Museo del Prado

Museos e instituciones, Arte y diseño Retiro
Recomendado
28 Me encanta
Guárdalo
Museo del Prado
1/3
Museo del Prado
Museo del Prado
2/3
Museo del Prado
3/3

La atracción más conocida (y una de las más importantes de Madrid) se ubica en un gigantesco edificio de estilo neoclásico cuya construcción inició Juan de Villanueva por encargo  del rey Carlos III en 1785. Originalmente planificado como museo de ciencias naturales, en el momento de su inauguración, en 1819, su fin había cambiado: el Prado nació como museo de arte público (y fue uno de los primero en el mundo) para enseñar la colección de arte real. José Bonaparte propuso la idea, que fue retomada por el rey Fernando VII (nieto de Carlos III), quien tuvo en cuenta las demandas de la Real Academia de Bellas Artes y los de su segunda esposa, María Isabel de Braganza, considerada la verdadera fundadora del museo.

Durante los últimos años, el Prado ha sido objeto de un programa de expansión muy ambicioso. Por un lado, la remodelación del Casón del Buen Retiro, un edificio anexo enfrente del parque del Retiro. Por otro, la apertura de su ampliación en 2007, detrás del edificio principal, en el emplazamiento de los claustros de San Jerónimo, un edificio nuevo y controvertido en forma de cubo, diseñado por Rafael Moneo, dedicado a exposiciones temporales.

En cuanto a la colección en sí, el núcleo duro siguen siendo las obras provenientes de los Reales Sitios, por lo que reflejan los gustos reales y alianzas políticas desde los siglos XV hasta XVII: los pintores de la corte Diego Velázquez y Francisco de Goya están bien representados. Los lazos políticos con Francia , Italia y el sur de los Países Bajos también aseguran la presencia de obras de Tiziano, Rubens y El Bosco, entre otros. La colección tenía algunas lagunas, principalmente debido a las hostilidades entre España y Inglaterra, Holanda y otros estados protestantes y la falta de familiaridad de los monarcas españoles con artistas de antes del Renacimiento, pero las recientes adquisiciones han igualado las cosas.

Los reyes españoles habían empezado a coleccionar arte mucho tiempo antes: por el año 1500 la reina Isabel ya tenía una importante colección de obras de artistas flamencos. Durante los reinados de Carlos V (1516-1556) y Felipe II (1556-1598), las obras italianas y flamencas siguieron dominando el panorama artístico. Tiziano fue el favorito de los reyes, y el ecléctico Felipe II compró también varias obras del Bosco, entre ellos el enigmático tríptico El jardín de las delicias, que había colgado en la pared de su habitación en El Escorial. Se cree que la cara blanca debajo de un sombrero en el panel 'El infierno ' es el propio artista.

Felipe IV (1621-1665) es considerado como el más grande de los coleccionistas de arte de los Habsburgo, y conocedor de los mejores pintores de su época. La influencia flamenca era aún muy fuerte, y el rey fue un importante mecenas de Rubens. El artista era despectivo con los pintores españoles, hasta que vio la obra del joven Velázquez, que serviría a Felipe IV como pintor de la corte durante casi 40 años (1623-1660). Velázquez también supervisó la adquisición de otras obras de Felipe IV, que llegó a poseer cerca de 2.000 pinturas del Renacimiento y maestros del siglo XVII.

El primer rey Borbón de España, Felipe V (1700-1746), trajo consigo una de las posesiones más extraordinarias del museo: la colección el Tesoro del Delfín. El Gran Delfín Luis, el hijo mayor de Luis XIV de Francia y padre de Felipe V de España, acumuló una colección de arte masivo, parte de la cual fue dejada a Felipe. Este ' tesoro ' data de los siglos XVI y XVII, e incluye objetos italianos, como jarrones de cristal de roca con incrustaciones de piedras semipreciosas y con adornos de oro y plata.

El último monarca que contribuyó significativamente a la colección real fue Carlos IV (1788-1808).  Goya fue pintor de la Corte y hoy podemos ver en el Prado, entre otros, su retrato colectivo  'La familia de Carlos IV'. Tras la muerte del rey, la colección se fue completando con compras posteriores y obras incautadas a las casas religiosas después de su disolución en 1830.

¿Qué ver en El Prado?

Con semejante concentración de obras maestras, es imposible hacer justicia al Prado en una sola visita. Los mapas gratuitos proporcionados en las entradas (disponibles en varios idiomas) te ayudarán a planificar tu recorrido. También en la web del museo te plantean varios itinerarios (https://www.museodelprado.es/coleccion/que-ver/), según el tiempo de que dispongas, para no quedarte sin ver las obras maestras.

La planta baja contiene la pintura y la escultura más antigua (a partir del siglo XII): impresionantes murales románicos españoles y retablos góticos, el Renacimiento italiano (obras maestras de Botticelli, Tiziano, Caravaggio y Rafael); pintura flamenca del siglo XV, con la mayor colección del mundo de Jerónimo Bosch (más conocido conocido como El Bosco); además de El Greco y  pinturas alemanas como el extraordinario Autorretrato de Durero, de 1498. También en esta planta se encuentra la escultura clásica y renacentista, y la bóveda que en la actualidad alberga el Tesoro del Delfín, con más de 120 piezas de los siglos XVI y XVII, hasta su eventual traslado al Palacio del Buen Retiro .

Entrando por la Puerta Alta de Goya, llegas a la primera planta, considerada la 'principal'. Aquí te encontrarás con pintura francesa e italiana del siglo XVI y XVII y con obras de Poussin, Claudio de Lorena y Artemisia Gentileschi, entre otros, y con varias habitaciones dedicadas a autores flamencos como Rubens, Breughel o Van Dyck. Continuando con tu visita,  gran parte de la planta está ocupada por una larga galería con pinturas españolas de la misma época, con Murillo, Ribera y Zurbarán. Este recorrido te lleva a uno de los mayores atractivos del Prado: las habitaciones de  Velázquez .

En la gran sala central de esta planta se encuentran la serie de retratos que Velázquez realizó a Felipe IV y su corte, con su aire de grandeza melancólica, y su maravillosa Rendición de Breda (conocida también como Las Lanzas). El lugar de honor es, sin lugar a dudas, para Las Meninas, a menudo descrito como el mejor cuadro del mundo, debido a su complejo juego de perspectivas y realidades. Velázquez se incluyó en la parte izquierda de la imagen, supuestamente pintando un retrato del rey y la reina, que se ven extrañamente en un 'espejo' en el extremo de la habitación, pero en cuyo lugar se encuentra el espectador, visto siempre por Velázquez, la Infanta Margarita y el resto de figuras en la pintura. Diferentes, pero igual de impresionantes son los extraordinarios El triunfo de Baco (también conocido como Los Borrachos) y los retratos de los bufones reales.

Las salas dedicadas a Goya son las más numerosas dedicadas a un único artista en el Museo, que cuenta con espacios en las tres plantas de la zona sur del edificio. Cada etapa de la carrera del célebre artista está muy bien representada, desde los cínicos retratos de la aristocracia a la Majas, pasando por su retrato de La condesa de Chinchón. También se pueden ver sus tremendas imágenes de la guerra, como la obra maestra El tres de mayo de 1808, que representa las ejecuciones llevadas a cabo por las tropas francesas en Madrid en 1808. Incluso más fascinante que estos son los Pinturas Negras o 'pinturas negras', las turbulentas imágenes ejecutadas por Goya en sus últimos años. La brujería, la violencia y el drama histórico se combinan en una sorprendente variedad de imágenes monstruosas, muchas originalmente pintadas en las paredes de su casa, la Quinta del Sordo, entre 1819 y 1823. En la segunda planta se encuentran los primeros retratos y los despreocupados cartones para tapices que diseñó para la Real Fábrica de Tapices. Pinturas europeas desde el siglo XVIII y obras de los maestros neoclásicos alemán Anton Raphael Mengs, el italiano Giambattista Tiepolo y el pintor francés Antoine Watteau también se pueden visitar aquí.

Publicado

Nombre del lugar Museo del Prado
Contacto
Dirección Paseo del Prado, s/n
Madrid
28014
Horas de apertura Lu. a sá. de 10 a 20 h | Do. y festivos de 10 a 19 h
Transporte Atocha (M: L1), Banco de España (M: L2)
Precio 14€ | Reducida: 7 € | gratuita para menores de 18, parados, estudiantes y mayores de 65 | Entrada gratuita lu. a sá. de 18 a 20 h y domingos y festivos de 17 a 19 h

Escoge una fecha

a
  • Hasta domingo 19 febrero 2017
  • Hasta domingo 19 febrero 2017
  • Hasta domingo 26 marzo 2017
  • Pintura Hasta domingo 19 febrero 2017
  • Dibujo Hasta domingo 19 febrero 2017
  • martes 4 abril 2017 - domingo 10 septiembre 2017
LiveReviews|0
2 people listening