Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right La barra de Barcelona

La barra de Barcelona

La coctelería Negroni celebra su décimo aniversario

Por Montse Virgili |
Advertising
Negroni

Con su nombre de cóctel clásico, el Negroni estaba obligado a cumplir diez años desde que subió la persiana en 2004. Ahora, nadie se imagina la calle de Joaquín Costa sin esta caja de cerillas que se enciende con los colores de la noche, negro y rojo. Y donde puedes socializar, unirte a la barra o bien hundirte en el amistoso agujero negro del reservado. El Negroni, que poco tiempo después de inaugurarse ganó un premio FAD de interiorismo, ha demostrado, incluso en sus paredes, que es posible servir cócteles clásicos y, cuando conviene, clavar un toque de novedad.

Es por ello que Dani Gómez, barman y copropietario del Negroni, defiende los nuevos productos del mundo de la coctelería, como los bitters, los jarabes, las espumas, las reducciones o los envejecimientos en bota de algunos de sus destilados. Lo que convenga para llenar de matices una copa. De esta última hornada, han salido cócteles tan deseables como el Apple vodka, cóctel cítrico hecho a partir de piña, manzana ácida, limón y vodka; el Malaka, cóctel con base de ginebra, lima, cerveza de jengibre y soda, y un buen grupo más de títulos sonoros. A riesgo de haceros salivar, si sois amigos del tequila, probad los cócteles Margarita del Negroni (a ver si descubrís el secreto). Y para sofisticaciones, pedid a Eduard (se lo inventó él) que os prepare un Claro de luna. No es ninguna pieza de Debussy, pero catándolo os quedaréis tan blandos como si fuerais los Frankie and Johnny de la película. El Claro de luna del Negroni es una copa corta bien cítrica a base de tequila, mermelada de limón, kéfir de lima y amaretto. ¿Por qué no hacen ambientadores, colonias y jabón de esta maravilla?

Fiebre del gintónic

Al igual que la mayoría de coctelerías de Barcelona, el Negroni vivió la fiebre del gintónic, pero, como asegura Dani Gómez, barman y copropietario junto con Javier Cejas, nunca han dejado de "servir cócteles". Por qué será? Invito a un Negroni quien lo adivine. Puede encontrar pistas en el exquisito recetario illustrado y etimológico que Cejas publicó: Gin Tonic (Editorial Morsa) es un libro de una galaxia diferente de los  pesados oportunistas dedicados a lo que antes era el trago de las tías. Si sientes curiosidad por lo que pasa detrás de la barra y quieres llevarte una parte del Negroni a casa, Dani y compañía organizan talleres para grupos reducidos, por la tarde, antes de abrir la coctelería. Podras apuntarte alguna receta. Más complicado es llevarse el ruido de la noche, la conversación con el barman y la vista privilegiada a la rambla de Joaquín Costa.

Más información

Negroni
© Irene Fernández
Bares y pubs, Coctelerías

Negroni

El Raval

Negroni tiene espíritu clásico, pero gasta un look contemporáneo, en un elegantísimo negro, que se aleja de la madera envejecida y las decoraciones pretransición tan comunes en las coctelerías más canosas. No tienen carta, pero basta responder a un par de preguntas para tener ante ti, al instante, una copa que te costará olvidar. Preparan un Negroni que te pone los ojos en blanco y que te posee como si fueses la niña de 'El exorcista', y también tienen la mano rota con el Moscow Mule y el Whisky Collins.

También te gustará

Bares y pubs, Coctelerías

Las mejores coctelerías de Barcelona

Prueba algunos de los mejores cócteles hechos a medida de Barcelona y, de paso, conoce a los barman más carismáticos de la ciudad. Tanto si prefieres la decoración clásica, de terciopelo rojo y bebidas de siempre o un ambiente más moderno, tenemos el lugar idóneo para ti. Lo más visto Las mejores escenas de sexo del cine La relación especial que tiene el cine con el erotismo -que sitúa al espectador en la posición privilegiada del 'voyeur'- ha sido objeto de diversos estudios académicos (sobre todo por parte de feministas). Tal y como se vio con el jaleo creado por 'Nymphomaniac', la línea que separa las escenas de sexo de la pornografía es muy fina y poco definida en algunas ocasiones. Pero dejémonos de teorías por un rato y observemos cómo hacer el amor -hetero, gay, bi...- se ha llevado a la gran pantalla durante todos los tiempos. No os perdáis las escenas que han hecho subir la temperatura en los cines.  También te gustará Restaurantes románticos 13 restaurantes para impresionar a nuevas conquistas y conquistar a parejas poco impresionables El Pla Sólo hace falta que paséis por delante para comprobar que el Pla es el restaurante íntimo por definición. La llegada entre callejuelas oscuras y húmedas del Gòtic nos prepara para un local dibujado con luz tenue y bien dirigida, decoración informal pero elegante y una cocina de criterios similares. Los vinos y los postres no desentonan y superan el nivel. Le Cucine Mandarosso Comer sí, pero cenar en el Cucine Mandarosso con un

El gin-tonic: una religión en Barcelona

Selección de los mejores lugares para tomarse un gin-tonic ¿Crees que falta algún bar importante donde tomarse un gin-tonic? Dínoslo en los comentarios de abajo. Tirsa En L'Hospitalet declaman a Shakespeare El del Tirsa es el único gin-tonic que mantiene todas las características desde el principio hasta el final. Para empezar, el gin-tonic de la casa tiene una medida más pequeña de la habitual y lo sirven en un vaso de tubo de cristal fino. Sólo le ponen dos cubitos y lo elaboran con twist de limón, no hace falta nada más porque aquí la tónica y la ginebra se conservan siempre frías. Por lo tanto, cuando se mezclan con el hielo, los cubitos no se deshacen como pasa normalmente, produciendo el efecto bañera de las copas enormes. De esta manera no se pierde nunca la sensación refrescante y un poco amarga del gin-tonic. Dry Martini Una carta fantástica Son especialistas en el cóctel que les da nombre, pero con el gin-tonic no se quedan atrás. Disponen de una carta que acumula gin-tonics con perversiones fantásticas. Encontraréis de canela, de arándanos, de café, de grosella... Y el clásico, elaborado con el twist. Lo sirven en vaso de sidra de vidrio tallado marca de la casa. Probad el Gimlet foxtrot, un gin-tonic que baila solo. Negroni El gin-tonic que se puede leer Alguien podría desconfiar al ver el interior. Rojos y negros abalados por un premio nacional de diseño, clientela moderna del Raval y oscuridad premeditada. No os dejéis engañar por la primera impresión. En la ba

Advertising
Bares y pubs

Los mejores mojitos

Os presentamos los mejores mojitos de la ciudad para que saboreéis esta bomba de frescura y sabor con garantías El cóctel cubano por excelencia ya hace tiempo que ha conquistado Barcelona. Aún  y así, no en todas partes lo preparan como Dios manda. Si queréis trasladaros al Caribe sin salir de la ciudad y no queréis fallar a la hora de tomaros un buen mojito, visitad alguno de estos locales. Twist Con la misma urgencia que, cuando es necesario, uno debe salir con pantalón de pijama y chanclas para ir a buscar una farmacia de guardia, si sois del barrio de Tres Torres es posible que tengáis que recurrir al mismo procedimiento cuando os apetezca un buen mojito. La coctelería de guardia es el Twist. Los conocí por obra y gracia de un gin tonic. De hecho, famosos como son por este combinado, tienen a la carta un cóctel transgénico, el gin tonic cubano, un entrecruzamiento entre el mojito y el gintonic que muere de éxito durante los meses de verano. Evidentemente, también sirven el mojito clásico. No importa lo que elijáis, el resultado es el mismo: siempre aciertan. Torre Rosa Aquella frase que se lee en todas las guías turísticas sobre el "marco incomparable" sospecho que se acuñó por Torre Rosa. Beberse un cóctel en la antigua casa de un indiano te hace escalar 60 escalafones de golpe en la escala de Richter. No se me ocurre ningún otro lugar en Barcelona más ideal. Detrás de la barra encontraréis a Jordi Reig, el secretario de los bármanes de Catalunya, que os lo explicará tod

Qué hacer

Lo mejor de cada barrio: Raval

La vida en el barrio chino no sólo inspiró a Roberto Bolaño, Vázquez Montalbán o Terenci Moix Calle Joaquín Costa Si ravalear significa algo, seguramente será recorrer una calle como Joaquín Costa, estrecha y oscura pero iluminada con estimulantes propuestas. A ambos lados topamos con delicadezas como Fusta'm (un estudio de muebles vintage), Fantastik (un colorista bazar de objetos insólitos) y Les Topettes (una perfumada tienda de estética). No faltan los bares como el Oddland, el Betty Ford o la antigua Casa Almirall. Por si fuera poco, encontramos coctelerías emblemáticas como el Tahití y el Negroni, la peluquería Rulo y la galería de arte de El Bigote del Sr. Smith. Y todo intercalado con tiendas de comestibles y locutorios pakistaníes. Kasparo La terraza bajo los soportales de este bar, café y restaurante es ideal para hacer un vermút los días soleados de invierno o una cerveza fría las noches de verano. De hecho, siempre es ideal. Incluso si llueve. Podemos sentarnos con un buen libro o un buen amigo y escoger entre sus platos, bocadillos y tapas. Las croquetas de setas son memorables, y sus camareros, también (¡queda dicho!). Alejada del tráfico, la plaza del Kasparo es un rincón tranquilo donde a menudo encontramos reunidos músicos, familias (los niños tienen su parque para jugar) y amigos sin prisa para explicarse la vida. De copas Seguramente lo más tentador para los foráneos del barrio es la oferta de bares nocturnos. Seguro que ya conocéis los cócteles del Tahití

Advertising