La niña gorda

Teatro
3 de 5 estrellas
La niña gorda
1/2
© May Zircus / TNCLa niña gorda
 La niña gorda
2/2
© May Zircus / TNC La niña gorda

Hacer un monólogo sin nada más que un pianola y una banqueta conlleva sus riesgos. Y más cuando el actor tiene el objetivo de explicar una historia con múltiples personajes, llevar al teatro una novela, como es el caso de 'La niña gorda' de Santiago Rusiñol. Se corre el riesgo de la monotonía, de no pasar de la lectura dramatizada, del cuento a la lumbre. Jordi Oriol, que, a pesar de su juventud, lleva unos cuantos monólogos excelsos sobre los hombros, ha hecho un esfuerzo mayúsculo para evitar todo esto, con gestos precisos, una dicción fina y el entusiasmo de quien sabe que su empresa es compleja , pero mucho me temo que la dirección minimalista de Xavier Albertí no le ha ayudado mucho.

¿Como puede explicar un hombre solo la vida de una chica descomunal, grandiosa, dentro de la cual late el corazón de una mariposa? ¿Una mujer a la que los padres venden para no tener que trabajar, enamorada del domador que tiene la brillante idea de convertirla en un mono de feria? ¿Como se pueden hacer patentes todos los dilemas que nos plantea Rusiñol cuando muestras un montaje sin capas? Como narrador, Oriol siempre la clava, pero es en el tránsito entre un personaje y otro donde no vemos ninguna diferencia de matiz. 'La niña gorda' es una gran historia que habría merecido ser explicada con todo, como 'Els jocs florals de Canprosa'. Reducirla a la mínima expresión, sin ser una obra de una gran poética, no le va a favor.

Autoría: Santiago Rusiñol. Dirección: Xavier Albertí. Adaptación: Jordi Oriol. Con: Jordi Oriol.

Por Andreu Gomila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening