Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los mejores restaurantes románticos de Barcelona

Los mejores restaurantes románticos de Barcelona

Restaurantes para impresionar a nuevas conquistas y conquistar a parejas poco impresionables

Torre d'Alta Mar
Torre d'Alta Mar
Advertising

Si estáis preparando una velada especial o simplemente os gusta pasar ratos bonitos en pareja, los restaurantes de esta lista os harán quedar como verdaderos conquistadores. Y no hace falta celebrar el amor solo el 14 de febrero, Barcelona cuenta con restaurantes con vistas espectaculares, con estrella Michelin y rincones que merecen una visita todos los días del año.

NO TE LO PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona.

Winter Garden
© Bernard Tartinville
Restaurantes, Catalana

Winter Garden

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

El restaurante Winter Garden del Hotel Palace está a la altura de las expectativas cuando entras en uno de los grandes hoteles de Barcelona. La exclusividad está en las vistas pero también en la cocina: estamos hablando de un restaurante con una espectacular vista de 360º de Barcelona, mesas separadas y aires de gran comedor burgués. 

Casa Xica
Ivan Giménez
Restaurantes, Fusión

Casa Xica

icon-location-pin El Poble-sec

Los largos viajes de Marc y Raquel en busca de sabores y placeres hacen que la carta del restaurante Casa Xica sea como un pasaporte goloso para viajar desde una cómoda silla en Poble-sec. Lo más fácil sería decir que hacen cocina de fusión. Pero esto de la fusión se está prostituyendo, y en este caso se trata más de la recolección de gustos aprendidos en tierras lejanas, convertidos en platos que gustarán al paladar más exigente.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes

a restaurant

Pocas presentaciones requiere Alain Guiard, el chef catalán con raíces y educación francesa: triunfador en el bando popular y carnívoro (Santa Burg) y popular y sutil (las tapas de La Mundana), se ha hecho cargo del restaurante del hotel Neri, que ha bautizado como "restaurante" (en minúscula). Dicho así tanto por el hecho de "ser una oferta juguetona, directa, asequible en un Relais Chateaux cinco estrellas", como por verte sorprendido por los niños de la escuela Sant Felip Neri jugando y haciendo muecas ante tu plato. El comedor del Neri es pura magia, con vistas a una de las tres plazas más bonitas de Barcelona (y la vista de niños jugando seguro que enternecerá a tu pareja).

CASA ANGELA
© Anna Jimenez Roig
Restaurantes, Catalana

Casa Àngela

icon-location-pin Sagrada Família

¿Comer una paella en Sagrada Familia? Esta frase que acojonaría a más de uno, es del todo fiable si hablamos de Casa Àngela. Un local con historia: primero fue La Palmera, un establecimiento familiar muy arraigado en el barrio, abierto en 1947. En 2017 Manuel Forés y Joaquin Viñas se hicieron cargo del local, y lo rebautizaron en honor a la señora Àngela, que tantas tortillas de patatas había hecho. Ahora, con el nombre de Casa Àngela, aquí mandan los arroces: tienen ocho en carta, todos potentes y sabrosos y con 'socarrats' bien hechos: algunos ejemplos son el marinero (con calamares, almejas, gambas y alcachofas naturales), el de pulpo o el muy robusto arroz de montaña, con costilla de cerdo ibérico, morcilla y setas de temporada. La otra pata del invento es un repertorio de tapas clásicas que satisfarán tanto al turista –sin ninguna pretensión de innovar– como al local por la calidad: gambas al ajillo, patatas bravas, croquetas o buñuelos de bacalao. "Queremos estar en el circuito de arroces y tapas que hay que probar en Barcelona. Cocinamos desde cero, con buen producto y hemos optado por los precios muy contenidos", explican. Y un bar de tapas y arroces en Sagrada Familia puede ser romántico: dividido en dos direcciones, 13 y 15, tiene unas vistas fenomenales a la Sagrada Familia y un ambiente íntimo y acogedor. Y qué narices, eso de que el arroz no es nunca para cenar sólo se aplica en casos de arroces malos para guiris. ¡Que no es el caso!

Advertising
Wagokoro
© Irene Fernandez
Restaurantes

Wagokoro

icon-location-pin Sant Gervasi - Galvany

Kenia Nakamura y Anna Peray van de la mano en este acogedor espacio donde reina el kaiseki, concepto de cocina japonesa que varía durante el año en función de la temporada y busca en cada plato la esencia del producto. Se desarrolla como un menú armonioso, detallista, estético y ceremonioso, pero despojado de lo superfluo. Proyecto gastronómico y proyecto de vida. ¿Os ha quedado clara la metáfora?

Restaurantes, Catalana

El Pla

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Sólo hace falta que paséis por delante para comprobar que el Pla es el restaurante íntimo por definición. La llegada entre callejuelas oscuras y húmedas del Gòtic nos prepara para un local dibujado con luz tenue y bien dirigida, decoración informal pero elegante y una cocina de criterios similares. Los vinos y los postres no desentonan y superan el nivel.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Italiana

Le Cucine Mandarosso

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Comer sí, pero cenar en el Cucine Mandarosso con un amigo o un familiar puede resultar extraño. Muy extraño. Porque emana un no sé qué íntimo y acogedor que parece hecho a medida de una cita romántica. Pero todo sutil, casual, con mobiliario retro, productos y libros en los estantes. Y una cocina italiana que es por sí sola el súmmum de la sensualidad. Si todavía no han quedado claras tus intenciones, Le Cucine te ayudará.

Restaurantes, Mediterránea

Torre d'Alta Mar

icon-location-pin La Barceloneta

En esto de la seducción y la pareja, el factor sorpresa y cierta picardía pueden marcar un punto de inflexión. Recibir a la pareja con ropa interior y la rosa en la boca es una posibilidad. Pero invitar a un restaurante situado en la torre del teleférico es un puntazo, ya que es un capricho absurdo en sí mismo… Es momento de desplegar toda la artillería pesada para decirle “Soy un muerto de hambre, pero por ti me vendo un riñón”.

Advertising
Restaurantes, Cocina creativa

Rilke

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

El Grupo Confitería ha reabierto el antiguo Beltxenea como Rilke. El romanticismo decadente le sienta como la sífilis a Baudelaire: es una finca señorial de principios del XX, con un comedor imperial, desde donde se divisa un patio interior presidido por una Venus de Milo, fuente de leones y vegetación pulcramente farragosa. Te sientas con una copa de Borgoña, suspiras, y tienes la sensación de que de un momento a otro aparecerá un personaje de Bécquer. Si tienes esperanzas con alguien que tira hacia gótico, vaporoso o etéreo, pide una mesa frente al jardín y recítale 'La carroña' de Baudelaire. Y qué demonios, si no es un 'frikigoth', la brutal cocina de Rafa Peña también le convencerá.

Bar Veraz
© Irene Fernández
Restaurantes, Cocina creativa

Bar Veraz

La gran batalla de los restaurantes de hotel en Barcelona es atraer al público local. Y la gran batalla del público local es no dejarse el sueldo, y probar cocina con personalidad, que esquive la doble estandarización de la cocina de hotel y la moda. El Bar Veraz en el hotel Barcelona Edition es un cinco estrellas de gran lujo, pero uno se puede sentar a la mesa por 35 euros. Encontramos cocina reconocible y personal, que al segundo nos queda impresa en el paladar.

Y para salir a cenar el día de San Valentín no te fallará. Ocupáis una de sus deliciosas mesas de dos, circulares y bañadas en penumbra dorada, y dejad todo en las manos del chef Sebastian Mazzola: os ha preparado un menú de seis pasos a 50 euros de los que excitan los sentidos. Y si pasáis  del amor romántico, bajad a The Cabaret donde hacen una fiesta gourmet anti-San Valentín.

Advertising
Osmosis
Osmosis ©
Restaurantes, Mediterránea

Osmosis

icon-location-pin Eixample

Con el paso de los años, el Osmosis se ha consolidado como un gastronómico asequible, creativo y excelente: son una máquina de hacer menús con producto inmaculado. Se posicionó en la línea de los bistronómicos que proliferaron hace unos años en la ciudad. Locales más o menos minimalistas de cuidada cocina y servicio a precios ajustados. Con muchos rincones y un aire reposado, Osmosis dispone incluso de estancias privadas para pequeños grupos o parejas. ¡Su intimísimo reservado para dos personas ha sido escenario de varias peticiones de matrimonio!

Time Out dice
Restaurantes

Celler Can Recasens

icon-location-pin Sant Martí

Una antigua tocinería de barrio pasó, hace más de 10 años, a convertirse en el local de degustación de estética modernista, con fotos antiguas en las paredes y pequeños espacios iluminados tenuemente. Después de una buena cena a base de embutidos selectos, quesos, fondues, alguna ensalada para disimular y mucho vino, sólo se nos ocurre una forma de eliminar el alcohol y el colesterol y poner el cuerpo a tono. Si hay platos que resucitan a los muertos, Recasens revivirá más de una llama.

Advertising
Marea Alta
© Maria Dias
Restaurantes, Marisco

Marea Alta

icon-location-pin El Raval

Sólo por la vista, el restaurante Marea Alta pasa a adquirir el codiciado título de atracción turística de primer nivel: en la planta 24 de la Torre Colón, ofrece una visión de 360º de la ciudad despampanante, inédita. También hay una visión de 360º del producto marinero. Ofrecen "una idea sencilla y al mismo tiempo difícil: pescado y marisco en crudo, ahumado, marinado y a la brasa. Siempre de alta calidad: tenemos los cuatro puntos cardinales de España controlados con los mejores proveedores ", asegura Enrique Valentí, el director. Ya sabéis que el marisco es afrodisíaco; combinado con unas buenas vistas, ya tienes a tu objeto de deseo en el bote (ya sea a alguien que deseas conocer carnalmente o si se trata de reavivar el fuego de las cenizas con el/ la 'partenaire'.

Mostrar más

More to explore

Advertising