Albert Ràfols Casamada. Pintura

Arte, Pintura
3 de 5 estrellas
Albert Ràfols Casamada. Pintura
Albert Ràfols Casamada. Pintura

Albert Ràfols-Casamada (Barcelona, ​​1923-2009). Un solo hombre para explicar la tragedia del arte catalán del siglo XX. Y una exposición para colorearla. La muestra se titula 'Pintura': un epígrafe que dice mucho más de lo que parece. Sí, hay una cuarentena larga de obras de gran formato, la inmensa mayoría realizadas durante el periodo 1987-97. O sea, a partir de la edad legal de jubilación del maestro. Y es que el arte de Ràfols no quiere prisa...
Hijo y nieto de pintores, marido de la pintora Maria Girona, cofundador -el 1967- de la mítica escuela Eina, una Bauhaus mediterránea con sorbitos Montessori... y poeta. Podríamos decir sin ironía que el arte de Ràfols-Casamada es la plusquamperfecta encarnación del novecentismo en tiempo de aviones de reacción y atascos en las carreteras de la costa; el heredero del Torres-Garcia más menestral -incluso adopta el guión entre apellidos- que, arriesgando ser confundido con los adeptos al 'color field painting ', queda inasequible a las tendencias suicidas de los abstractos norteamericanos gracias a la alegría de vivir mediterránea. Aquí, tragedias, las justitas...
Ràfols-Casamada fue prolífico. Todavía no sabemos cómo aguantará el paso de los años. Si será agitado por los campeones del arte políticamente comprometido, o incorporado al fecundo canon formal de paisajistas del alma. O sea, si amueblará los muros del MNAC o los del MACBA. Las reacciones a la presente exposición nos mostrarán el camino.
Precisamente, muchos de nuestros diseñadores y pintores en activo -si queda alguno- han aprendido teoría del color con Ràfols-Casamada. Sus telas nos destilar los hitos de Braque -el clave que remacha Picasso-, de Matisse, de Rothko, de Guston, de Klee ... Exquisitas naturalezas muertas que flotan en un mar de contraluces, que dibujan la vez que desdibujan espacios insinuados por campos de color. Si se quedara a medio camino de la ceguera y el deslumbramiento, lo más seguro es que viera un Ràfols.

Por Ricard Mas

LiveReviews|0
1 person listening