Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Las mejores heladerías de Barcelona
Parallelo Gelato
© Ivan Gimenez Parallelo Gelato

Las mejores heladerías de Barcelona

Los mejores helados de Barcelona en todas sus variantes: artesanos, italianos, de autor, singulares, japoneses ...

Por Ricard Martín
Advertising

El calentamiento global –llamadle cambio climático, si os hace sentir mejor– hace que las olas de calor nos caigan encima con alevosía y virulencia. Y llega la pregunta de oro: ¿hay una buena heladería, cerca de casa? Barcelona no es Florencia, de acuerdo –y no nos engañemos, no comemos helado todo el año– pero sí que disponemos de todo tipo de buenas heladerías, algunas de ellas entre las mejores de Europa. Contra el soponcio, un buen helado. Eso sí, la otra mejor manera de combatir tu calentamiento global es sentarse en buena compañía a tomar unas cañas y tapas espectaculares. Otra opción, el terraceo en las terrazas más bonitas de Barcelona.

NO TE LO PIERDAS: Y si ya tienes un buen helado en la mano, disfrútalo en esta preciosa ruta de zonas de sombra para esquivar el calor.


Time Out Love Local campaign logo

La campaña Love Local de Time Out apoya a los negocios de ocio y cultura de Barcelona. Descubre cómo puedes ayudar a salvar los sitios que hacen de Barcelona una ciudad genial

Obrador Delacrem
Foto: Andreu Font. In and Out Barcelona

1. Obrador Delacrem

Restaurantes Heladerías Dreta de l'Eixample

Segundo establecimiento de Delacrem y nueva aventura de Massimo Pignata, que abrió la heladería en la calle Enric Granados en 2010. Se llama Obrador Delacrem, gana metros para la elaboración de helados y la experimentación y hace visible parte de los procesos de producción. Aquí Massimo y su equipo exploran los sabores clásicos -trabajan con fruta de temporada y por lo tanto cambian periódicamente los helados- pero también desarrollan receptas nuevas, como el de crema de anacardo vegana, el de albaricoque y anacardo, y el de albaricoque asado con romero, las primeras nuevas incorporaciones de la carta. "Aquí tenemos más juego: una plancha, un horno para tostar frutos secos, espacio también para el libre de gluten... entiendo el Obrador como el centro para futuros desarrollos, como un laboratorio donde conceptualizar y crear nuevas ideas", explica el heladero. El Obrador Delacrem ofrece helados, cafetería básica y, la novedad de temporada, horchata. Otro producto que no faltará, marca de la casa, es el 'affogato': una bola de helado dentro de una taza de café con leche ahogada por un 'espresso'. "Sencillo, pero no conozco a nadie a quien no le guste", dice Massimo.

Parallelo Gelato
© Ivan Gimenez

2. Parallelo

Restaurantes Heladerías Vila de Gràcia

Los chicos de Parallelo (Matteo, Marco, Francesco) -que dejaron San Remo porque "era aburrida, sólo hay canción ligera" - aplican una ética artesana impecable a sus helados. "Somos artesanos en el sentido estricto y tradicional de la palabra, no nos llega ni usamos ningún producto acabado. Nada de pasta de avellanas procesadas: las tostamos nosotros mismos y hacemos la pasta". Artesanía y proximidad: con el cuidado que ponen, usan el mejor producto local que tengan a mano. Las avellanas, de Reus, el pistacho, de Lleida.

Y la tercera pata que va con artesanía y proximidad es temporalidad, claro: hacen helados que reproducen las sensaciones de cada estación, como los restaurantes reflejan la temporalidad en su carta. "La gente encontrará todos los helados clásicos, pero hay que divertirse e investigar", explican.

Advertising
Kurimu
Foto: Maria Dias

3. Kurimu

Restaurantes Heladerías L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Takashi Ochiai es uno de los grandes pasteleros de Barcelona y ahora apunta también al helado. Con la ayuda de Andrea de Bellis, artesano italiano, ha desarrollado una heladería italiana tradicional con toques japoneses. Para quitar el hipo: viaje en cremosidad delirante a Asia con sorbetes de y helados de sabores como cereza y 'umeboshi' (¡la ciruela encurtida del Suprunaman de Arale!). Kurimu, así se llama la heladería, significa cremoso en japonés, y nació por una idea de la hija de Ochiai, la Yuri. "Uno de los grandes éxitos de la casa era el helado de té verde, lo servíamos mucho a los restaurantes, ¿por qué no abrir un puesto de helados?", razona ella. Siguen la misma filosofía de producto de calidad y km 0 de la pastelería -leche fresca, el wasabi del helado de yogur con wasabi se hace con ingredientes de proximidad! - y encontraréis sabores tan placenteras como el sorbete de fresa, lima y 'yuzu 'o el de chocolate y jengibre. Atreveos con el helado de sésamo negro, delicioso, o pedid un 'tayaki', un simpático pescadito de hojaldre, que vendría a ser el cucurucho japonés, pero mucho mejor que el tantas veces indigesta barquillo.

4. Oggi

Restaurantes Heladerías El Gòtic

"Cuando ves que una heladería tiene más de 25 sabores y dice que es artesana, desconfía de el sitio. No tienen tiempo de hacerlos ". Alessadro Gaetano, socio de Oggi (Officina Gelato Gusto Italiano), es tajante en este aspecto. En 2016 abrió su primer local fuera de Italia, y se enorgullece de hacerlo todo desde cero: ningún tipo de pasta ni preparado. "La materia prima del helado es lo que marca la calidad. Hacemos el helado de pistacho con pistacho siciliano y ya está. El helado industrial es aire, azúcar y colorante ". Los pruebo y me lo creo: sabores refrescantes como el de hinojo salvaje, menta y albahaca -un clásico siciliano- colorean el paladar en alta definición. Como buen argentino, el Papa de ahora entiende de helados: Oggi son proveedores oficiales de los saraos de la Santa Sede.

Advertising

5. Gelaaati di Marco

Restaurantes El Gòtic

Posiblemente una de las mejores heladerías italianas de la ciudad. Ofrecen una gran variedad de sabores, y todos sus productos, incluidos los canolis sicilianos (3 euros la pieza) están elaborados con ingredientes naturales, sin colorantes ni conservantes. Vaya, el paraíso de los amantes de los dulces saludables. Viva l'Italia!

Delacrem
Foto: Edgar Ortiz

6. Delacrem

Restaurantes L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Delacrem es una heladería artesana con una filosofía muy propia: trabajan cada uno de sus helados siguiendo las estrictas normas artesanales. Sus pilares fundamentales son la producción diaria y la meticulosa selección de ingredientes para garantizaros la máxima calidad del producto final. En definitiva, una total pasión por aquello hecho a mano, poco a poco y con estima. Cada vez que pruebas sus especialidades, el puñetazo de placer de encontrarse el sabor puro hecho helado te golpea. ¡Este hombre es capaz de hacer un helado de coca de San Juan!

Advertising
Natas ice cream
Photo: Natas

7. Natas

Tiendas El Raval

Pilla el helado de menta con chip de chocolate. Hazlo. Si no eres fan de la menta, al menos pide una degustación. Si alguna vez has querido un ejemplo preciso de la expresión 'helado artesano, aquí tienes un caso literal. La menta y chips de Natas no es el deslumbrante neón verde de otras heladerias: es mucho mejor. Y tiene la frescura y sabor natural de hojas de menta que te esperas de un buen mojito-  Hay muchas sorpresas agradables en Natas, una encantadora heladeria incrustada en la libreria Central del Raval; a primera vista, la estética confunde un poco: pared medieval y grafitis en una entrada rosa que grita: ¡helado! Pero te darás cuenta que solo importa la ambrosía mercurial de los conos que te zamparás. Todo es bueno, pero lo mejor de todo son los sabores de temporada, que no se encuentran en ningun otro sitio: como el de mango lassi, la conversión en helado perfecto del iogurt índio. Y si os gusta la priva, id a por el valenciano, que combina vainilla con zumo de naranja y ron.  

Cosi Duci
Foto: Maria Dias

8. Cosi Duci

Restaurantes Heladerías Barcelona

Helado de felicidad con la propuesta de helado artesano siciliano del Cosi Duci. ¿Y cuál es su especificidad frente a otros helados italianos? Responden Fabio Pitrola y Laura Alaimo, los propietarios (en catalán perfecto, por cierto): "La generosidad. Ponemos los helados a paladas y no en bolas. Y también que es una especie de helado de sabor fuerte, con mucha sustancia ", explican. Y la 'granita'! Además de los helados, tienen unos 'pozzetti' con este sorbete infinitamente más fino y sólido que aquel batido líquido que llaman granizado. De limón, pistacho, almendra, chocolate o café, se puede tomar ahogado en un vaso de té frío (brutal refresco!) O con un delicioso y aromático bollo siciliano, el desayuno siciliano clásico de casa. Reivindican la labor de su helada toscano, Samuele Querciola, que hace todos los helados cada día y sobresale en sabores veganos y cítricos, como el de limón con albahaca.

Advertising
Gelatomania
Foto: Maria Dias

9. Gelatomania

Restaurantes Heladerías Sant Antoni

En el neón del local pone 1984, pero el local abrió en 2012. La vida heladera de Roberta Bernasconi, de la Lombardía, tiene tela. Su padre abrió su Gelatomania en Milán en 1984, cuando él ya tenía 58. Y cuando el hijo de la Roberta fue a estudiar a Barcelona, ella -que había estudiado cine pero vivía en Gran Canaria haciendo helados- lo acompañó. Peripecias aparte, los helados son fantásticos, sean los sabores clásicos -hasta 25 de diferentes- o inventos que dosifica a cuentagotas, como el de crema de mascarpone con manzana. Sin querer ser pretenciosa, afirma poseer "la clave de un buen helado: buen producto y el equilibrio entre grasa, azúcar y aire". Tiene el obrador a la vista, y es generosa; dos bolas artesanas a 3 euros. No escatima "en el ingrediente más caro de un helado en Barcelona: la electricidad!".

Gelateria di Michele
FOTO: Maria Dias

10. La Gelateria di Michele

Tiendas Fort Pienc

Lo único malo de la Gelateria di Michele es que todos los sabores tienen tan buena pinta que es casi imposible escoger uno. Te podrías quedar plantado ante el escaparate cinco minutos y no decidirte (a mí me pasó). Quizá por eso en Michele te recomienda siempre que combines varios sabores en tarrina o cucurucho. Y una vez con el helado en la mano, te das cuenta que el tiempo de deliberación ha valido la pena. La Gelateria di Michele  -lugar pequeño, entras y sales- ofrece helados caseros y naturales que evitan la gran trampa en la que caen demasiadas heladerías, los sabores demasiado dulces. La elección es pequeña, no te sentirás agobiado por docenas de sabores, pero eso está bien.

Los helados son lo bastante sabrosos como para no tener que ofrecer mil opciones. ¿Y cómo los combino? Oreo y café juntos forman un sabor único, lo pedirás cada vez que vuelvas. Chocolate y ment son excepcionales, también, y si quieres algo especial de verdad, prueba el de melocotón. Entra y déjate recomendar. Y luego pasea el cono y toda tu indolencia hasta el Arco de Triunfo.

Mostrar más
Recomendado

    También te gustará

      Advertising