Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Skate Love BCN 2016

Skate Love BCN 2016

Dos días de baile sobre patines con talleres y exhibiciones para profesionales e inexpertos

Roller Dance
1/3
© Remy van Donk
Roller Dance
2/3
© Remy van Donk
Roller Dance
3/3
Advertising

Una veintena de patinadores se reúnen cada domingo delante del Hotel W para bailar sobre cuatro ruedas. No piden dinero ni venden nada. No son miembros de ningún club con derecho de admisión y algunos de ellos a veces ni siquiera se conocen. Tienen suficiente con subirse a unos patines –algunos van con quads de cuatro ruedas y otros prefieren los de línea– y bailar. Entre ellos está Michelle Barrios, impulsora de la asociación BCN Roller Dance y del festival Skate Love BCN, a quien confieso que pensaba que el baile sobre patines y las roller disco habían muerto con el Nueva York de los 70. “En Estados Unidos este movimiento nunca ha dejado de existir. Aquí no tenemos pistas pero las características de los suelos, los desniveles y la temperatura hacen de Barcelona una de las ciudades más patinables del mundo”, dice Michelle.

Así que en 2012 se cansó de mirar vídeos de baile sobre patines de todo el mundo e invitó a los apasionados de esta disciplina a reunirse en Barcelona. El primer año fueron 15. En 2013, los patinadores llegaron al centenar. En 2014 la cifra se cuadruplicó y en 2015 decidieron convertir el encuentro en un festival con exhibiciones y talleres, con el objetivo de encontrarse, como los años anteriores, pero también de sumar adeptos.

La segunda edición de Skate Love BCN aterriza en el paseo Marítimo de Badalona el sábado 17 el domingo 18 (16 euros), cargada de actividades para todos los públicos, de DJs especializados en el arte de hacer que el personal mueva el esqueleto 'on wheels' como el berlinés Michel Schueler, 'foodtrucks' para alimentar los estómagos que bailan y patines en venta para quien se anime a empezar, además de estrellas del gremio como las reinas británicas del hula-hoop sobre ruedas, Mawara’s Majorettes, el parisino Marc Angel, una especie de Charlot con ruedas en los pies, el italiano Gigi Ciulla alias Roller Clown, un maestro del humor y de la técnica que se propone formar patinadores con una única sesión.

Tampoco faltará una roller disco que abra dos días de abandonar el desplazamiento a pie y que se instalará en el Club Catwalk (Ramon Trias Fargas, 2-4), el viernes 16, de 20 a 24 horas.

“Hasta ahora nos hemos inspirado en todo lo que pasaba fuera, ahora tenemos una pequeña escena que inspira a patinadores de fuera”, dispara Michelle, que también asegura que quien lo prueba, no lo deja. La primera vez que se ató los patines tenía ocho años y esperaba impaciente que llegara el fin de semana para rodar durante horas en El Patín Dorado, su pista en su Panamá natal, hasta que la cerraron. Años después en Costa Rica le robarían los patines y en Madrid, donde vivió antes de instalarse en Barcelona, compraría otros para seguir bailando mientras las piernas le respondan, en cualquier superficie del planeta. Y si puede ser en Barcelona, mejor.

Advertising