Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Doña Urraca contra el incivismo: guerra perdida
Noticias / Ciudad

Doña Urraca contra el incivismo: guerra perdida

Doña Urraca contra el incivismo: guerra perdida

Cojo el metro. Después de superar un concierto de rap en medio del vagón, saltar por encima de una bicicleta y abrirme paso a hostias en un coágulo de guiris, consigo hacerme fuerte en un rincón del convoy. Respiro.

Y detecto que un tipo se levanta de los asientos reservados, dejando al descubierto el dibujo de una abuela que recuerda enormemente a una viuda de pueblo castizo. Es calcada a Doña Urraca, el magnífico personaje de cómic creado por Miguel Bernet en Pulgarcito. Llevo meses mirándola de reojo en las instalaciones del metro de Barcelona. Resulta que se llama Karma y la han pegado en el asiento para recordar a los incívicos que esas reposaderas estás reservadas para ancianos, embarazadas y lesionados. ¿Impacto de Doña Urraca? Cero.

Esta señora de Puerto Hurraco es el as en la manga de TMB para erradicar los comportamientos incívicos y las infracciones que se cometen a diario en el transporte público. Un diseño feo, gris, inofensivo. Cuidado con lo que hacéis, la señora Karma nos avisa de que el karma es muy jodido y si nos portamos mal en el metro, la ley kármica nos lo hará pagar caro. ¡No te cueles o el universo te dará por saco!

 

 

 



Si los usuarios incívicos sudan lo más grande de la amenaza de pagar multas, ¿qué tipo de caso le harán a las amenazas budistas de una Doña Urraca mal dibujada? Diría que hay una desproporción de tono enorme entre el mensaje que se pretende enviar y el mensajero que se ha utilizado. Veo difícil que la gente se tome en serio esta caricatura. La inversión de esta campaña podría haberse dedicado a concienciar a los viajeros de una forma más directa, como si fueran adultos, con trabajadores de carne y hueso.

Sin embargo, si la intención es seguir enviando mensajes a los usuarios de transporte público con personajes de tebeo, propongo que los artífices de la idea amplíen el foco, y que en la próxima campaña de concienciación Doña Urraca tenga refuerzos ... Con el ayuda de las hermanas Gilda, gordito relleno, la familia Trapisonda y el reportero Tribulete el incivismo en el metro tiene los días contados.

Advertising
Advertising