Denassus (Poble-sec)
Scott ChasserotDenassus (Poble-sec)

Los mejores restaurantes de la zona de Montjuïc y el Poble-sec

Los lugares para comer y beber más deliciosos del barrio de Montjuic: desde los bares de tapas más hasta los fogones más exóticos

Publicidad

Sobre el Paral·lel, encontraréis el barrio popular del Poble-sec, con una oferta que cada vez crece más gracias a la diversidad cultural, las propuestas para gente joven y, especialmente, por un montón de restaurantes y bares de gran calidad. ¿Buscáis dónde comer cerca de Montjuïc y la fira de plaza España? Pues hay grandes opciones para todos los gustos y bolsillos: platos tradicionales, asiáticos de todo tipo, lugares para tomar el vermut y bodegas especializadas en copas de vino.

¡Para que empecéis a abrir boca, hemos elegido los 21 mejores restaurantes del barrio, los que tenéis que probar a toda costa!

NO TE LO PIERDAS: Los 50 mejores restaurantes de Barcelona

  • Japonesa
  • El Poble-sec
  • precio 3 de 4

Donde antes estaba el Pakta de Albert Adrià, templo de la cocina nikkei con una estrella Michelin, ahora hay una izakaya mediterránea o una bodega tradicional con visión asiática, según se mire. Lo llevan Jaume Marambio y Vicky Maccarone. Él cocinó en el St. Rémy, Saüc, Gaudir y Tickets, y ella fue jefe de sala en Hoja Santa y Niño Viejo. Aquí fusionan la gastronomía mediterránea con la nipona. ¿Cómo? Con mucho tacto y originalidad. ¿Ejemplos? Montadito de calamar y tocino ibérico, gyozas de tres butifarras y habitas, guiso de guisantes con chipirones y katsuobushi y, de postre, chucho de helado de soja y caramelo.

  • Bares de vinos
  • El Poble-sec

Otro bar de barrio que ha pulsado el botón de reboot es el Bar La Cañada. JuanPe González ha reavivado esta espléndida barra inoxidable de 1980, en el Poble-sec más tranquilo, con la ayuda del actor y artista Nico Baixas y Lina Ruiz. Ha juntado delicadezas frías (aceitunas de Bailèn, atún ahumado de Murcia, embutidos de Salamanca, quesos artesanos...) con una carta de vinos a copas bien elegidos, y un par de guisos que hace su madre.

Publicidad
  • El Poble-sec

El lugar perfecto en el Poble-sec para quedar con amigos y disfrutar de algunos de los buenos vinos que tiene Edu. ¡Dejaos aconsejar, que este chico es un crack en materia vitivinícola y siempre acierta! Para comer, en el Marino todo es especial: croquetas de setas, de sobrasada con queso... espléndidas; higo seco con foie-gras para tocar el cielo, alcachofas con cecina encantadoras y unos quesos exquisitos y muy bien seleccionados. Con la copa de vino llena, aquí las horas pasan volando con la sobremesa. 

Un restaurante de cocina gallega que hacía falta en Barcelona. No porque no haya oferta en este sentido, sino porque es un buen punto en medio de saborear los manjares de una auténtica taberna gallega sin el ruido ni la incomodidad habitual de estos espacios. Las mesas y las sillas son cómodas, los camareros son atentos y se come francamente bien. Se define como pulpería, y el pulpo a la brasa no falla, ni guiso ni el clásico en 'feira'. 

Publicidad
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

El Cañota es un bar de tapas marineras de inspiración gallega con muy buenas referencias. Se trata del hermano pequeño del Rías de Galicia, uno de los grandes restaurantes gallegos de la ciudad y del Estado. Pescado y marisco, patatas bravas, pulpo a la gallega, ensalada rusa, cañas de cerveza y vinos ... La oferta del Cañota es la de toda la vida pero con el añadido de un puntito juguetón de creatividad. Si vas con amigos guiris, pida la sangría original (vino natural, jarabe de fresas, naranja, lima, cardamomo y canela).

  • El Poble-sec

Los largos viajes de Marcs y Raquel en la búsqueda de sabores y placeres hacen que la carta del restaurante Casa Xica sea como un pasaporte goloso para viajar desde una cómoda silla en Poble-sec. Lo más fácil sería decir que hacen cocina de fusión. Pero se trata más de la recolección de gustos aprendidos en tierras lejanas, convertidos en platos que gustarán al más exigente.

Publicidad
  • Fusión
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

Miguelito se ha criado entre demonios y borrachos y después de experimentar con sabores latinoamericanos y orientales (su madre es asiática), se ha convertido en un auténtico maestro de los fogones. Él es el verdadero Chamako, el protagonista de la historia que el restaurante tiene por bandera y que el personal —con trajes de Chucky, el muñeco diabólico— explica a los clientes cuando llegan. 

 

  • Catalana
  • El Poble-sec

Denassus tiene un nombre obvio y que nos encanta: los dos socios y propietarios, Sergi Ruiz (Premio Nariz de Oro 2014) y Alejo Mailan son sumilleres y se come... ¡de narices! Este gastrobar –sí, merece ese nombre, esto es una barra de bar con un elevado nivel gastronómico– abrió el verano del 2019, y desde entonces se ha establecido como un puesto de disfrute de alto nivel hedonista en Poble-sec. Ruiz y Mailan habían coincidido en el Bar del Pla –¡que como escuela no está nada mal!– y decidieron "abrir un sitio que nos gustara como clientes, que sea informal, pero donde te puedas pegar un festival", explican.

 

Publicidad
  • Marisco
  • El Poble-sec
  • precio 3 de 4

La familia Iborra se trasladó a Catalunya hace más de cincuenta años y su maleta cargaba con recetas ilicitanas. Pioneros en Barcelona en la importación de cocina valenciana, ya disponen de cuatro restaurantes donde se puede encontrar todo tipo de arroces impecables. Tanto en la sede original del Paral·lel como en el resto, el plato estrella es el arroz negro de Elche con chipirones y alcachofas, un esclat de mar oscura y libidinosa, con verduras de sabores pretéritos, cortes de cefalópodos que chorrean gratitud y, el secreto, una base de arroz Bayo extra del Ebro, híbrido entre las variedades largo y bomba, que aporta consistencia y retiene el placer.

  • Bares de tapas
  • El Poble-sec

El proyecto es potente: fruto de la amistad y el entusiasmo activista de tres vecinas del barrio, la arquitecta Alba, la cocinera Momo y la diseñadora Natalia, La Raposa nace como espacio polivalente de encuentro y cooperativa de trabajo para fomentar otra cultura de barrio, porque el Poble-sec está siendo arrasado por la moda de la tapa rápida del turista de paso.


Publicidad
  • Catalana
  • El Poble-sec

Lo mejor de la cocina de Cádiz lo encontrarás en este minúsculo bar lleno de alegría y buen humor. Las propietarias ponen en marcha rock a todo trapo para bajar el cazón en adobo, uno de los clásicos que hacen en La Chana. Bien crujiente por fuera y tierno y gustoso por dentro por haberlo macerado unas horas antes. Excelente el atún anchoado, la mojama y las ortiguillas (cuando las tienen). En invierno hacen más platos de cuchara como los garbanzos con pringá (carne de olla) y tagarninas (cardos) que resucitan a los muertos. 

  • Bar de bocadillos
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

En La Porca la materia prima y el buen trato son los principales ingredientes: es un lugar familiar impulsado por Rubén y su madre, Carmen. Ganaron el concurso de la mejor hamburguesa de Barcelona con la Doble Bacon Cheese Burger, con una combinación de ingredientes clásica e infalible. Las bravas son de las mejores de la ciudad, con dos salsas caseras y porchetta a baja temperatura. También encontrarás propuestas como la burrata trufada y la ensaladilla murciana (una especie de rusa, con patata, encurtidos, atún y huevo). 

Publicidad
  • Cervecerías
  • El Poble-sec

La Tieta es apenas una barra de mármol rellena de buenos vinos, vermut y cañas bien tiradas, con una terraza encantadora. En la carta de vinos no encontrarás nada clásico, se enamoran de un vino mallorquín y la semana siguiente pierden la cabeza por uno gallego. Este buen hacer lo encomiendan también a la comida; sin extraños experimentos, pero con creatividad, preparan cocina buena de toda la vida bien hecha. Por ejemplo, caldo y brocheta –taza de caldo y una brocheta con la carne de olla!– o caballa escabechada con cítricos. 

  • A la brasa
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

El alma andaluza del Palo Cortao está muy presente en tapas como los fenomenales chicharrones (basado en los de Casa Manteca de Cádiz, paradigma de la labor gaditana: finísimas lonchas de cerdo, cocidas a baja temperatura y adobadas con pimentón y limón, melosas y buenísimas) y los impecables calamares a la andaluza con salsa de galeras y tinta de calamar. Más allá de eso, la carta va llena de raciones originales y sugerentes, como 'dumplings' de pringá de cocido andaluz.

Publicidad
  • Cocina Internacional
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4

En este restaurante con barra baja estilo japonés y espacio para cócteles, Bernat Bermudo fusiona tradiciones culinarias alejadas, como la tailandesa, la peruana y la catalana, con grandes resultados. Un ejemplo: el suquet thai, en el que por un lado te presentan las salsas tailandesas y por el otro, el pescado y el sofrito, o una mejilla de ternera con toffee de miso-mostaza y orejones. Este cocinero es un magnífico ejemplo de esta generación Hofmann que ha conquistado la cocina de Barcelona, y cómo los cocineros viajados son capaces de mezclar cocinas antagónicas con toda la naturalidad del mundo. 

  • Marisco
  • El Poble-sec
  • precio 4 de 4

Tras la pandemia, Rías de Galicia reabrió como Rías/Kru. Antes subías las escaleras del Rías de Galicia –un restaurante abierto en 1986, marisquería familiar de referencia de Barcelona– y te encontrabas con otro restaurante, Espai Kru, donde lo que dominaba el 80% de la carta eran porciones excelsas de producto marino crudo y marinado, con elaboraciones de alta cocina moderna. Los hermanos Iglesias han optado por unificar la carta en ambos espacios.

 

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

¡Un rincón secreto para faranduleros! Lo encontraréis en el estratégico triángulo formado por el Lliure, el Mercat de les Flors y el Grec, con toda la actividad festivalera del julio. También cuenta la ciclónica presencia de la dueña, Marta Baldó, con un pie en el cine y otro en la restauración. Pero no olvidemos que Poble-sec es un barrio currante: el esfuerzo de subir tiene la recompensa de un menú de mediodía a 12 euros arraigado en las dos orillas del Mediterráneo.

  • Española
  • El Poble-sec
  • precio 2 de 4
Quimet i Quimet
Quimet i Quimet

Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a unas tapas que harían resucitar a los muertos. Montaditos de salmón, yogur y miel trufada o los más vendidos, los de alcachofa, cremoso Brillante-Savarin y tomate confitado.

Publicidad
  • Catalana
  • El Poble-sec
  • precio 4 de 4

Un restaurante de hotel de impacto: al frente está el chef Víctor Torres, que con Las Magnolias de Arbúcies fue el cocinero más joven de España en tener una estrella Michelin; en el 2018, apenas 25 años. Aquí practica una cocina catalana de autor muy similar a la de ahí, basada en la excelencia del producto y la pureza de los sabores. Se abastecen de la huerta y fauna del Maresme y del Baix Llobregat en la medida de lo posible. 

  • El Poble-sec
  • precio 3 de 4

David López y Javier San Vicente son los chefs y propietarios de la Taberna Noroeste. Entre ambos suman décadas de experiencia en grandes casas de la tapa fina, como el Tapas24 de Carles Abellan, y la altísima gastronomía del norte, como el Akelarre del Pedro Subijana. Y en su propia casa han optado por dejarse de florituras y tirar por la mejor cocina española, hacia el norte (López es de Galicia) y el oeste (San Vicente tiene orígenes de Salamanca). El resultado es una carta corta, de producto óptimo y puro espíritu hedonista, con platos interesantísimos como el lechal con milhojas de patata o las almejas gallegas con algas y pepino.

Publicidad
  • Italiana
  • El Poble-sec
  • precio 3 de 4

No es lo mismo decir “hoy hemos cenado en un italiano” que “hoy hemos cenado en un veneciano”. ¡Todavía hay categorías! Cuando, en el Poble-sec, abrieron el Xemei, este inciso se hizo imprescindible. Los gemelos –xemei, en dialecto veneciano– Stefano y Max Colombo llevaron a Barcelona una cocina transalpina que superaba de una vez los macarrones a la boloñesa y las pizzas quattro stagioni. Llegaba el pescado tal y como lo cocinan en el Véneto, y teníamos que aprender qué son las 'sarde in saor' o el 'baccalà mantecato': otra cocina italiana era posible.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad