Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 5 propuestas culturales a la vienesa

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Richard Schuster_Wiener Philharmoniker

5 propuestas culturales a la vienesa

Vive la ciudad más melómana de Europa sin salir de Barcelona

Por Màrqueting Time Out
Advertising

Ciudad monumental y capital mundial de la música clásica, Viena es todo un referente cultural que hay que conocer. Pero si no tenéis suficiente dinero para ir de viaje, no os preocupéis: os proponemos cinco planes para vivir Barcelona al ritmo de Viena. ¿A qué esperáis?

 

Un concierto de música clásica

El amor de los vieneses por la música es tan grande que, cuando hacen algún concierto espectacular, no quieren disfrutarlo solo ellos sino compartirlo con otros ciudadanos del mundo. Ahora, quieren invitar a los barceloneses al Concierto de una Noche de Verano que ofrecerá la Orquesta Filarmónica de Viena el día 25 de mayo a las 20.30h en los jardines del Palacio de Schönbrunn. Y para hacerlo posible, instalarán una gran pantalla LED en la Barceloneta, concretamente en el Pla de Miquel Tarradell con el paseo Joan de Borbó. El espacio, con forma de glorieta, graderías para sentarse y al aire libre, quiere hacer sentir a los asistentes la sensación de estar en el palacio vienés. Y, a falta de Danubi, de fondo se podrá escuchar el rumor del mar.

El programa que abordará la Orquesta Filarmónica, bajo la dirección de Christoph Eschenbach y con la actuación de la soprano Renée Fleming, también se podrá disfrutar desde Varsovia, en Polonia, Pequín, en China, y Seúl, en Corea del Sur, en una experiencia global que promete emociones. Girará alrededor del título Cuentos y leyendas e incluye piezas escogidas de Dvořák, Tschaikowsky, Rachmaninow y Strawinsky, que harán las delicias de todo melómano. ¡Y, además, gratuito!

* Foto: © Terry Linke

 

Jordi Play

Urbanismo barroco

Si en Viena destaca el Palacio de Schönbrunn, donde vivió la emperatriz Sissí, por ser una joya arquitectónica del arte barroco, en Barcelona podemos presumir de tener uno de los únicos barrios de planteamiento barroco que se conservan en Europa: la Barceloneta. Si os fijáis, el entramado de las calles, planteado a mediados del siglo XVIII, conforma una rejilla cuadriculada que sirvió de ejemplo a Cerdà cuando un siglo más tarde diseñó el Eixample.

Vale la pena dar una vuelta por calles y plazas prestando atención a las viviendas originales. Eran de planta baja y primer piso, todas siguiendo un mismo modelo, con puerta a dos calles y los de las esquinas a tres, aunque con los años crecieron en vertical y los interiores se dividieron en cuartos de piso. Además, las plazas del mercado y la de la iglesia de Sant Miquel son también barrocas, así como el templo en cuestión, que se construyó en poco más de dos años y medio, ¡todo un récord!

 

Advertising

Museums Quartier

Vale, lo reconocemos, el barrio denominado Museums Quartier de Viena, ¡mola mucho! Concentra alrededor del Mumok, el museo de las vanguardias, otros museos, salas de arte y centros de arquitectura espectaculares. Pero en Barcelona tampoco nos quedamos cortos y, a falta de un barrio de museos, ¡tenemos dos! Por un lado, el Raval, con toda una vida cultural alrededor del MACBA, como el CCCB, la UB y, muy cerca, la Filmoteca, Arts Santa Mònica, la Capella... Y por otra, la parte del Poblenou antes llamada 22@ (¿por qué habrá caído en desuso este nombre?). Desde la apertura del Museu del Disseny, que lo está petando con sus exposiciones, y que programará próximamente la muestra entorno a David Bowie, esta es la zona artística más animada de la ciudad. Además, está la Farinera del Clot muy cerca, el TNC, el Auditori y otro museo que no hay que perder de vista: el Can Framis.

 

Esquivar 'guiris'

Sí, es cierto. Viena está llena de turista de todo el mundo que la visitan cada año cámara en mano, y para ir a cualquier lugar, sea visitar un barrio, un monumento, ir a un museo, un concierto o a cualquier propuesta, sufres el efecto masa. Y cuando vas, encuentras grupos y más grupos de catalanes. Pero si de alguna cosa estamos aprendiendo a marchas forzadas los barceloneses, es a convivir con la masa de 'guiris' que invaden cualquier espacio. ¡Ya casi tenemos el máster acabado! Aquí no sabemos si habrá muchos vieneses, pero tenemos para escoger entre un millar de procedencias. Y esquivarlos ¡es todo un arte! Los barceloneses compartimos con los vieneses el hecho de encontrarnos entre las cuatro primeras ciudades europeas con más gran densidad de turismo en número de pernoctaciones hoteleras por habitante, un dato que, en función de cómo se mire, puede ser muy bueno o... ¡todo un castigo!

 

Advertising

Subir a la noria

A los vieneses les encanta contemplar la ciudad desde la Noria Ferris, instalada en el parque Prater desde la Exposición Universal de 1896. Una escena y unas vistas que Carol Reed plasmó en cine para la posteridad en la película El tercer hombre. Nosotros, también tenemos herencias de Exposiciones Universales, aunque la noria que conservamos con orgullo es la del Parc del Tibidabo, y también la mítica atracción del Avión, que sobrevuela el Camí del Cel desde 1928. Desde allí, Barcelona se contempla en todo su esplendor, y la imagen también ha saltado al cine de la mano de Woody Allen en la película Vicky Cristina Barcelona.

 

Recomendado

    También te gustará

      Advertising