Montjuïc con niños

Podría ser Neverland, porque se pueden vivir tantas aventuras que los niños no querrán volver a casa

© Maria Dias

Montjuïc está lleno de lugares sorprendentes y rincones escondidos para disfrutar con los niños. Podéis optar por su inabarcable oferta de parques y jardines, hay muchos, no os los acabaréis. Por otro lado, museos, teatros y otras dotaciones culturales que habitan en él ofrecen programación regular para los más pequeños. ¡Una montaña mágica y tantas aventuras posibles!

Rincones mágicos

Si sois de los padres, tíos o abuelos que le tienen pánico a la terrible combinación agua-arena-niños, mejor que no subáis a los jardines de Joan Brossa, porque lo primero que harán cuando vean las atracciones de madera será montar un complejo circuito que implique utilizar profusamente este material. Mientras contempláis cómo se ensucian, podéis sentaros en la hierba, disfrutar de la vista y coger fuerzas para iniciar un circuito relacionado con el sonido, que les permitirá aprender y experimentar, y que empieza con unos cojines musicales y termina en una tirolina. Los jardines todavía conservan algunas de las esculturas de que lo fue, no hace tanto, el parque de atracciones, como las dedicadas a Charlie Rivel y Carmen Amaya.

Leer más

Educación vial y toboganes

Detrás del castillo, un lugar que por sí mismo generalmente fascina a los más pequeños, encontraréis un parque infantil de educación vial donde los niños pueden aprender las normas de circulación y conducir su (mini)vehículo preferido, el preludio para un paseo por los alrededores de este edificio que les permitirá imaginarse vistiendo armadura y disparando alguno de sus cañones. Este paseo os llevará al parque de los Toboganes, con dos señores toboganes de 15 metros, por los cuales, si tenéis valor, también os lanzaréis aunque hayáis dejado atrás la infancia hace mucho.

Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising

Sacar el niño que llevas dentro

Y es que Montjuïc tiene lugares que tienen la capacidad de –perdonad la frase– sacar el niño que llevamos dentro. Porque incluso el padre más contenido se aflojará la corbata y será poseído por un deseo irrefrenable de ser Hamlet cuando ponga los pies en el escenario del Teatre Grec, siempre abierto, y soltará un “to be or not to be” mientras los pequeños ponen de manifiesto el salto generacional y declaman “hasta el infinito y más allá”. Si bajáis las escaleras que conducen al paseo de la Exposició, no podréis dejar de subir, juntos, al gran árbol centenario que da la bienvenida a los jardines.

Leer más
Sants - Montjuïc

Deporte en familia

Por otro lado, en el Climbat la Foixarda (Camí de la Foixarda, 14) encontraréis un circuito infantil de escalada y packs para que toda la familia pase el día en el rocódromo urbano más grande de Europa, donde también se celebran fiestas de cumpleaños y se organizan diversas actividades y cursos para todos los niveles. El Museu Olímpic i de l’Esport Joan Antoni Samaranch, con sus espacios interactivos, instalaciones multimedia y zona de juegos, es también un buen lugar para dejaros caer si vais con niños.

Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising

Gran atracción

Pero lo que es en realidad Montjuïc, aquella “montaña de los pobres” que tan bien retrató Francisco Casavella en la fantástica trilogía 'El día del Watusi', es una gran atracción para grandes y pequeños en ella misma, como demuestran los jardines de Laribal (Pg. de Santa Madrona, 2), un laberinto de vegetación y fuentes inspirado en la Alhambra de Granada que nos hace querer recuperar aquella armadura que habíamos dejado en el castillo. Y que nos irá bien para investigar quién vive en los árboles agujereados de la plaza de Carlos Ibáñez. O si efectivamente hay un dragón en el estanque del Mirador de l’Alcalde (plaza del Mirador). O si el bosque del Mirador del Migdia da miedo por las noches.

Leer más
El Poble-sec
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments