Guía para ligar en Barcelona

Las claves para echar un polvo, trucos y consejos para ligar, los puntos calientes que debes conocer

Lligar amb lesbianes
©Iván Moreno

Sabemos que quizás no sabes por dónde empezar a la hora de tirar la caña y que te gusta el final feliz. Por eso hemos pedido a cuatro 'expertos' en la materia que nos expliquen cómo lo hacen, dónde y qué buscan cuando salen de caza mayor. ¿Verdad que quieres mojar? Haz caso de sus trucos e ideas y tendrás muchos números de volver acompañado en casa.

Ligar en Barcelona: chico busca chica
Sexo y citas

Ligar en Barcelona: chico busca chica

Imaginad una piscina llena de pirañas y una pata de jamón cayendo en ella, y tendréis una imagen aproximada de lo que es Barcelona para un hetero cuando llega "el caloret". Admito que con el frío, para cantar bingo es necesario agudizar el olfato como un cerdo trufero, pero en los meses cálidos llega la abundancia: hay pirañas y jamón para dar y tomar.Si deseáis ir al grano, bañador slip XS y hacia el litoral, que es donde se cuece todo. Dos palabras clave: voley playa. Las pistas de la zona de la Barceloneta y sobre todo Nova Icària son desfiles de cuerpos 10, siempre dispuestos a practicar otros deportes más placenteros. De hecho, el voley es la excusa, y no será necesario que sepáis jugar: el nivel técnico de hombres y mujeres es inversamente proporcional a sus ganas de mojar... fuera del agua. Por cierto, las escuelas de surf tampoco se quedan cortas, recomiendo rondar como buitres el rellano de la Surf House.Si sois heteros sutiles -casi oxímoron- y pasáis de guerras cruentas en el litoral, id con un perro al parque de la Ciutadella. No hace falta que sea vuestro perro. Tomad prestado el de vuestra madre, el de un amigo, vendedles la mentira de que os apetece pasearlo y utilizad al pobre animalito como arma infalible para enternecer las incontables universitarias que procrastinar en el césped. Si además le enseñáis a hacer un par de trucos y os cruzáis con alguna belleza acompañada de su chucho, sonará música celestial: os verá como el padre ideal para sus hijos y habrá

Ligar en Barcelona: chica busca chico
Sexo y citas

Ligar en Barcelona: chica busca chico

Tópico, pero cierto: todo es cuestión de actitud, y a la hora de ligar, también. Hay afortunados que ligan incluso esperando en el semáforo, sin hacer casi nada, pero el resto de los mortales nos tenemos que poner el mono de faenar y salir a pescar. Y cuidado, queridas amigas, porque en este mar barcelonés hay gallos de San Pedro, pero también perca y sardinillas camufladas de las que no saldrá buen caldo ni poniendo mucha sal.Lo confieso: yo no tengo ninguna táctica a la hora de ligar, pero el tema femenino funciona igual que el masculino. Hablamos del cara a cara, nada de Tinder sorpresa, ni adopciones ni mierdas de esas (sí, hablo con conocimiento).Podéis salir con red de arrastre (es decir, todo va bien cuando hay hambre) o ser más selectivas. Supongamos que fuisteis de fin de semana con las amigas a Donostia y os enamorasteis de media docena de surfistas, pues tenéis el equivalente barcelonés en Surf House. ¡Macizos a tutiplén! Y si ese día no hay nada interesante, no será tiempo perdido porque la comida y las bebidas son buenísimas.¿Os gustan otros perfiles? Por ejemplo, las 'groupies' que deseéis meter músicos de casa en vuestra cama, los encontraréis tomando una birra en el Vinil() y en el Heliogàbal. Si os va el rock duro, tirad para el Poblenou, en el Bóveda (Roc Boronat, 33). Si os gusta la potencia castellera, con todo el uniforme y la piña, visitad la Colla de Sants, por ejemplo.Pero tampoco hace falta ir a locales en concreto. Cada día en Barcelona hay un montón

Ligar en Barcelona: chica busca chica
Sexo y citas

Ligar en Barcelona: chica busca chica

A las lesbianas nos gusta la proximidad, ya practicábamos el Km 0 antes de que se inventara el concepto. En general, miramos los ojos antes que las tetas, sondeamos el gesto que haga emerger las afinidades invisibles y nos haga vibrar todas las cuerdas del deseo. Hablamos, buscamos coincidencias y dejamos que fluya lo que tenga que fluir. Y eso lo conseguimos en los lugares donde nos sentimos más a gusto, donde somos más nosotras mismas.Y es que ante todo buscamos pasarlo bien, porque es un hecho: si irradias felicidad y alegría es mucho más fácil convertirte en el farolillo que todas esperamos encontrar si salimos a ligar, en aquella persona que nos ilumine vida, que nos saque de nosotros mismos, un rato o para siempre...Gracia y Sant Gervasi han dejado de ser el feudo de las lesbianas, como lo habían sido tiempo atrás. El Gayxample tuvo su época dorada, pero últimamente la bandera de los colores del arco iris se ha hermanado con el estandarte de la diversidad del barrio del Raval. El ambiente ya no es sinónimo de gueto y se ha descentralizado. Un ejemplo lo encontramos en la variedad de locales arrabaleros donde podrá conocer chicas a quienes les gustan las chicas.Podéis ir a cenar en La Monroe, el Manolito y el restaurante ya veterano de Las Fernández. Son ideales para tomar una copa, La Penúltima, el Madame Jasmine y La Casa de la Pradera, donde además podréis bailar si encoentráis un espacio. Eso sí, debéis tener activado el sensor para discernir entre la variedad de ten

Ligar en Barcelona: chico busca chico
Sexo y citas

Ligar en Barcelona: chico busca chico

Hace años, cuando Barcelona vivía oprimida bajo el yugo franquista, encontrar un hombre que quisiera ligar con otros hombres era peligroso y sobre todo difícil: a no ser que te metieras de cabeza en la canallesca rabalera, lo tenías peludo. Desde los tiempos de lucha del Ocaña, la situación se ha revertido casi de arriba abajo: la ciudad está repleta de 'maricones' y si no ligas es porque no quieres.¿Que cómo se liga? De las formas más antiguas y las más modernas. Para empezar, mirando. En la calle —sobre todo en los barrios del centro—, a cualquier semáforo o esquina, si vas atento a los hombres que te gustan, enseguida verás si te devuelven la mirada o se hacen el sueco. No tengas prejuicios de ningún tipo: aquel que no lo parece lo puede ser, así que tú repasa y a ver que pasa.Si quieres ser más concreto, si te gusta una tribu en especial, se trata de ir a sus lugares de reunión. Por ejemplo, si los hombres fornidos y peludos, los osos, te hacen caer de culo al suelo, pasa cualquier jueves por la noche por el Bear Bacon Bar y morirás de éxtasis —quizás aplastado entre dos barrigas siderales!Si, en cambio, prefieres un estilo más sofisticado, más a la moda, en La Penúltima encontrarás peinados exclusivos, música electrónica y barbas de todos los tamaños y formas que puedas imaginar ... Si lo que quieres no son palabras sencillas y tiernas sino sexo sin contemplaciones, el Open Mind, La Base o el Berlin Dark son la opción adecuada: lleva tu 'kit', que te quedarás bien alivia