Disfrutar: son unos artistas

Bienvenidos a Disfrutar, el proyecto más ambicioso de los ex jefes de cocina de El Bulli
Disfrutar
©FerranSendra/ElPeriódico Disfrutar
Por Pau Arenós |
Advertising

Son unos artistas. Pienso eso una y otra vez con el desfile de 27 bocados que en dos horas los muchachos –sí, los muchachos– han cocinado. Señalo lo del tiempo porque en una bacanal como la vivida en Disfrutar la velocidad es culminante. De durar más, de extenderse entre pase y pase, la atención decaería y el estómago se cerraría como una ostra asustada. Sucede a menudo en grandes restaurantes con los relojes averiados.

La velocidad con la que sacan cócteles, aperitivos, entrantes, moluscos, pescados y carnes –los apartados en los que se dividen los dos menús, degustación y festival– es idóneo. Los 12 primeros servicios son tan alucinantes que dejan tiritando a la caballa marinada y al tabulé de coliflor. Es un buen plato, pero ¿cómo competir con el polvorón de tomate, los espaguetis con cortezas y panceta ibérica, los raviolis de pesto y la yema de huevo crujiente con gelatina de setas? ¿A qué altura están esos bocados?

Mientras Albert Adrià repiensa el 41º en el complejo Enigma, la cocina de matriz bulliniana, tecnoemocional pura, hay que ir a buscarla a Disfrutar, propiedad de Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas, que ensayaron con Compartir, en Cadaqués. Compartir no es Disfrutar. Compartir es el hermano pequeño de vacaciones en la playa. Disfrutar tiene barba, es neurocirujano y viaja en descapotable. La calle de Villarroel está de enhorabuena: el Clínic es el segundo mejor hospital de España y Disfrutar, casi delante, acaba de abrir.

Todo lo que aprendieron en El Bulli, del que fueron jefes de cocina e inventores, y después, lo han aplicado aquí. He asistido al parto de Disfrutar desde que era un espacio vacío, unos bajos desocupados. Y ahora, al entrar y ver la barra y el techo con las cerámicas de colores y atravesar la cocina en la que se afanan 32 personas –sí, este arte taaan tecnificado requiere de muchas y habilidosas manos– y entrar en la gran caja blanca con 50 asientos es como tocar el espejismo y que lo imaginado sea real. Los anfitriones dirán: "Es la conexión con Cadaqués". La cal en las paredes, la luz retenida. El trabajo de sala es excelente: el camarero Toni Boada, al que conocí en el Cafè 1907, acaba en la mesa varios platos.

Tengo subrayado, y con admiraciones, los macarrones: hechos con gelatina de jamón, son finalizados en directo con una espuma de carbonara, yema de huevo y parmesano rallado. Macarrones de última generación que reavivan el deseo por tantos macarrones perdidos.

En 2014, Barcelona alumbró una ¡treintena! de restaurantes con interés. La cifra es bestial: los cocineros son valientes. Aperturas potentísimas como BistrEau o el doblete Hoja Santa/Niño Viejo o el multiespacio El Nacional. Sé, aún en los primeros pasos de Disfrutar, que será un restaurante que dejará huella en la metrópoli. Y no en el paseo de la fama sino en un lugar mucho más profundo.

Más información

Restaurantes, Cocina creativa

Disfrutar

icon-location-pin Esquerra de l’Eixample

Cerrado ElBulli, sus antiguos jefes de cocina, Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas, ofrecen en Disfrutar una cocina de matriz bulliniana, tecnoemocional pura. Son platos de una imaginación y precisión tremenda, como por ejemplo los ya famosos macarrones a la carbonara, hechos con gelatina de jamón. Aquí viviréis una bacanal los sentidos ejecutada a una velocidad perfecta.

También te gustará

Restaurantes

Sergi de Meià: Hijo y madre

Sergi de Meià pone casa propia: cocina de autor de proximidad complementada por los almuerzos de su madre Cuando se habla de cocina de la madre o de la abuela, se invita a la falsificación. La memoria como excusa. El sentimiento, comercializado. Ninguna abuela se ha levantado de la tumba, cual muerto viviente, para mortificar al nieto cocinero por la deficiente imitación, aunque más de uno merecería un bocado. Si Sergi de Meià dice que sirve cocina de la madre es que su madre, la señora Adelaida, cocina. Cada mañana, la señora Adelaida se desplaza de Esplugues para preparar los desayunos de cuchara con los que Sergi da la bienvenida al día. Es encantadora, se presenta y pregunta qué tal la croqueta y el morro y la tripa, Ambos condumios tienen esa autenticidad rústica de la cocina de la madre. "El espacio de la entrada está destinado a los platillos de fonda. Nunca habíamos trabajado juntos. Ella incluso tuvo restaurante", recuerda el hijo. Ser el jefe de su madre es una experiencia para este hombre de 33 años con carrera en varios países, Australia, Filipinas, Andorra. Los últimos seis años ha firmado en Monvínic. Tras la etapa entre corchos decidió un alto. "Dedicar un tiempo a mi mujer y a mi hijo". Escuchó ofertas de hoteles de Barcelona y ultramar y pensó en mudarse a un paraíso, pero este local de la calle de Aribau, que fue Bistrot 106, Ovic y Bistronou, se interpuso. Tentado por un resort a miles de kilómetros, se ha decantado por el Km 0, que conoce bien. "Lo de sie

Restaurantes

Ca l'Enric: trompetas para el calamar

En la parte salvaje de Girona, Ca l'Enric ha afilado su alta cocina de bosque para situarse entre los mejores "Comenzar a cocinar desde el animal". O pensar en el plato antes de la muerte. Los cocineros se interesan por el cadáver y pocas veces por el bicho cuando aún respira. La frase es de Jordi Juncà (1984), pero la suscriben los mayores, Joan (1967) e Isabel (1970). Extraigo un plato del menú de 25 pases: los Juncà han influido en el ser para un óptimo estar. Son las lonchas de jamón de cordero "alimentado el último mes y medio con romero y tomillo", indica Joan, inspirado en los pré salé normandos. Se anticipan en este provocativo y desnudo entrante varias características de la casa: la exaltación de la Vall de Bianya, la complicidad con los productores y pensar la tradición desde la vanguardia. Ca l'Enric es un restaurante complejo que partió de lo cotidiano hasta llegar a lo exquisito. El padre Juncà, la cabeza cubierta, lee el diario dominical en la entrada, donde los comensales se inician con los snacks de este mas del futuro. De los ocho, me quedo con el yogur que homenajea el rustido de la madre, Dolors, cuyo fallecimiento carga el vasito de sentimiento y simbolismo. Horas más tarde, Isabel se emocionará al evocarla. De ella aprendió a domesticar la caza. Es un recuerdo que vuela mansamente. Los hermanos han pensado la degustación como un todo. Bocados con distintos picos, altos y bajos, una cordillera que dificulta el análisis por separado. En el Xampany shower,

Advertising
Restaurantes

Gresca se mueve

Con la determinación tomada de cambiar el local, la cocina precisa y elegante de Rafa Peña llega a la plenitud Lo más visto 7 maneres de conèixer gent a Barcelona Els millors consells per fer noves amistats (o alguna cosa més) Coneix gent Happn Descobreix a la gent més diversa i interessant que pots creuar-te per Barcelona gràcies a Happn! Ja sigui perquè acabes d'arribar a la ciutat, perquè et passes tot el sant dia a la feina, perquè totes les teves amistats estan emparellades o perquè t'acabes de quedar solter/a, a vegades pot resultar difícil conèixer gent nova a Barcelona. El ritme és frenètic, la gent ja té els seus cercles i a vegades ningú té la deferència de proposar-te que t'apuntis als seus plans. Sense adonar-te, pots trobar-te que et passes els caps de setmana de pel·lícula en pel·lícula i de sèrie en sèrie, parlant-li a les plantes i esperant que arribi el dilluns per anar a la feina i relacionar-te amb un altre ésser humà. S'ha acabat l'aïllament! A la ciutat hi ha moltes maneres de conèixer gent i forjar noves amistats (o el que sigui), només cal posar-hi una mica de voluntat i moure el cul del sofà. Aquí teniu 7 propostes per conèixer gent a Barcelona. Sigueu simpàtics, poseu bona cara i a triomfar! El més vist 5 coses per fer avui Aprofita el teu temps i troba el que necessites: el millor del dia al teu abast Japonisme. La fascinació per l'art japonès Que consti que en Pere Calders ja ens havia avisat: som víctimes d’una invasió subtil. Jo mateix em vaig cr

Restaurantes

En la taberna, en casa

El dúo Taverna del Suculent/Suculent, Romero/Abellan, mira hacia la tapa del sur y lustra la tradición En La Taverna del Suculent palmean la cocina rumbera, expresión del chef Xavi Codina para referirse a su restaurante, La Panxa del Bisbe. En la Taverna se rumbea cada jueves de verdad, cuando se canta y se baila y el ventilador no está en el techo, sino en las manos de los guitarristas. "Vienen gitanos catalanes a rumbear. En este sitio tan pequeño metemos a 40". Carles Abellan, el rumbero mayor, aficionado a las camisas festivas, viaja al sur con esta barra y esos pocos taburetes cuya cocina dirige, al igual que en Suculent, Toni Romero. Las cocinas delegadas solo funcionan bien si el Chef Residente es un crack, caso de Toni, Tonet. Asociado con ambos, Javier Cotoruelo. Lo ideal es comenzar con unas tapas en la Taverna y comer solideces en Suculent porque entre ambos espacios fluye la misma energía y esa cocina de anticuario que respira con los aparatos de la modernidad. Una y otro se necesitan. Este 2014 ha sido Año de Tabernas. Barcelona parece que haya descubierto los mármoles y el círculo húmedo del vaso de cerveza. Aquí la tiran muy bien, Estrella sin pasteurizar, con los depósitos sobre las cabezas de los clientes. "Ese guiño al sur" de Carles se concentra en la tortilla de camarones con algas (buena aunque tosca, lejos del tapete de BistrEau), el cazón adobado con su puntito de vinagre, el brazo de gitano de patata y el guiso de crestas de gallo para alzar con orgul

Advertising