0 Me encanta
Guárdalo

Restaurantes de hoteles con encanto en Madrid

Seleccionamos las últimas aperturas gastronómicas en hoteles. De espacios en clave tabernaria a menús de autor, pluralidad para acercarse a todos los bolsillos

DiverXO, Santceloni, Ramón Freixa, Kabuki Wellington… ¿a quién no le suenan? Son ejemplos de restaurantes asociados a un hotel. Platos imprescindibles en hoteles de primera. Hay grandes cocinas también en hoteles sin chef de relumbrón: Westin Palace, Ritz, Villa Magna, Orfila, etc. Pasa aquí y pasa fuera. Podemos hablar de Echaurren, de Atrio, de Abac o de Dani García, entre otros. En Madrid tenemos restaurantes en una planta 30, en salones de banquetes históricos o con jornadas de prestigiosos chefs invitados, hay terrazas 360 grados para ver y coctelerías semiescondidas para no ser visto. Lo que sigue se centra únicamente en algunas de las últimas aperturas, espacios que evidencian la heterogeneidad y dinamismo del sector, su apuesta clara por la restauración. Y la podemos disfrutar todos, no únicamente sus clientes.

La Atrevida
1/9

La Atrevida

La sopa de jarrete de ternera con fideos chinos está empezando a cosechar innumerables Likes. Es invierno y eso ayuda pero lo realmente hace que este plato -y su espléndida costilla asada- sume puntos es que detrás se encuentra la mano de Óscar Velasco (chef del celebrado Santceloni), que asesora y ha diseñado la carta debut de este nuevo restaurante. El espacio también cuenta con una zona de barra para entregarse al tapeo. El comedor –con sus dos reservados- es el alma de esta última singladura por el producto y el recetario reinterpretado (con esas conservas que se terminan de construir frente al cliente). Eso sí. Se han ido lejos para buscar el nombre, que remite a una corbeta que protagonizó importantes expediciones político-científicas para nuestra botánica allá por el siglo XVIII. Pero a sus comensales les espera una feliz travesía. 

¿Dónde?: NH Lagasca.

Hermosos y Malditos
2/9

Hermosos y Malditos

El nombre es también el de una novela de Francis Scott Fitzgerald. Así que no puede ser sino un espacio cosmopolita, bien iluminado y mejor decorado, frecuentado por gente guapa y, por supuesto, con una tan respetable como imprescindible carta de cócteles a mano. Cuando detrás de un concepto/proyecto semejante está la gente de Better (con la colaboración de Alejandra Ansón y Miguel Bonet) no existe el miedo a las expectativas no cumplidas. Te puede gustar más o menos su steak tartar, puedes preferir sus costillas deshuesadas a su merluza a la plancha pero cada plato (incluidos sus desayunos) tiene el brillo elegante y opaco de cualquier fiesta a este lado del paraíso.

¿Dónde?: Tótem Madrid.

Dos Cielos
3/9

Dos Cielos

Si protagonizas un exitoso espacio televisivo, todo el mundo te (re)conoce. Si tienes una estrella Michelin, todo gourmet, foodie o hedonista que se precie o te ha puesto cara o, mejor aún, ha comido en tu restaurante de la vigesimocuarta planta del Meliá Sky (Barcelona). Vaya, que a estas alturas los hermanos Torres no necesitan presentación. Para quienes busquen más currículum, existe google. Pero ahora lo realmente significativo es que su cocina madura, su oda al producto acaba de llegar a Madrid. Por lo que vale un billete de AVE a Barcelona, te sirven un menú degustación (empanadilla rellena de cangrejo real, dendé y sagú, San Pedro a la meunière, calabacín y perlas de chirivía, entre sus propuestas). Salivando ya.

¿Dónde?: Gran Meliá Palacio de los Duques.

Arzábal Ponzano
©Estanis Nuñez
4/9

Arzábal Ponzano

La fiebre #ponzaning sube otro grado más con (quizás) la pareja más incombustible del panorama hostelero madrileño. Iván Morales y Álvaro Castellanos (aka Grupo Arzábal), después de infinitas horas de vuelo, acaban de aterrizar la calle/zona más gastro del país. Ellos no lo dirán –y seguramente no lo sea porque, tirando de frase hecha, “no hay rival pequeño”- pero esta apertura es pan comido. Barra desenfadada y comedor para  40 personas. Bocados conocidos -patatas a la importancia con cigalitas, salteado de arroz con trufa y setas, alitas de pollo de corral...- y otras ágiles interpretaciones de la tradición irán llegando, al ritmo de las estaciones, a sus mesas. Una pica en Flandes con todas muchas garantías y mejor bodega. 

¿Dónde?: NH Madrid Chamberí.

Cebo
5/9

Cebo

A pesar de muchas idas y venidas sin poder consolidar el aplauso cerrado que se merece, Aurelio Morales ha encontrado ahora una cocina a su altura, un espacio donde puede brillar su personalísima interpretación de un viaje por el Mediterráneo con una maleta carga de recuerdos madrileños. Preparan con igual destreza espardenyas y callos. Sirven dos menús degustación (15 o 20 pasos) y a lo largo de la velada hay emoción, atrevimiento, técnica, sabor… Producto excelso al servicio de una profunda alma contemporánea, la de un cocinero inquieto y meticuloso.  

¿Dónde?: Urban G.L.

Trotamundos + YOUniverse
6/9

Trotamundos + YOUniverse

De arriba abajo en este recién estrenado hotel, con interiorismo de Lázaro Rosa-Violán, se suceden los momentos gastronómicos. Es fácil dejarse caer por el restaurante/terraza YOUniverse ante la atractiva y heterogénea oferta de desayunos (vale para tu brunch del finde), a la hora que no perdonan los vermuteros o para los noctámbulos que buscan cócteles+dj’s. A pie de calle, además de la siempre tentadora vitrina de Mamá Framboise, la fusión salta al plato en Trotamundos. Con ese nombre… Cocina internacional que recoge la tendencia (bao, tacos, veggie burger…), no olvida lo castizo (bocadillos de calamares, croquetas de cocido), se fundamenta en lo mestizo y viajero (ensaladilla rusa con espuma de jalapeño, mejillones thai, picantón a la Jamaica, cheesecake de guayaba)…  Gente de negocios y turistas culturales recién llegados a Atocha, no penséis más. Está a un paso de la estación. El Retiro y el triángulo del arte, a dos.

¿Dónde?: Only You Atocha.

Tablafina
©José Antonio Rojo
7/9

Tablafina

Desde la pasada primavera hay un lugar que quizás pase desapercibido entre el atropellado ir y venir de turistas por la zona. Pero no debería. Es un secreto gourmet que hay que (re)conocer. Gobiernan los embutidos, las conservas y los quesos, que se exponen en unas vitrinas a la vista del cliente. Todo, claro, de una calidad incuestionable. La oferta se completa con una respetable lista de vinos y una carta de tapas, ejecutadas por el chef Jesualdo Bermejo, donde no faltan clásicos de nuestro escena tabernaria (de bravas o ensaladilla rusa). El producto local, unas seleccionadas denominaciones de origen y un trato esmerado son los pilares de este informal y oportuno wine bar, un proyecto quizás exportable a otros hoteles del grupo. Si no se fían de nosotros, fíense de Abel Valverde y David Robledo, ambos ilustres Jefe de sala y Sumiller en Santceloni, encargados del asesoramiento.

¿Dónde?: NH Nacional.

Nice to meet you
8/9

Nice to meet you

Gran Vía con Plaza de España. Decimocuarta planta. Terraza de 360 grados. De las vistas ya te haces una idea. Sí, el atardecer desde aquí es espléndido. Tomándote una copa, aún mejor. Puedes irte lejos del ruidoso y ajetreado centro sin moverte de él. A favor de la escapada, el restaurante -cuyo interiorismo firma el estudio de Sandra Tarruella- presenta una carta para todos los públicos, de evidente corte actual. No fallan las croquetas, gyozas, baos o rabas ni los contemporáneos platos de pescado y carne. Dos ejemplos demostrativos: merluza al horno con muselina verde sobre puré cremoso de Vitelotte y crujiente de cebolla en dos cocciones y carrillera ibérica glaseada al bourbon, puré y crujientes de boniato y brotes ácidos. Sagaces urbanitas ya han dado su bendición a esta azotea. Ahora asómate tú.

¿Dónde?: Dear Hotel.

Casa Suecia
9/9

Casa Suecia

Se acabó lo del 2x1. Aquí la oferta es 4x1. Restaurante, barra, coctelería y terraza. Al frente de este nuevo traje para un hotel con solera, dos pesos pesados como Lluis Canadell (restauración –Lomo Alto y Bocagrande en Barcelona-) y Lázaro Rosa-Violán (interiorismo -¿quién no le ha llamado todavía?-). Cocina mediterránea, concepto brasserie internacional para el espacio más gastronómico (léase, por ejemplo, berenjena frita con láminas de atún ahumado o salmón a la madera con ensalada de hinojo), desayunos de diez (vaya, de cinco estrellas) que ceden su sitio en la zona de barra a apetecibles tapas a partir del mediodía y una azotea emplazada entre edificios emblemáticos, con horario ininterrumpido de 12.00 a 2.00 y una carta ligera con productos distinguidos (ostras, jamón…). En los cincuenta Hemingway llegó a hospedarse aquí y seguro que pidió un daiquiri, su cóctel favorito. Tú puedes hacer lo mismo –déjalo en manos el conocido bartender Adrian Sehob- y más. Para sorprender a tu pareja.

¿Dónde?: NH Collection Madrid Suecia.

Críticas y valoraciones

0 comments