Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Uno de Barcelona que se pone como una moto por la chorrada que le han preguntado.
Foto: ShutterstockUno de Barcelona que se pone como una moto por la chorrada que le han preguntado.

Nueve preguntas estúpidas que nunca debes hacer a uno de Barcelona

Si vives en Barcelona, seguro mucha gente que no sabe cómo mola vivir aquí y te habrá preguntado alguna de estas tonterías

Escrito por
Ricard Martín
Publicidad

Si vives en Barcelona –haya nacido o no–, en el momento en que entres en contacto con gente de fuera del área metropolitana es probable que te frían a preguntas obvias y bastante bobaliconas. Por suerte, nosotros somos cinco millones de futuros, que diría la 'Txene', y ellos deben andar por los dos y medio. Y pueden estar tranquilos, que cuando podamos salir a comarcas no les pediremos gilipolleces. ¡Y recuerda, ante preguntas chorra: #capfred!

1. ¿Cuánto pagas de alquiler?
Así en general, las preguntas a la primera de cambio sobre finanzas personales suelen ser tabú. Pero el precio de los alquileres de los pisos de Barcelona es una excepción, vete tú a saber por qué. Cuando te lo pregunten, contesta: pues pago el PIB de un país pequeño, y todo para que tú puedas tener una caseta con enanitos de jardín y aquella mierda de azulejos con dibujitos de "Aquí vive uno del Barça", por 375 eurillos al mes, chavalín.

2. ¿Y cómo pudiste aguantar el confinamiento más duro en tu pisito de 57 m2?
En el grupo de whats de los amigos del pueblo no me la paraban de hacer. Y a continuación, mandaban una fotografía de la susodicha casita de campo, llena de enanos de jardín, en la que salían ellos en la terraza trasegando cervezas, diciendo "nosotros pasamos así el confinamiento, que suerte tenemos" (solo faltaba que pusieran el apocalipsis caspa de "aquí sufriendo"). Pues mira, se aguantó bien. Porque cada puente que se podía, un puñado de domingueros espabilados salían en masa hacia los pueblos, a respirar aire y a mear en los pinos, y yo me quedaba solo en la ciudad desierta y silenciosa, sin coches ni follón. Cabe decir que ser testigo de la incredulidad compungida de los susodichos hobbits ampurdaneses, cuando poco tiempo después también impusieron restricciones fuertes en su paraíso rural, fue de lo más divertido, pobretes. ¡Esto no puede estar pasando en Verges, Camprodon o Arbúcies! casi les oía decir

3. ¿Y ya te vale la pena, vivir en Barcelona?
Hobbit catalán -o meapuertas urbano de fin de semana-, debes saber que si le preguntas eso a alguien que hace 23 años que vive en la metrópolis, en realidad le estás diciendo imbécil a la cara. A mí se me ocurre esta contestación: pues mira, la Covid 19 de las narices pasará, pero en tu fiesta mayor vendrán a tocar cada año los Catarres (y con mala suerte, Huapachá Combo). Y en la nuestra, lo más normalito que toca es Mishima. Y ​​cuando rompen la hucha, en año electoral, se estiran tanto que a lo mejor hasta viene Lou Reed o Manu Chao. 

Els Catarres
Foto: Els Catarres

4. ¿Y no te da cosica, subir al metro y encontrarte con tanta gente?
Y a ti  ¿no te da cosica subir a los Rasos de Peguera y que el pifostio que se monta parezca el peaje de Martorell en los Juegos Olímpicos? ¿Y tenerte que pelear contra un clan del Eixample derecho por un p&% $ rovellón?

5. ¿Por qué habláis chava, los de 'Barsaloooonaaaa'?
Pues me imagino que por el mismo motivo que los de la Girona interior vocalizan dejando medio milímetro de apertura entre los labios, como si los tuviera pegados con superglue. Y mira que yo nací en Figueres.

6. ¿Y la ciudad está tan sucia como se ve por la televisión?
Pues sí. Pero tenemos la suerte de que no está inyectada de deyecciones ganaderas, es decir, de caca de cerdo: si vas a alguna de las escasas zonas verdes o rústicas de Barcelona, ​​como máximo te encontrarás una o dos boñigas de perro. Pero no un vertido masivo de purines que contamina el subsuelo inmediato por filtración, como pasa en ciertas comarcas.

7. ¿Y tú eres de Barcelona de verdad?
A los foráneos les cuesta mucho creer que haya alguien que realmente haya nacido en la ciudad. El hecho de que las estadísticas oficiales certifiquen que en 2019 nacieron en el barcelonés 18.298 criaturas, es fruto de una conspiración de aquellas que afirman que Donald Trump es un agente secreto en una guerra secreta contra una élite pederasta aún más secreta que nos quiere inyectar chips con las vacunas.

8. ¿Y ya te has comido un 'pollofre', es decir, un gofre chorreante en forma de cipote? ¿A qué sabe?
Los de comarcas a menudo se creen que cualquier cosa que publica Time Out Barcelona va a misa y los habitantes de la ciudad la hacemos al instante. Pues mira, la mayor parte de las veces sí, pero esta aún no la he tachado de la lista de cosas por hacer.

9. En una ciudad tan grande, debe ser muy difícil conocer gente, ¿verdad?
Es dificilísimo. Tanto como dejar en el pueblo a la gente que conoces de toda la vida e ir a un lugar lleno de gente que no conoces. Y cuando estás allí y conoces a mucha gente nueva, en un momento dado te das cuenta de que ir por el mundo en grupos grandes de gente desanima a que se te acerque gente nueva. ¿Te lo puedes creer?

NO TE LO PIERDAS: Las calles más bonitas de Barcelona

Últimas noticias

    Publicidad