Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Rasoterra: Para no vegetarianos

Rasoterra: Para no vegetarianos

No hay mejor elogio para un vegetariano que ser un restaurante interesante para los omnívoros. Como el Rasoterra

Rasoterra
©JoanPons/El Periódico Rasoterra
Por Pau Arenós |
Advertising

Pese a que me convendría, me planto poco en los vegetarianos. ¿Las razones? El tedio y la renuncia, por parte de algunos de sus ejecutores, a la expresividad y a la sutileza. ¿El mazacote de seitán como amarronado emblema? No soy militante, así que exijo lo mismo que a los demás: sabor, ideas, fantasía, seducción.

La alta cocina ha sido atravesada en los últimos años por una veta vegáfila (Andoni Luis Aduriz, Josean Alija, Rodrigo de la Calle, Fernando del Cerro), pero en la rama popular hay escasos lugares en los que disfrutar de la clorofila con el babeo que sueltan los carnívoros ante el filete. En esta renuncia momentánea a la proteína animal, he encontrado consuelo verde en Rasoterra, propiedad de Daniele Rossi y Chiara Bombardi, donde cocina el australiano John Wearne, local que ya conocí y reseñé cuando se llamaba Oibar. Cocina universalista que tiene entre los platos más atractivos la tortilla con aguacate y huitlacoche, el hongo del maíz. Para aliñar, un limón pasado por la plancha para domesticar ácidos. Más majo que el sombrero de Pancho Villa. En un restaurante de Km 0 como este se cita un plato viajado, un taco con tacómetro, si bien los socios, antiguos dueños de Sésamo, aprietan poco el acelerador. Verduras de un huerto de Sant Feliu de Llobregat, que comparten con otros amigos. Agua filtrada del grifo que ofrecen gratis, como una cortesía que es también ideológica.  

El lugar fue un taller de peletería y donde hubo pelo hay hojas, en sintonía con estos tiempos en los que se combate el maltrato animal. La mejor alabanza que puedo hacer a Rasoterra: no es un vegetariano aburrido. Daniele, que llegó en Barcelona en 1997 para ser Erasmus y ha echado raíces, acepta el elogio y quita mecha: "La ambición no es gastronómica. Queremos que se coma bien, que los no vegetarianos no añoren la carne. Y, en lo posible, ser eco". El acabado tosco de las gyozas con verduras se debe a que están hechas en la casa. Prefiero esa imperfecta artesanía a la virtuosa industria. La brocheta de tempeh (soja fermentada) con satay de castañas (¿confitadas?) es sabrosa y potente, de espesa masticación. Buen ajoblanco con fresas del Maresme y aguacate de Granada, a los que la sopa fría sirve de aliño. "Los huevos de gallina con queso de Botàs y salvia son emblemáticos": milagrosamente siguen jugosos pese la cazuelita de barro, y sus riesgos. Postre fantástico: espuma brûlée de roquefort con menta y coco.

Se esfuerza Daniele con la carta de vinos, eco, biodinámicos, naturales, con la exigencia de que tiene que conocer al elaborador para recomendarlos. Conoce a Eduard Pié y su xarel.lo vermell Sicus 2011, que acompaña la comida sin imponerse. Vale la pena entretenerse para elegir botella.

Un vegetariano para los que no les interesan los vegetarianos. Este elogio troncal es aún mejor que el otro.

Más información

Restaurantes, Vegetariana

Raso Terra

icon-location-pin El Gòtic

Este fenomenal restaurante vegetariano, propiedad de los presidentes de Slow Food Barcelona, ​​tiene dos frentes abiertos: el del mediodía, donde preparan un menú fantástico y económico, donde se puede elegir tres variantes (uno, dos o tres platos) siempre con intención gastronómica, con sopas y platos que se escapan del clásico comen vegetariano, ya sea por imaginación o recuperación de recetas en desuso. Por la noche ponen en marcha una carta repleta de platos de pasta casera y de cocinas de todo el mundo. La mayoría del producto viene de su huerto de Sant Feliu de Llobregat, y tiene un sabor inmejorable, que se nota en la primera dentellada. También tienen vinos y cerveza artesanas. En las antípodas del vegetariano aburrido, vamos.

Time Out dice

También te gustará

Llamaradas de Pau Arenós

Nonono: no digas no El Nonono se distingue del gregarismo de la croqueta y el fricandó mediante el producto biodinámico Somodó: La codorniz vuela alto En Somodó proponen alta cocina precios bajos y no tienen competidor en la preparación de aves pequeñas Carlota: guerrilleras Carlota, tercera generación de un linaje de cocineras, manda en el restaurante homónimo, antes Alba París Carlota Claver, de 33 años y con dos hijas, es la heredera de dos mujeres. La madre, Aurora. La abuela, Victòria. No solo recae en sus manos el patrimonio físico con dos restaurantes, Alba Granados y Alba París, con nueva orientación y nombre, Carlota, sino también el de la memoria. Carlota dedica las croquetas a la abuela y fundadora del negocio y aunque tengo ganas de morder ese recuerdo, me contengo porque estoy desenganchándome de obuses y bravas a la espera de que el bombardeo remita. Después de 20 años de servicio, el restaurante Carlota sustituye a Alba París. "Lo hemos arreglado nosotros", cuenta ufana la chef. Les ha quedado bien, coqueto, acogedor, donde no desentonaría ver a alguien haciendo ganchillo, a poder ser 'ganchillo de guerrilla' en esa modalidad de las manualidades entre la habilidad y el activismo que abraza y da calor a las farolas de las ciudades. La cocina de Carlota es también urbana, #kocinaurbana, entre la inocencia y la acción. "Pienso: 'Esto puede quedar bien'. No me importa el origen, si es cocina local o de fuera". El canelón de pasta wonton con pollo Pota Blava del Pra

Restaurantes, Vegetariana

Restaurantes vegetarianos

Seleccionamos los mejores vegetarianos de la ciudad: los restaurantes que demuestran que la dieta a base de vegetales es saludable, variada y, sobre todo, deliciosa ¿Crees que falta algún restaurante vegetariano importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. Aguaribay Lo mejor que puede decirse de un vegetariano es que no lo parece. Evitan la cocina vegetariana de batalla del tipo tofu rebozado; cada mediodía encontraréis un menú con platos imaginativos, sabrosos y nutritivos, como las judías con crema de polenta y salvia, o la pasta rellena artesanal, siempre acompañada de una tapa como aperitivo. Por la noche triunfa su repertorio de tapas como las papas arrugás, las empanadas argentinas y las fajitas y burritos. Pequeña y cuidada selección de vino y cerveza. Self-Naturista Aquí se adopta el sistema self-service a la vez que se promueve una alimentación saludable y comprometida. Toda la oferta la escoge y sirve el mismo cliente dentro de una variedad cambiante de más de 300 platos elaborados al momento. Situado en una zona en la que confluyen vecinos, trabajadores de comercios diversos y muchos turistas, es el mejor sistema para comer sano, rápido y por poco dinero. Porque el fast food también puede ser vegetariano. La Granja No abundan los restaurantes vegetarianos en la parte alta de la ciudad. La Granja, en Sant Gervasi, es un restaurante sencillo y acogedor donde preparan una cocina casera que el cliente elige en un bufet. Ofrece opciones para veganos y procuran traba

Advertising
Restaurantes

Vegetarianos que rompen tópicos

Restaurantes vegetarianos excelentes y singulares Pregunta: ¿ a aquellos que reniegan de la cocina vegetariana, cuando se zampan una buena tortilla de patatas o una calçotada se les enciende la luz de alarma que dice, ei, falta proteína animal? Vamos hacia la normalización del vegetariano. Hay para llenarse la barriga, para ejercer de sibarita, también para comer rápido.   Alcachofa 'power' Inesperadamente, como una alcachofa del Prat en la T-2, hace muy poco que Raso Terra apareció en pleno Gòtic. Y después de dos mediodías consecutivos visitándolo, el estómago se reconcilia con el vegetal y lo echa de menos si se sirve como aquí, con sabor y propiedades muy potenciadas. Saben lo que hacen: dos de los cuatro socios rasoterrícolas (Danielle Rossi y Chiara Lombardi) fueron propietarios del Sésamo, "el primer vegetariano de Barcelona que tenía una aspiración más allá de la ensalada de arroz integral", recuerda Rossi. Es relevante destacar también que Rossi y Bombardi son, respectivamente, presidente y secretaria de Slow Food Barcelona. Y también informar que tienen un considerable huerto en Sant Feliu de Llobregat, que a corto plazo acabará siendo proveedor del 80% de sus platos. Rossi se define como bistrot, "con tres líneas: Km 0, vegetarianismo y restaurante gastronómico, sobre todo por la noche". Y cierta militancia social: "Tenemos deudas para pagar la instalación del aparato de la osmosis del agua, porque creemos que el agua gratis no es cuestión de vegetarianismo, es un

Bares y pubs

Bares del Born y Sant Pere

Una selección de los mejores bares del barrio ¿Crees que falta algún bar importante del Born y Sant Pere? Dínoslo en los comentarios de abajo. Collage Para los que somos del morro clásico, lo más fácil es reivindicar bares antiguos ante la proliferación de espacios modernos. Sin embargo, algunas veces los gruñones nos encontramos con lugares como el Collage, pequeños tesoros que nos obligan a tragarnos las invectivas de bebedor rancio y a aceptar una cura de humildad coctelera. Lo que hace diferente a este rincón megacool de Ciutat Vella es que no se encuentra nada cómodo con la definición tradicional de bar. Se le queda pequeña. Es un bar, pero pretende convertirse en una especie de oasis artístico/etílico donde arte y cóctel se confunden en danza seductora: una celebración de la creatividad al servicio del hígado. (leer más) Disset 17 Graus Un bar de vinos rústico y elegante, con una carta que recoge más de 60 referencias de vinos de todo el mundo. Buena carta de pequeños platos para los maridajes. Coppelia Aunque quede muy bien revindicarlos como el súmmum de la autenticidad, a veces hay que desintoxicarse de las coctelerías de siempre y meter los pies en locales de nueva generación. No todos los bares de calidad han de tener el aspecto de la sala de lectura de Margarita Landi, ni todos los camareros deben parecerse al hermano mayor de Devon Miles. Este establecimiento conjuga con exquisitez los conceptos de club de diseño –magnífico interiorismo-  y coctelería prémium. Y

Advertising