Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Impostor

Impostores de película

¿Queréis saber quienes son los grandes farsantes de la historia del cine?

Publicidad

Son los de la estirpe de Francisco Nicolás, un linaje sembrado de suplantadores de identidades, mentirosos compulsivos y virtuosos de la estafa. Algunos tienen más disfraces en el armario que los de la tienda Menkes. A otros no les hace falta nada más que su habilidad para la martingala. Quizá ninguno de ellos se coló en la coronación de Felip VI, ni se dejó fotografiar haciendo manitas con Ana Botella. Pero todos tienen unos historiales de quitarse el sombrero. Son nuestros farsantes favoritos. Os los ponemos aquí por si algún director emergente, discípulo de la marca ibérica, quiere ir cogiendo ideas para transformar los fraudes y engaños del nuevo héroe nacional en una película. ¡Y a por el Óscar!

'Atrápame si puedes'

'Atrápame si puedes'

Sin duda, quien se lleva la palma es Leonardo Di Caprio. Aquí lo tenéis, con el uniforme de aviación, escoltado por una comparsa de azafatas de vuelo de las de antes, de las que iban con falda tubular, marcando culo sobre un par de tacones vertiginosos. Gran película de Steven Spielberg, sobre un espabilado que un día se encontró la placa identificativa de un piloto de avión y decidió que sería su pasaje hacia una nueva vida. Y se pasó años burlando a las autoridades, haciéndoles cortes de mangas. No me digáis que la historia no es de traca.
'El impostor'

'El impostor'

El fraude de Frédéric Bourdin es todavía más pasado de vueltas. Cuando tenía 23 años se hizo pasar por un niño de San Antonio, Texas, que había desaparecido en 1994. Con toda la cara dura del mundo, un buen día tuvo la osadía de llamar a la puerta de la casa los padres desconsolados y hacer que lo recibieran como un hijo devuelto. La bola coló, algo totalmente inverosímil: el chico a quien suplantaba no debía tener más de 16 años, y no era francés, sino americano. ¿A los padres les faltaba un hervor? La historia es real. Bart Layton se limitó a convertirla en un documental.
Publicidad
'El talento de Mr. Ripley'

'El talento de Mr. Ripley'

Tom Ripley, la gran invención de Patricia Highsmith, es el más famoso de todos los impostores. Primero se cargaba a su mejor amigo y lanzaba el cadáver al mar para no dejar rastro. Después conducía su yate y se ponía sus camisas, todas marcadas con las iniciales del difunto. Aprendía a hacer su firma, extendía cheques y le levantaba el dinero para costearse buenas habitaciones de hotel. Y al final incluso se beneficiaba a su novia. Que yo recuerde, 'El talento de Mr. Ripley' ha tenido dos adaptaciones al cine que valga la pena mencionar. Una con Alain Delon, francesa, que se llama 'A pleno sol'. La otra, la de la foto, donde Matt Damon se paseaba en bañador enseñando unas piernas un poco viscosas, blancas como dos biberones.
'Holy motors'

'Holy motors'

De los del sector disfraces, nos quedamos con Denis Lavant en la 'masterpiece' de Leos Carax, un rodeo alucinante. Iba de un tipo que circulaba por París con limusina y, en cada parada, se convertía en un nuevo personaje. Podíamos encontrarlo haciendo de elfo irlandés en el Père Lachaise –mítico episodio en que le lamía la axila a Eva Mendes–, de terrorista anarco, de amante de Kylie Minogue en un número musical apocalíptico y del padre de una familia de gorilas, residentes en una casa adosada de barrio residencial. ¿Cuál de todas estas vidas era la auténtica? Peor que Mortadelo.
Publicidad
'Zelig'

'Zelig'

Si la historia de Lavant os ha gustado, aquí va otra igual de descabellada. No va de un hombre, sino de un camaleón humanoide. Una comedia de Woody Allen que iba de un hombre pequeñito, de aspecto raquítico, que iba cambiando de personalidad como quien se pone unos calzoncillos nuevos cada mañana. Podías verlo en una portada de periódico liderando la revolución cubana, haciendo de indio apache con trenzas y plumas en una reserva de aborígenes o hablando doctamente del subconsciente con los discípulos del doctor Freud en el círculo de Viena. Sólo había algo que le identificaba: aquellos dos ojos minúsculos de miope.
'El adversario'

'El adversario'

Es la adaptación de un libro de Emmanuel Carrère –ya sabéis, el de 'Limónov'–, que va de un hombre que decía ser un alto cargo de la OMS y que un día, sin más, asesinó a toda su familia a sangre fría y después se intentó suicidar. Entonces se descubrió la impostura: no sólo no trabajaba en la OMS, sino que ni siquiera había terminado la carrera de medicina. Su vida había sido un fraude con el que había embaucado a todo el que lo rodeaba desde el día en que decidió no presentarse a los exámenes finales de primero. Por cierto, la historia es real. Carrère lo conoció cuando ya estaba entre rejas.
Publicidad
'Los Simpson'

'Los Simpson'

Aquí una simpática, la de Seymour Skinner, el director de la Escuela Primaria de Springfield. Recordémoslo: tiene 40 años y es un Norman Bates en potencia que vive con su madre. Para más inri, todavía es virgen. Pero en un capítulo se nos descubría que todo esto era un trola. Su nombre real era Armin Tamzarian, y había sido un pillo de campeonato, chuleta y mujeriego, hasta que lo habían enviado a las trincheras de Vietnam. La experiencia de la guerra lo cambió de pies a cabeza. Tanto, que se quedó con las credenciales de un soldado caído, y se apropió de su vida. Un poco como Bourdin, pero con la piel amarilla.
'Cara a cara'

'Cara a cara'

Pero ninguna impostura no es del todo perfecta si no hay de por medio un quirófano donde poner en práctica todas las ventajas de la cirugía plástica. En este clásico del execrable mundo del thriller noventero –Dios nos pille confesado– Nicolas Cage y John Travolta se intercambiaban la cara para crear confusión general. Uno era un terrorista a las puertas de la muerte. El otro un agente del FBI que tenía que infiltrarse en una red de delincuencia, y pasar desapercibido entre los pinchos más malos del mundo. El problema, cuando tomas una decisión de este tipo, es que no es fácil volver atrás.
Publicidad
'Marnie, la ladrona'

'Marnie, la ladrona'

Aparte de ser la madre de Melanie Griffith, Tippi Hedren pasará a la historia como la última rubia Hitchcock. Sólo hicieron juntos dos películas, aunque ya fue suficiente para destapar algún escándalo sexual. La primera era 'Los pájaros'. La segunda, 'Marnie', que iba de una cleptómana descontrolada que abría cajas fuertes con mucha habilidad. En cada nuevo golpe, adoptaba una nueva identidad. Se cambiaba el color del pelo, renovaba el armario y se inventaba un nuevo estado civil, de soltera a viuda. Tenía una polvera con un compartimiento secreto detrás del espejo donde guardaba un buen montón de permisos de conducir, con nombres y apellidos diferentes.
'Philip Morris ¡te quiero!'

'Philip Morris ¡te quiero!'

Acabamos con Jim Carrey, tumbado en el lecho de muerte, exhalando los últimos suspiros y rindiendo cuentas con un pasado que era de pandereta. Estafas, timos y mascaradas. De ser un poli de Virginia Beach, casado y con hijos, que tocaba el órgano en la iglesia los domingos, a un preso en plena fuga de la cárcel. La cuestión era vivir al límite. Pero sus mentiras tenían un motivo oculto: estaba terriblemente enamorado de Ewan McGregor. Y este es el único hecho auténtico de su historia, la razón esencial de tantas payasadas. Cuánto polvo escondía bajo la alfombra...

También te gustará

La Barcelona corrupta
  • Qué hacer
  • Rutas y paseos

La guía canalla de la ciudad: corrupción, espionaje, crimen y dinero negro Dicen que la realidad supera la ficción, y con tanto espionaje, casos de corrupción y maquinación a la orden del día no nos ha quedado más remedio que recogeros los locales más oscuros de la ciudad. Estas son las localizaciones y los escenarios de los últimos casos más sonados. En la defensa de estos locales, tenemos que decir que, más allá de algún caso puntual relacionado con los antiguos propietarios, no han tenido absolutamente ningún tipo de responsabilidad en lo que se hablaba o se pactaba sobre los manteles o en la barra. La Barcelona del vicio en 8 paradas Días de norte/ Fàbrica Moritz Birras que acaban a tiros La antigua cervecería Moritz de Barcelona, cerca del Paral·lel, ha vivido más de un episodio de la crónica vice de Barcelona. Allí, como explica el periodista Carles Quílez en su libro ‘Mala vida’, “uno de los sociópatas más peligrosos y violentos de Barcelona”, German Delgado Girona, experimentado atracador y famoso por el intento de chantaje a un industrial (La Vanguardia, 9.9.1987), se peleó en 1999 con Jaime Ximénez y la discusión acabó a tiros. Allí mismo, como punto de contacto entre jueces, policías y confidentes de la ciudad, era habitual encontrar a miembros del histórico clan Jodorovich tomándose unas anchoas y una cerveza con reputado miembros del aparato judicial... hasta que la policía hizo una batida en 2008 en uno de los pisos franco, donde encontraron desde Kalashnikov

Barcelona apocalíptica
  • Cine

10 películas y libros que sitúan el fin del mundo en Barcelona Desde que se rodó 'King Kong', en los años 30, que nos hemos acostumbrado a ver el fin del mundo sobre Nueva York. Entre las patas llenas de escamas de Godzilla, la estatua de la Libertad decapitada de 'Cloverfield' y algún que otro marciana que ha ido tirando rayos láser, ya estamos hartos de ver Manhattan hundiéndose bajo el sonido de las trompetas del Apocalipsis. Pero... ¿y Barcelona? ¿Sois capaces de pensar que vuestra ciudad pudiera sufrir la misma suerte? Hemos escogido cinco libros y cinco películas para que vuele vuestra imaginación. 'Barcelona no existeix', de David Castillo Parece que en la Sagrada Família ha habido un incendio de grandes dimensiones... Estamos en 2040 en una ciudad que se está yendo a pique. David Castillo hace un recorrido por los bares de pata de hierro y mesa de mármol, las líneas de metro y un montón de cabarets polvorientos llenos de cucarachas que son testigo del hundimiento de una Barcelona que se está borrando del mapa, poco a poco, a sí misma. Es como si saliera de un desastre nuclear. 'Asmodèxia', de Marc Carreté Imaginaos 'Posesión infernal' elevada a la enésima potencia. Ahora trasladadla a las cercanías de Barcelona, área metropolitana, en una periferia de vertedero, de hormigón y hierros oxidados. Y en medio de todo esto, poned a Lluís Marco vestido de cura exorcista, intentando redimir hordas de infectados por la furia del demonio. Y obtendréis esta película, la 'opera

Publicidad
Sexo y cine de autor
  • Cine

Siete películas que demuestran que Lars von Trier no es el primero en convertir el sexo explícito en cine de culto El estreno de 'Nymphomaniac Vol. 2' revolucionó los cines. En el film hay mucho lío: 'bondage', sado, pederastia y muchas partes impúdicas a la vista. Pero, decidme, ¿os parece que es pornografía? A nosotros no. Lo que hizo Von Trier forma parte de una larga tradición de obras maestras que han hecho temblar el pulso de los más puritanos. Aquí tenéis un breve repaso de 7 momentos esenciales de este género de largo recorrido que año tras año ha sacado lo peor de los más moralistas. Aviso: este artículo contiene culos. El huevo o la japonesa El clítoris gutural de Linda Lovelace no fue el único milagro anatómico de la década de los 70. En Japón, Nagisa Oshima rodó ‘El imperio de los sentidos’, una tragedia sexual con sado selvático donde un señor con ideas de bombero introdujo un huevo de corral recién escaldado por un agujero de su mujer que no me atrevo a nombrar, delante de cámara. La pobre, al ver desaparecer tan delicioso alimento útero arriba, es agachó entre sollozos y, haciendo fuerza, expulsó el huevo, como una gallina ponedora. Sexo en Nueva York Esto no tiene nada que ver con Sarah Jessica Parker. Ella ni siquiera se quitaba el sujetador cuando hacía el amor. Hablo de Joe Dallessandro y su miembro, un referente de los años de la Factory desde que Paul Morrissey le dedicó no una película, sino una trilogía, donde este pupilo de miembro colgante era un cha

15 prostitutas míticas del cine
  • Cine

De Anna Magnani a Sasha Grey, pasando por Liz Taylor y Catherine Deneuve El estreno de la última película de François Ozon, una preciosidad que se llama 'Joven y bonita', nos ha calado hondo. Es la historia de una adolescente de buena familia que, a pesar de ser una persona de posibles, decide dedicarse a la prostitución. ¿Por qué lo hace? Es una incógnita. Vedla, e intentad extraer vuestra conclusiones. Nosotros, consternados, en vez de empezar una larga cadena especulativa sobre sus razones hemos preferido hacer un repaso de las quince prostitutas más famosas de la historia del cine. Últimas críticas de cine Jimmy's Hall La materia prima es propia de un 'western', pasado por el tamiz del feroz y cálido carácter irlandés de 'El hombre tranquilo'. Lo mismo sucedía con 'El viento que agita la cebada', de la que 'Jimmy' s hall' se puede considerar una secuela amable, porque aquella estaba teñida, de forma más consciente, de la severidad política que da hablar de los orígenes del IRA. Digamos que aquí Ken Loach se permite incluso flirtear con el melodrama romántico, pero el resultado es tan maniqueo y monótono como suele ser su cine. (leer más) Los juegos del hambre: Sinsajo -Parte 1 Era una película condenada al desastre, el principio del declive de la saga. Todo parecía indicar que la idea de dividir el último libro en dos partes era un pretexto para alargar la franquicia y sacar más rendimiento. Y que, en el fondo, las dos últimas entregas serían una lata. Pero no. La pri

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad