Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Castell de Montjuïc

  • Lugares de interés
  • Sants - Montjuïc
Montjuic castle
© Olivia Rutherford / Time Out
Publicidad

Time Out dice

Situado en la cima de la montaña más carismática de Barcelona, el Castillo de Montjuïc es un escenario de infinidad de pasajes cruciales de la historia de Barcelona, algunos de ellos bastantes oscuros. Antiguamente era la sede del Museo Militar, una institución que en 2009 se marchó, trasladando su colección a Figueres.

El Castillo es ahora un espacio musealizado gestionado por el Ayuntamiento. Los visitantes pueden pasear por las instalaciones, subir a las almenas para tener buenas vistas de Barcelona e ir de picnic al foso. Hay una cafetería en la Plaza de Armas y diferentes exposiciones temporales sacan provecho tanto las instalaciones como diferentes temáticas relacionadas con la montaña y sus diferentes usos a lo largo de la historia.

También se ha remodelado el espacio de acogida y se han restaurado los grafitis hechos por los presos que ocuparon algunas de las celdas, espacios que ahora admiten la entrada sólo mediante visitas guiadas.

Detalles

Dirección
Ctra. de Montjuïc, 66
Sants-Montjuïc
Barcelona
08038
Transporte
Espanya (L1, L3 i FGC) y despues bus 150 pera subir al Castillo. Tambien se puede subir mediante el Telefèric de Montjuïc.
Precio
5 euros. 3 euros para parados, mayores de 65, familias numerosas y socios del Consorcio de Bibliotecas
Horas de apertura
Invierno de 10 a 18 h. Verano de 10 a 20 h.

Qué ocurre

Barcelona 1992, trenta anys després

Este año se celebra el trigésimo aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona y, para la ocasión, el Castell de Montjuïc acoge la exposición 'Barcelona 1992, treinta años después'.  La muestra propone un recorrido histórico desde los inicios de la década de los ochenta en los que se gestó la candidatura de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, y un espacio de reflexión con el objetivo de realizar una lectura de la herencia olímpica transcurridas tres décadas, a partir de una mirada actual.  La organización del evento mundial sirvió de palanca de transformación de la ciudad y de la montaña de Montjuïc, que debía ser el epicentro y que ahora es el espacio que acoge la exposición.

Publicidad
También te gustará