Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Kinder Malo y Pimp Flaco: "Somos lo mejor que le ha pasado a la música"

Kinder Malo y Pimp Flaco: "Somos lo mejor que le ha pasado a la música"

Entrevista con dos de las voces más escuchadas de la nueva ola del rap en España, entre el trap y las músicas latinas

Pimp Flaco, Kinder Malo
© Maria Dias Pimp Flaco, Kinder Malo
Por Marta Salicrú |
Advertising

Un felino maúlla en los temas de Kinder Malo y Pimp Flaco. Es Dora, la gata que convive con estos hermanos de Badalona, Teo y Dani, de 27 y 24 años, y que da nombre a Dora Black, el colectivo que forman los dos MCs. Forman parte de la nueva ola de rap que ha salido de los dormitorios y que, tras arrasar en YouTube, ha conquistado la radiofórmula. Hablamos con ellos de por qué creen que su generación es lo mejor que le ha pasado a la música en España en mucho tiempo. 

Camera

¿Había música en vuestra casa?

Kinder Malo: La música siempre ha estado en nuestra vida. Mi padre tocaba la guitarra, pero nunca se me pasó por la cabeza ser músico. Con el rap teníamos 13 años, empezamos a pintar... y un día con esto. En casa siempre se escuchaba flamenco, El Último de la Fila, Triana... Mi padre escuchaba Camarón y de pequeño no me entraba, hasta que vi un documental a los 13 años, y me encantó y volví loca a mi madre. Fanatismo. Por eso hacemos de todo, porque no nos hemos encasillado en nada.
Pimp Flaco: Pero también Michael Jackson, ópera... de todo.

¿Siempre os habéis llevado bien?

K.M.: Siempre. Lo que nos está pasando ahora con la música nos ha pasado igual que con otras cosas que hacíamos juntos, como cuando empezamos a pintar y lo hacíamos muy bien. Nos dio por hacer música hace tres años y fue muy rápido. Pero siempre hemos cantado por separado.
P.F.: Tenemos muy pocos temas juntos. Yo me he tirado 10 años pintando grafiti y en Barcelona todos los grafiteros me conocían, y a él también, y nunca lo he dicho en un tema. Pasamos de estar con los que más pintamos a desaparecer por la música. El grafiti es muy desagradecido, solo te da problemas.

¿Y como empezasteis con la música?

K.M.: Empezamos a hacer música y al principio era una puta mierda, no me gustaba lo que hacía, no me gustaba mi voz, pero fue empezar y ya estaba, funcionó muy rápido.
P.F.: Llegamos en el momento justo.

¿Qué esta pasando en este momento que os parece el adecuado?

K.M.: Un cambio muy guay. Somos la generación más criticada en mucho tiempo, toda la nueva ola [del rap] es criticada a muerte. Por el público, por los medios, por otros artistas. A mi me gusta eso, no nos toman en serio, pero a la vez no nos pueden dejar de criticar. Hace diez años, ¿qué había en España? ¿OT?
P.F.: Hay gente muy buena, pero ¿qué sonaba en la radio? Ahora pones Los 40 y salen chavales que están haciendo temas en su habitación. Eso lo hemos hecho nosotros, nadie más. Nadie nos ha ayudado, al revés. Nos llaman ni-nis cuando yo he trabajado toda mi vida. Y hay gente en esta música con carrera. Los medios nos quieren hundir, y ya nos ves, llenando salas. No puedes callar a la calle: si la calle consume esto, te tienes que callar, y pagarnos.

Vuestra generación se ha hecho suya la música urbana de influencia norteamericana mezclándola de modo espontáneo con las música de baile latinas que por motivos históricos y culturales nos son cercanas.

K.M.: El pop de ahora es esto. El rap de toda la vida no podía acceder a eso, y el cambio lo ha hecho esta generación. El rap de toda la vida no lo podías bailar. Y a los puristas no les gusta esto.
P.M.: La mayoría de los chavales estaban escuchando rap y reguetón, y en la radio sonaban Carlos Baute y Shakira. En el momento que han podido escuchar lo que les gustaba, ha arrasado. No hay competición.

Camera

Advertising
Camera

¿Como se gana la vida un músico de vuestra generación, sacando temas cada mes en distribución gratuita?

K.M.: YouTube monetiza, pero ahora se ha ido a la mierda. Hay restricciones. Te capan los vídeos.
P.F.: En YouTube me quitaron el vídeo de '<3' porque salían chicas.
K.M.: Hay gente que te llama vendido por irte a Vevo, pero es solo un canal de YouTube que me da libertad. Las ideas de los vídeos son nuestras, y luego trabajamos con León Santana, que las filtra. En Vevo puedo hacer un vídeo de lo que se me pasa por la cabeza, en YouTube no.
P.F.: Te lo tienes que oír mucho, lo de si te vendes.
K.M.: La gente habla sin saber de lo que está hablando, no puedes entrar en el juego. Lo que es venderse es ser un esclavo. Yo hago lo que quiero, me levanto a la hora que quiero porque me paso la noche haciendo música. Y así soy feliz.

¿Ponéis por encima la libertad al dinero?

K.M.: El dinero no vale para nada. Lo necesitamos para hacer cosas, en este sistema, pero ser libre lo es todo. En el trap hay mucho rollo con las marcas, y a mi también me gusta vestir guay. Pero hay gente que está engañada, gastándose 2.000 pavos en Balenciaga cuando Balenciaga pilla el swag de los vagabundos de Nueva York. Mejor os compráis un billete de avión y os vais a ver mundo que gastaros 600 euros en un suéter de Gucci. La vida no es llevar oro, es mucho más que eso.

¿Estáis en contra de la cultura de la ostentación?

K.M.: Me gusta la ostentación, pero no me gasto todo lo que cobro en ropa.
P.F.: El problema es que la gente aparenta muchísimo más de lo que puede. No enseñes cosas en tus vídeos que no tienes. No les pidas cadenas a tus amigos para los vídeos porque no son tuyas.

¿Cómo os lo hacéis para producir tanto material?

K.M.: Para mi es poco. Tienes que hacer más. Pero en la música no es todo hacer música. Hay gestiones, papeles... Y luego esperar a la inspiración, y la inspiración no tiene una hora.
P.F.: Cuanto más arriba estás, menos música puedes hacer.

¿Por qué hay que hacer tantos temas?

K.M.: Vivimos en un mundo de consumo rápido, saco una canción mañana y en dos días ya es vieja. En pocos días hay que sacar otra o estás muerto.
P.F.: Se hace mucha música. Si sacas un tema pero luego salen 45 temas mejores, tu tienes que sacar otro mejor. Pero está guay.
K.M.: Si no hubiese eso, si no tienes a nadie corriendo detrás, no corres. Empiezas a andar, luego te vas parando, y dices: pero si no viene nadie. Yo agradezco cuando mis contrincantes sacan música guapa. Algunos creeran que me putea, pero no.

Camera

Advertising
Camera

¿Qué os parece el éxito de C. Tangana?

K.M.: Que les vaya bien, a mi me parece genial.
P.F.: Un chaval que hace seis años no lo conocían ni en su casa y ahora está en los 40 Principales está de puta madre. Si ese chaval mañana gana 1 millón de euros al mes, yo seguramente estaré ganando más de lo que gano ahora, así que perfecto.

¿La competición tiene que ver con este buen momento que mencionabais?

P.F.: Te hace correr más. Y crecer más rápido.
K.M.: La música está para que alguien venga y la sorprenda. Un día te despiertas y alguien ha sacado un tema que dices: hijo de puta. O hija de puta. Lo que acabas de hacer, qué guay. Me encanta descubrir música.

Tenéis una doble cara: temas de rap más agresivos y temas románticos.

K.M.: Son las vibraciones de la vida, un día puedes hacer un tema muy duro, otro puedes estar súper enamorado y otro muy triste. La música es un reflejo de ti mismo, y no todos los días estás cabreado. Si cada día sacas canciones de que estás cabreado, ves al psicólogo. Hay días que te apetece hablar de amor... la música es un filtro de lo que te está pasando a ti.
P.F.: La vida que llevas la sueltas, te desahogas. O me reviento la voz o te amo. Según el día.

¿Cómo pinta el 2018?

P.F.: Lo veo bien, tengo música para todo el año, para ser el mejor, o casi. Te lo digo en serio. Tengo música grabada que sé que como mucho me van a pasar un poquito algunos.
K.M.: El 2018 empieza muy bien: de fechas, ya está escrito. Creo que va a ser nuestro mejor año.
P.F.: Hasta ahora.
K.M.: A todo te acostumbras. Yo he llenado el Razzmatazz 2 dos veces y esta será la tercera. Para mi ya es poco. A todo se acostumbra uno. Me dicen que me va de puta madre, pero a mi ya me sabe a poco. Voy subiendo escalones y no se a donde me van a llevar. Pero quieres más.

¿Cómo lleváis las críticas?

P.F.: Es un error que a todo el mundo le guste tu música. Si hay gente que no lo entiende, es que estás haciendo lo que tienes que hacer. Él está sacando temas más suaves y la gente no los entiende. De puta madre, dentro de seis meses se entenderán.
K.M.: El que me quiera entender me entenderá, pero cuando algo nace funcionando, es que nace muerto. Camarón, cuando sacó 'La leyenda del tiempo', lo mataban. El público tiene parte de culpa que la música no avance. El artista intenta hacer algo distinto, lo acribillan y lo deja correr.

Camera

Advertising
Camera

¿Dora es vuestra gata?

P.F.: Tenemos dos.
K.M.: Ha sido el inicio de todo esto, ha sido todo muy normal, él y yo y la gata. ¿Para qué íbamos a inventar tonterías? Mi gata es negra y se llama Dora. Ya está. Una de las cosas por las que funcionamos de cara al público es porque somo bastante naturales. Yo no me drogo, no somos traficantes, somos dos chavales normales que hasta hace tres o cuatro años trabajábamos, empezamos a hacer música y hablamos de cosas normales. Habrá cosas que la gente no entiende porque son a las que te lleva la música: los egos, el viajar...
P.F.: Yo he cambiado un poco mi manera de hacer música porque me he dado cuenta que me escuchan muchos chavales y yo no quiero que un chico de 16 años quiera ser ni un chulo ni un maleducado. Yo creo que es mejor cantar que des un abrazo a tu madre que tonterías sobre vender [droga].
K.M.: El trap es un género que está vinculado a la droga, pero yo no tengo nada que ver con la droga.
P.F.: Decir que vendes droga en una canción es de imbécil. Es ser un chivato de ti mismo. Y aquí no tiene pistola nadie, como mucho de fogueo.

Decís que sois lo mejor que le ha pasado a la música en España en los últimos 20 años.

K.M.: Nosotros y nuestra generación, también con los que no me llevo bien. Hay un cambio muy guapo. He escuchado rap toda la vida, pero ahora creo que es mejor. Los de antes me van a decir que soy un subnormal. Pero yo ahora puedo hacer un tema como me da le gana, rollo rock, rollo salsa, y antes no se podía hacer.
P.F.: El autotune te permite hacer cosas que antes no podías hacer porque no sabes cantar. Podemos cantar mejor o peor, pero no somos cantantes. Si haces un tema de flamenco con autotune te queda mejor.

¿Os gusta el flamenco con autotune de Dellafuente?

P.F.: La música avanza, y con el flamenco hay que jugar también. A él no le mola.
K.M.: Yo en eso sí que soy cerrado. Estoy muy metido en el flamenco, y lo respeto tanto que nunca haría nada. Y para mi, autotune y flamenco en la misma frase, me matas. No tengo nada en su contra, pero no me gusta.

¿Y Rosalía os gusta?
K.M.: Es lo más gordo que ha pasado en España. Si nosotros somos los mejores, Rosalía está por encima veinte pisos. Mira que no es mi prima ni nada, pero yo estoy orgulloso de ella, porque esa chavala va a hacer cosas muy guapas. Y Refree, su guitarrista, los pelos de punta. Le va a ir muy bien.
P.F.: Lo va a reventar. Va a ser un icono.
K.M.: A mi no me recuerda a nadie. Y lo mejor es que canta como cantaban las viejas. No busca lo fácil, ha ido a lo difícil y ha ganado. Lo tiene todo para ganar.

Camera

Advertising