Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Guzzo: La negra ley de la calle

Guzzo: La negra ley de la calle

Fred Guzzo abre local propio: un restaurante-club con música negra en vivo y arte urbano digno de un museo

Por Ricard Martín |
Advertising

Desde el triste cierre del Bel·Luna Jazz Club, Barcelona no ha tenido una plaza que combine con solvencia el binomio de restaurante y música negra. Ahora bien, el veterano promotor y DJ Fred Guzzo da un serio paso adelante con el nuevo, novísimo, Guzzo. "Me cortaba que se llamara como yo. Tenía pensado llamarle Congo Square", explica. Pero lo desestimó: apropiarse del nombre de la zona cero del jazz, la plaza donde los esclavos de Nueva Orleans se reunían para tocar, le pareció exagerado.

Está justo delante del mercado del Born: como si fuera una venganza simbólica, Guzzo ha erigido un club musical-galería de arte-restaurante donde había una oficina bancaria especialmente fea, un Barclay's. "Hemos desahuciado a un banco para crear un local de ocio, cultura y música", me dice, eufórico. Guzzo, uno de los selectores más finos de Barcelona de jazz, funk y todo el ritmo que venga de África en general, puede estar orgulloso del local homónimo: es un prodigio de interiorismo y diseño que hay que conocer, a medio camino entre la estética industrial y el espíritu casero, fenomenal. Quería música, arte y comunicación y no se ha quedado en la superficie: figuras internacionales del arte urbano decoran las paredes, y hay un muro donde cada cliente puede dibujar lo que quiera. Ellos mismos sellan y envían los folletos-postales que la clientela puede depositar en un buzón. Abren a mediodía para comer: una carta recomendable, casera y sin pretensiones, con toques asiáticos y franceses, donde el filete se llama filete y el 'nem' se llama 'nem'.

¿Y la música? "Tenemos una insonorización de 85 decibelios, podremos hacer lo que queramos", presume Guzzo. La intención es recuperar el espíritu del primer Café Royale, "donde la gente no venía porque pinchara tal o tocara tal otro, sino porque sabían que siempre se cocía algo". No tendrá programación estándar: optarán por anunciar sorpresas con poca antelación (¡han pasado por ahí Raynald Colom & The Re-Fugees y Sara Pi con un cuarteto de cuerda!), y en cualquier momento puede entrar un artista de renombre a pintar. Lo mejor de todo: los precios no apuntan a la clase alta ni al guiri: copa de cerveza, dos euros; gin-tonic del bueno, seis; cóctel, siete; buena comida, quince. Larga vida al Guzzo, el Born lo necesita.

No os perdáis

Guzzo: Xarxa Casolana

Red casera

Guzzo tiene el único buzón muerto de Barcelona: una instalación de un disco duro con un USB clavado en la pared, donde la gente puede dejar ficheros sin el control de la red. Los mensajes también pueden ser de papel y lápiz.

Guzzo: art de carrer

Arte callejero

Las paredes –de pladur– se renovarán cada seis meses, y ahora acogen a la Champions del graffiti: murales de Zacharevic y de Andrea B-TOY. ¡Esto es comer, cenar o bailar en una galería de arte urbano!

Advertising
Guzzo: tardes de vinil

Tardes de vinilo

Habrá DJ profesionales a partir de las seis de la tarde –la intención es que haya ambiente de club a las 19 h– y Fred Guzzo será el encargado de la parte noctámbula. Abre de miércoles a domingo de 12 a 3 h. Martes de 17 a 3 h. Lunes cerrado.

Más información

También te gustará

Los mejores bocadillos

Aunque parezca sencillo, hacer un buen bocadillo, diferente, elaborado y con buenos ingredientes, no es una medalla que se pueda colgar cualquiera ¿Crees que falta algún lugar de bocadillos importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. El Kiosko Brad Ainsworth, el chef que propulsó la hamburguesa gourmet en Barcelona con el minúsculo Bacoa, también abrió Kiosco, el mismo concepto pero un espacio más amplio y cómodo, abierto a la calle. Probad cualquiera de sus deliciosas recetas y la salsa especial chutnet con sus patatas caseras y ya me diréis. Can Conesa Es un clásico capaz de provocar largas colas en la plaza de Sant Jaume. Sus bocadillos lo merecen, probad el caliente de roquefort, el de cocido y salsa de Marta y los frankfurts, también para celíacos. Carrot Café El lugar definitivo de bocadillos de Sant Martí: disponen de cuatro tipos de panes distintos hechos a medida, que se aplican en recetas tan sugerentes como el de atún a la plancha con mahonesa de wasabi, o un muy catalán bocadillo de pan de coca con butifarra negra y alioli. También hacen hamburguesas, buenas y generosas, y tienen una carta de más de 40 cervezas de todo el mundo. Y un pastel de zanahoria casero, claro. Sagàs Los hermanos Rovira, con estrella Michelin en el restaurante-masía Els Casals de Sagàs, se han instalado en Barcelona. Practican el noble arte del bocadillo gourmet, relleno de la carne y la verdura que ellos mismos producen en su granja del Bages. Merece la pena probar delicatessen como e

Bares y pubs, Bares de tapas

Los mejores bares de tapas

Para muchos son una religión y una excusa para reunirse con amigos y pasar un buen rato. En estos bares encontraréis algunas de las mejores tapas de la ciudad Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a unas tapas que harían resucitar a los muertos. La Esquinica Esta tasca aragonesa es un referente de la gastronomía popular de Nou Barris. No aceptan reservas (hay que coger número y esperar un rato en la calle con un letrerito que pone «salica de espera» colgando de un platanero). Camareros geniales. El Xampanyet El cava y el vermut riegan las tapas sencillas pero efectivas de este sitio que acoge tanto a turistas como a nativos. Las Delicias Poca gente va al Carmel si no es porque vive allí, y es una lástima porque hay más sinceridad es sus calles empinadas y en sus casas excavadas en la roca que en todo paseo de Gràcia. La terraza del Delicias se sujeta de milagro. Nace torcida y termina de la misma manera porque, como todo en el Carmel, está en una cuesta. ¿Y qué importa? Las desgracias se olvidan con un boquerón en la mano. Hacen unos calamarcitos buenísimos, ensaladas rusas de campeonato, bravas y una lista de tapas que siempre sirven con generosidad. Desde sus sillas se ve la entrada al parque del Guinardó. Podréis hac

Advertising
Bares y pubs

Bares de toda la vida

Un recorrido por los bares y bodegas más emblemáticos de la ciudad ¿Hartos de antros de moda donde os sirven el gin-tonic en una pecera y con una ensalada flotando? ¿Estáis hasta las narices de encontraros con un Dj a la hora del carajillo? Os conviene visitar algunos bares de toda la vida, lugares donde pasar un buen rato, como decían Gabinete Caligari, "al calor del amor en un bar". Y donde no hay 'afterwork' sino partidas de Remigio. Ocho bares de toda la vida Bodega d'en Rafel A principios de los 80 Rafel, un chaval deportista y currante, vino de Lleida a estudiar publicidad en Barcelona. El amor lo juntó con la hija del propietario de un bar, el Terra Alta de la calle de Manso, y la muerte de su suegro, en 1987, hizo que cambiara de trabajo y se quedara con el negocio familiar. Rafel trabaja muchas horas al día, casi dieciséis, con una sola pausa para hacer una siesta sagrada de un cuarto de hora. Por la mañana le ayudan un camarero y un cocinero, que hace los platillos y tapas que sirven: albóndigas, tortilla de patatas, fricandó, ensaladilla ...Comida casera bien hecha. Bracafè En el Bracafé tienen una gran variedad de cafés y tés, de dulces y salados y platos más elaborados para sentarse a la mesa. La gran barra en forma de U es un gozo para la vista, un despliegue táctico para hacerte la boca agua. Para comer bien elige lo que quieras: el punto fuerte aquí es que el nivel de calidad de comidas y bebidas es más que digno, sobre todo teniendo en cuenta los precios aju

Clubs

Las 5 sesiones de la semana

Las fiestas que no te puedes perder Las mejores coctelerías Ginger Ginger es la Rita Hayworth de los bares, por pelirrojo y despeinado. Abre cada noche su barra esférica de vendedora de cerillas y sonríe maliciosa dentro de un vestido negro. Tiene un rótulo antiguo y americano con la tipografía que imagino tenían los carteles del Gran Gatsby. Dry Martini Con el intrépido barman Javier de las Muelas no se juega. Ni tampoco con la legendaria barra de esta coctelería reconocida internacionalmente como una de las mejores del planeta. Son muy listos. La barra es el escenario de las coreografías más complicadas. Aquí  se venera al cóctel. No salgáis sin probar el Dry Martini –sin competencia en Barcelona– y alguna de las creaciones magistrales de De Las Muelas. A pesar de su popularidad y del 'punch' mediático de su barman, el Dry Martini continúa siendo una referencia ineludible. Y es que, señores, eso no es una coctelería, es una iglesia. Semon 9 Night Los del Semon no tienen suficiente con tener una de las mejores tiendas gourmet de la ciudad, un catering de lujo, tres restaurantes (uno de cocina japonesa) y haber llevado la marca a Madrid. Ahora, aprovechando el local de la calle Santa Fe de Nou Mèxic, el Semon 9 continúa la fiesta desde las once de la noche hasta las dos de la madrugada en un espacio en el que podréis tomar un cóctel o comer algo ligero, ya sea porque acabáis de salir de la oficina, del cine o porque lleváis una vida mesalina. Ambiente clásico de la zona alta

Advertising