Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Baqueira Beret nevado
© Shutterstock

A pie de pista: pueblos bonitos para visitar después de esquiar

Bajarse de los esquís y alojarse en un entorno idílico a solo unos kilómetros (o metros) es posible en estos pueblos con encanto de la península

Escrito por
Noelia Santos
Publicidad

Año de nieves... Si se cumplen los presagios del refranero popular, el camino recorrido hasta aquí será menos duro de recordar. ¿Y si aprovechamos que las estaciones de esquí han inaugurado ya la temporada (obviamente con restricciones y accesos limitados para mantener la covid a raya) para conocer algunos de los pueblos más bellos que las rodean sin (casi) salir de la península? Porque la nieve y sus paisajes, además de buenos augurios, tienen algo místico que reconforta y apacigua. 

RECOMENDADO: Los pueblos nevados más bonitos de Madrid

Benasque (Huesca)
© Shutterstock

Benasque (Huesca)

El histórico pueblo de alta montaña que da nombre al valle del Pirineo aragonés, es un lugar que, a pesar de las hordas de turistas que cada año suben hasta los 1.500 metros de altitud para deslizarse por sus pistas, mantiene su casco histórico al margen de la modernidad. Construcciones románicas, arcadas góticas, restos renacentistas, escudos heráldicos, casonas señoriales (Casa Faure es una de ellas) y palacetes nobiliarios (como el de los Condes de Ribagorza) asoman a cada paso que damos por las evocadoras calles empredradas de esta villa típicamente pirenaica.

¿Dónde está? A 7,5 km. de la estación Aramón Cerler. 

Artíes (Lleida)
© Shutterstock

Artíes (Lleida)

Una carretera serpenteante, a veces por Aragón, a ratos por Cataluña, conduce hasta el Valle de Arán, paraíso perdido en el esquinazo que forma la provincia de Lleida con la frontera de Francia y Aragón. Ha sido su aislamiento geográfico lo que le ha dotado desde siempre de una identidad cultural singular (dialecto propio, el aranés, arquitectura típica, la aranesa…) en la que el Románico tiene mucha presencia. A menos de diez minutos de Vielha (capital del valle), Artíes es indispensable para acercarse a ese pasado. ¿Una visita? La iglesia de Santa María, Monumento Nacional en cuyo altar se conservan pinturas murales de los siglos XII al XVIII.

¿Dónde está? A 7 km. de la estación Baqueira Beret.

Publicidad
Monachil (Granada)
© Shutterstock

Monachil (Granada)

No es que esté cerca de Sierra Nevada, es que la estación está dentro de su término municipal. Y no es lo único de lo que presume este pueblo serrano de calles en pendiente y trazados irregulares a orillas del río Monachil. Su cercanía, por un lado, al casco histórico de Granada y, por el otro, a la costa tropical, permite (si el tiempo acompaña) desayunar en la playa de Motril y cenar en el Albaicín con vistas a la Alhambra. ¿Más? Su entorno natural es un paraíso para los senderistas: buscad la ruta de las acequias, el puente colgante de Los Cahorros, la cueva de las palomas... 

¿Dónde está? Dentro de la estación de Sierra Nevada.

Pas de la Casa (Andorra)
© Andrew Babble / Shutterstock

Pas de la Casa (Andorra)

La Ibiza de la nieve. El animadísimo ambiente nocturno (al menos en la era precovid) que tiene la ciudad más alta del Principado de Andorra, y su relevancia histórica como eje comercial (núcleo de compras sin impuestos por excelencia) le ha hecho merecedora de ese sobrenombre. Por eso es un destino idóneo para un público joven adicto al 'après-ski', y no tanto para el público más familiar. Si además de juventud, se tienen conocimientos de francés, mucho mejor: este pueblo resort es uno de los favoritos para los esquiadores galos que visitan Andorra.

¿Dónde está? Dentro de la estación de Grandvalira.

Publicidad
Barèges (Pirineo francés)
© Shutterstock

Barèges (Pirineo francés)

Hay pueblos que parecen tocados por una varita mágica, capaces de brillar en cualquier época del año. Como Barèges, a los pies del Tourmalet. Hasta aquí llegan amantes del ciclismo de alta montaña, apasionados de los baños termales (sus aguas sulfurosas lo convierten en la capital pirenaica del termalismo) y fanáticos de la observación astronómica (Pic du Midi está a tiro de ruta senderista). Un menú más que generoso para los sibaritas de la naturaleza.

¿Dónde está? Acceso directo a la estación Grand Tourmalet.

Manteigas (Portugal)
© Shutterstock

Manteigas (Portugal)

Bienvenidos a la Serra da Estrela, no solo el punto más alto del Portugal continental sino un enclave todavía remoto para muchos viajeros que desconocen las maravillas que esconde nuestro vecino. Aquí se esconde desde la única estación de esquí del país luso, al pico la Torre (sus estaciones radar de estética decó son protagonistas de muchos selfies) o Manteigas, la región más rural y antigua de la serra, un lugar en el que conviven tradición y diseño: es la cuna de la  industria del burel, un tejido típico de lana (parecido al fieltro y de vivos colores) con el que se confeccionan mantas desde el siglo XX. ¿Que si las venden en Lisboa? Sí, pero os arrepentiréis de no haberlas comprado en Mantegias porque en la capital pagaréis mucho más.

¿Dónde está? A 22 km. de la estación Vodafone Serra da Estrela.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad