El Top 10 de Montjuïc

Los lugares de la montaña de Barcelona que la hacen todavía más mágica

©Maria Dias

Montjuïc es, hablando claro, un paraíso y no todos los barceloneses sabemos cómo sacarle partido: hay cultura, rincones escondidos, sitios para que los pequeños se olviden de la ciudad, equipamientos deportivos... ¿Subimos?

Castillo de Montjuïc

Hay pocas cosas más relajantes cuando tienes un día delicado que subir al castillo de Montjuïc, siempre que el bolsillo no os permita el spa del Majestic. Se puede coger el funicular en la estación de Paral·lel y, desde allí, enlazar con el Teleférico y surcar el cielo. Visitar su colección, que explica la historia del edificio desde que se construyó la primera torre de vigía en el siglo XVII hasta que se levantó el castillo que conocemos ahora, a mediados del siglo XIX, es toda una experiencia. Los domingos por la tarde la entrada es gratuita.

Leer más
Sants - Montjuïc

Jardín Botánico

¿La visita al castillo no ha sido suficiente? Ningún problema. Porque no hay ningún mal existencial que no pueda curar una exposición de bonsáis, entre otras actividades relacionadas con la naturaleza que ofrece esta joya de Montjuïc, un sitio mágico que, desgraciadamente, muchos solo descubren cuando tienen hijos. En el Botánico encontraréis todos los paisajes de la cuenca mediterránea y parecidos fantásticos. No dejéis de visitar el misterioso gabinete de curiosidades de la naturaleza.

Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising

Pavelló Mies Van der Rohe

Es uno de los edificios más bonitos de la ciudad, construido con motivo de la Exposición Universal de 1929 con cristal, acero y mármol por el arquitecto alemán Ludwig Mies van der Rohe. Profundamente contemporáneo, a pesar de su edad y vicisitudes (fue desmantelado y posteriormente reconstruido y reinaugurado en los 80), con las sillas Barcelona originales, este ejemplo de elegancia y sobriedad es una de las joyas arquitectónicas del siglo XX y, sin duda, la otra cara de la arquitectura del espectáculo que ha caracterizado a la Barcelona postolímpica.

Leer más
Sants - Montjuïc
Escuela del Bosque de Montjuïc

Escuela del Bosque de Montjuïc

Es una de las dos escuelas públicas de Montjuïc y la más antigua de Barcelona, ya que en 2014 celebró su centenario. Es un centre pionero en la ciudad porque fue fundado por la maestra y pedagoga Rosa Sensat, que quiso crear en Montjuïc (Av. Miramar, 7) una escuela que estableciera las bases de lo que según ella debía ser la educación pública: contacto con la naturaleza, actividades al aire libre, educación artística y musical, respeto por las inteligencias individuales y, en definitiva, el lugar en el cual los niños se ensucian mientras aprenden.

Advertising
Parque del Mirador de Poble-sec

Parque del Mirador de Poble-sec

No es el parque más bonito, ni el más cuidado, pero sí uno de los menos conocidos y más carismáticos, ubicado en la ladera de la montaña, mirando al mar, entre los jardines de Costa i Llobera y el parque de la Primavera (Pg. de Montjuïc, 28), un parque muy popular entre niños y mascotas del Poble-sec gracias a su área infantil y el espacio para perros. Tiene una gran pérgola, una cascada escalonada y numerosos caminos desde los cuales empezar a ascender por la montaña. También hay mesas de ping-pong, pistas de petanca y un lago encantador.

Fundació Fran Daurel

Uno de los secretos escondidos del Poble Espanyol es este espacio dedicado en exclusiva al arte contemporáneo, con una colección que acoge obras de Picasso, Miró, Tàpies, Chillida, Gómez de la Serna, Barceló y así hasta a 80 artistas. Esta iniciativa creada por el coleccionista Francisco Daurel acoge dibujo, pintura y cerámica, pero también una selección de esculturas en el jardín de las Esculturas, un lugar onírico donde conviven arte figurativo y abstracción, con 41 obras de gran formato de 27 artistas.

Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising

Cementerio de Montjuïc

Una de las imágenes más impactantes que nos sorprende cuando entramos en Barcelona por el puerto es encontrarnos a mano izquierda el imponente complejo de nichos del cementerio, que parece querer recordarnos que: a) entramos en Barcelona y 'the party is on' pero, amigos, la muerte forma parte de la vida, y b) Barcelona es una ciudad densa, que nunca se podrá permitir Père Lachaises para recordar a los muertos. Cada segundo y cuarto domingo de mes hacen visitas guiadas para admirar su arquitectura, con obras de Jujol o Puig i Cadafalch, y los conjuntos escultóricos y visitar tumbas como las de Macià y Miró.

Leer más
Sants - Montjuïc

Museu Nacional d'Art de Catalunya. MNAC

Una visita a este museo tiene numerosos atractivos. En primer lugar, el edificio, el Palacio Nacional, construido con motivo de la Exposición Universal de 1929 e inspirado en el Renacimiento, con una magnífica vista panorámica sobre la ciudad. Destaca también una de las colecciones de arte románico más importantes del mundo, además de piezas fundamentales del gótico y una notable colección de arte modernista. Si la jornada artística os abre el apetito, reservad mesa en el restaurante Oleum, con un comedor señorial y una vista de escándalo.

Compra aquí Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising
Barrio de la Satalia

Barrio de la Satalia

El conjunto de casas antiguas que forman el barrio de la Satalia, situado sobre el paseo de l’Exposició y considerado ‘el pueblo de Montjuïc’, es uno de los lugares con más carisma de Barcelona, donde parece que no haya pasado el tiempo, donde las señoras salen con la silla a la calle a hablar con las vecinas las noches de verano, los niños juegan en las calles y los edificios conservan el aspecto que tenían cuando fueron construidos, hace cien años. La calle de la Dàlia, en el barrio de la Font de la Guatlla, también conserva casas originales con huerto y jardín, medio señoriales medio decrépitas, y, como es el caso de la Satalia, solicitadísimas.

Palacete Albéniz

Situado en los jardines de Joan Maragall, la gran zona verde que está entre el Estadio Olímpico y el Palacio Nacional, este edificio es uno de los secretos de Montjuïc. Residencia oficial de los reyes en sus visitas a Barcelona –se ve que a Juan Carlos I no le gustaba el Palacio de Pedralbes–, fue construido con motivo de la Exposición de 1929 y acoge, además de obras de artistas como Dalí, una interesante selección de esculturas ubicadas en los jardines, que se pueden visitar los fines de semana y festivos por la mañana.

Leer más
El Poble-sec
Advertising

Críticas y valoraciones

1 comments