Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right A la nueva comedia española le gusta el ‘fucking money’
Noticias / Cine

A la nueva comedia española le gusta el ‘fucking money’

Lo dejo cuando quiera

Los subversivos guiones de Azcona

En los años 50 y 60, el cine español tuvo a unos heroicos guionistas, productores y directores que consiguieron burlar a la censura y hablar de un país que pasaba hambre, no tenía vivienda, no estaba bien atendido sanitariamente y, vaya, no tenía donde caerse muerto. Y lo lograron sin que se notase la trampa y la estrategia. Películas como ‘Plácido', de Berlanga, o ‘El pisito’ y ‘El cochecito’, de Marco Ferreri, mostraron una España negra y desesperada, sucia y desordenada... sin que saltasen las alarmas de los dictadores. El barniz de la comedia permitió que los guiones de Rafael Azcona despistasen a los ciegos censores. La goleada fue monumental. Eran historias sobre la falta de recursos, sobre hombres y mujeres, sí, pobres.

 

El Cochecito

 

Más de medio siglo después, la comedia española ha cambiado su punto de vista sobre este asunto: ahora, los protagonistas de las pelis que triunfan ya no son unos miserables que no tienen ni un duro, sino que se mueven entre la clase media y la clase alta, y de lo que se trata es de conservar su patrimonio, hacerlo mayor, trepar tanto como puedan y no bajar ni un escalón socialmente. La nueva comedia española ha frivolizado la importancia del dinero y solo le saca una punta humorística, sin ambiciones de crítica social. Ni moralejas. Es lo que quieren las cadenas televisivas privadas que apoyan un tipo de productos diseñados para pasar el rato y nada más. Y ay de ti si te atreves a ser... ¿profundo? A mediados del siglo XX, hacían humor negrísimo con las pesetas. En 2019, practican un humor inofensivo con los euros. Es la victoria del discurso capitalista más agresivo: del ‘fucking money’ entre glamur y risillas bobas.      

Todo (únicamente) por la pasta

El triunfo de ‘Si yo fuera rico’ es la prueba de que uno de los ingredientes indispensables para fabricar una comedia taquillera es, precisamente, no apartar su guión de la fórmula “ya tengo un mínimo de dinero, pero yo quiero más dinero, y tampoco deseo perder mi dinero y, además, quiero el dinero de mi vecino”. No, los personajes de Álex García, Alexandra Jiménez, Adrián Lastra y Jordi Sánchez no nos harán pensar sobre la sociedad de consumo y sus peligros. Son muñecos manipulados, con cierta habilidad, por el autor de la añorada ‘Todo es mentira’. Eso sí que era un guion con férrea voluntad de rascar la costra seca de nuestras heridas juveniles sin cicatrizar.

El amuleto Jordi Sánchez

¿He dicho Jordi Sánchez? Pon un Jordi Sánchez en una comedia, y arrasarás. Lo encontramos en ‘Bajo el mismo techo’, haciendo apología de la propiedad privada, y también en ‘El mejor verano de mi vida’, y en ‘Señor, dame paciencia’, y en ‘Hasta que la boda nos separe’, que se estrenará el año próximo. Su papel en la serie ‘La que se avecina’, Antonio Recio, lo ha encasillado un poco. Tú lo ves aparecer en la peli y ya dices: “Este personaje solo piensa en la pasta”. Y, por desgracia, casi siempre es así.

 

Jordi Sánchez i Silvia Abril a 'Bajo el mismo techo'

 

Humor inofensivo alrededor de los cuartos

‘Taxi a Gibraltar’: Dani Rovira, a la búsq ueda de un legendario botín de oro, escondido en Gibraltar. ‘Lo dejo cuando quiera’: David Verdaguer, Carlos Santos y Ernesto Sevilla quieren hacerse millonarios vendiendo pastillas entre los jóvenes. ‘Antes de la quema’: Salva Reina también quiere hacerse rico mediante las drogas. ‘¿Qué te juegas?’: Amaia Salamanca y Javier Rey son unos hermanos repelentes, que luchan encarnizadamente para mantener su gran ritmo de vida, y, de repente, aparece Leticia Dolera para enmerdarlo todo. ‘¡Ay, mi madre!’: Estefanía de los Santos se tiene que buscar la vida para poder recibir la herencia de su madre. Unos y otros parecen concursantes de ‘Gran Hermano’ o ‘Mujeres y hombres y viceversa’, camuflados de personajes de ficción. Chicos y chicas, ¿y si dejamos de hacer comedietas tan solo para pasivos espectadores domados por el ‘Sálvame’?

 

NO TE LO PIERDAS: Las mejores películas de la cartelera

Advertising
Advertising

Latest news