpo

Edificio de Bambú

Otro de los ejemplos en lo que a innovación en viviendas protegidas se refiere es este edificio cuyo recubrimiento es de bambú, pensado no solo como una ¿original? decoración sino que este recubrimiento permite el control de los rayos de sol y dota al edificio de un colchón térmico, acústico y visual que lo protege de la lluvia y el viento en invierno y de las altas temperaturas en verano. Fue diseñado por el estudio de arquitectura FOA (Foreign Office Architects) formado por los arquitectos Alejandro Zaera y Farshid Moussavi, y alberga 88 viviendas sociales. A pesar de no convencer a todo el mundo, este edificio ubicado en Carabanchel fue galardonado por el Royal Institute of British Architects (RIBA).

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas
©Luis García

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas

Varias capas de hormigón que recubren una imponente fachada gris. La calle Conde de Peñalver esconde esta mole de cemento, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas, construida entre 1967 y 1970 por el arquitecto Cecilio Sánchez-Robles Tarín. El completo incluye también un convento y sirve como centro de acogida de misioneros. En 1989 sufrió una amplia reforma por parte de Manuel Mateo Sanz. Además de por su tamaño y materiales de construcción, el edificio destaca sobre todo por su clara influencia de la corriente de Le Corbusier.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com