Èdip

Teatro
3 de 5 estrellas

Time Out dice

3 de 5 estrellas

¡Ojo! Nos esforzamos para informar con precisión. Pero estos son tiempos inusuales, así que, por favor, confirma que esta actividad aún se hace.

El 'Èdip' de Oriol Broggi es un sentido tributo artístico a sus afines. La austeridad y quietud de Peter Brook, plasmada en la desnudez arcaica del escenario y en el hieratismo sacerdotal de los personajes que arropan al protagonista. Pero sobre todo es un abrazo figurado a la mirada que Wajdi Mouawad proyecta sobre la tragedia clásica. Cuando la trama de 'Edipo Rey' se agota, aún hay tiempo para una coda inspirada en el inicio de 'Edipo en Colono' pasada por el filtro del autor libanés-canadiense, con el santuario de las Euménides de Atenas mutado en teatro abandonado.

Más personal es el doble rostro que muestra la criatura de Sófocles en esta dramaturgia compartida con Marc Artigau. Edipo retratado como homo politicus –como si el espectador estuviera en la Academia platónica- y como hombre privado, tozudamente empeñado en apoderarse de la verdad, asumiendo todas las consecuencias. Julio Manrique responde con autoridad, sentimiento y control de la vorágine trágica a ese doble perfil; bien acompañado por un reparto en el que destacan también Carles Martínez (sacerdote) y Mercè Pons (Iocasta).

Autor: Jeroni Rubió. Dirección: Oriol Broggi. Con: Julio Manrique, Carles Martínez, Marc Rius, Mercè Pons, Ramon Vila, Miquel Gelabert, Clara de Ramon.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

Detalles

También te gustará