Barcelona sin guiris

15 locales de la ciudad donde sobrevivir sin turistas
Por Time Out
Advertising
Restaurantes

Casa Castro

icon-location-pin Nou Barris

Cuando llevamos a alguien a quien le hemos prometido el mejor maricos de la ciudad a Casa Castro, alejada y perdida en medio de una serie de bloques cercanos a Valldaura, los invitados creen que les estamos tomando el pelo o tendiéndoles una trampa. Afortunadamente, la mayoría de las veces que hemos ido siempre aparece Silvestre Castro, con su saber hacer y enormes dotes de anfitrión y nos ubica mientras nos va habla de las sugerencias. Escondida fuera de los circuitos habituales, Casa Castro tiene un elevadísimo nivel de calidad. Aquí las gambas a la plancha, los percebes, el rodaballo o el bogavante son sublimes.

Time Out dice
Bares y pubs, Cervecerías artesanas

Homo Sibaris

icon-location-pin Sants - Montjuïc

Sants pronto será conocida como “la república independiente de la espuma”. Y si miramos atrás, Guillem fue uno de los impulsores de esta revuelta. En el Homo Sibaris, tienda y bar de la plaza de Osca, podréis probar algunas de las cervezas más sorprendentes de elaboración artesana. Si estáis perdidos, Guillem siempre os dejará probar un poco para saber qué os gusta.

Advertising
Restaurantes, Bar de bocadillos

Quimet d'Horta

icon-location-pin Horta - Guinardó

Tradición y veterana vinculación al barrio hacen de este bar un clásico entre la gente de Horta. Sus bocadillos, especialmente los de tortilla, son venerados en toda la ciudad.

Música, Espacios de música

Versalles

icon-location-pin Sant Andreu

El Versalles es un símbolo del barrio. Renovó su aspecto y su gastronomía, pero el ritual de ir allí a hacer el vermut no ha sufrido cambios.

Advertising
Restaurantes

Bodega Monumental

icon-location-pin Sants - Montjuïc

Manel y Daniel han vuelto a abrir una bodega como la que ya regentó su familia al lado de la plaza de toros de la Monumental. En la carta no aparecen los platos del día, pero una vez sentados en la barra os podrán sorprender con unas manitas de cerdo, un capipota, una carrillada, o unos callos con garbanzos y chorizo. También venden vino al por mayor.

Restaurantes, Vegetariana

Aguaribay

icon-location-pin Sant Martí

Lo mejor que puede decirse de un vegetariano es que no lo parece. Evitan la cocina vegetariana de batalla del tipo tofu rebozado; cada mediodía encontraréis un menú con platos imaginativos, sabrosos y nutritivos, como las judías con crema de polenta y salvia, o la pasta rellena artesanal, siempre acompañada de una tapa como aperitivo. Por la noche triunfa su repertorio de tapas como las papas arrugás, las empanadas argentinas y las fajitas y burritos. Pequeña y cuidada selección de vino y cerveza.

Advertising
Restaurantes

La Barraqueta- Bar Restaurant Resolís

icon-location-pin Gràcia

Desde que nos enteramos del inminente traspaso del mítico Resolís de la plaza del Raspall que teníamos el corazón en un puño: ¿quién lo cogería? ¿Lo reformarían por completo? ¿Perdería su encanto? Nada de eso: los vecinos de La Barraqueta, ateneo independentista de Gràcia, han decidido establecerse, utilizar el comedor interior como sede social y mantener el bar-restaurante casi intacto. El Resolís es el emblema de una parte del barrio que todavía conservar aquella parte genuina que tanto le falta a resto del distrito.

Time Out dice
Restaurantes, Bar de bocadillos

Louise Se Va (Sala Rock Club)

icon-location-pin Horta - Guinardó

En Horta, la noche tiene muchos números para empezar tomando un bocado con referencia rockera en el Louise Se Va bar bailando hasta bien entrada la madrugada en su versión discotequera, en la calle de Santa Amàlia, 26.

Advertising
Restaurantes, Cocina creativa

Granja Elena

Cocina franca en la Zona Franca. Llena para almorzar y comer. Aunque a primera vista parezca un bar, éste es uno de los restaurantes más solicitados por los gourmets auténticos.

Tirsa

icon-location-pin Fuera de Barcelona

La veterana coctelería Tirsa es el orgullo de La Torrassa y el local con más encanto de L'Hospitalet. Un local clásico y con clase, que te recibe con una suntuosa barra, pero que sube las escaleras donde se esconden discretos saloncitos. El personal aconseja con puntería al cliente, y que recuerda qué tomó en su última visita. Pero lo mejor de Tirsa es el gin-tonic de la casa: corto y siempre perfecto. Servido en un vaso de tubo con menos altura de la habitual y poco hielo, es una copa que se bebe deprisa, antes que el deshielo la deteriore. Los ingredientes, ginebra Tanqueray 10, fresca y con notas cítricas, tónica Schweppes, la de toda la vida, y un trocito de piel de limón muy fina. La perfecta proporción entre ginebra y tónica hace que se beba como si fuera agua. Imposible tomarse sólo uno.

Time Out dice
Mostrar más
Advertising