Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Los 17 lugares más bonitos para visitar en Francia
Calanques marseillaises
Photograph: Shutterstock

Los 17 lugares más bonitos para visitar en Francia

Lagos, canales, castillos, calas... Nuestra selección de los lugares más bellos para visitar en Francia ahora mismo

Por Houssine Bouchama y Huw Oliver
Advertising

Siempre diversa e imposible de catalogar, Francia significa diferentes cosas para diferentes personas. Para algunos, son las playas y el sol mediterráneo. Para otros, las refulgentes pistas de esquí de los Alpes. Para otros, son los campos de lavanda de la Provenza. Y para otros, son todos esos castillos rurales, irónicamente completados por jardines 'ingleses' impecablemente cuidados.

Entonces, ¿qué tienen en común todas esas visiones de la 'vie à la française'? A su manera, todas son hermosas de frotarse los ojos. Y cada uno de nosotros tenemos nuestro favorito absoluto. Probablemente por eso los viajeros infatigables no podemos dejar de volver: año tras año, Francia es el destino turístico más visitado del planeta. Anhelamos volver a esa panadería local, a esa pista azul, a ese paseo costero.

Incluso si no has visitado el país antes, saldrás alabando las virtudes de cualquier región a la que termines yendo primero. ¿Estás planeando unas vacaciones? Sumérgete en nuestra lista de los 17 lugares más hermosos para visitar en Francia y elige la próxima escapada 'tricolore' de tus sueños.

RECOMENDADO: 12 escapadas idílicas por España

Gorges du Verdon
Gorges du Verdon
Photograph: Shutterstock

1. Gorges du Verdon

Con una altura de unos 700 metros, los flancos de piedra caliza que desafían la gravedad del desfiladero de Verdon son espectaculares por sí solos. Y luego está el agua, que tiene un deslumbrante tono verde turquesa como ningún otro en la Tierra. Este gigantesco cañón del río, que se dice que es el segundo más alto del mundo, atrae a excursionistas, nadadores y kayakistas hartos del bullicio de la cercana Riviera francesa; allí se encuentran una porción tranquila de los trópicos en, ehem, la Provenza rural.

Volcans d’Auvergne
Volcans d’Auvergne
Photograph: Shutterstock

2. Volcans d’Auvergne

Los 'puys' de Auvernia son colinas redondeadas formadas por magma endurecido de una cadena de volcanes inactivos. La atracción estrella del parque natural regional de los volcanes de Auvernia, de 395.000 hectáreas, son la Chaîne des Puys, los Monts Dore, el Cézallier y los Monts du Cantal, que conforman un entorno peculiar pero absolutamente únicos para caminatas, viajes en bicicleta y paseos en globo aerostático. Imprescindible el sobrenatural lago del cráter Pavin.

Advertising
Côte de Granit Rose
Côte de Granit Rose
Photograph: Shutterstock

3. Côte de Granit Rose

¿Te apetece saborear la 'vie en rose'? El sur de Bretaña puede tener la bahía de Quiberon, la joya indiscutible de la corona de la región, pero el norte puede reclamar los encantos más sutiles de la Côte de Granit Rose. Este tramo de 10 km de largo desde Perros-Guirec hasta Trébeurden es conocido como la Costa de Granito Rosa por los enormes bloques de roca rosada pulida por el Atlántico que bordean sus costas. Las visitas obligadas locales incluyen el almuerzo en el antiguo pueblo pesquero de Ploumanac'h, caminar por la ruta Sentier des Douaniers y avistar aves marinas en la reserva natural de Sept-Îles.

Désert des Agriates
Désert des Agriates
Photograph: Shutterstock

4. Désert des Agriates

El centro de Córcega puede estar dominado por montañas ideales para caminatas, pero las playas del norte también merecen una visita. Una de las más bellas es la Plage du Lotu, a la que se puede acceder en barco de recreo desde el pueblo de Saint-Florent. Pero si prefieres poner a prueba tu físico, puedes pasear por el desierto escarpado, árido y yermo del Désert des Agriates, el único desierto certificado de Europa, que está bordeado por un sendero costero de 40 km de largo.

Advertising
Dune du Pilat
Dune du Pilat
Photograph: Shutterstock

5. Dune du Pilat y Baie d'Arcachon

La duna de arena más alta de Europa, situada entre el bosque y el océano, puede que ya esté en lo más alto de su lista de deseos viajeros. Pero no te pierdas la vecina Baie d'Archachon, una de las reservas naturales más ricas y diversas del país. Si tienes suerte, podrás vislumbrar delfines mulares, focas grises e incluso tortugas laúd, sin mencionar miles y miles de aves migratorias.

Jardins de Marqueyssac
Jardins de Marqueyssac
Photograph: csp / shutterstock.com

6. Jardins de Marqueyssac

El valle de la Dordoña está repleto de idílicos bosques y pueblos de postal. Para asimilarlo todo, dirígete a los jardines colgantes de Marqueyssac, en los terrenos del castillo del siglo XVII del mismo nombre. Sus 150.000 bojes, recortados con formas globulares surrealistas, se asemejan a rebaños de ovejas en la ladera de Vésac, mientras que el sendero de 5 km por los jardines ofrece panorámicas inmejorables desde el mirador del acantilado del castillo.

Advertising
Plateau des Mille Étangs
Plateau des Mille Étangs
Photograph: Shutterstock

7. Plateau des Mille Étangs

Conocida por los lugareños como 'la pequeña Finlandia', la meseta de Mille Étangs, en la región de los Vosgos, es un extenso laberinto de unos 850 estanques que se formaron cuando los glaciares se retiraron de la zona hace 12.000 años. Los 'étangs' cubren en su mayoría alrededor de diez hectáreas cada uno, y están rodeados por prados, arroyos y bosques entrelazados. Cualquier aficionado a la pesca y a los deportes acuáticos estará en su salsa, y también hay senderos y rutas en bicicleta dignos. Asegúrate de pasar por los baños termales en la cercana Luxeuil-les-Bains y por la capilla de Notre-Dame du Haut, diseñada por el maestro Le Corbusier.

Calanques marseillaises
Calanques marseillaises
Photograph: Shutterstock

8. Calanques marseillaises

¿Necesitas una salida al campo después de una visita a la divertida pero agitada Marsella? Haz como los lugareños y ve a una de las muchas hermosas 'calanques' (calas) de la costa circundante con nombres encantadores como Cassis, Sormiou y Sugiton. Claro que llegar allí puede suponer un largo viaje, pero la sensación de felicidad primigenia, las hermosas aguas azules (y típicamente cálidas) de las 'calanques', el dulce olor de los pinos y el zumbido continuo de las cigarras harán que la travesía valga la pena.

Advertising
Canal du Midi
Canal du Midi
Photograph: Shutterstock

9. Canal du Midi

'Parfois au fond de moi se ranime / L'eau verte du Canal du Midi' ('a veces dentro de mí cobra vida / el agua verde del Canal du Midi'). Los franceses a menudo recuerdan el clásico de Claude Nougaro cuando el canal más majestuoso del Languedoc surge en una conversación. Y muchos, especialmente los del sur, empatizarían con el sentimiento. Sus 240 km –que conectan el río Garona con la cuenca del Étang de Thau, en el Mediterráneo– hacen del Midi el destino soñado por los amantes de la bicicleta en verano. Fue construido por orden del primer ministro de Luis XIV, Colbert, en el siglo XVII, y ahora está conectado al Canal de Garonne, de modo que las barcazas pueden viajar desde el Atlántico hasta el Mediterráneo. Para vivir la experiencia completa, alquila una.

 

Les Baux-de-Provence
Les Baux-de-Provence
Photograph: Shutterstock

10. Les Baux-de-Provence

Más de un millón de visitantes acuden en masa a este espectacular pueblo provenzal cada año. Y por una buena razón. Su espectacular ubicación en un afloramiento rocoso en las montañas Alpilles hace de Les Baux-de-Provence un lugar ideal para contemplar las extensas llanuras del sur de la región. Relativamente cerca de la fotogénica ciudad de Arles, donde Vincent van Gogh pasó un año antes de su muerte, las callejuelas adoquinadas del pueblo albergan un hermoso castillo del siglo XIII y el Musée du Santon, un museo extrañamente fascinante dedicado a los 'santons', figurillas tradicionales elaboradas con cera y vidrio en los alrededores. Cerca de allí, también encontrarás Carrières des Lumières, un antigua cantera de bauxita convertida en centro de arte digital dirigido por la misma gente responsable del pionero Atelier des Lumières de París.

Advertising
Lake Annecy
Lake Annecy
Photograph: Shutterstock

11. Lac d’Annecy

Bordeado por montañas cubiertas de nieve, Annecy es conocido como el lago más limpio de Europa gracias a las estrictas normativas medioambientales locales. Y también es muy hermoso. El tercer lago más grande de Francia, si se descarta la parte francesa del lago Ginebra, este destino de 28 kilómetros cuadrados en Haute-Savoie atrae a sus 'playas' a bañistas, marineros, buceadores y amantes del sol. Las colinas de la zona, ricas en flora y fauna, son ideales para practicar senderismo, y la ciudad de Annecy está repleta de magníficos restaurantes.

Château de Haut-Koenigsburg
Château de Haut-Koenigsburg
Photograph: Shutterstock

12. Château du Haut-Kœnigsbourg

Si viajas por carretera a Alemania, haz un alto en el camino y pasa por este castillo increíblemente pintoresco con vistas a la llanura del Alto Rin. Encaramado en una colina rocosa a 700 metros de altura, el Château du Haut-Kœnigsbourg del siglo XII ha cambiado de manos muchas veces a lo largo de los años, más recientemente de Alemania a Francia tras el Tratado de Versalles en 1919. Con su mazmorra y torres intactas, el castillo medieval en sí bien vale la pena, pero los jardines y las vistas que lo acompañan son el atractivo principal. Este complejo épico y sus alrededores pueden recordarte a 'El castillo ambulante' (y, sorpresa, eso será porque Hayao Miyazaki realmente basó su fantástico edificio en él). Para tu información, también protagoniza el clásico 'La gran ilusión', que Jean Renoir dirigió en 1937.

Advertising
Cirque de Gavarnie
Cirque de Gavarnie
Photograph: Shutterstock

13. Cirque de Gavarnie

No lejos de la frontera con España, el Cirque de Gavarnie es un enorme valle parecido a un anfiteatro que Víctor Hugo describió una vez como un "Coliseo de la naturaleza". Ahora patrimonio mundial de la Unesco, el circo pirenaico tiene 4 km de ancho y sus paredes de roca se ciernen alrededor de 1.500 metros de altura. Ve en los meses más cálidos y podrás contemplar la 'Grande Cascade' de 425 metros de altura, la segunda cascada más alta de Europa (cuando hay agua).

Gorges du Tarn
Gorges du Tarn
Photograph: Shutterstock

14. Gorges du Tarn

Escondido entre las mesetas de Causses y las montañas Cevenas, el cañón del Tarn es una aventura pintoresca y un lugar ideal para acampar, entre los departamentos de Lozère y Aveyron, en el sur. Las impresionantes gargantas se prestan para la práctica de kayak, buceo y escalada, mientras que las mesetas cercanas son populares entre los espeleólogos aficionados. Pasa la noche en el bonito pueblo de Saint-Énimie del siglo VII, fundado por un santo curado de lepra en aguas cercanas. Y ten en cuenta también que se sabe que los astutos buitres leonados buscan la basura en estas áreas, ¡así que cuidado con el picnic!

Advertising
Sentier des Ocres
Sentier des Ocres
Photograph: Shutterstock

15. Sentier des Ocres

Rojos, naranjas, amarillos: el Sentier des Ocres abunda en tonos extravagantes que sería difícil encontrar en cualquier otro lugar de este rincón sereno (y muy verde) de Francia, cerca de Aix-en-Provence. Parecido a una versión mucho más pequeña de Monument Valley en los Estados Unidos, el Sentier comprende dos caminos marcados a través de una cantera de pigmento ocre en desuso en Rousillon, en la región de Vaucluse. Con una extensión de 30 hectáreas y famosa por sus aproximadamente 20 tonos diferentes de ocre, es una vista realmente inesperada que está lista para petarlo en tu próxima publicación de Instagram.

Plateau de Valensole
Plateau de Valensole
Photograph: Shutterstock

16. Plateau de Valensole

¿No te gusta el olor a lavanda? Entonces es mejor que evites la meseta de Valensole, con sus campos y campos de color púrpura que se extienden en la distancia. No lejos de la Gorge du Verdon, estas laderas provenzales ofrecen 800 kilómetros cuadrados de fragancias. Recomendamos alquilar una bicicleta de montaña y recorrer los senderos de tierra amarilla. Para una parada con encanto, visita los pueblos de Riez y Esparron-de-Verdon.

Advertising
Pont du Gard
Pont du Gard
Photograph: Shutterstock

17. Pont du Gard

Construido para transportar agua a más de 50 km de la ciudad de Nîmes, el Pont du Gard es sin duda uno de los monumentos romanos más impresionantes que aún se conservan. Este acueducto de tres niveles, construido en el siglo I a.C., se extiende a ambos lados del río Gardon, cerca de la ciudad de Vers-Pont-du-Gard, y es asombroso contemplarlo. Dos milenios después de su construcción, la estructura de 275 metros de longitud sigue siendo lo suficientemente resistente como para cruzarla, pero, para tener una idea real de su tamaño puro y ambicioso, admira este sitio patrimonio mundial de la Unesco desde el agua. El río es ideal para ir en piragüa, así que alquila una en los puestos cercanos.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising