Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Esta casa rural en medio de la naturaleza madrileña está a un clic en Airbnb
AirbnbEsta casa rural en medio de la naturaleza madrileña está a un clic en Airbnb

8 Airbnb en la Sierra de Madrid: ¡todo al verde!

Porque dejar atrás el ajetreo de Madrid puede ser un buen plan, he aquí nuestra selección de casas rurales de ensueño

Escrito por
Time Out Madrid editors
Publicidad

Te gusta Madrid. Te gusta y mucho. Disfrutas recorriendo su asfalto, perdiéndote por las calles del centro, paseando desde Atocha hacia Lavapiés, descubriendo qué hay de nuevo en Chueca y buscando alojamiento en la ciudad porque, de nuevo, quieres hacer noche aquí. Ahora bien, de vez en cuando, el cuerpo te pide campo, silencio y aire puro. Para cuando esto ocurra, hemos seleccionado en Airbnb nuestras casas rurales favoritas de la Sierra de Madrid.

RECOMENDADO: Los mejores Airbnb en Madrid.

La casa de cuento
Airbnb

1. La casa de cuento

Es robusta, señorial, de techos de madera, paredes de ladrillo y muros recubiertos de hiedra. La encontrarás en Miraflores de la Sierra, aunque cuando la veas pensarás que está sacada de un mundo de fantasía. Acogedora y cálida, en el interior. Bien de libros repartidos por doquier, cómodos sofás y ventanales para contemplar lo que te espera fuera. A saber: una increíble piscina para el verano, una enorme mesa en torno a la que celebrar banquetes pantagruélicos, mesa de ping pong, cama elástica y un jardín en el que deleitarse sin prisa. Al otro lado de la puerta: el Parque Nacional de Guadarrama.

Tu reino por un rato en este salón
Airbnb

2. Tu reino por un rato en este salón

Si una escapada a Rascafría siempre es un buen plan, imagínate si además incluye alojarse en esta idílica casa con jardín. Sí, lo sabemos: ya te estás visualizando sentado en ese salón, con la luz del sol rozándote en la cara y esa chimenea calentando la estancia. En sus tres habitaciones pueden dormir hasta ocho personas. Desde su terraza podrás contemplar unas vistas de postal, aunque, seamos sinceros, teniendo futbolín, videoconsola, cuarto de juegos y hasta una barbacoa, va a costar hacerte salir de tus dominios.

Publicidad
Rural, sí; pero de diseño
Airbnb

3. Rural, sí; pero de diseño

Estar a la altura de un pueblo como Patones de Arriba es complicado. Aun así, hay quien lo consigue. ¿La prueba? Este lodge de diseño. Su exterior está pensado para mimetizarse con la arquitectura negra típica del lugar en el que se encuentra. Ahora bien, su interior bien podríamos decir que tiene acento nórdico. Que no te engañe su diseño: que sea minimalista y diáfano, no quiere decir que sea frío. Y es que esa bonita chimenea suspendida sabe hacer sus deberes y mantiene el calor en toda la casa. Este alojamiento tiene capacidad para albergar a nueve huéspedes. También para sorprenderte constantemente. ¿Acaso te esperabas encontrar aquí una piscina exterior climatizada de agua salada?

Las vistas con las que querrías amanecer siempre
Airbnb

4. Las vistas con las que querrías amanecer siempre

Despertarse, prepararse un delicioso café humeante, salir a la terraza, acomodarse en una tumbona junto a la piscina y contemplar cómo el sol empieza a bañar el valle del Lozoya de luz. Disfrutar de este espectáculo es posible desde esta coqueta casa en Garganta de los Montes, un bonito pueblo de la Sierra Norte. Su amplio interior puede albergar hasta seis viajeros, lo que la convierte en un alojamiento perfecto para parejas o familias con niños. Su parcela exterior, sí, esa donde encontrarás la idílica piscina de la imagen, cuenta con 1.000 metros cuadrados plagados de rinconcitos amueblados para poder perderte si lo que te pide el cuerpo es algo de tiempo a tu aire.  

Publicidad
Dormir en plena naturaleza
Airbnb

5. Dormir en plena naturaleza

Cuando llegues hasta aquí, te separarán casi tres kilómetros de las localidades más cercanas. Y es que esta antigua casa de piedra se levanta en lo alto de una colina, sobre el valle del río Jarama. Los cielos estrellados aquí, en la Sierra Norte de Madrid, son de escándalo. Lo del silencio, impecable. Solo lo interrumpen los pájaros. Este es el alojamiento al que vendrías con todos tus amigos. También con varias familias con niños. Un dato: solo en la buhardilla ya pueden dormir 14 personas. Y es que este retiro del asfalto de Madrid va de compartir. Bien en sus terrazas o junto a la barbacoa; o, bien, en la sala de estar con biblioteca o en su enorme salón con chimenea.

Una piscina con casa
Airbnb

6. Una piscina con casa

No nos engañemos, la piscina es la joya de la corona de este alojamiento de Airbnb en la Sierra de Madrid. Incluso en los meses fríos. No en vano, aunque es exterior, está cubierta, climatizada y su agua es salada. Desde ella, podrás contemplar el imponente Pico de la Miel. Lo de esta casa en La Cabrera es puro hedonismo. No es solo que sea grandiosa y tenga capacidad para 13 viajeros, es que además en ella se suceden ese tipo de detalles que hace que uno se sienta como en su hogar, o mejor, nada más llegar. Entra, aparca el coche, ponte el bañador y ve a darte un baño. El espectáculo está garantizado.

Publicidad
Te faltará tiempo para disfrutarla entera
Airbnb

7. Te faltará tiempo para disfrutarla entera

Robledillo de la Jara es un coqueto pueblo de la Sierra Norte de Madrid. Será allí donde encuentres tu lugar en el mundo en cuanto pongas un pie en esta casa rural. Sus 300 metros cuadrados son una sucesión de espacios concebidos para tu disfrute y bienestar. No falta una mesa de billar, otra de ping-pong ni una chimenea junto a la que acurrucarse sentándose en uno de esos cómodos sofás de su salón. Sí, también tiene terrazas. Varias. Como una antesala a esa parcela exterior de 3.000 metros cuadrados en la que, en los meses de verano, podréis disfrutar de una piscina en la que regalarse al dolce far niente sin ningún tipo de pudor.  

Como de otro tiempo
Airbnb

8. Como de otro tiempo

Quizá tendríamos que eliminar el ‘como’ de este titular. Y es que esta casa rural de Airbnb en la Sierra de Madrid, en Canencia, es un antiguo molino. Sí, como lo lees: con su orilla del río y completamente rodeado de naturaleza. Un salirse del camino en toda regla. Eso sí, está completamente restaurado. Queda la esencia y la estética de otro tiempo, pero sin renunciar a las comodidades del nuestro. Vamos, un mezclar vigas de madera con vitrocerámica y wifi. Te parecerán especialmente encantadores los detalles de sus habitaciones: doseles en las camas y florecitas en las mesillas.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad