Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

  • Museos e instituciones
  • Lavapiés
  • Crítica de Time Out
  1. Museo Reina Sofía
    © Museo Reina Sofía
  2. Museo Reina Sofía
    Museo Reina Sofía
Publicidad

Time Out dice

He aquí una visita obligada, parte esencial del Triángulo del Arte de Madrid, junto con el Prado y el Thyssen-Bornemisza. Llegas al Reina Sofía y una de las cosas que más te gusta es su explanada: en ella, una impresionante fachada con tres torres de ascensores de vidrio y acero, diseñadas en colaboración con el arquitecto británico Ian Ritchie, te dice que sí, que lo que vas a ver es arte contemporáneo en todo su esplendor. Lo mismo ocurre si accedes por su parte trasera, la famosa ampliación del arquitecto francés Jean Nouvel. Son tres edificios, construidos principalmente con vidrio y acero, dispuestos alrededor de un patio y cubiertos por una gran estructura triangular de zinc y aluminio. La ampliación (que acoge principalmente exposiciones temporales) ha añadido casi 30.000 metros cuadrados al ya vasto espacio de arte del edificio principal. El museo ha sido elegido por la redacción de Time Out como el mejor de Madrid en 2021 por su programación equilibrada, inclusiva y rigurosa, y en la que ha sabido combinar apuestas arriesgadas con otras disciplinas artísticas como el diseño. 

La gran joya del Reina Sofía es, sin duda, el Guernica, de Picasso. Como denuncia apasionada de la guerra y el fascismo, esta pintura conmemora la destrucción en 1937 de la ciudad vasca de Guernica por los bombarderos alemanes que volaban en apoyo de las fuerzas franquistas durante la Guerra Civil Española. Algunos historiadores del arte, a veces alentados por el propio Picasso, la han interpretado más en términos formales, como una reflexión sobre la historia de la pintura occidental con elementos de la obra de los viejos maestros. Picasso se negó a permitir que su obra se exhibiera en España bajo el régimen de Franco, y fue sólo en 1981 cuando finalmente el cuadro se trasladó hasta nuestro país desde el Museo de Arte Moderno de Nueva York. El hogar del Guernica ha sido el Reina Sofía desde 1992, cuando fue transferido desde el Casón del Buen Retiro en medio de gran controversia. Picasso pensó la pintura para ser alojada en El Prado (el Casón es al menos un edificio anexo), y su familia se opuso amargamente el cambio de ubicación. No hay duda de que la adquisición del Guernica aumentó enormemente el prestigio del Reina Sofía, pero las polémicas continuaron: el País Vasco reclamó en su momento la famosa obra para ser exhibida en el Museo Guggenheim, pero la petición fue rechazada por el Museo Reina Sofía, por los informes negativos de los departamentos de conservación y restauración.

El resto de la colección permanente del Reina Sofía, que proviene principalmente del antiguo Museo Español de Arte Contemporáneo, ha sido muy criticada. Para muchos, la afirmación de que el museo es un centro internacional de arte contemporáneo era francamente falaz. A lo sumo, se decía, se trata de una colección razonable de arte contemporáneo español, con una pequeña presencia de artistas no españoles. El Museo contiene obras de prácticamente todos los principales artistas nacionales del siglo XX: Picasso, Dalí, Miró, Julio González, Tàpies, Alfonso Ponce de León y Antonio Saura. Pero su representación es a menudo desigual, con pocas obras importantes.

En respuesta a estas críticas, a partir de los años 90 una fuerte política de adquisiciones trató de llenar algunas lagunas en cuanto al arte español y añadir obras de grandes artistas extranjeros, como Donald Judd, Anish Kapoor, Bruce Nauman, Tony Cragg, Ellsworth Kelly y Julian Schnabel. Sin embargo, el presupuesto de adquisiciones ha sido muy difícil en los últimos años, pero aún así ha permitido la incorporación de obras de Miró, Gris, André Breton, Man Ray, Joaquín Torres García, entre otros.

Sus exposiciones temporales, como la de Dalí en 2013, suelen tener una excelente acogida del público


La colección

La colección permanente se compone de 20.000 obras (que poco a poco, por cierto, se pueden ver en la web del Museo) encuentra en la segunda y la cuarta planta del edificio Sabatini, así como en las plantas baja y primera del edificio Nouvel. Las exposiciones temporales pueden verse en la primera planta y el tercer piso del edificio Sabatini.
La segunda planta se inicia con una selección de obras que reflexiona sobre los orígenes de la modernidad en el arte español, repasando las corrientes artísticas de diferentes partes del país (pintores vascos como Zuloaga, Regoyos y Echevarría, modernistas catalanes como Rusiñol, Nonell y Casas), a pesar de que tienen relativamente poco en común. El recorrido avanza por el surrealismo y la renovación artística de los años veinte. Luego viene la mayor atracción para la mayoría de los visitantes: las habitaciones dedicadas a Picasso, divididas en pre y post Guerra Civil, con el Guernica en el centro. Sin duda, estar delante de esta gran obra es un momento conmovedor.

Miró, Juan Gris, Julio González y Dalí tienen habitaciones propias. Las pinturas de este último incluyen El gran masturbador y El enigma de Hitler. Varias de las obras de Miró son de la década de 1970. La República española (con obras de Dora Maar o Julio González), el surrealismo en el exilio (con obras de Buñuel, Picasso, Maruja Mallo...) o el Noucentisme y arte nuevo en España (con obras de Dalí, José Clará...) también tienen su propio espacio

En la cuarta planta se puede ver la segunda parte de la Colección, llamada ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido. La muestra se extiende desde los años posteriores a la Guerra Civil hasta el día de hoy, empezando por el arte figurativo y los inicios de la abstracción en España, con Tàpies, Mompó, Oteiza, Palazuelo y Equipo 57 como exponentes. Bacon, Henry Moore y Lucio Fontana ponen el acento internacional, junto a Saura y Chillida. El Pop Art, la obra figurativa de Arroyo y el minimalismo de Ellsworth Kelly, Dan Flavin y Barnett Newman también están presentes.

En las plantas baja y primera del Edificio Nouvel, la tercera parte de la Colección permanente (De la revuelta a la posmodernidad) recorre los años 60 a 80 y los cambios políticos, sociales, culturales y tecnológicos que configuran el escenario global contemporáneo. Luis Gordillo, Iván Zulueta y Chema Cobo son algunos de sus nombres propios y podemos ver fotografía, videoarte, instalaciones...

Otro de los fuertes del Reina Sofía es servir como espacio para muchas otras actividades: desde las exposiciones de escultura e instalaciones que organiza en el Palacio de Cristal y el Palacio de Velázquez (en el Retiro) hasta las actividades y conciertos del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea, en el moderno auditorio del edificio Nouvel, ciclos de cine y vídeo, talleres, seminarios y conferencias. Su biblioteca es excepcional, y su café-restaurante en la zona de la ampliación bien merecen una visita.

Detalles

Dirección
Santa Isabel, 52
Madrid
28012
Transporte
Atocha (M: L1)
Precio
Exposición permanente + temporales: 10€; Reducida: 50% | Entrada gratuita: Lu., mi., ju., vi. y sá. de 19 a 21 h y do. de 13.30 a 19 h
Horas de apertura
Lu., y de mi. a sá: de 10 a 21 h Ma., cerrado | Do. de 10 a 19 h (a partir de las 13.30 h acceso limitado)

Qué ocurre

Francesc Tosquelles. Como una máquina de coser en un campo de trigo

El Reina Sofía acoge una exposición que recoge la trayectoria biográfica y el contexto político, cultural y profesional del psiquiatra Francesc Tosquelles, quien fuera uno de los inventores de la psicoterapia institucional, un movimiento que influyó en la pedagogía y la psiquiatría de la segunda mitad del siglo XX. Marxista republicano, fue condenado a muerte tras la Guerra Civil, por lo que se exilió en Francia.

Leonor Serrano Rivas. Magia natural

El Edificio Sabatini del Reina Sofía acoge una exposición interactiva de Leonor Serrano Rivas. En ella, la joven artista malagueña indaga en los puntos en común que, a mediados del siglo XVI, tuviern el método científico, la magia y la filosofía. La muestra pretende, casi de forma alquímica, crear un nuevo cosmos dentro de los muros del Museo, siguiendo los preceptos de la magia natural que, mediante instrumentos o aparatos tales como espejos, reflejos, tubos sonoros, autómatas, etc., tenía la habilidad de trucar los sentidos, llevando al espectador a experiencias estéticas de un mundo nunca antes visto.

Un acto de ver que se despliega

El Museo Reina Sofía alberga una muestra que supone una aproximación a la Colección Susana y Ricardo Steinbruch. La exposición propone un recorrido que da comienzo con un proyecto específico de Fernanda Gomes (Brasil, 1960) y que transita desde los movimientos antiarte de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia, al neoconcretismo o las respuestas artísticas que suscitaron los contextos políticos de las décadas de los sesenta y setenta.

Margarita Azurdia. Margarita Rita Rica Dinamita

El Museo Reina Sofía alberga la primera exposición monográfica en Europa dedicada a la autora guatemalteca Margarita Azurdia. Una selección de pinturas, esculturas y arte no objetual, así como libros de artista elaborados con dibujos, collages y poemas que resumen su larga y prolífica carrera.

Publicidad
También te gustará