Restaurantes

Desde la cocina más tradicional hasta las recetas más exóticas. Los mejores restaurantes de Barcelona seleccionados por nuestros críticos

¡Sushi!
Restaurantes

¡Sushi!

Los mejores restaurantes japoneses de Barcelona

Las mejores ensaladillas de Barcelona
Restaurantes

Las mejores ensaladillas de Barcelona

¡Aquí manda la reina de la tapa!

Dónde comer el pollo más sabroso
Restaurantes

Dónde comer el pollo más sabroso

Os dará igual si os ponen muslo o pechuga, ¡todo está delicioso!

Restaurantes para comer 'healthy'
Restaurantes

Restaurantes para comer 'healthy'

¡Sano, divertido y delicioso! ¿Os apuntáis a la cocina saludable?

Los 50 mejores restaurantes de Barcelona
Restaurantes

Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

¡Ya no os quedaréis nunca más sin ideas!

Restaurantes recomendados

Summak

Summak

Ah, la dieta mediterránea, vaporoso concepto que, si reseguimos el mapa, abarca desde la calma gaditana hasta la guerra en Siria. No voy a entrar en disquisiciones sobre Ancel Keys, el creador del concepto, pero sí que vale la pena anunciar que ha abierto Summak, un libanés libanés (restaurante libanés de propiedad libanesa).Aquí, explica Yann Lassade, uno de los socios, tienen un objetivo muy simple: "Ofrecer comida libanesa cotidiana en un ambiente bonito y con mucha luz". Yann pone énfasis en el día a día, porque asegura que cuando vino a vivir a Barcelona, ​​"visitó la mayoría de libaneses. Y tenían un enfoque muy turístico". Aquí, dice, "nada es congelado, y comerás lo mismo que comemos cada día".Olvidaos de fantasías arábigas de mil y una noches y cachimbas: Summak –llamado así por la especie omnipresente en la cocina libanesa, de color rojo oscuro y sabor acidulzado– es un restaurante de uso cotidiano, abierto a la fantástica luz de las Drassanes y con un planteamiento sencillo: hacen 'meeze' (platos para compartir, las tapas del Líbano), platos principales y un ejército de 'manakeesh', una especie de pizza libanesa muy popular: cuesta entre cuatro y seis euros y se puede comer en una sencilla versión con 'Zaatar', hinojo libanés seco y aceite de oliva, o con 'shanklish', potente queso azul libanés, acompañado de tomates y especias.Summak está en Drassanes, justo delante del solar que ha visto denegada la licencia para un hotel de lujo. A Yann esto no le quita el sueño

Reservar en línea
The Dirty South
Restaurantes

The Dirty South

La dictadura de la hamburguesa no ha subsanado una 'gastrodisfunción' gorda en Barcelona: no hay ningún restaurante de cocina norteamericana. Como si el pan con tomate y fuet hubieran conquistado los EE.UU., pero ni rastro de fricandó ni nada. Hasta que abrió The Dirty South. Los propietarios podrían ser personajes de Faulkner: los O'Donnell, un matrimonio formado por Katie, una mujer de Carolina del Sur, lugar de realismo mágico glosado en mil canciones- y Theo, un ex banquero irlandés.Katie explica que los sorprendió que "una ciudad con una escena de comida tan potente como Barcelona negligiera toda una gastronomía". Y que han hecho "una declaración de intenciones al no incluir ni hamburguesas ni 'nachos' en la carta. Theo habla con la fascinación del 'outsider': "La cocina del sur, la criolla, tiene fuertes raíces mediterráneas. Y es curioso que en Barcelona tengamos cocina peruana, con un fuerte rastro colonial español. Pero se desconoce la 'cajun'. El 'gumbo' es una sopa que se origina en la sopa de pescado catalana y la bullabesa francesa, enriquecida por las aportaciones de los esclavos africanos ", reflexiona.Son conscientes de que tendrán un arsenal de visitantes que han visto 'Treme'. Y para que la cosa no acabe en drama sureño, Katie ha recogido un puñado largo de recetas pantanosas, crujientes y picantes de la familia, vehiculadas por el cocinero Shaw Prescott, con un perfil ideal: su padre es de Atlanta y él tiene el culo pelado de hacer 'brunch', cocina vasca y

The Hip Fish
Restaurantes

The Hip Fish

A menudo oímos hablar de la apertura de restaurantes que ofrecen 'cocina típica californiana' en Barcelona. Y cuando te acercas comprobar qué es exactamente lo que comen en California que despierta pasiones en todo el mundo, puedes encontrarte hamburguesas, 'tacos', cócteles, crónuts o una gran explanada llena de 'food trucks' y luces de neón . Y llegas a la conclusión de que la cocina californiana es maravillosa precisamente porque coge lo mejor de aquí y de allí, a menudo con valentía e imaginación, y da lugar a creaciones como los 'poke-bowls' o los sushi burritos ( 'sushirritos' !).Estas dos piezas son las estrellas de The Hip Fish, un local de Gracia que nos ha robado el corazón con su 'fast food' saludable directo de la costa californiana, de la mano de tres socios venezolanos amantes del sushi. La propuesta es original y vistosa, y despierta pasiones entre 'healthy'-adictos, f'lexiterianos' y otros amantes de cuidar el cuerpo.Por un lado, podemos elegir uno de sus 'poke bowls', un plato de raíz hawaiana implantado en la costa californiana, que consiste en un pescado marinado con soja y jengibre, aderezado con especias y combinado con los más diversos ingredientes. Se pueden pedir personalizados (con ingredientes como kale, aguacate y semillas) o elegir recomendaciones de la carta. ¿Algunos ejemplos? El de salmón fresco, marinado con 'yuzu' 'ponzu', 'edamame', ralladura de limón y semillas de sésamo, o el de atún rojo, marinado clásico, cebollino, sésamo y 'chili flakes

Final Feliç
Restaurantes

Final Feliç

Casa Xica era el restaurante de dos cocineros que no tenían cocina, reflexiona Raquel Blasco. "Y por más que hagas platos fríos o marinados, te sale el fuego de dentro y te complicas de mala manera", añade. "La cocina de Casa Xica al final era la zona del fregadero", recuerda su pareja, Marc Santamaria. Los propietarios del restaurante de bolsillo con las ideas más ambiciosas de Barcelona –el 2014 la gente de buen comer se rindió a su naturalísima adaptación a Asia del producto catalán– crecieron de golpe. Ahora tienen un hijo, Máxim, y un segundo restaurante, Final Feliz, que en realidad es un principio, claro. En el proceso de buscar una cocina de producción, se encontraron con que Tonka cerraba y lo rehicieron de arriba a abajo: neón, oscuridad, cortinas, aires de China colonial y gángsters de 'Indiana Jones'. "Ya nos lo habían dicho, que recuerda un poco a 'Blade runner' ", ríe Santamaria.Lo importante, matizan, es que disponer de una cocina con todas las de la ley –se han inventado un ahumador conectando una cocina económica de carbón a una nevera de acero!– les permite "hacer platos más arriesgados y sutiles, y profundizar en las fermentaciones, curados y ahumados de una manera más seria ", dice Santamaría. Un ejemplo: una yema de pato curado con soja y guindilla china, sobre pies de cerdo finos  como papel de cebolla y navajas frescas, que han puesto medio en conserva con aceite ahumado al carbón.La acidez del vinagre se abraza a la grasa del pie de cerdo, y realza las

Más restaurantes recomendados

Últimas críticas

Senyor Fabra
Restaurantes

Senyor Fabra

La Rambla de Fabra i Puig es un punto de intensa actividad lúdica, sobre todo dedicada a las tapas. Hacía falta un lugar como Senyor Fabra para completar el círculo. La propuesta de este nuevo local del grupo Pepa Tomate formula una propuesta de calidad y buen gusto. Se ha creado un ambiente rompedor pero no extravagante, ideal para grupos de amigos, pero también para parejas o por cenas de trabajo. Un menú semanal variado por menos de 15 euros permite ir a menudo, y esto se agradece. De la carta nos sorprendió un brioche en tempura de pies de cerdo, con un sugerente pesto de hierbas de aderezo. Entre los platos recomendados semanalmente, unas alcachofas confitadas con jamón y dados de foie, que justifican una visita. Una cosa tan sencilla como las patatas bravas –y el alioli que las acompaña– merecen aplaudir una cocina a la vista comandada por dos mujeres, la Victoria y Sandra –la segunda muchos años a la lamentablemente desaparecida Casa Lucio–. Pau, el chef ejecutivo del grupo, ha sabido formar un equipo joven y entusiasta y ha creado una carta con platos originales y sin estridencias. Esta es una propuesta diferente en el barrio y diferente de las otras del grupo. El menú ofrecía un arroz de 'cap i pota', pero siendo jueves optamos por el de la carta, de pato y trompetas de la muerte, digno de mención y premio. En los postres, un conseguido tiramisú con base de carquiñolis. Servicio agradable y eficiente, que es lo que cuenta y se agradece.

Time Out dice
3 de 5 estrellas
The Corner Bar

The Corner Bar

En la calle Muntaner esquina con Mallorca está Nueva York. The Corner Bar está en la planta baja de The Corner Hotel, disculpen la redundancia. Y como se trata de llevar un 'brunch' de estilo 'Big Apple' al centro de Barcelona, ​​la carta del restaurante tiene un tono de aquellos 'american breakfast' que todo turista busca encontrar cuando cruza el Atlántico. Un vuelo de ida y vuelta con una cantante amenizando la comida con Aretha Franklin en sus oraciones. A mí me gusta comer con la megafonía apagada para no acabar convirtiendo la comida en un diálogo de sordos, pero, por suerte, canta bien. Con un precio cerrado de 19 euros, se puede elegir un aperitivo -escojo unos blinis de salmón con queso de cabra caramelizado-, un plato fuerte -escojo una hamburguesa de ternera con cheddar y huevo revuelto servido con pan de brioche-, y un postre -escojo un cheesecake de la casa.Esta es una oferta sin misterios que depende mucho de la calidad de la materia, aquí óptima. Y como América es la tierra, dicen, de las oportunidades, el cliente tiene la oportunidad de tomar una copa de cava. Eso sí, si preferís cargar el depósito con calorías vacías de más altos vuelos etílicos, podéis tomar un cóctel. Yo, que soy fiel a la frase "hay que beber para olvidar", pido un Lavanda Gin Fizz que entra como el agua. Ya lo sabéis. Si queréis pasar un mediodía 'cool', id a The Corner Bar.

Time Out dice
3 de 5 estrellas
Ver precios
Monvínic
Restaurantes

Monvínic

Los buenos paladares deben vivir la experiencia al Monvínic, el genial invento de Sergi Ferrer-Salat, un lugar que con los años se ha convertido en emblemático. Y todavía más con la incorporación de Ariadna Julian al frente de una cocina de donde salen platos exquisitos, y no sólo en referencia al gusto. Cuando una trayectoria en restaurantes del mundo es bien aprovechada, los resultados son claros, como la liebre a la royale o el pichón a la brasa, y llevado a la mesa con una salsa y acompañamientos, que son como un plato aparte. Y qué decir del huevo poché, con sobrasada, parmentier, setas y jugo de asado de pollo.Ariadna, que pasó por los altares de la cocina parisina, se superó después en tierras vecinas, en Cal Xim (Ordal), donde perfeccionó la brasa y dejó excelentes huellas en este gran restaurante. Con respeto por el km 0, la mayoría de los platos pasan por la brasa. Un sibarita disfrutará con su jarrete de ternera: 15 horas a baja temperatura, acabado a la brasa y glaseado con su jugo.Todo esto se puede disfrutar en un ambiente Premio FAD en 2009 y donde además de un bar de vinos y restaurante, hay una biblioteca, salones y la privilegiada mesa del chef en la cocina. El Monvínic es una bodega abierto al mundo con 3.000 referencias. Y un funcionamiento impecable gracias a sus mujeres: Isabelle Brunet como sumiller -Premio Nacional de Gastronomía 2018 en la mejor cabeza de sala-, la maître Sophie glosa y la directora Clara Saludes.

Time Out dice
5 de 5 estrellas
Lagman

Lagman

Se hablará mucho, de Nena Lagman. La chef propietaria del Lagman, con estudios y vasta experiencia en buenas cocinas, se animó a abrir su propio restaurante, en una zona donde había un puesto de nivel y calidad. "Me interesan productos de altísima calidad, tratados en su justa medida y con el máximo afecto y respeto, intentando preservar sus sabores", se define. El restaurante, de decoración moderna y sobria, con una luz natural que realza el buen gusto, gasta una cocina de gran calidad y mucha personalidad, y un servicio de sala impecable a las órdenes de Toni Mata, de amplia trayectoria junto Albert Adrià, entre otros grandes cocineros.Nos recibieron con un plato típico de Filipinas –aprendido de su abuela–, unos calamares en su punto, con cebolla de Figueres y vinagre de Módena sorprendentes, para luego hacernos disfrutar con vieiras a la plancha sobre torta de algas y cebolla caramelizada, exquisitas alcachofas rellenas con butifarra de perol, y salsa de foie y un foie micuit de la casa, al armagnac, con higos marinadas en ratafía. Después nos sorprendió con una pieza de vaca rubia gallega, bien madura, servida con pan de seis semillas y cortada fina y con virutas de queso payoya. En cuanto a la carne, también se luce con el Tomahawk –como el misil!–, una pieza de vaca gallega con hueso de dos kilos, a compartir entre dos o tres.

Reservar en línea
Más críticas

Los mejores restaurantes de Barcelona...

Escapadas gastronómicas

Sabores de la Huerta
Restaurantes

Sabores de la Huerta

Los mejores restaurantes de la Costa Brava
Restaurantes

Los mejores restaurantes de la Costa Brava

Comer en Sitges

Comer en Sitges

Restaurantes de las comarcas de Barcelona
Viaje

Restaurantes de las comarcas de Barcelona