La pizza nostra: las mejores pizzas de Barcelona

Napolitana o romana, o de Barcelona... Nuestra ciudad elabora unas pizzas de primera. En esta lista encontraréis algunos clásicos, pero también locales nuevos que os sorprenderán.
©Ivan Giménez
Por Ricard Martín |
Advertising

Familiares, individuales, al estilo napolitano o de Chicago, carnívoras, para vegetarianos, con combinaciones locas y también para celiacos. La pizza, esta fiel compañera que siempre apetece, no se tiene que despreciar y por eso hemos seleccionado algunas de las mejores de Barcelona. Pero si queréis encontrar la lista más completa de pizzerías de Barcelona para todos los gustos y bolsillos visitad el artículo sobre las mejores pizzerías de Barcelona o también las pizzerías recién salidas del horno, las más originales de Barcelona. Disfrutad del placer más redondo de la ciudad.

Murivecchi
Ivan Giménez
Restaurantes, Italiana

Murivecchi

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Tienen un mérito innegable: abrieron en 2004 y en un panorama superpoblado por la pizza napolitana han sabido hacer un nombre que ya tiene eco clásico. Irene Herrera nos cuenta que no hay secreto: "Hacer las pizzas con oficio, con buena harina y mozzarella de vaca de la buena". Ahora bien, aquí guardan una pequeña revelación: la pizza frita. Se trata de una especialidad de Nápoles que no ha salido mucho del ámbito casero. Bastante hardcore: se trata de una pizza cerrada y cruda, que se fríe. Alerta: se rellena de ricotta, pròvola, tomate, salami picante y un conglomerado de panceta especiada. ¡Bomba!

Restaurantes, Pizza

NAP

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

No, no es una pizzería vegana. Es un acrónimo que responde a las siglas de Neapolitana Authentic Pizza, y está donde hubo el excelente y bufón Rococó. No lloréis la pérdida, vale la pena: el propietario, Antonello, nos explica que su intención es "trasladar aquí la pizza napolitana con los precios de allí". Han seguido obsesivamente los requisitos de la DO-horno de leña, tiempo de cocción, harina y tomate italiano-y el resultado es una pizza superlativa y barata en un lugar ruidoso: lleno de juventud italiana, ya está todo dicho.

Advertising
Restaurantes, Italiana

La Bella Napoli

icon-location-pin El Poble-sec

Sí, es un clásico, y mientras aguanten el nivel, cualquier recomendación de pizzeros en Barcelona pasa por esta dirección. El ambiente es inequívocamente italiano: camareros ruidosos que hacen ver que te pegan la botella de 'chianti' por encima, mientras aprovechan para flirtear con tu pareja. Se les perdona el abuso del tópico porque las pizzas son muy buenas, quizá no son las mejores napolitanas, pero las ejecutan con una regularidad envidiable. Una recomendación: la de verduras, con todo el elemento vegetal braseado de una manera increíble y extendido generosamente.

La Verde Umbria
Maria Dias
Restaurantes, Italiana

La Verde Umbria

icon-location-pin La Nova Esquerra de l'Eixample

La pizza es el punto fuerte de Federico Blondi, que con su esposa Sandra abrieron hace casi un año este local coloreado y lleno de referencias italianas. Originario de Umbría, el corazón verde de Italia, blondas propone con éxito la pizza roscón, denominada así por su forma característica. Además de los condimentos básicos, se puede pedir, como el resto de las pizzas, al gusto del comensal. Una de las de mayor éxito es la de scamorza (una mozzarella ahumada) con patata y romero, o bien otra con el queso Taleggio, pera y rúcula. También es muy recomendable la lasaña o los bucatini all'amatriciana, espaguetis gruesos y picantes, como los preparaba la mamma de Federico. Es un lugar que no te puedes perder, aunque los fines de semana y mediodías conviene reservar allí porque habitualmente no hay lugar.

Time Out dice
Advertising
Piazze d'Italia
unknown
Restaurantes, Italiana

Piazze d'Italia

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Sólo entrar en este local se respira este ambiente tan particular que tienen las trattorias, el país de la bota nuestro equivalente de fonda de seises. Un pizzero hace girar y bailar con la punta de los dedos una masa de pizza que luego se transformará en una exquisitez crujiente y muy particular como es la focaccia. En la carta, la escrita o la relatada por Nicola Marino, siempre hay sorpresas agradables. En nuestra última visita nos sorprendió con un capuccino de calabaza con queso cremoso, un entrante tan acogedor como un amigo italiano. Pero la procesión continuó con un impresionante carpaccio de alcachofa con parmesano y piñones que fue el telonero ideal de un Vitello tonnato, una de las especialidades de esta casa. Ante su carta se crean muchas dudas, porque todo es apetecible y está bien relatado, pero lo más interesante es cuando el actual presidente en España del Ciao Italia (única asociación de restaurantes italianos reconocida por autoridades italianas en todo el mundo) te recomienda al oído, sólo a ti y a nueve más. No habéis probado los espaguetis con 'nduja' calabresa? Se trata de un embutido y a la vez una especie de paté como la sobrasada, con abundancia de 'peperoncino' de la región de en Nicola. Con aceitunas y un poco de tomate, un plato de pasta exquisito y desconocido. Piazze d'Italia cumple la vigésima valorando la materia prima de calidad y ha dedicado en todo este tiempo diferentes sesiones temáticas a productos de gran valor en Italia.

Time Out dice
Restaurantes, Italiana

Blau Cucina e Caffé

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Las pizzas más buenas son las más simples. Esto dice el napolitano Diego Martone en el Blau, pegadito al mercado de Santa Caterina, un favorito de la colonia italiana. Define la fórmula del Blau como "tavola calda", es decir, mesa caliente. Por la mañana, desayunos; al mediodía, menú (siempre con pizza de segundo), y por la noche, una carta de platillos italianos. Siempre con su excelente pizza que vienen al 'taglio' de telón de fondo. Diego nos recomienda la de berenjena, tomate fresco y queso scamorza, fresco de leche de vaca.

Advertising
Restaurantes, Italiana

Buonguiorno

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Si algo sabe hacer Giuliano Lombardo son pizzas: 30 años regentando uno de los grandes italianos de la ciudad y diez al frente del Buongiorno son credenciales impecables. El hombre es de la Liguria y la pizza napolitana no lo vuelve loco. Al contrario, aquí ha desarrollado una pizza fina y crujiente muy asimilable a la romana, con pocos ingredientes pero en cantidades generosas. Encontraremos hasta 21 tipos de pizzas con tomate y seis de blancas, sin tomate. Y puntualiza que "con un horno eléctrico con base de piedra y el oficio no es necesario el horno de leña". Muerdo la fresca-tomate fresco, albahaca y búfala-, la pruebo, ¡la compro!

Restaurantes, Italiana

Caleuche

icon-location-pin El Raval

Este pequeño local argentino ofrece una buena oferta de pizzas preparadas al horno de leña, y algunas a la brasa. No os perdáis los trozos de queso al horno con albahaca, los 'provolone'.

Advertising
Restaurantes

Tress i No Res

icon-location-pin El Raval

Si hablamos de pizza creativa, hay que hablar de Tress y no Ress. Su creatividad es rústica, pero efectiva, muy cercana a la ortodoxia catalana. Quizás los fundamentalistas de la masa rechazarán esta entrañable madriguera como pizzería: son porciones de pizzas estilo Chicago –masa esponjosa, de unos tres centímetros de altura– que van equipadas con coberturas sorprendentes: de apio y foie gras, de morcilla negra, de samfaina de verduras, de ternera asada... Deliciosas es poco. Tres porciones son una cena de campeones y empalaga muy poco, por su blandeza.

Restaurantes, Italiana

La Briciola

icon-location-pin Sants - Montjuïc

Claro que si alguien puede ondear con todo el derecho del mundo la pizza en Barcelona, son ellos. Pino Prestanizzi (calabrés) y Patricio Sodano, de Nápoles, abrieron, hace 23 años, La Briciola. Era un momento en el que "sólo había una pizzería en la ciudad, e ir a cenar al italiano era signo de distinción", rememora Pino. El tiempo aquí se ha parado, pero para bien: han mantenido el nivel y ellos trabajan con todo el producto, incluyendo el agua, de Nápoles. Y la decoración es demasiado auténtica para tacharla de kistch. La pizza Campione-salami picante, rúcula, queso de cabra, achicoria, orégano y parmesano-nos recuerda lo buenos que son. Han optado por la pizza fina, crujiente, nada napolitana: "No hay nada peor que una pizza gomosa y poco hecha que te repita", dice Pino.

Advertising