Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right El Nacional: macro y micro

El Nacional: macro y micro

Carles Tejedor lleva con mano firme el timón de El Nacional, un pailebote con cuatro restaurantes y cuatro barras

El Nacional
©ClaudioRojas/ElPeriódico El Nacional
Por Pau Arenós |
Advertising

A Carles Tejedor siempre le interesó el humo. Con lo vaporoso vistió muchos platos en un tiempo lejano cuando cocinaba en la población de Viladecavalls. Incluso diseñó una barbacoa portátil, artilugio que después olvidó y por el que le preguntó algunas veces. Dice que en el futuro, en alianza con una gran empresa, podría haber lumbre.

Cuando le ofrecieron la dirección de El Nacional (importante pollo gastro organizado por Gerard Subirats, consejero delegado de SB Group), se le encendió la chispa y pensó en la combustión. Creo que es en La Braseria -si es de brasa debería ser La Brasaria, ¿no?, la palabra francesa brasseria se refiere a la cerveza- donde más disfruta y donde experimenta. Dos de las preparaciones que dejaron con la boca abierta están en pruebas. La sobrasada de buey: grasa, brillante, envolvente. Y la pieza de vaca cocinada al vacío y terminada en la barbacoa. Sabor de parrilla con nueva textura.

Recomiendo El Nacional porque un chef de primera como Carles se responsabiliza de las cocinas, sin que los 3.500 metros cuadrados, los cuatro restaurantes, las cuatro barras, los 200 empleados, los 2.500 clientes que atienden a diario o la volta catalana que techa el edificio industrial me impresionen. Comí bien y eso solo es posible si alguien con capacidad dirige lo macro y lo micro. Carles está en un momento de ignición: ha dejado BY 13, prepara otro restaurante, consolida la empresa Oilmotion (con seis personas destinadas a El Nacional, como Ferran Tadeo), sigue investigando con el aceite e intenta no resbalar.

Comí por cuatro y soplé por uno: champán Ruinart y una copa de Tres al Cuadrado en formato mágnum, que sirvió con la habitual profesionalidad Hèctor Fàbregas, director de operaciones. Picoteé en la barra de ostras (la gallega, chapuzón en mar bravo; tartar de atún con avellanas y piel de bacalao como cuchara) y en La Taperia (bomba golfa con salsa de chili crab).

Pequé, lo he dicho, con las carnes. Subí al cielo con la hamburguesa de buey (cadera y culata) de El Capricho, el pollito relleno de pan, ajo y hierbas y la lechuga a la brasa con bacalao y vinagreta. Y me quedé en el purgatorio con el cojondongo (cecina con pepino, tomate y mostaza) y los calamares rebozados (y poco crujientes) con mayonesa de algas. Pasé a La Paradeta para el postre: delicioso pastel de torrija. Atención a la máquina de helados diseñada con Sandro Desii.

Carles-que-no-para cuenta que proyectan un clandestino, "más gastronómico", y que aceptarán reservas para los altillos de La Brasseria y La Llotja (deberían hacerlo también en la planta baja). Mi día de visita coincidió con el 49 de servicio. ¡Solo 49 días! "Lo más difícil es estandarizar el proceso. Y lograr que cada lugar tenga su identidad". Lo más importante, Carles, es que es que alguien con talento se responsabilice de esto.

Más información

Restaurantes, Marisco

El Nacional

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

En el centro del paseo de Gracia, este es un espacio industrial de 3.500 metros cuadrados bajo una bóveda catalana, con cuatro restaurantes, cuatro barras, 200 empleados, y una capacidad para atender a 2.500 clientes. Podemos pasar por: La Parada, un fast food de delicatessen sanas (tortas, queso, ensaladas, verduras, embutidos), La Tapería (buenas tapas frías y calientes, y guisos), la Lonja (donde se puede escoger pescado peso y comida- en horno, parrilla, vapor, frito y plancha) y La Brasería, donde se expone la carne madurando en vitrinas y donde se puede optar por carne de primerísima calidad.

También te gustará

Restaurantes

Disfrutar: son unos artistas

Bienvenidos a Disfrutar, el proyecto más ambicioso de los ex jefes de cocina de El Bulli Son unos artistas. Pienso eso una y otra vez con el desfile de 27 bocados que en dos horas los muchachos –sí, los muchachos– han cocinado. Señalo lo del tiempo porque en una bacanal como la vivida en Disfrutar la velocidad es culminante. De durar más, de extenderse entre pase y pase, la atención decaería y el estómago se cerraría como una ostra asustada. Sucede a menudo en grandes restaurantes con los relojes averiados. La velocidad con la que sacan cócteles, aperitivos, entrantes, moluscos, pescados y carnes –los apartados en los que se dividen los dos menús, degustación y festival– es idóneo. Los 12 primeros servicios son tan alucinantes que dejan tiritando a la caballa marinada y al tabulé de coliflor. Es un buen plato, pero ¿cómo competir con el polvorón de tomate, los espaguetis con cortezas y panceta ibérica, los raviolis de pesto y la yema de huevo crujiente con gelatina de setas? ¿A qué altura están esos bocados? Mientras Albert Adrià repiensa el 41º en el complejo Enigma, la cocina de matriz bulliniana, tecnoemocional pura, hay que ir a buscarla a Disfrutar, propiedad de Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas, que ensayaron con Compartir, en Cadaqués. Compartir no es Disfrutar. Compartir es el hermano pequeño de vacaciones en la playa. Disfrutar tiene barba, es neurocirujano y viaja en descapotable. La calle de Villarroel está de enhorabuena: el Clínic es el segundo mejor

Restaurantes

Gresca se mueve

Con la determinación tomada de cambiar el local, la cocina precisa y elegante de Rafa Peña llega a la plenitud Lo más visto 7 maneres de conèixer gent a Barcelona Els millors consells per fer noves amistats (o alguna cosa més) Coneix gent Happn Descobreix a la gent més diversa i interessant que pots creuar-te per Barcelona gràcies a Happn! Ja sigui perquè acabes d'arribar a la ciutat, perquè et passes tot el sant dia a la feina, perquè totes les teves amistats estan emparellades o perquè t'acabes de quedar solter/a, a vegades pot resultar difícil conèixer gent nova a Barcelona. El ritme és frenètic, la gent ja té els seus cercles i a vegades ningú té la deferència de proposar-te que t'apuntis als seus plans. Sense adonar-te, pots trobar-te que et passes els caps de setmana de pel·lícula en pel·lícula i de sèrie en sèrie, parlant-li a les plantes i esperant que arribi el dilluns per anar a la feina i relacionar-te amb un altre ésser humà. S'ha acabat l'aïllament! A la ciutat hi ha moltes maneres de conèixer gent i forjar noves amistats (o el que sigui), només cal posar-hi una mica de voluntat i moure el cul del sofà. Aquí teniu 7 propostes per conèixer gent a Barcelona. Sigueu simpàtics, poseu bona cara i a triomfar! El més vist 5 coses per fer avui Aprofita el teu temps i troba el que necessites: el millor del dia al teu abast Japonisme. La fascinació per l'art japonès Que consti que en Pere Calders ja ens havia avisat: som víctimes d’una invasió subtil. Jo mateix em vaig cr

Advertising
Restaurantes

Can Bosch: el bigote del bogavante

Can Bosch, muy cerca del puerto de Cambrils, perpetua un linaje familiar de alta cocina marinera Cuando cumplió los 60, Joan Bosch se afeitó el bigote. Con el gesto depilatorio se despojó de algo más que pelos. Si se le habla de rejuvenecimiento, responde: "Rejuvenecer, sí, pero el plato". Carga sobre las espaldas, y el bigote perdido, 45 años de historia. En 1969, los padres comenzaron a dar de comer en este espacio que ocupa Can Bosch, que él gobierna con Montserrat Costa desde 1988. En la prometedora etapa desbigotada han sumado al hijo, Arnau, y a su mujer, Eva Perelló, que como regalo anticipado de la Navidad prepara panettones. Horas más tarde, saldré de la casa con una de esas golosinas preñadas. Me siento en este restaurante esquinero, con luz natural, a pocas calles del puerto de Cambrils, en compañía del señor B. El señor B sabe mucho de vinos y en la carta que administra el sumiller Manel Subirà encuentra inspiración. Es un tocho completo, con botellas con solera a precio sorprendente como L'Ermita del 2001. El señor B elige lo bebible, la garnacha blanca de Partida Bellvisos, el pinor noir de Philippe Pacalet y la garnacha, mazuelo y sumoll de Les Paradetes, Priorat, Borgoña, Conca de Barberà. Al final, Manel añadirá el Rubí Asoleado De Muller 1904, un vino del vecindario con "poquísimas botellas". El sol del sur, en su interior. Entusiasmado, el señor B dirá: "Es la mejor carta de Tarragona y parte del extranjero"   Concentrados en lo comestible, revisamos la par

Advertising