Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Azoteas de Barcelona con vistas espectaculares
Barceló Raval
Foto: Barceló Raval Barceló Raval

Azoteas de Barcelona con vistas espectaculares

Bares y restaurantes en las alturas, para disfrutar de una vistas increíbles de la ciudad desde los mejores 'roofops'

Por Ricard Martín
Advertising

Desde las alturas todo sabe mejor: de una croqueta a una cucharada de caviar. Y si en algunas circunstancias nos sirven para alejarnos del bullicio de la ciudad, en otras pueden servir para mirar al cielo y flotar en una burbuja de confort y escapismo. Si ya habéis visitado algunos de los mejores restaurantes con vistas de Barcelona, es hora de dar un garbeo por algunas de las mejores azoteas de Barcelona, los famosos rooftop bars', y tomar algo con calma: saboreando cada trago, cada rumor de brisa, cada rayo de luz.  

NO TE LO PIERDAS: Las mejores terrazas de Barcelona

Panorámicas para matar, que diría 007

La Terrazza Negresco Princess
La Terrazza Negresco Princess
Foto: Negresco Princess

1. La Terrazza Negresco Princess

Hoteles Eixample

En este edificio icónico de la arquitectura de los años setenta, ahora un hotel de gran calidad-precio gastronómico, la azotea tiene dos valores añadidos: el primero es el natural, unas vistas con vistas privilegiadas (¡no lo quería decir pero lo dije! Toma 'ranciofact') a la Sagrada Familia, Paseo de Gracia, el Tibidabo y Montjuïc. El segundo, la concurrencia de la 'barwoman' Yanaida Prado, premiada y creativa, capaz de barbaridades como el Stone Woman, un delirio afrutado con vodka y aromas de Montserrat, que rinde homenaje a la patrona de nuestra ciudad. Cada día de 17 a 24 h, con DJ los jueves y viernes. 

Barceló Raval
Barceló Raval
Foto: Barceló Raval

2. Barceló Raval

Hoteles Ciutat Vella

Un peso pesado 'rooftopero': su terraza no se llama 360º por nada. En la planta 11, a casi cuarenta metros de altura, la visión panorámica de la ciudad corta el aliento (o es para mear y no echar gota, así dicho en plata). Está abierta cada día de 15.30 a 23.30, y tiene un servicio de bar y coctelería de lo más solvente, con cócteles como La Yaya, una combinación de dulce y amargo con Amaretto, vodka, Cointreau y lima. Agárralo y da una vuelta completa, copazo en mano. 

Advertising
Rooftop Garden El Palace
Rooftop Garden El Palace
Foto: Pierre Augier

3. Rooftop Garden El Palace

Hoteles Eixample

Terraza con alto caché histórico: inspirado en el jardín romántico del palacio-hotel que hizo construir Francesc Cambó, así como en los cuadros del pintor modernista Ramon Casas, el Rooftop Garden del Palace es un oasis de paz y buen gusto de 1.500 m2 con más de cincuenta especies de plantas, fuentes, pérgolas y una piscina con vistas panorámicas sobre la ciudad (barroco antídoto contra ese lujo 'bling-bling' de neón y 'finger food' a precio Michelin). 

Se han currado una programación de actividades con todas las de la ley: sesiones de cine al aire libre con tumbona y barra libre de palomitas, yoga y pilates, combinación de piscina y alta gastronomía... Consultad su agenda y reservad en su web

Buenas Tardes Pulitzer
Buenas Tardes Pulitzer
Foto: Alba Rupérez

4. Buenas Tardes Pulitzer

Hoteles Hoteles boutique Ciutat Vella

Desde tiempos inmemoriales (esto es: desde principios de siglo XX) la Terraza del Pulitzer fue pionera en abrirse a los saraos 'cool' y hacer subir a su azotea a la ciudadanía moderna. Su azotea abre de miércoles a domingo –de 18 h a 24 h– y ofrece, bajo el concepto #BuenasTardesPulitzer, una completa y variada programación de música en directo y sesiones tres días a la semana. Nada de cutreces: periodistas y músicos de primera pinchan, actúan y seleccionan aquí. La comida es para pringarse las manos de manera 'cool': el  chef británico Olly Melhuish propone street food a la barbacoa: un pan de pita con pollo tandoori a la brasa y chutney de mango, por ejemplo. 

Advertising
1881 Sagardi
1881 Sagardi
Foto: Sagardi

5. 1881 per Sagardi

Restaurantes

En la Barceloneta, en la planta cuarta del Museu d’Història de Catalunya, encontramos un terrado que no necesita demasiada altura para ofrecer una de las mejores vistas de la ciudad. El restaurante lleva el nombre del año en el que, inspirándose en las construcciones portuarias inglesas, se proyectó el edificio del Museo, 1881. Las vistas son un sueño: todo el litoral de Barcelona, del morro de Montjuïc a mas allà del Besós. La cocina también: arroces preparados al momento, mariscos y pescados de la lonja de la Barceloneta y carnes a la parrilla: a la basca, es decir, cocina directa y de producto inmejorable. 

Hotel Duquesa de Cardona
Hotel Duquesa de Cardona
Foto: Hotel Duquesa de Cardona

6. Terraza de la Duquesa de Cardona

Hoteles Hoteles boutique Ciutat Vella

Desde la azotea de este palacio construido en 1850 se divisa toda la línea de mar de Barcelona. Y vale la pena reservar para tomar una copa al atardecer o cenar:  las luces de la ciudad y el puerto se van encendiendo y el mar se convierte en un espejo de destellos resplandecientes. Lo mejor de todo es que la carta terracil de este acogedor cuatro estrellas es asequible hasta cierto punto: te calzas una botella de vino bueno por 20 euros, cócteles a partir de diez. Abre cada día de 16 a 24 h, los fines de semana de 12 a 24 h. 

Advertising
Yurbban Trafalgar
Yurbban Trafalgar
Photo: Yurbban Trafalgar

7. Yurbban Trafalgar Hotel

Hoteles Ciutat Vella

La expresión mágica que todas las azoteas ansían pronunciar: 360º. La terraza del Hotel Yurbban Trafalgar tiene esta gran virtud, y des de ella divisas del Gótico al Tibidabo. Y es de libre acceso a los no huéspedes cada día de 17 a 24 h. Buena coctelería, 'chillouteo' guapo, 'terraceo' hotelero del bueno del de toda la vida. 

Sky Bar
Sky Bar
©Tina Schmechel

8. Sky Bar - Grand Hotel Central

Restaurantes

Muchos de los tejados de Barcelona ofrecen una visión bastante limitada y parcial de la ciudad. No es el caso del bar de la cima del Grand Hotel Central. Las vistas son irreales, con una piscina inacabable que se fusiona con unas vistas impresionantes de casi toda la ciudad. Acceso público limitado: a partir de las 20 h puede entrar todo el mundo (si pagan 16 €, con una consumición incluida). Y ya no es necesario que os peleéis por una mesa porque ya aceptan reservan. Valdrá la pena, sobre todo porque los precios son relativamente baratos ... En términos de bares de azotea cinco estrellas, claro. Gin-tonics de aquellos que parecen alquimia a ocho euros, en esta terraza, no está nada mal.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising