Restaurantes

Desde la cocina más tradicional hasta las recetas más exóticas. Los mejores restaurantes de Barcelona seleccionados por nuestros críticos

Los 50 mejores restaurantes de Barcelona
Restaurantes

Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

Los fogones imprescindibles de la ciudad

Arroces imprescindibles
Restaurantes

Arroces imprescindibles

¡Estos restaurantes nunca os fallarán!

Los mejores menús de mediodía
Restaurantes

Los mejores menús de mediodía

¡Aquí encontraréis la fórmula magistral del buen menú!

Restaurantes para comer 'healthy'
Restaurantes

Restaurantes para comer 'healthy'

¡Sano, divertido y delicioso! ¿Os apuntáis a la cocina saludable?

Las mejores ensaladillas de Barcelona
Restaurantes

Las mejores ensaladillas de Barcelona

¡Aquí manda la reina de la tapa!

Restaurantes recomendados

Summak

Summak

Ah, la dieta mediterránea, vaporoso concepto que, si reseguimos el mapa, abarca desde la calma gaditana hasta la guerra en Siria. No voy a entrar en disquisiciones sobre Ancel Keys, el creador del concepto, pero sí que vale la pena anunciar que ha abierto Summak, un libanés libanés (restaurante libanés de propiedad libanesa).Aquí, explica Yann Lassade, uno de los socios, tienen un objetivo muy simple: "Ofrecer comida libanesa cotidiana en un ambiente bonito y con mucha luz". Yann pone énfasis en el día a día, porque asegura que cuando vino a vivir a Barcelona, ​​"visitó la mayoría de libaneses. Y tenían un enfoque muy turístico". Aquí, dice, "nada es congelado, y comerás lo mismo que comemos cada día".Olvidaos de fantasías arábigas de mil y una noches y cachimbas: Summak –llamado así por la especie omnipresente en la cocina libanesa, de color rojo oscuro y sabor acidulzado– es un restaurante de uso cotidiano, abierto a la fantástica luz de las Drassanes y con un planteamiento sencillo: hacen 'meeze' (platos para compartir, las tapas del Líbano), platos principales y un ejército de 'manakeesh', una especie de pizza libanesa muy popular: cuesta entre cuatro y seis euros y se puede comer en una sencilla versión con 'Zaatar', hinojo libanés seco y aceite de oliva, o con 'shanklish', potente queso azul libanés, acompañado de tomates y especias.Summak está en Drassanes, justo delante del solar que ha visto denegada la licencia para un hotel de lujo. A Yann esto no le quita el sueño

Reservar en línea
The Dirty South

The Dirty South

La dictadura de la hamburguesa no ha subsanado una 'gastrodisfunción' gorda en Barcelona: no hay ningún restaurante de cocina norteamericana. Como si el pan con tomate y fuet hubieran conquistado los EE.UU., pero ni rastro de fricandó ni nada. Hasta que abrió The Dirty South. Los propietarios podrían ser personajes de Faulkner: los O'Donnell, un matrimonio formado por Katie, una mujer de Carolina del Sur, lugar de realismo mágico glosado en mil canciones- y Theo, un ex banquero irlandés.Katie explica que los sorprendió que "una ciudad con una escena de comida tan potente como Barcelona negligiera toda una gastronomía". Y que han hecho "una declaración de intenciones al no incluir ni hamburguesas ni 'nachos' en la carta. Theo habla con la fascinación del 'outsider': "La cocina del sur, la criolla, tiene fuertes raíces mediterráneas. Y es curioso que en Barcelona tengamos cocina peruana, con un fuerte rastro colonial español. Pero se desconoce la 'cajun'. El 'gumbo' es una sopa que se origina en la sopa de pescado catalana y la bullabesa francesa, enriquecida por las aportaciones de los esclavos africanos ", reflexiona.Son conscientes de que tendrán un arsenal de visitantes que han visto 'Treme'. Y para que la cosa no acabe en drama sureño, Katie ha recogido un puñado largo de recetas pantanosas, crujientes y picantes de la familia, vehiculadas por el cocinero Shaw Prescott, con un perfil ideal: su padre es de Atlanta y él tiene el culo pelado de hacer 'brunch', cocina vasca y

Reservar en línea
The Hip Fish
Restaurantes

The Hip Fish

A menudo oímos hablar de la apertura de restaurantes que ofrecen 'cocina típica californiana' en Barcelona. Y cuando te acercas comprobar qué es exactamente lo que comen en California que despierta pasiones en todo el mundo, puedes encontrarte hamburguesas, 'tacos', cócteles, crónuts o una gran explanada llena de 'food trucks' y luces de neón . Y llegas a la conclusión de que la cocina californiana es maravillosa precisamente porque coge lo mejor de aquí y de allí, a menudo con valentía e imaginación, y da lugar a creaciones como los 'poke-bowls' o los sushi burritos ( 'sushirritos' !).Estas dos piezas son las estrellas de The Hip Fish, un local de Gracia que nos ha robado el corazón con su 'fast food' saludable directo de la costa californiana, de la mano de tres socios venezolanos amantes del sushi. La propuesta es original y vistosa, y despierta pasiones entre 'healthy'-adictos, f'lexiterianos' y otros amantes de cuidar el cuerpo.Por un lado, podemos elegir uno de sus 'poke bowls', un plato de raíz hawaiana implantado en la costa californiana, que consiste en un pescado marinado con soja y jengibre, aderezado con especias y combinado con los más diversos ingredientes. Se pueden pedir personalizados (con ingredientes como kale, aguacate y semillas) o elegir recomendaciones de la carta. ¿Algunos ejemplos? El de salmón fresco, marinado con 'yuzu' 'ponzu', 'edamame', ralladura de limón y semillas de sésamo, o el de atún rojo, marinado clásico, cebollino, sésamo y 'chili flakes

Final Feliç
Restaurantes

Final Feliç

Casa Xica era el restaurante de dos cocineros que no tenían cocina, reflexiona Raquel Blasco. "Y por más que hagas platos fríos o marinados, te sale el fuego de dentro y te complicas de mala manera", añade. "La cocina de Casa Xica al final era la zona del fregadero", recuerda su pareja, Marc Santamaria. Los propietarios del restaurante de bolsillo con las ideas más ambiciosas de Barcelona –el 2014 la gente de buen comer se rindió a su naturalísima adaptación a Asia del producto catalán– crecieron de golpe. Ahora tienen un hijo, Máxim, y un segundo restaurante, Final Feliz, que en realidad es un principio, claro. En el proceso de buscar una cocina de producción, se encontraron con que Tonka cerraba y lo rehicieron de arriba a abajo: neón, oscuridad, cortinas, aires de China colonial y gángsters de 'Indiana Jones'. "Ya nos lo habían dicho, que recuerda un poco a 'Blade runner' ", ríe Santamaria.Lo importante, matizan, es que disponer de una cocina con todas las de la ley –se han inventado un ahumador conectando una cocina económica de carbón a una nevera de acero!– les permite "hacer platos más arriesgados y sutiles, y profundizar en las fermentaciones, curados y ahumados de una manera más seria ", dice Santamaría. Un ejemplo: una yema de pato curado con soja y guindilla china, sobre pies de cerdo finos  como papel de cebolla y navajas frescas, que han puesto medio en conserva con aceite ahumado al carbón.La acidez del vinagre se abraza a la grasa del pie de cerdo, y realza las

Más restaurantes recomendados

Últimas críticas

LeccaBaffi

LeccaBaffi

Cuando los italianos quieren decir que algo está para chuparse los dedos, dicen 'leccabaffi': para lamerse el bigote. Esta expresión me atrajo a un elegante y sobrio restaurante en Valencia con Bailèn. En la cocina hay Matteo Gavazzi y esto es una garantía, tal como lo demostró en el Cúbica dos años. Experimentado en Italia y sobre todo en Londres, este chef marca la diferencia con una cocina de alto nivel. Me sorprendió la presencia de una 'panzanella', una exquisita ensalada toscana con base de pan y tomate y con anchoas, alcaparras, tomate seco y cubierta de una estupenda stracciatella de burrata (la parte más cremosa del queso). Ahora sólo falta que en invierno hagan otra de las especialidades de la tierra de Dante, la ribollita, una sopa hecha también por la plebes con sobres y judías blancas. De segundo, una especialidad del chef, unos espaguetis de Gragnano (donde se elabora la mejor pasta napolitana del mundo) con burra y una salsa de 'nduja', un tipo de sobrasada calabresa de cerdo y bicho. Para otra visita dejé un plato de pasta genovesa (trofie) con pesto y otro con mejillones, gambas y almejas, muy prometedor. Son muy buenas las pizzas, y porque antes era una tienda, os podéis llevar a casa el que hayáis probado y más. Servicio amable y eficiente, buena carta de vinos italianos, y el que ofrecen en copas, un chianti toscano, va muy bien para la pasta. Para postres, tiramisú.

Time Out dice
3 de 5 estrellas
Reservar en línea
El Noi d'Alcoi
Restaurantes

El Noi d'Alcoi

Un lugar de arroces siempre suma, nunca resta. El Noi d'Alcoi es un restaurante situado en la zona alta de Barcelona. Con el chef Oscar Juan al frente del negocio, el secreto del local está en las sartenes, los melosos, los caldosos y platos de fideuá. Por cierto, son para un mínimo de dos, hay que ir acompañado. Yo he ido con mi primo y aprovechamos la comida para charlar sin freno. De primero, pido unos langostinos a la plancha y mi primo unos huevos revueltos con espárragos y setas. Los langostinos me gustan un pelín más crudos. De segundo compartimos una paella de bacalao. La otra elección era un arroz a banda o un meloso de pulpo y mejillones. Para quien no quiera grano, también hay la posibilidad de pedir carne y pescado. El arroz de bacalao resulta bastante bueno. A un arroz de verduras le añadía una porción de bacalao seco que daba el aroma y el punto de sal perfectas. El de El Noi d'Alcoi está cocinado con bacalao fresco y es un plato sutil. Durante la comida, nos hemos bebido una botella de Nuvian, vino tinto del Valle del Cinca. Para postres, miel y mató. Un epílogo clásico para un restaurante de aspecto clásico con una carta clásica que reivindica una cocina ultratradicional. Un restaurante con nueve arroces y cuatro fideuás a la carta siempre es bienvenido.

Time Out dice
4 de 5 estrellas
Bicnic

Bicnic

La carta del slow restaurante, que quiere decir comer sin prisas, no es muy extensa, pero todos los platos son interesantes. El menú consistirá en cuatro platos. Unos súper raviolis de culata de ternera con vino tinto sobre un caldo suave de xiitake, unos rollitos nem estilo vietnamita y hortalizas con vinagreta de mango, un tiradito de atún de granja con leche de tigre, erizo de mar, boniato y crema de aguacate, y un tartar de vaca y anguila servido sobre el mismo hueso.Si todos los platos son excelentes, los rollos y el tartar merecen mención aparte. Hacía tiempo que no disfrutava tanto y creo que la cocina va de esto: de disfrutar como bestias. Si el objetivo del Bícnic es hacer cocina tradicional pero desde una óptica actualizada, lo han conseguido. El Bícnic es un restaurante que crea adicción por la sutileza de sus platos. He probado cuatro, y hay otros que merecen una nueva visita. En los postres, he pedido un limón pelado, que es un sorbete con merengue de tomillo y empolvorado con flor de Sichuan. Toda una delicia como el vino que he tomado a lo largo de la comida. Una copa de Dido, un Montsant de narices.

Time Out dice
4 de 5 estrellas
Reservar en línea
Senyor Fabra

Senyor Fabra

La Rambla de Fabra i Puig es un punto de intensa actividad lúdica, sobre todo dedicada a las tapas. Hacía falta un lugar como Senyor Fabra para completar el círculo. La propuesta de este nuevo local del grupo Pepa Tomate formula una propuesta de calidad y buen gusto. Se ha creado un ambiente rompedor pero no extravagante, ideal para grupos de amigos, pero también para parejas o por cenas de trabajo. Un menú semanal variado por menos de 15 euros permite ir a menudo, y esto se agradece. De la carta nos sorprendió un brioche en tempura de pies de cerdo, con un sugerente pesto de hierbas de aderezo. Entre los platos recomendados semanalmente, unas alcachofas confitadas con jamón y dados de foie, que justifican una visita. Una cosa tan sencilla como las patatas bravas –y el alioli que las acompaña– merecen aplaudir una cocina a la vista comandada por dos mujeres, la Victoria y Sandra –la segunda muchos años a la lamentablemente desaparecida Casa Lucio–. Pau, el chef ejecutivo del grupo, ha sabido formar un equipo joven y entusiasta y ha creado una carta con platos originales y sin estridencias. Esta es una propuesta diferente en el barrio y diferente de las otras del grupo. El menú ofrecía un arroz de 'cap i pota', pero siendo jueves optamos por el de la carta, de pato y trompetas de la muerte, digno de mención y premio. En los postres, un conseguido tiramisú con base de carquiñolis. Servicio agradable y eficiente, que es lo que cuenta y se agradece.

Time Out dice
3 de 5 estrellas
Reservar en línea
Más críticas

Los mejores restaurantes de Barcelona...

Escapadas gastronómicas

Sabores de la Huerta
Restaurantes

Sabores de la Huerta

Los mejores restaurantes de la Costa Brava
Restaurantes

Los mejores restaurantes de la Costa Brava

Comer en Sitges

Comer en Sitges

Restaurantes de las comarcas de Barcelona
Viaje

Restaurantes de las comarcas de Barcelona