Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Cientotreinta grados
Cientotreinta grados

Las mejores panaderías de Madrid

Fermentaciones largas, harinas eco, respeto por el proceso y sus tiempos... Estos obradores están reescribiendo el pan artesano

Escrito por
Gorka Elorrieta
Publicidad

De Javier Marca, uno de los pioneros de la masa madre en Madrid con Panic a Beatriz Echeverría con El Horno de Babette. De la familia que amasa unida sea en Panem (cinco hermanos) al nombre propio, John Torres. De la gente de Laib, que elabora sin gluten, a los de hogazas con conciencia social de Panifiesto. De Colmenar Viejo (Brulèe) a San Lorenzo de El Escorial (Obrador Abantos). Apúntalos todos para celebrar el Día del Pan (16 de octubre), que debería ser todos los días. 

RECOMENDADO: Dónde probar las mejores pizzas de la ciudad

  • Tiendas

¡Actitud! Eso es lo que pido a la gente que va a formar parte de un equipo donde todos hacemos de todo. No hace falta experiencia. Prefiero  formarles desde cero, sin vicios adquiridos”, apunta Antonio, que cada jornada busca y encuentra la felicidad de sus clientes sea con una hogaza de trigo blanco (es lo más estándar y lo que mejor refleja nuestra filosofía”) o un par de panquemaos. Eso sí, mejor reserva lo que te quieras llevar. La producción es grande pero la demanda también. “Mi abuelo estuvo en una panadería en la posguerra. Y  de niño me llevó al que fue su lugar de trabajo. Son recuerdos lejanos pero intensos. Sin embargo, el impulso definitivo para dejar su profesión de topógrafo y andar a todas horas entre harinas bio molidas a la piedra se lo dio Ibán Yarza, el gran divulgador del pan, y libros como los de Jeffrey Hamelman y Dan Lepard. “Ahora me siento totalmente realizado. Si hacer pan con masa madre es complicarse la vida, la verdad es que nos encanta complicarnos la vida. Apostamos por la calidad del producto y no regateamos ni un milímetro en el binomio ingredientes-procesos”.

  • Tiendas

Los premios son un reflejo de que hacemos todo lo posible por seguir mejorando, y eso no solo implica haber probado con harinas del sur de Francia, italianas o de Guadalajara. Pero hacer barrio y que mucha gente apueste por tu producto es mucho más satisfactorio, reconoce Alberto, formado en el extranjero, fundamentalmente en el San Francisco Baking Institute. Es tal la respuesta de los clientes (incluidos Fismuler, Charrúa o El Señor Martín) que el obrador de Chamberí se les está quedando corto. Prueba su pan RAF o un maritozzo y también volverás. Hay muchas formas de hacer pan. Hay que ser humilde y flexible, aprender a diario. Nuestro nivel de autoexigencia nos lleva a poner en duda mucho de lo que hacemos. Ojo, porque, tirando de sus raíces italianas, parece que se van a animar con el panettone. 

Publicidad
  • Tiendas

La Miguiña dio un salto exponencial con la entrada de nuevos socios pero, aunque por el camino perdiera el nombre, Begoña es rotunda: “Nunca he trabajado tanto y tan feliz. Tengo gente que me apoya y valora mi trabajo, un equipo comprometido en el que poder confiar y estoy encantada con mis formaciones de pastelería. No paro de aprender e innovar”. Y eso que llegó hace 20 años casi de rebote, por un novio panadero. La que siempre quiso ser veterinaria maneja una cartera de 80 clientes de hostelería y elabora un pan integral y unas palmeras por las que se pega medio distrito. “Nos queda un largo camino, pero antes te traías el pan del pueblo y ahora, cuando vas al pueblo, te llevas el pan de la ciudad”. 

  • Tiendas

 Timi es la parte creativa. Y yo, la persona más técnica. Así hemos llegado a un equilibrio y entendimiento estos años. En nuestros inicios en Budapest llevábamos solos todo el obrador, sin empleados, y eso forjó esta dinámica”, argumenta Joaquín, que junto a su pareja –ambos con años de experiencia en la restauración–, ha transformado un local ruinoso en los alrededores de la plaza de Olavide en un recogido y atractivo café-bakery de ascendencia centroeuropea y francesa.  “Nuestro miedo desapareció el domingo que levantamos la persiana. Teníamos cola en la puerta. No nos lo podíamos creer”. Por mucho que vayan evolucionando, algo constante en su triunfal sección de repostería, todos sus panes, casi una decena, fermentan exclusivamente con masa madre.  “Pero no somos de panes extremadamente ácidos”. Regla tan inquebrantable como  ineludible es su croissant de almendras. Les tendremos para rato en Madrid pero el proyecto no ha perdido su carácter nómada. “Abriremos en Szigliget, un bonito pueblo a orillas del lago Balaton”.

Publicidad
  • Tiendas

Domenico conoce bien el tirón del panettone, quizás el producto de panadería más exigente. Lo ha desestacionalizado y lo sirve en una bolsa de plástico para ofrecerlo a un precio razonable. Llegó a vender casi un centenar a finales de abril. Los clientes, también asiduos a su focaccia, ya están esperando que cuelgue el cartel anunciando la próxima hornada.  Nacieron en un mercado ( “quizás empezamos con el obrador más pequeño del país; no son ni 20 metros cuadrados”) y, aunque apenas llevan medio año en Arganzuela, muchos vecinos conocen bien la oferta de sus estanterías (del multisemillas al de centeno con nueces) y sus vitrinas (croissants, palmeras, tartaletas los fines de semana...). Y eso que la producción, a diario en manos de Javi, un panadero con 30 años de experiencia, está en constante movimiento. Tan pronto sale un pan murciano como venden el tradicional pan de muertos mexicano. “No vemos clientes, vemos amigos. Buscamos hacer pan de calidad asequible. De hecho, no hemos variado los precios en tres años”.

  • Tiendas
  • Pastelerías
  • Barrio de Salamanca
  • precio 1 de 4

Más que obligatorio, es necesario llevarse un pan de semillas y su croissant en una primera visita. Tras años de aprendizaje autodidacta con libros, vídeos y foros y un curso en una escuela ya desaparecida, Darío, el arquitecto que ahora puede decir soy panadero, ha posicionado su obrador entre los mejores de la ciudad en apenas seis años. Me emociona  la riqueza olfativa que acompaña el hacer pan, desde su fermentación hasta que sale del horno. La búsqueda de la perfección me mantiene despierto. Me parece complejo y bello domar la harina y las masas madre para que a diario salgan productos increíbles. Como el pan de calabaza asada que ofrece solo en otoño.

Publicidad
  • Tiendas

“La primera vez que toqué una masa tendría 7 años, en mi Brasil natal, junto a mi abuela. Una vez a la semana se elaboraba pan para toda la familia. Profesionalmente hace unos 10 años”. Silene da Rocha cuenta con tres locales repartidos en Las Rozas, Majadahonda y Boadilla del Monte y una web a través de la que realiza envíos a todo el país (“trabajar solo con masa madre 100% aumenta la durabilidad del producto fresco”). Suma alrededor una treintena de recetas de pan pero, si el cafuso o el de moringa son los más originales, el de kamut sigue siendo la estrella de la casa. “Cuando decimos que nuestro pan está hecho con alegría, no es una simple metáfora. De madrugada en el obrador, al que vengo cuando es necesario o cuando lo echo menos, me pongo samba”. Hace ya siete años que montó el obrador y en este tiempo ha trabajado para nombres como DiverXO o El Club Allard. “La panadería es dura, conlleva muchas horas y trabajo físico. No vale con que te guste, tiene que apasionarte. Si estás enfadado con la vida, no seas panadero”.

  • Tiendas
  • Pastelerías
  • Barrio del Pilar

Grandes hogazas de pan elaborado con masa madre y cocido en horno de piedra como antaño presiden este local, paraíso de los amantes del pan de calidad y de quienes disfrutan probando variedades como panes de tomate, ajo y vino, semillas o nueces. El horno de Babette es el fruto de la apuesta de Beatriz Echevarria, una periodista madrileña que, tras 18 años en el extranjero, decidió en 2007 regresar a Madrid  y compartir sus conocimientos acumulados durante años de estudio y práctica como cocinera autodidacta con la puesta en marcha de una escuela de repostería y panadería y de un establecimiento de venta al público. Entre sus cursos podemos aprender técnicas para realizar en casa todo tipo de panes, bizcochos, dulces tradicionales, tartas e incluso pizza.

Publicidad
Pan.Delirio
  • Tiendas
  • Pastelerías
  • Barrio de Salamanca
  • precio 1 de 4

Padre e hijo con el mismo nombre, Javier Cocheteux, se aventuraron en un proyecto familiar movido por el sueño y la pasión por la cocina y la gastronomía, de ahí el nombre de su obrador. Juntos, abrieron sus puertas donde elaboran además del considerado uno de los mejores roscones de Reyes de la capital, pan artesanal con masa madre y las mejores harinas seleccionadas. Todo, hecho con cariño, paciencia e ilusión para acercar los mejores productos a los que apuestan por calidad y el sabor.

  • Tiendas
  • Pastelerías
  • Conde Duque

¿No encuentras pan artesanal en el centro de Madrid? Eso es porque no has visitado Panic, una boutique del pan que reivindica y recupera el buen hacer de las panaderías tradicionales tomando tiempo, paciencia, harina, agua y sal como únicos ingredientes y mostrando todo su arte través del cristal de su escaparate. Su oferta es sencilla, compuesta por seis tipos de pan ecológico que basan su éxito en una estudiada fermentación y horneado y que deben ser solicitados por encargo. Javier Marca, su responsable, organiza periódicamente cursos donde enseña su técnica a todos aquellos que quieran hacer pan en el calor de su hogar.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad