Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Sónar
Sónar

El ABC de la inteligencia artificial en Barcelona

Nombres, lugares y saraos que están convirtiendo la ciudad en una de las capitales mundiales en inteligencia artificial

Escrito por
Javier Blánquez
Publicidad

La ciencia ficción, y en particular películas como 'Terminator' o 'Matrix', ha construido una imagen de la inteligencia artificial que, aunque narrativamente irresistible –y más aún en tiempos distópicos–, no se refleja con la realidad. La AI no va de máquinas con voluntad propia, sino del siguiente nivel, en el que los ordenadores pueden complementar la creatividad humana. Ahora que estamos acostumbrados a interactuar con algoritmos –las series de instrucciones que una máquina ejecuta para lograr un resultado, como una búsqueda en internet–, lo lógico es enseñar al algoritmo no a realizar un proceso determinado, sino a encontrar el camino para hacer cosas nuevas a partir de la información que recibe. No se trata de darle pautas fijas, sino patrones de reconocimiento para imitar modelos y dar resultados: frases, imágenes, secuencias de sonidos, etcétera.

Tenemos que pensar en la AI como un nuevo pincel con un nuevo color en la mano de un pintor

No nos engañemos: las máquinas son todavía poco inteligentes si las comparamos con la capacidad de la mente humana, que es la que las enseña. Pero un cerebro que programe y alimente bien su inteligencia artificial obtendrá resultados nuevos que pueden incorporarse al trabajo humano. Tenemos que pensar en la AI como un nuevo pincel con un nuevo color en la mano de un pintor, o en una repentina variación del texto para un escritor. Ningún ordenador puede realizar todavía una obra maestra, pero sí puede aportar resultados que la mente no habría valorado inicialmente, como una cierta progresión armónica o un efecto de transformación de un plan fílmico. Y con ese diálogo se ensancha nuestra imaginación.

En este aspecto, Barcelona está en plena efervescencia artística y empresarial: surgen y consolidan instituciones –sobre todo universidades–, firmas que trabajan en aplicaciones comerciales y experiencias de usuario –reconocimiento de voz, sobre todo–, artistas de vanguardia y espacios creativos que trabajan con la herramienta del futuro para avanzar en la creatividad publicitaria, para trascender las artes plásticas o encontrar nuevos sonidos: la ciudad ha entrado en la era del software que aprende, interactúa y modifica la visión artística.

NO TE LO PIERDAS: Las mejores exposiciones de Barcelona

1. Barqué-Duran, Albert

Este doctor en Ciencias Cognitivas por la Universidad City de Londres es uno de los artistas que desarrollan la rama del 'new media' en Cataluña. Básicamente consiste en el diálogo entre las artes tradicionales y la tecnología más avanzada para encontrar nuevas formas de expresión. Una de las obras de Barqué-Duran, que presentó en el Sónar+D del 2018, es 'My artificial muse', una performance en la que pinta una obra a partir de una modelo femenino –una musa– creada a partir de patrones de inteligencia artificial diseñados por Mario Klingemann y dialogante con la música electrónica de Marc Marzenit.

2. Estampa

En el desarrollo creativo de la AI es fundamental la colaboración entre artistas y programadores, y así funciona el equipo del taller Estampa: cinco jóvenes con experiencia en programación y el audiovisual que trabajan en la recuperación arqueológica y la recreación de imágenes en movimiento. No es cine, no es el trabajo de mezcla del videojockey, sino la búsqueda de un mundo estético en el que se presentan pasados ​​alternativos y futuros imposibles a partir de la animación de fuentes audiovisuales diversas –archivos, videoclips, TV retro–. La variedad de sus proyectos se puede consultar en su página web.

Publicidad
Festival Sónar
Foto: Sónar

3. Festival Sónar

La marca Sónar inaugura un nuevo festival en el que artistas y científicos crearán conjuntamente con la ayuda de la inteligencia artificial.

Uno de los retos de la escena 'new media' es convencer al gran público de que es un arte vivo, que responde a preocupaciones actuales. Su circuito suele ser especializado y es necesario un gran salto al que contribuirá el nuevo festival impulsado por el Sónar, AI and Music S+T+ARTS, que se celebrará en el CCCB y en L'Auditori los días 27 y 28 de octubre. El planteamiento es sencillo y lleno de novedades: unas 30 actividades, entre shows, presentaciones y conferencias, donde se dará una colaboración obligada entre el artista humano y una inteligencia artificial, y en la que participan entidades científicas como la UPC –que organiza el festival junto al Sónar y Betevé–, el Instituto de Ciencias Fotónicas, el Barcelona Supercomputing Center o la ESMUC. Se trata de un laboratorio de ideas en el que músicos y artistas digitales, que no deben tener experiencia con la AI, colaboran expresamente con programadores y científicos para encontrar ideas que vayan hacia nuevas experiencias en vivo.

Hay tres estrenos musicales de alto nivel propuestos por el festival: un concierto del pianista Marco Mezquida, que por primera vez dialogará en directo con una AI, el show interactivo de la productora Awwz, que utilizará una AI para recibir comunicaciones del público y transformar los datos en soluciones estéticas, y el concierto de Holly Herndon con Maria Arnal y Tarta Relena. Herndon ha distribuido recientemente el programa Holly+, que permite a cualquier persona cantar con ella, transformada en AI, de forma interactiva, y de este reto saldrá el concierto estrella del festival. Se abre un horizonte apasionante.

Hangar
Foto: Hangar

4. Hangar

Hangar es una de las principales fábricas de creación de Barcelona: un espacio abierto a medio camino entre el taller artístico, el centro cultural y la academia, donde se muestran y desarrollan proyectos de artes conectadas con la tecnología. No todo es AI en Hangar, pero muchos nombres importantes de esta rama del 'new media' tienen una residencia, una vinculación o una influencia importante, como Iván Paz, Óscar Martín, Anaisa Franco, Esther Rodríguez-Barbero o los ya mencionados Estampa. Hangar es un laboratorio abierto, siempre en marcha, donde se están tensando los límites conocidos de todas las artes contemporáneas. Más información en su página web.

Publicidad

5. Microsoft

Hace unos días se anunció que Microsoft escogía a Barcelona para abrir un importante centro de investigación en experiencia de usuario basado en modelos de reconocimiento de inteligencia artificial. Estas empresas –que ya hay algunas en la ciudad, como la multinacional TransPerfect– son, por ejemplo, las que hacen que cada vez sea más fácil comunicarnos con máquinas, pedir información a asistentes de voz y avanzar en las comodidades de la domótica. No son exactamente propuestas creativas, pero sí que nos hacen la vida más fácil y generan una importante cantidad de puestos de trabajo.

Mónica Rikic
Foto: monicarikic.com

6. Mónica Rikic

Las máquinas nunca podrán tener sentimientos, pero Mónica Rikic juega con ese falso mito para crear un arte digital lleno de humor.

En el arte de Mónica Rikic hay una idea que articula su trabajo: la inteligencia de las máquinas no es equiparable a la humana –“ni siquiera llamaría inteligencia, hablaría de sistemas cognitivos diferentes”, nos explica–, pero aun así se ha instalado el mito de que la AI hará que las máquinas piensen y tengan sentimientos. A partir de ahí, ella hace piezas de arte digital donde ubica las máquinas en posiciones vulnerables.

En la instalación 'La computadora incomputable' había un ordenador que sufría, se quejaba y el público podía incluso matarlo, ya 'Done', que será la base del workshop que Rikic tendrá activo en el marco de AI and Music S+T+ARTS, sigue tratando una hipotética crisis existencial del ordenador. "Es un espacio donde muestro el proceso de investigación en AI que hice para preparar esta pieza, y me sirve para enseñar de forma interactiva mi trabajo". El visitante encontrará seis salas, en cuatro de las cuales se muestran los estados emocionales de diferentes máquinas.

Rikic, que este año ha sido galardonada con uno de los Premios Nacionales de Cultura que concede la Generalitat, lleva un poco más de tres años trabajando con AI. "Cuando es un trabajo propio, y no un encargo, procuro utilizar estas herramientas". Y ese es el camino: simular dispositivos inteligentes que sorprendan al público y hagan tambalear nuestra noción, cada vez más confusa, de qué es conciencia, sentimiento y vida.

Publicidad

7. Desempeño

Una de las formas en que se entrenan muchas AI es en la imitación de voces. Así, algunos cantan, hablan, dan indicaciones, y las más avanzadas interactúan con la voz humana. Esto da muchas posibilidades inéditas en el ámbito de la performance y la poesía, que es lo que practica el artista Jaume Ferreté, un licenciado en Bellas Artes que amplía su mensaje con la respuesta de programas de inteligencia artificial. Ha actuado en festivales de vanguardia, siempre con un sorprendente resultado. ¿Quién dice que una mente artificial no puede gritar?

8. Shoeg

La música de Carlos Martorell evoca un panorama melancólico e hiperdigital en el que se mezclan evocaciones de un pasado borroso y un futuro caótico. En esta propuesta –que se basa en el collage de fuentes diversas, como capas ambientales, melodías difuminadas y un soporte visual evocador– la AI juega un papel importante. Shoeg la utiliza como una réplica, como una nueva voz que subraya, complementa y corrige las ideas en marcha, expuestas en discos como 'External skin' (2020) o instalaciones como 'Ecosystems @Orbyt'. La complejidad de la realidad como forma de belleza.
Publicidad
Supercomputación
Barcelona Supercomputing Center

9. Supercomputación

En su thriller 'Origen' Dan Brown situó unas escenas de la novela en el Barcelona Supercomputing Center, en Pedralbes. Allí tenía un papel destacado la joya de la institución, Mare Nostrum IV, el superordenador más potente del país y el cerebro artificial más rápido para desarrollar una ingente cantidad de proyectos de investigación que aportan soluciones a los problemas de la actualidad. Los programas del BSC tienen aplicaciones en el medio ambiente, la ingeniería y otros ámbitos, pero muchos investigadores del centro también tienen inquietudes creativas y colaboran con artistas.

10. Universidades

El BSC depende de la UPC, y este es un detalle básico: los principales expertos en AI en Barcelona tenemos que buscarlos en los programas de máster y doctorado de las facultades de informática, donde hay una cantera de talento espectacular. La UPC ocupa ahora mismo el primer puesto, según un informe de la Generalitat de 2021, en la aportación de propuestas en el ecosistema catalán de I+D+i, seguida muy de cerca por la UPF, que también ha consolidado varios grupos de investigación en AI y aprendizaje automático, como RLeap o Welcome, la semilla de futuras propuestas en cooperación internacional y, en el caso particular del programa SAUCE, también de nuevas propuestas creativas.

Publicidad

11. Voctro Labs

Esta empresa, ubicada en el corazón del 22@ de Poblenou, es una de las firmas líderes en el mundo en una disciplina con muchísimo recorrido aún por avanzar: el diseño y la síntesis de voces artificiales con capacidad de reconocer patrones complejos y con las que, en un futuro, podremos interactuar. Los productos estrella de Voctro Labs son dos: Vocaloid, un software creado conjuntamente con Yamaha en Japón y la UPF en Barcelona, ​​que permite crear una voz singular que cante –y que ha popularizado el ídolo virtual Hatsune Miku–, y Voiceful, una herramienta que genera nuevas voces para juegos o apps de móvil, y que tiene como motor una inteligencia artificial.

12. Xavi's Lab

Xavi Tribó es uno de los fundadores de la agencia Glassworks, que desarrolla proyectos visuales para marcas –como Samsung, KIA o el club de fútbol Chelsea–, y que decidió iniciar en 2011 un pequeño rincón de vanguardia, Xavi's Lab, donde la idea era ir más allá de la estética y las formas de trabajar de la postproducción del vídeo digital. En su laboratorio, Tribó ha incorporado la inteligencia artificial y el resultado puede verse en campañas para clientes como Audi o Vueling. Una estética sorprendente que también se ha extendido en el ámbito de la creatividad artística pura en forma de instalaciones para festivales.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad