Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
La cuesta de Sant Domènec vista desde Le Bistrot
Foto: Shutterstock La cuesta de Sant Domènec vista desde Le Bistrot

15 restaurantes imprescindibles de Girona ciudad

Almuerzo, cena o desayuno: la capital de la provincia de Girona es una delicia para una escapada de un día, y tiene un montón de restaurantes exquisitos y asequibles

https://media.timeout.com/images/105811575/image.jpg
Editado por
Ricard Martín
Publicidad

Girona ... ¡Qué ciudad más bonita! Es maravillosamente placentera como ciudad compacta. En el centro de Girona lo tienes todo a seis minutos a pie, y es un núcleo histórico donde todo es agradable y pulcro. Esto no quiere decir que sea un decorado de cartón piedra. Pero Girona pasó de ciudad gris y clerical a reunir lo mejor de la vida urbana y la apoteosis cuqui ampurdanesa a gran escala. Es un lugar idóneo para comer bien: auna cocina catalana de toda la vida y nuevas tendencias. Aunque algunos vecinos se quejan de la subida de alquileres que ha provocado la inmigración de estadounidenses locos por el ciclismo (por culpa de Lance Armstrong). Esto es el precio del 'city branding', queridos vecinos, de eso en Barcelona sabemos mucho.

NO TE LO PIERDAS: Los castillos más espectaculares de Cataluña 

  • Restaurantes
  • Catalana
  • precio 4 de 4

Años antes de que la locura por el 'brunch' y Asia nos abduciera, en 2007, Sergi Ballús se quedó con el Occi (en catalán, no diga 'ochi'!). Había trabajado en el Lluçanès, y en el Occi puso en práctica los mismos principios: cocina catalana creativa, que apuesta por la fusión y redefinición de platos, producto excelente, generosidad y solidez a prueba de modas. Tiene platos clásicos (carpaccio de gambas, escalope de foie gras ...) y un menú de mediodía (19,90 euros) potentísimo: quién puede decir que no a una dorada fresca con patata enmascarada y a unos huevos revueltos de setas y ajos tiernos con vieiras?

  • Restaurantes

El Bionbo es un bar restaurante de dieciséis sillas, ¡que tiene una lista de espera para cenar de un año! Xavi Aguado es un chef cargado de talento con una oferta espectacular: menú de degustación de siete platos a 30 euros. Tiene cinco de distintos –nunca sabes qué comerás– y a la sexta ya no reservas sino que te propone una fecha y un menú nuevo. Ahora bien, al mediodía podéis probar uno de excelente a 13,50 euros, sabroso y digestivo. “El secreto es el uso de las verduras como base”, dice. Aguado es un cocinero lleno de talento, con una visión sensible y poética de la cocina, alejada de los tópicos del respeto al producto y bla, bla, bla, y que hay que visitar alemanes una vez, si os queda Girona cerca.

Publicidad

Qué, ¿una de sushi? Tanto si buscáis una cena romántica como si vais con los amigos, este restaurante japonés no os dejará indiferente. De ambiente íntimo, pero espacioso, ofrece una carta variada con una bona relación calidad-precio. Si queréis disfrutar de una velada especial, podéis reservar un espacio privado. En cambio, si preferís un poco de espectáculo, os proponemos sentaros en una de la grandes mesas teppanyaki, donde un cocinero preparará la comida delante vuestro.

La fama precede este ya emblemático establecimiento donde hacen, sin duda, las mejores patatas bravas de la ciudad. Un local que lleva el sello de calidad de buen gerundense. El König podrá encontrar una extensa carta de suculentas hamburguesas, bocadillos y platos combinados que, acompañados de una cerveza os saldrá a un precio inmejorable y os dejará bien satisfechos. Si está lleno, se recomienda probar suerte en la Plaça Independència. La extensión de la carta os puede parecer delirante, pero incluso en las propuestas más comprometidas para un 'fast-food' (¡como el pulpo a la gallega!) la calidad es digna. Y que decir de sus sustanciosas 'burguers' completas a cinco euros, en un mundo donde ya no bajan de nuevo.

Publicidad
  • Bares y pubs
  • Bares de tapas
  • precio 3 de 4

En una esquina de la plaza Benll-lloc, el rectángulo de bares de moda, encontrará una barra de tapas tradicionales -más buenas que las de Los Padules, la memoria idealizada- con una elección de vermuts y vinos comisariados con ojo clínico y precios de amigo. Lo petan: un jueves por la noche, el gerundense -bien sea lector fiel del Conde de Godó a un joven 'mulletiano'- sabe que por 15 euros, fiesta asegurada. Cocina abierta y ollas haciendo chup-chup, todo casero: se hace evidente al primer bocado.

Txalaka

Un restaurante vasco regentado por gerundenses con una década de historia. Los montaditos son la estrella del local y la filosofía es sencilla: coge un plato, llénate de tapas hasta que no puedas más y, al terminar, un camarero contará los palillos que hayas dejado para pasarte a cobrar. La comida mezcla la cocina vasca y la tendencia catalana e incluye platos como la ensalada de xató o la esqueixada de bacalao. También disponen de menús económicos y de platos más elaborados.

Publicidad

Lo mejor de Le Bistrot es su ubicación en la subida de las escaleras de San Martí, uno de los rincones más fotografiados por Temps de Flors. Quizá por eso, en 2014 ha sido elegido en un concurso en internet como el lugar más romántico del Estado. El mejor de Le Bistrot es su ubicación en la subida de las escaleras de San Martín, uno de los rincones más fotografiados por Tiempo de Flores. Quizá por eso, en 2014 fue elegido en un concurso como el lugar más romántico del Estado (también ayudó que Javier Cercas lo inmortalizara en 'Soldados de Salamina'. Si consigues sentarse cerca de la ventana, tendrá un punto privilegiado. Sentarse en la terraza es el nirvana instagrammer. Y su cocina, tradicional catalana con algún toque francés, no está mal (de lunes a viernes, buen menú a precio asequible).

Draps

Decoración minimalista para platos de grandes dimensiones. Intimidad y modernidad acompañan una carta no muy extensa, pero de una calidad que lo compensa. Su filosofía, "Cocina para compartir", así que si sois lobos solitarios -o celosos de la comida-, este no es vuestro lugar. No olvidéis dejar sitio para el postre, porque el doble pecado de chocolate es mortal.

Publicidad
Casa Marieta

Casa Marieta

Uno de los restaurantes de referencia de Girona. La centenaria Casa Marieta fue fundada en 1892 durante la primera etapa del movimiento modernista. También estaba en plena inauguración del tren que conectaba la ciudad con Sant Feliu de Guíxols. La cocina es casera (cordero asado, pato con peras...) con unos cuarenta platos para elegir, además de los de temporada. El precio medio por comensal ronda entre los 17 y 23 euros. Puigdemont, exalcalde de Girona, sabe lo que se hace: antes de salir corriendo para Waterloo, comió aquí. 

  • Bares y pubs
  • Cafeterías

Gracias a Lance Armstrong, Girona ahora es una meca del cicloturismo. El Call está lleno de jubilados de los Estados Unidos con maillots sorbiendo 'flat white', y hay toda una escena de cafeterías de especialidad 'bicifriendly'; la más veterana es la linda La Fábrica, abierta en 2015 por el ciclista canadiense Christian Meier. Los tenderos, encantados: “Turismo limpio, educado y gastador”. Una amiga gerundense: “Ponen parkings de bici en edificios catalogados y suben los alquileres”. Barcelonés que visitas Girona y de golpe te coge síndrome de abstinencia del Paseo de San Juan, aquí encontrarás unos platos de 'brunch' hipnóticos por su tamaño, color y buena calidad. Y el café, excelente.

Recomendado

    Más de escapadas

      También te gustará
        Publicidad