Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Las 5 caras de Park Chan-wook

Las 5 caras de Park Chan-wook

Repasamos la historia del cineasta surcoreano, que estrena 'Stoker', su primera película norteamericana

Por Josep Lambies |
Advertising
Park Chan Wook
Macall Polay

Para acabar rodando con Nicole Kidman de jefe de casting se tiene que haber hecho mucho trabajo previo. Park Chan-wook empezó a hacer méritos en sus tiempos de estudiante de filosofía en Sogang, al frente de un cine forum universitario, y en 1992 debutó con 'Moon is the Sun's dream'. Desde entonces y hasta 'Stoker', esto es más o menos lo que le ha ido pasando.

1) Un fan de Hitchcock

¿Cuántos miles de cinéfilos ha creado 'Vértigo'? Si empezáramos a contar, no acabaríamos nunca. 'Vértigo' es la razón por la que Park Chan-wook se dedicó a dirigir películas. Así lo ha declarado en muchas ocasiones. Pero su admiración por Alfred Hitchcock va mucho más allá, desde el falso flash-back de 'Pánico en la escena', hasta los juegos de trampas de 'Con la muerte en los talones' o la suplantación de identidades en 'Falso culpable'. 'Stoker' es la apoteosis de esta fijación: un refrito de 'La sombra de una duda' con tío Charlie incluido.

2) Amante del pop asiático

Existe una antigua creencia que dice que segundas partes nunca fueron buenas, a parte de las del 'Quijote' y 'El padrino'. Park Chan-wook es otra excepción que confirma la regla. En el 2003 estrenó 'Old boy', la segunda entrega de su grandiosa 'Trilogía de la venganza', y el film que le dio la fama internacional en Canes. Como el guión partía de un manga japonés del entonces poco conocido Nobuaki Minegishi, el epíteto no tardó en caerle encima como una losa: para todo el mundo Park Chan-wook se convirtió en un estándar de calidad de la cultura pop asiática.

3) Actitudes fetichistas

Lo que ha pasado con 'Stoker' es abracadabrante. Wentworth Miller, uno de los protagonistas de 'Prison break', escribió el guión en tiempos remotos, y se lo colocó a un agente de Hollywood, bajo el pseudónimo de Ted. A finales del 2010, este guión estaba en el top de la Black list, la lista no oficial de películas con posibilidades que no habían llegado a producirse. A mediados del año siguiente, Park Chan-wook se decidió a dirigirla. Sólo puso una condición: quería que al principio de la película salieran unos zapatos de mujer hechos con piel de cocodrilo. Que perverso.

4) Robótico y tecnófilo

Lo de robótico lo digo por la chica de 'I'm a cyborg... but that's ok'. Es uno de esos personajes malditos que aunque no están muy bien de la cabeza producen una ternura inmensa. La internaban en un hospital psiquiátrico porque creía que era un robot, y porque iba por el mundo con una pila Duracel que se enganchaba en los dedos cuando decía que tenía que cargar la batería. Y lo de tecnófilo, por 'Night Fishing', un cortometraje íntegramente filmado con iPhones que fue premiado en Berlín en el 2011, justo antes de que el guión de 'Stoker' llegara a sus manos.

5) Y un poco vampírico

'Stoker', como el Bram Stoker de 'Drácula'. No hay Jonathan Harker, ni estacas, ni Barnabas Collins, ni Vincent Price con colmillos de plástico por un castillo de cartón-piedra en la factoría Hammer. Pero la reputación le precede: a Park Chan-wook le gustan los vampiros. Como prueba irrefutable tenemos su anterior largometraje, 'Thirst', Gran Premio del Jurado en Canes 2009. La trama era muy pintoresca: un cura católico en Corea que se hacía chupasangres después de prestarse como conejillo de indias para probar los efectos de una vacuna milagrosa, aunque en fase experimental. 'Stoker' no es 'True blood', pero el misterio y las telas de araña están asegurados.

Crítica

Cine, Drama

Stoker

4 de 5 estrellas

Es motivo de regocijo que un cineasta tan heterodoxo como Park Chan-wook haya podido conservar su personalidad en esta primera aventura norteamericana. 'Stoker' es tan marciana, tan fuera de la norma, que sorprende que, en tiempos tan alérgicos a la singularidad, alguien se atreviera a dar el visto bueno a esta fábula gótica, que a veces parece un 'remake' de 'La sombra de una duda' imaginado por Angela Carter y que, en realidad, no es más que un enfermizo 'spin off' de la trilogía de la venganza que hizo famoso a su autor, en especial de 'Old boy'. (leer más)

Advertising