Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los mejores restaurantes franceses de Barcelona

Los mejores restaurantes franceses de Barcelona

Los establecimientos de Barcelona que os harán exclamar 'c'est magnifique'

L'Escale
© Irene Fernandez L'Escale
Advertising

Hay un montón de restaurantes que gracias a su 'savoir faire' nos traen lo mejor de la gastronomía francesa. Restaurantes, pastelerías y tiendas de 'delicatessen' donde podréis probar los mejores productos del país vecino. Aquí tenéis un resumen de los representantes del buen gusto francés en la ciudad.

NO TE LO PIERDAS: los 50 mejores restaurantes de Barcelona

L'Escale
© Irene Fernandez
Restaurantes, Francesa

L'Escale Bistrot

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Julien Rivoiron –es hijo de un 'bouchon', casa de comidas– y dos lioneses más abrieron hace un año y medio este bistrot joven, 100% francés y con leve acento asiático. "Menos el pan, lo hacemos todo nosotros", dice. Esto incluye delicatessen como rillette de pescado, terrina de foie o brutales croquetas de reblochon. Hedonismo y/o sensibilidad: podéis comer desde ancas salteadas hasta una quenelle de salmón, salsa de cangrejo y shiitake. Carta breve, afinada, acertada: repartida en un menú de mediodía de tres platos (17€) o uno de degustación de seis a 43€. "Cómo comer bien en Francia, pero más barato", resume.

Au Port de la Lune
© Au Port de la Lune
Restaurantes, Francesa

Au Port de la Lune

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Cuando Guy Monrepos trasladó Au Port de la Lune de la plaza de la Gardunya al Francxample –si nos permitís el neologismo- temía que perdiera aquel 'charme' brutal y desguazado. Seis años después, hay que felicitarle: ha mantenido una oferta de cocina de bistrot excelente –peina el mediodía francés en la búsqueda del mejor producto– a un precio de amigo. Fórmula mediodía: 15 euros, un extenso menú (la carta disfrazada) donde disfrutamos de rillettes, foie, tartar, quiche y un pitchet de buenísimo vino de Burdeos, agua y postres. Y eslóganes de galo irreductible: "Aquí amamos a los cerdos, no habrá nunca Coca-Cola".

Time Out dice
Advertising
Restaurantes

Joséphine

Cocina mediterránea de aire sofisticado, ideal para una comida de trabajo sabroso. Este podría ser el eslogan de este bonito bar restaurante que se vende también como deli y 'comptoir' (barra). El menú de mediodía (14,90 €), te planta en los morros un plato combinado que te entra por los ojos. Es jueves y pedimos huevos revueltos con ajos tiernos y cebolla caramelizada y codillo de cerdo ibérico cocido a baja temperatura con verduras, tan tierno que se funde en la boca. Hacen un tataki de atún y un tartar de salmón deliciosos. Hace nueve años que están en una esquina que invita a entrar.

Restaurantes, Francesa

L'Éclair. Hotel Palace

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Entrar en el Hotel Palace, siempre es una experiencia, y visitar el restaurante Éclair, justo en el hall del hotel, dorado y con piano de cola que da la bienvenida, es como trasladarse al París más chic. En la cocina conviven las recetas de la cocina tradicional francesa con los productos frescos y de proximidad y con un toque moderno barcelonés. Tiene un horario extenso -de 11 a 23 horas- así que podéis hacer cualquier comida del día. Y, como su nombre indica, encontraréis una selección de eclairs dulces –fruta de la pasión y yuzu, limón y frambuesa y caramelo y cacahuete– y salados –ave de corral y curry, salmón ahumado y raifort y foie de pato–. Y para que la experiencia sea aún más completa, de jueves a sábado a partir de las 18 horas se hacen sesiones de piano. Chapeau!

Advertising
Patachou
© Ivan Giménez
Tiendas, Pastelerías

Patachou

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Si creéis que os gustan las lionesas es porque no habéis probado los choux, que vendrían a ser la transformación superlativa de nuestros postres. Léopold hace dos años que ofrece de todo tipo en su pastelería del Eixample. "Abrimos con la idea de que en Barcelona ya había una oferta completa de restaurantes de todo el mundo, pero que no había mucha pastelería tradicional francesa", nos dice. La cuestión es que probamos allí un choux de praliné que nos hizo soñar, porque habríamos probado más. Los eclairs son también de bandera. Por cierto, el local es muy acogedor.

Restaurantes

En Aparté

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

La tranquila Plaça Sant Pere jamás ha estado tan bien servida de buenos lugares para comer o beber, por lo que este nuevo café-restaurante acogedor, luminoso y espacioso se ha recibido con alegría en el barrio. Quesos franceses y embutidos son los pilares de la cocina, que se sirve en su mayor parte en pan tostado con una ensalada bien completa. La carta de vinos franceses contribuye a un cambio interesante, y tiene un menú fijo a muy buen precio.

Advertising
Restaurantes, Francesa

Le P'ty Mon

icon-location-pin Eixample

Aunque la crepería bretona Ty-Bihan haya cerrado, en su lugar encontraréis este nuevo establecimiento que sigue la misma línea: ponen en la mesa todo el repertorio de galettes —crepes salados bretones hechos con trigo sarraceno —, patés, rilletes y sidra artesana. Una garantía: uno de los propietarios del Ty-Bihan sigue al frente de este local.

Le Bistrot de Pierrot
© Maria Dias
Restaurantes, Francesa

Le Bistrot de Pierrot

icon-location-pin El Gòtic

En conocimiento gastronómico, aquí sufrimos una disfunción curiosa. Si entráis en según qué restaurante asiático, el personal os podrá glosar la diferencia entre 'ramen' y 'pho' (y seguro que también entre un café 'aeropress' y uno 'kalita'). Ahora bien, pregúntales por la diferencia entre 'rillette' y foie, a ver qué. La cocina francesa es aún muy desconocida en nuestro país (quizás por aquel desprecio a quien tanto se nos parece). Sobre todo en la vertiente popular. ¿Entramos en vías de normalización? Le Bistrot de Pierrot, nuevo, es un más que recomendable ejemplo de clásico popular francés que lo intentará. Está en una esquina necesitada de puestos de verdad: el Gòtic, rozando la Via Laietana. Su propietario, Pierre Verchére -de Lyon, capital gastronómica francesa, y patria de la comida exquisita y la cocina con manteca- explica que "siempre había querido abrir un restaurante". "Y después de cinco años aquí trabajando en una multinacional, no dudé en hacerlo cuando tuve el dinero".Sí, Lyon tiene la famosa categoría de los 'bouchons' -el restaurante típico, tiene DO-, pero Verchére ha querido combinar "la influencia de casa con especialidades de todas las zonas de Francia, para que la gente descubra la comida de Lyon pero también el los Alpes, del suroeste ... ". Los grandes éxitos del bistrot reunidos, vaya. Me tropecé con el Pierrot por casualidad, y al cabo de cinco minutos de sentarse –leyendo una carta francesa, escuchando a cocineros y clientes franceses– tuve la sen

Advertising
Restaurantes, Francesa

Ginette

icon-location-pin Ciutat Vella

Un anónimo tapado de esos que están en lo alto de los rankings de 'likes': el chef parisino Hervé Escobar se enorgullece de practicar una cocina mediterránea con producto francés, sin querer atarse a ninguna etiqueta (aunque el subtítulo es 'bar à manger'). Lo interesante de la carta de este cocinero que ha ejercido de Japón a la Seu d'Urgell es que hace pocas concesiones a la infantilización palatal de aguacate y rusa que asola la ciudad. 'Au contraire', busca la potencia y el sabor en platos como el rape con sobrasada, polenta cremosa y piquillos.

Bianco Noir
©MariaDias
Restaurantes, Gastropubs

Bianco Noir

icon-location-pin El Raval

Es para nostálgicos. Nostalgia de aquellos finales de los 60 y los 70, cuando sorprendía y gustaba todo lo que viniera de fuera, lo que fuera novedad. Platos que muchos conocieron visitantando Perpiñán para ver el prohibido 'El último tango en París'. Y además de para nostálgicos, el Bianco Noir –abierto en 2013 por la francesa Virginie y el italiano Cristian– es frecuentado por aficionados y actores de teatro. Porque recuerda de alguna manera lo que sucede entre bastidores. Sus muros fueron pintados por artistas, su música es ideal para acompañar una buena comida o cena: buen jazz y chill out. Pero lo importante, además del buen ambiente, es su propuesta. Ofrecen la posibilidad de volver a saborear patés'à l'ancienne', caseros, y unas rillettes de cerdo o de pato soberbias, obra de Virginie, como las tapas, algunas de las cuales sobresalen, como los mejillones que prepara en escabeche. En visitas recientes no pudimos evitar repetir la quiche de puerros, con la masa preparada en la cocina, suave, crocante y de sabroso relleno. Con la quiche, Virginie suele saltarse cánones y a veces añade un poco de las rillettes, un paté de carne deshilachada, plato típico de la zona de Le Mans. A menudo en el menú encontramos polenta, unas veces con tomate y atún y otros con queso gorgonzola u otras variantes, y pastas al horno. En la carta destaca un bistec tártaro, cortado a cuchillo, exquisitamente sazonado con buena mano. La bodega es dinámica, porque Cristian ha probado muchos vinos,

Time Out dice
Advertising
Restaurantes

L'Epicerie

Detrás de las crepes de La Epicerie, encontramos uno de los grandes nombres de la cocina francesa en Barcelona: el chef Romain Fornell, con una estrella Michelin por su Caelis en el Hotel Palace y alma mater del vecino Café Emma. La Epicerie es el más pequeño de sus locales, el sueño de chef hecho realidad: una pastelería francesa en pleno centro de Barcelona. Uno de sus productos estrella son las crepes que pueden ser de jamón y queso o de mozzarella y tomate. Si las preferimos dulces, en la Epicerie encontramos propuestas como la de frutos rojos con helado, nata, fresa, entre otros.

Fromagerie Can Luc
Can Luc
Tiendas, Queserías

Fromagerie Can Luc

icon-location-pin Gràcia

Abrieron en 2014 y ya han hecho dos reformas. "Se nos había quedado pequeño, y queremos aprovechar cada rincón al máximo", explica Luc. Decir aprovechar es quedarse corto: entras y el aroma de queso se convierte en física: tienen 150 referencias –todas las DO francesas en la mejor versión: fermier, de granja– y quesos de todo el mundo. No sólo eso: rillettes y delicatessen como la 'bisque', una sopa de bogavante, que venden enlatada. Hacen asesoría quesera integral: desde las combinaciones de mermelada hasta dejaros utensilios para la fondue. Y vinos, mantequilla, crème fraîche, mostazas...

Advertising
Restaurantes

En Ville

Con aspecto de agradabilísimo -precioso, más bien- bistrot francés, este restaurante en la parte noble del Raval ofrece cocina mediterránea con un fuerte toque italiano. Platos como el magret de pato con verduras de temporada tienen una fuerte identidad francesa, pero también se permiten divertimentos de fusión como un secreto ibérico a la brasa con chutney de pera y escama negra.

Restaurantes, Francesa

Caelis

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Romain Fornell, quien fue niño prodigio de la alta cocina en Barcelona, es la única estrella Michelin de un cocinero francés de Barcelona. Durante años en el hotel Palace, Fornell -propietario del restaurante- lo trasladó al Hotel Ohla, desde donde ha comtinuado la trayectoria de un restaurante que ostenta una estrella Michelin desde el 2005. Aquí encontraréis una cocina llena de audacia pero con un espíritu clásico impecable, vehiculada en dos menús degustación. Y entre semana, un menú de mediodía, alerta, a 39 €, generoso: bebidas, postres y cafés incluidos.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Francesa

Gouthier

icon-location-pin Sarrià - Sant Gervasi

Un pequeño rincón de sabores y recuerdos franceses, donde los paladares más exquisitos encuentran las mejores ostras de la Normandía francesa. Thierry Ainaud, su propietario, lo explica muy bien: «Son del Atlántico y eso significa que son más grasas, más carnosas, algunas un poco dulces, pero todas con un profundo sabor a mar». Las ostras de Marennes Oléron, las que ofrece Gouthier, son criadas de manera biológica. Su sabor es más fino que el de las de marea alta, menos ásperas y yodadas. En un ambiente de sobrio buen gusto, con pocas mesas y alguna que otra para tomar un bocado, el local ofrece no solamente variedad de ostras, sino también conservas de alta calidad y poco vistas en el mercado, como la anguila ahumada con azafrán, el hígado de rape, el lomo de salmón y los callos de bacalao ahumados. Buena selección de quesos, bien acertados. Los vinos y los champanes se sirven en copa, con una selección para todos los bolsillos y caprichos.

Camera
Tiendas, Pastelerías

Boulangery

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Hace más de 30 años que se denominan "el horno francés de Barcelona" y ya tienen tiendas en toda la ciudad -doce, entre Boulangery y La Boulangerie-. Nosotros probamos la del barrio francés (rectángulo que va de Aragón a Mallorca, y de Pau Claris a Bruc), de donde nos llevamos un 'croque-monsieur' de lagrimita y una 'galette' de crema de almendra deliciosa que nos alegra la tarde. Salado y dulce, respectivamente. Acaban de incorporar los eclairs de vainilla -ya hacían de café y de chocolate-. Dentro del local, se escucha el francés a todas horas. Estamos ante la librería Jaimes y de la École Française Ferdinand de Lesseps.

Advertising